27
Ene

Alternativas a la devaluación… sin reducir salarios

Escrito el 27 enero 2009 por Patricia Gabaldón en Miscelánea

Paul Krugman escribió la semana pasada un artículo que merece la pena leer “The pain in Spain …”, y en el que propone que, dado que España está en la Unión Monetaria Europea y que la devaluacion de la moneda no es una opción real para conseguir ser más competitivos en el mercado internacional, la única alternativa sería una bajada generalizada de los salarios. Indudablemente esa sería una opción a tener en cuenta, pero no quiero pensar en las repercusiones macro y microeconomicas que eso podría tener: desde una espiral deflacionista salario-precio, pasando por una reducción del consumo…

Sin embargo, la semana pasada durante una conversacion con biólogos e investigadores médicos, surgió una alternativa muy interesante que parece dificil de conseguir en el corto plazo, pero que en el largo plazo puede ser una de las soluciones a los problemas estructurales de la economía española: aumentar la productividad por la vía de la inversión en Investigación y Desarrollo.


Por la conversación mantenida, a España, se le ha considerado durante muchos años, dentro de la industria biotecnológica, como la “India” de la biotecnología, es decir, un lugar con con recursos humanos altamente cualificados y salarios bajos. Esto, indudablemente hace que este tipo de industrias intensivas en investigación y conocimiento, se hayan ubicado en España durante los ochenta y los noventa. Las mayoria de las patentes creadas dentro de esta industria proceden de investigación básica financiada con fondos públicos, que posteriormente son testados, comprados y fabricados por grandes multinacionales farmaceuticas. Muchas de estas investigaciones desarrolladas por Universidades y centros de investigación no llegan a nada, solo porque no hay empresas interesadas en su comercialización posterior.

Se me ocurre que el desarrollo de la relacion investigadora entre la universidad y la empresa, ayudaría a que mucho de este conocimiento se integrase en la sociedad y que finalmente, nuestros niveles de productividad, basados en una economía de conocimiento aumentase. Y sin necesidad de reducir los salarios…

Comentarios

Fernando Peral 27 enero 2009 - 13:30

Aunque no comparto el argumento, lo cierto es que esta fórmula sólo tendría sentido, si es que tiene alguno, en el caso de que España fuera la única economía en crisis, pues ¿de qué sirve ser más productivo si el producto no se vende?

La razón de mi desacuerdo con el argumento es que, para alcanzar el resultado esperado por la autora, el esfuerzo de investigación y desarrollo habría de tener un carácter estructural, es decir, empezar con la calidad de la enseñanza media y superior, pasar por las universidades y los centros de investigación privados y públicos, y esperar rentabilidad a muy largo plazo; además, otro factor fundamental sería disponer de empresas industriales de importancia mundial, capaces de financiar las investigaciones que podrían tener incidencia sobre su mercado y de lanzar y probar los productos resultantes.
Como ya se dijo en otro blog anterior, el I+D+I en España debe dedicarse fundamentalmente (aunque no exclusivamente) a la compra de patentes existentes y al desarrollo de los procesos de aplicación de las mismas (que también se pueden patentar).

antoni 27 enero 2009 - 23:03

Estimado Fernando, el problema es que dado el estado actual de la técnica, el desarrollo de procesos de aplicación y la compra de patentes puede ser en sí una actividad periférica que de poco valor. Me explico. En el caso de las nuevas tecnologías (nanotecnología, energías renovables, bio-tec, etc…) el desarrollo inicial, la patente y el desarrollo de los procesos de aplicación se lleva a cabo por empresas pequeñas, que después son adquiridas por las grandes para su comercialización en masa (esa es la potencia de Alemania). De hecho, hasta Telefónica ha tenido que vender desarrollos propios fuera por no tener la potencia para comercializarlos. Además, aunque compremos las patentes, la universidad sola no va a poder proporcionar titulados de calidad a las empresas que puedan hacer esos desarrollos (lo escribe un investigador universitario que soy). Como todo, la solución tal vez esté en un mix, pero la potenciación de un micro-cosmo de clusters con industrias pequeñas de innovación junto con medianas-grandes de desarrollo de aplicaciones tal vez sea la combinación óptima

Javier 28 enero 2009 - 08:29

Todas las políticas alrededor de la I+D (intencionadamente dejo la “i” fuera) tienen éxito en un marco estructural y con objetivos de largo recorrido. Dicho de otro modo, sus resultados vienen a largo plazo por lo que nunca pueden representar la solución a una crísis específica, y si no forman parte de una política sólida invertir más o menos segun los ciclos de bonanza lleva a un derroche de los recursos. El discurso del I+D por lo tanto debería estar enfocado a entender que se ha aprendido la dura lección de la competitividad y que para que en las futuras crisis estemos mejor preparados hay que cambiar estructuralmente nuestra manera de abordar el I+D. En el corto plazo, es decir para hoy y como salimos del agujero que al menos durará hasta el 2010, la “i” puede resultar vital si está enfocada a mejorar la productividad y no a financiar la subproductividad. Personalmente lo veo insuficiente dada la profundidad de la crisis y su sincronismo mundial. España no puede unilateralmente devaluar su economía, pero si puede la UE, y ya lo está haciendo EEUU. Estas devaluaciones serán efectivas si existen polos económicos que puedan mantener el crecimiento como pudiera ser el caso de las BRIC. Si la devaluación es generalizada tampoco aportará valor a nadie. En estos momentos China ha bajado de tasas de crecimiento del 10-12% al 7,5%, pero si alcanza el 6% será el equivalente a 0% en Occidente. Hace años se tenía miedo al despertar del Dragón, hoy rezamos para que no se duerma.

Tito 28 enero 2009 - 21:37

Creo que las actuales medidas anti-crisis van en una dirección equivocada y es un pan para hoy hambre para mañana. La actual crisis es una oportunidad para España en el terreno de las energías renovables, somos potencia en este sector y deberíamos volcarnos en la Investigación y desarrollo para mejorar la eficiencia. Se deben mejorar los procesos de producción de turbinas eólicas abaratando costes. Ha de dejarse de subvencionar la producción de electricidad cara, como lo es la solar ahora mismo, se deben subvencionar el desarrollo de nuevas placas más eficientes, es inadmisible mantener artificialmente una tecnología totalmente ineficiente por muy verde que sea.
La posición de ventaja que tiene España en este sector debe ser aprovechada, ya que EEUU a declarado recientemente que va a liderar este tipo de tecnologías, básicamente para no depender energéticamente del exterior. A no ser que sigamos aplicando lo de Unamuno: Que inventen otros!! nos tendremos que espabilar y aprovechar esta oportunidad, pero me da que el dinero esta yendo a inversiones improductivas, una pena.

Juan C 30 enero 2009 - 02:50

Aunque la medida que propones sería muy positiva, no creo que fuese suficiente. España tiene un gran déficit exterior y ha financiado su consumo gracias a préstamos del exterior y a turistas que se gastaban su dinero aquí. Ahora hay que devolver el dinero a los inversores y realmente los activos que hemos producido con ese dinero no son tan valiosos como pensábamos (la burbuja inmobiliaria y bursátil se ha desplomado con más fuerza en España que en otros países). Así que en realidad somos más pobres de lo que pensábamos respecto al resto del mundo.
La única forma de devolver más fácilmente lo que debemos al exterior es haciendo más moneda nacional (y esta se devaluará), lo cual nos empobrece al comprar fuera, es cierto, pero también favorece el turismo y las exportaciones.
Otra forma es destinando más parte de nuestra producción a la devolución de esa deuda, lo cuál hará que se reduzcan los beneficios y los salarios.
En resumen -y a la espera de que medidas como la que propones surtan efecto- el valor de nuestra producción es menor del que pensábamos, y eso repercute en el reparto de ese valor (salarios y beneficios) ya sea disminuyéndolos directamente o disminuyéndolos a través de una devaluación de nuestra moneda (si la tuviéramos, claro 😉

Antonio C. 31 enero 2009 - 12:08

Estoy de acuerdo con la mayoría de las opiniones tanto de la autora como de los comentarios, pero quizás se enfocó el tema sólo parcialmente. Si no se puede devaluar la moneda y tampoco se debería bajar los salarios, por los riesgos de deflación, creo que esta claro que lo único que se puede mejorar es la productividad (venga de donde venga) ya sea con I+D o con una mejor gestión a todos los niveles. También, como se ha comentado aquí, esta crisis inmobiliaria y financiera tiene que abrir el camino a otros sectores de la economía que están mejor preparadas para ser una fuente de crecimiento a largo plazo como es la energía y la biotecnología (mejores trabajos, mejor pagados, con mayor productividad por trabajador y más cualificados que la construcción). Esperemos que la cultura empresarial del país cambie de la cultura del “pelotazo” (con la construcción y ahora con las primas a las energías renovables) a la cultura de la innovación y su desarrollo a largo plazo. Por poner un ejemplo, una vía puede ser mejorar la producción de las placas solares fotovoltaicas más eficientes (las que usa la NASA para sus misiones a marte).

youmexvideo 19 abril 2013 - 02:44

hola amigos savemos que hay muchas paginas de video
por eso hoy quiero compartirles una mas Youmexvideo
esta pagina nos permite subir videos y fotos con un limite de 1000MB

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar