16
Dic

La Reserva Federal (FED) de Estados Unidos (EEUU) bajó hoy los tipos de interés dejándolos en el 0,25%, un nivel que no tiene precedentes. La razón hay que encontrarla en la dramática crisis financiera que padecemos y en la recesión económica que con toda seguridad atraviesa EEUU ya que el PIB americano de este cuarto trimestre volverá a tener un crecimiento negativo.

Otros bancos centrales del mundo, incluido el Banco Central Europeo (BCE) recortarán también sus tipos de interés a principios de 2009, en la medida en que los trastornos que se están generando en el mercado financiero sigan frenando el crecimiento económico. En este sentido muchos analistas esperan que el BCE vuelva a reducir en enero los tipos en medio punto porcentual situándolos en el 1,75%.

La caída espectacular en los precios de las materias primas y la posibilidad de una recesión mundial hacen prever en 2009 una inflación alrededor del cero, hasta el punto que la deflación es también una posibilidad. La inflación mensual de noviembre, en EEUU, volvió a ser negativa (-1.7%) la mayor caída mensual desde 1932 y la anualizada se queda en el 1.1%. En este sentido la bajada de tipos tiene como objetivo no solo estimular el crecimiento sino también prevenir contra la amenaza de una deflación, es decir, de una caída generalizada de los precios. No se debe olvidar que la deflación es peor que la inflación.

¿Qué podemos esperar de la FED?

A la FED solo le queda disparar el último cartucho, una bajada de 0,25%, hasta situar los tipos en 0%. Es decir, el ZIRP abreviatura de “Zero Interest Rate Policy” (Política de de tipo de interés cero), última medida monetaria para detener la deflación. Despues del ZIRP ya no hay espacio para nuevos recortes. Eso significa que la FED necesita usar otros instrumentos –en particular su capacidad para prestar y comprar activos– con el fin de animar la economía y vigorizar los mercados. El siguiente paso es que el Gobierno Federal baje masivamente los impuestos y aumente el gasto público.

En tiempos normales, los bancos centrales viven en un mundo sujeto a reglas, con políticas ortodoxas y objetivos de inflación estrictos y bien definidos. Pero estos no son tiempos normales por lo que a la FED no le preocupa ser heterodoxa y dar la liquidez que sea necesaria. No se debe olvidar que tanto en la Gran Depresión americana de los años 30 como en la reciente depresión japonesas las autoridades económicas empeoraron las cosas por aplicar recetas convencionales. Un error que la FED no está dispuesta a repetir.

tasa de interes.JPG

Comentarios

Jorge Otalvaro 17 Diciembre 2008 - 13:01

Ahora los Gobiernos y sus Bancos Centrales prepararán toda su “Artillería” para darle vuelta a la Crisis a través de la Política Fiscal Expansiva. El aumento del Gasto Público y la Disminución de Impuestos serán los próximos instrumentos que serán utilizados para tal fin. algunas medidas relacionadas con el aumento del Gasto Público (Inversiones en Infraestructura, Educación y Salud en entre otros) tendrán sus resultados más hacia un mediano plazo… El impacto en la disminución de Impuestos es inmediato… habría que analizar que tanto impacta positivamente la Renta Personal Disponible cuando hay tanto endeudamiento en las Familias… Esperemos que las cosas se den y comience la reactivación de la Demanda de tal forma que los diferentes indicadores empiecen a reaccionar positivamente

dubitativo 17 Diciembre 2008 - 17:21

Parece obvio que un recorte de impuestos com medida de política fiscal en la situación actual debería enfocarse a los sectores de la población de menor renta.

La duda que me asalta es si esto va a ser suficiente. ¿Acaso la devolución de 400 euros por contribuyente en el IRPF’07 no fue esto exactamente?

Esto ya supuso un 20-25% de bajada en el montante de impuestos directos para un conjunto importante de los contribuyentes… y, la verdad, no creo que el impacto de fondo vaya a ser muy profundo en cuanto a consumo. Tapar algunos “agujeros”, todo lo más (y en el mejor de los casos, hacerse un “rinconcito”).

Fernando Peral 17 Diciembre 2008 - 17:32

Esta política monetaria destinada a animar artificialmente la actividad económica demuestra que atravesamos por un momento en que cunde la desconfianza respecto del sistema. Como medida artificial, sus efectos serán también artificiales. Las únicas medidas que pueden tener verdadero peso son las quiebras de los actores bancarios y financieros que han llevado a esta situación, la reorientación del gasto público hacia la inversión en infraestructuras y la creación de reglas e instituciones que generen confianza en el nuevo sistema, incentiven el ahorro y la inversión productiva, y desalienten el consumo superfluo. Después, ya sólo será cuestión de tiempo para que el sistema se ajuste al nuevo marco y comience a funcionar.

Miguel 17 Diciembre 2008 - 18:10

Don Fernando, ¿abogas por la quiebra de los actores bancarios y financieros que nos han llevado a esta situación? Eso sí es apostar por un reajustes del libre mercado por sí sólo. Y yo que pensaba que esta crisis demostraba las limitaciones de la racionalidad de mercado. Imprescindible el mercado, pero debe tener una regulación sensata y supervisión efectiva, pues sus externalidades son muy fuertes, como se puede comprobar.

Mucho se habría evitado si no hubiera quebrado Lehman Brothers, de momento la confianza interbancaria sería mucho mayor si se supiera al 100% que no se dejará quebrar a ningún banco. Eso sí, que los accionistas lo pierdan (casi) todo si deben ser rescatados. Y se persigan actitudes criminales, pues apuesto que las ha habido muchas por parte del sector, manipulando el mercado (falsas declaraciones), falseando libros contables…

María Pérez 18 Diciembre 2008 - 21:13

La verdad, es que resulta increíble la situacion a la que estamos llegando:

En la época de vacas gordas, una bajada de los tipos de interés hacía que la bolsa subiese el valor de las acciones. Las personas con excedente de renta, en vez de ahorrar en fondos de pensiones, letras del tesero etc…, acudían a la bolsa para obtener más rendimiento con el riesgo para las instituciones responsables de la economía, que la inflación se disparase.

Sin embargo ahora en época de vacas flacas;
-crisis financiera (debida a la deuda subprime concedida en USA supersubdividida en productos financieros que fueron expandidos por todo el mundo => alcance internacional de la crisis),
-la bolsa no sube sus índices económicos (aunque la bolsa en teoría sea el mercado donde las empresas acuden cuando necesitan financiación y no una manera de obtener rendimiento para los individuos con exceso de renta),
-se está viviendo una media de 260 despidos a la hora en España,

estamos llegando a unos tipos de interés a cero precisamente para que no se de deflación.
Otro comentario sería que economías como la del dólar y el euro, se lo puden permitir, el incremento de masa monetria ( consecuencia de bajar de los tipos de interés), sabiendo que no están peligro de darse situaciones de corralito y de caos.

Me surge la siguiente duda;
¿la disminución del precio de las materias primas, en parte no estará relacionada con la disminución del precio del petroleo que hace que disminuyan mucho los coste de distribución de los productos a su destino, cuando éstos son adquiridos? ¿no se pueden tomar medidas en este sentido?

Fernando Peral 19 Diciembre 2008 - 09:51

Estimado Miguel,

En efecto, abogo por que los bancos e instituciones financieras que entraron en el juego de la especulación y perdieron la camisa (es decir, la de sus impositores) paguen por ello. El mundo se enriqueció artificialmente sobre la base de entelequias financieras de moralidad no muy alejada de la de las famosas “pirámides”, vestidas de instrumentos “derivados” y avaladas por bancos centrales y sociedades de calificación cuyos dirigentes fueron los que más beneficio personal sacaron.

A día de hoy, aún no hay nadie que pueda calcular la extensión del daño causado, que ya se sabe superará el TRILLÓN de dólares. Ni juntando la recaudación fiscal de TODOS los estados del mundo durante diez años se podría paliar ese agujero.

Aceptemos que el mundo es más pobre y que le ha llegado la factura de la fiesta, que cada palo aguante su vela, que los malos vayan a la cárcel y sean sustituidos por buenos, y que los Estados reflexionen sobre la verdadera causa del desastre y su enorme responsabilidad en el mismo, extraigan la enseñanza debida y actúen en adelante en consecuencia.

La quiebra de Lehman fue un paso en la dirección correcta, y el rescate de AIG un error de bulto. Las acciones coordinadas de rescate del sistema financiero se pueden calificar de una verdadera absolución de los malos y de castigo a los buenos.

Este “New Deal” planetario tendrá consecuencias tan nefastas como el de Roosvelt: alargará la crisis y hará que los pobres sean más pobres y los ricos, más ricos, matando la iniciativa privada y la poca ética del negocio que existía; los Estados se convertirán en capitalistas monopolistas y las economías sufrirán una recesión duradera y unos niveles de desempleo altos y persistentes.

Luis García-Doncel 19 Diciembre 2008 - 11:25

Mi duda surge por la velocidad en la bajada de tipos de la Fed y el hecho del agotamiento de las posibilidades de actuación en el futuro. Si bien muestran una determinación de hierro en luchar con todos los medios contra la crisis, evitando políticas convencionales y errores pasados (la lentitud del BCJapón en bajar los tipos en la crisis japonesa), transmiten también que ya han hecho todo lo que podían hacer. La pelota está ahora en el tejado de los gobiernos y la aplicación por parte de éstos de políticas fiscales expansivas, y en el caso español reformas estructurales. Y es eso lo que me parece más desasosegante.

Luis García-Doncel 19 Diciembre 2008 - 11:53

Mi duda surge por la velocidad en la bajada de tipos de la Fed y el hecho del agotamiento de las posibilidades de actuación en el futuro. Si bien muestran una determinación de hierro en luchar con todos los medios contra la crisis, evitando políticas convencionales y errores pasados (la lentitud del BCJapón en bajar los tipos en la crisis japonesa), transmiten también que ya han hecho todo lo que podían hacer. La pelota está ahora en el tejado de los gobiernos y la aplicación por parte de éstos de políticas fiscales expansivas, y en el caso español reformas estructurales. Y es eso lo que me parece más desasosegante.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar