14
Nov

Ayer me invitaron a almorzar con Pedro Solbes (Ministro de Economía de España) ¿Qué dijo Dn. Pedro? Entre otras cosas dijo que no pensaba reducir el Impuesto sobre el beneficio de las empresas, también llamado, en España, Impuesto de Sociedades. España tiene un Impuesto sobre Sociedades del 30%, uno de los más altos de la OCDE (ver gráfico más abajo). Como consecuencia las empresas españolas y extranjeras situadas en nuestro país sufren costes fiscales más altos. Por este motivo es probable que algunas empresas extranjeras que pensaban instalarse en España ahora se vayan a otros países. También se pueden ir empresas españolas y extranjeras que ya estaban en España, a países con costes fiscales más bajos. Es decir se deslocalizan las empresas y así el país a la vez que pierde competitividad pierde tejido industrial. Reducir el impuesto de sociedades es un tema urgente.


¿Por qué esa contundencia de los gobiernos de Aznar y de Rodríguez Zapatero en la rebaja del IRPF y tanta timidez con el de Sociedades?. Quizá se piense que reducir el IRPF da votos y en cambio, reducir el de Sociedades no consigue muchos, al fin y al cabo la mayor parte de la población cree que la reducción del Impuesto de Sociedades no les beneficia. Es un impuesto que deben pagar las empresas, es decir, los ricos. Craso error.

Pongamos un ejemplo: el sector textil (uno de los sectores industriales más importantes de la economía española y que se está hundiendo a la vez que se deslocaliza). Si el Gobierno decide bajar el impuesto sobre el beneficio que ganan las empresas textiles parece de entrada que esta rebaja beneficia a los propietarios de esas compañías que como consecuencia obtendrán más beneficios. Pero con el paso del tiempo, y como consecuencia de la rebaja del impuesto, la producción de textiles es más rentable, los inversores invertirán más en la construcción de nuevas fábricas de confección y también de su industria auxiliar. En vez de invertir su riqueza de otra manera, por ejemplo, comprando casas o construyendo fábricas en otros sectores o en otros países se desarrolla el sector textil. Al haber más fábricas en ese sector, aumenta la producción de ropa, al igual que la demanda de trabajadores para fabricarla. Por lo tanto, una rebaja del impuesto sobre las empresas que fabrican textiles provoca un descenso de sus costes (fiscales), mayores ventas y mayor empleo.

Por tanto, como muy bien ha señalado Mankiw, los que soportan la carga última del impuesto no son solo los accionistas de la empresa sino también los clientes, los proveedores (industria auxiliar) y los trabajadores del sector que no suelen ser ricos. Si se explicara mejor la verdadera incidencia de la rebaja del Impuesto de Sociedades, posiblemente, esa medida, sería más popular entre los ciudadanos (votantes) y el gobierno lo reduciría más. Reducir este impuesto es imprescindible en el momento actual para frenar el deterioro de nuestra competitividad. Nos beneficiaríamos todos y si no que se lo pregunten a los irlandeses. Irlanda redujo este impuesto drásticamente, hasta dejarlo en un 12,5%, y ha pasado en quince años de ser la onceava economía de la UE a ser la segunda. Portugal acaba de bajarlo desde el 26,5% al 12,5% (esta rebaja todavía no aparece en el gráfico que pongo abajo).

Solbes dijo ayer que no es un buen momento para rebajar los tipos del Impuesto de Sociedades. Amigo lector ¿Tú que piensas? ¿Se instalarán algunas empresas españolas en Portuugal?

Nota muy importante: Si haces click encima del gráfico que esta a continuación se te abre otra ventana que deja ver el cuadro con toda claridad. España ocupa el 5º lugar.

Comentarios

Miguel 14 noviembre 2008 - 12:02

Creo que es injusto comparar Irlanda y Portugal con España o Francia. ¿Por qué? Porque ellos se aprovechan de ser países pequeños y ganan sobre todo porque los países grandes y vecinos lo tienen más alta. Ganan mucho más porque atrayendo una pequeña parte de R.U./España a su país, es proporcionalmente muy importante para su economía. Al final se convierte en una carrera, para ver quien es el primero en bajarlos y atraer a las empresas extranjeras. Es la atracción tipo Gibraltar, con más sociedades que personas.

¿Es la solución? Yo no lo creo. Las empresas no cierran por ahorrarse un 10% de los beneficios en el IS (que no de ingresos). Sobre todo cuando además hay montones de beneficios fiscales por todo tipo de cosas: Reinversión, I+D, etc…

El IS tiene la virtud de ser además un resorte anticíclico (cuando te va mal, pagas menos impuestos, si te va muy mal, adquieres valor porque obtienes créditos fiscales).

Si drenas esos recursos del estado. ¿De donde extraerlo?, ¿o como neoliberal prefieres un recorte del estado del bienestar?. ¿O bien la subida del IVA? Ello también repercute en la competitividad de las empresas y en sus clientes, y además es mucho menos progresivo.

Al final, también se utilizan grandes cantidades de impuestos en ayudas al sector empresarial: el presupuesto del I+D este año será 9.000 M€ (un 150% más que hace 4 años), créditos fiscales por inversiones, incentivos a industrias en concreto (por ejemplo energías renovables…).

Al final, el efecto neto de impuestos no es el 30% de los beneficios, y será especialmente menor en aquellas empresas/industrias que aporten un mayor valor a la sociedad (se incentivan más esas actitudes). ¿Tenemos cifras netas del coste fiscal? ¿Y sobre todo comparativas?

Si la cuestión es dinamizar la economía, creo que hay opciones mejores, y sobre todo, más “justas”. Creo firmemente en el mercado como asignador de recursos, pero también en un equilibrio con una necesaria justicia social que traerá prosperidad tanto a las personas como a las empresas. Tal como los países escandinavos.

Miguel 14 noviembre 2008 - 12:15

Por si no ha quedad claro, no niego que sea una ayuda al mundo empresarial. Mi argumento es que no es la más adecuada en función coste/beneficio de toda la sociedad. Además si se mantienen las políticas de inventivos a las empresas con altas dosis de investigación, o en industrias vanguardistas…. conseguiremos que el IS sólo tenga efecto imán a Portugal en las empresas con menor valor añadido.

PD: Me parece un fallo por la UE el permitir que no haya homogeneidad en el IS, pues sólo provoca una loca carrera por tener el IS más bajo que tu vecino. Muy bien para EEUU, pero no para Europa si pretendemos tener un buen estado del bienestar.

Álvaro 14 noviembre 2008 - 13:10

Portugal solo ha bajado al 12,5% el impuesto sobre los primeros 12.500 euros de la base imponible, el resto sigue pagando un 25%, igual que las pymes españolas (en los primeros 120.000 euros).

Manuel Esteban Corchado 14 noviembre 2008 - 13:28

Este articulo refleja perfectamente la “miopia de la izquierda”. Ayudar al empresario es ayudar al rico y ese tipo de demagogia. La empresa creariqueza para las personas normales. Un impuesto de sociedades del 30% adicionalmente aumenta el fraude sobre manera. Al igual que pasa con el IRPF, en este momento bajar el IS bajo mi punto de vista aumentaría la recaudación entre la mediana empresa.

Fernando Peral 14 noviembre 2008 - 13:38

Creo que se están mezclando dos cuestiones muy distintas:

1) el buen o mal uso de los fondos públicos captados a través de la recaudación fiscal (es decir, casi todos)
2) el alivio de la carga que han de soportar las empresas en un momento de falta de crédito.

Estoy de acuerdo con Miguel en que, lo importante cuando se trata de impuestos es emplearlos para atender a la demanda social. Y estoy de acuerdo con el Profesor en que, en este momento de falta de liquidez de las empresas, cualquier alivio de su carga financiera les permitirá paliar esa falta de liquidez y, por tanto, mantener su actividad y con ello el empleo.

Creo que es un buen momento para rebajar el IS, y que ello se podría conseguir con cargo a los fondos de ayuda que los bancos no quieren aceptar.
Eso no quiere decir que, en una coyuntura financiera más favorable, no haya que regresar a la recaudación para satisfacer demandas sociales.

Txaber 14 noviembre 2008 - 17:07

Pues es un tema interesante para la discusión. Estos días no hago más que pensar en cómo afectaba la regulación bancaria española en la competitividad de los bancos españoles. Si las leyes eran más duras, supongo que provocaron, en su dia, que no se aprovechasen ciertas oportunidades de negocio. Si tenían que guardar más dinero que los bancos extranjeros, estos tenían una clara fortaleza. Ahora resulta que aquella legislación les ha salvado.
Conclusión, no siempre una política más laxa se traduce en mayor competitividad sostenible.

hadleyss 14 noviembre 2008 - 19:15

Hay quien defiende que los impuestos no son gastos (en el sentido estricto de la palabra) puesto que la empresa se benificaría a largo plazo del uso que haga el Estado de la recaudación (vía infraestructuras, incentivos, etc.) ; sin embargo yo no estoy de acuerdo con esta afirmación. Los impuestos son uno de los principales gastos que tienen las empresas, y como país una de las ventajas comparativas con las que se puede contar es con unos impuestos sobre el beneficio más bajos.
Por otro lado, apoyando esta medida, la recaudación fiscal descendería, limitando el Estado del bienestar. Como propone Miguel, esto podría compensarse con el incremento del IVA, que a mi juicio es una medida necesaria para conseguir el ahorro a largo plazo.

Juan César Palomino 14 noviembre 2008 - 20:16

El tema de los impuestos me parece muy interesante.

Como dice el profesor Pampillón, reducir el impuesto beneficia a todos quienes obtienen rentas de las empresas: trabajadores, propietarios y a quienes compran sus productos (de qué modo se reparte este ahorro de impuestos entre estos tres estamentos dependerá de la competencia en el mercado de factores y de bienes, lo que nos llevaría a otra explicación).

Y perjudica a quienes recibían los impuestos: parásitos funcionarios, corruptos políticos y banqueros endedudados. ¿Verdad? Bueno, también a unos cuantos millones de ancianos que reciben una pensión, a discapacitados, a personas con beca para estudiar, a quienes usan la policía, los bomberos, a quienes les gusta que las playas estén medianamente limpias… en fin, pecata minuta.

Alguien podría decir: pero es que bajando el tipo marginal aumenta la recaudación total, porque se estimula la inversión y se atrae la inversión extranjera. Es la famosa -nunca suficientemente bien ponderada- curva de Laffer. Sobre la consistencia de la curva de Laffer con los hechos no hay nada demostrado. Echad un vistazo, por ejemplo a estos dos enlaces de Paul Krugman:
http://krugman.blogs.nytimes.com/2008/01/14/bush-tax-cut-mythology/
O a este
http://krugman.blogs.nytimes.com/2008/01/16/taxes-and-revenues-another-history-lesson/

Por otro lado, el “dumping” fiscal de Irlanda y Portugal puede funcionar al principio, pero de seguir así el equilibrio de Nash -teoría de juegos elemental- será que TODOS BAJEMOS LOS IMPUESTOS, con lo cuál el efecto llamada será nulo y acabaremos todos los países igual que al principio, pero con 1/3 de los impuestos que antes recaudábamos. ¿Qué vendrá después? Recortes de todo tipo de servicios públicos. Quien quiera eso que levante la mano, porque seguro que hay a quien le interesa porque no necesita (o eso cree) para nada al Estado. El problema es que consigan manipular a todos -ricos y pobres- de que las bajadas de impuestos nos ayudan a vivir mejor. Esperemos que no lo consigan.

María 16 noviembre 2008 - 03:32

Ante todo, para instalar una empresa tienes en cuenta el beneficio potencial, no los impuestos, y desde luego no me instalaria en un lugar u otro en función del IS, si no de otros factores, pues al fin y al cabo nunca pago el IS, si no el IRPF, y ese lo pago donde resido, sea empresaria o accionista.

Sé que hay empresarios que si se dejan llevar principalmente por ese criterio, pero es su criterio y su forma de entender la vida, mirando más el como pagar menos que el como ganar más, y ante todo evadiendo impuestos, pues si al final pagas el IRPF, da lo mismo el IS que hayas pagado.

Por lo anterior, yo no veo incentivos adicionales en bajar el IS, aunque entiendo que lo normal seria que hubiera un tipo identico para toda la UE. Vamos, que en mi caso no afecta al criterio para establecerme en un lugar u otro.

Miguel 16 noviembre 2008 - 16:45

Juan César Palomino explica la idea de la teoría de juegos que yo quise explicar, pero que él hace mucho mejor.

Estoy de acuerdo con María, en que es más importante la oportunidad de negocio, que el IS en si mismo. Aunque sin duda un IS alto echará a gente atrás, pero lo recaudado y bien invertido compensará la situación (por ejemplo con buenas infraestructuras que reducen los costes).

Ya fue Reagan quien argumentó que los recortes de impuestos “se autofinancian” solos, ya que el estímulo de la actividad empresarial, lo compensa. El papel lo aguanta todo pero en la práctica supuso enormes déficits. Bush hizo un revival que Paul Krugman analiza y desmonta en el link Juan César pegó.

manu 12 mayo 2009 - 18:16

SI las empresas cierran por un 10%
se van a otro pais o se arruinan
lo veo en las empresas y empresarios que conozco

manu 12 mayo 2009 - 18:31

Tal vez la solucion sea algo intermedio
Propongo 3 tramos

TRAMO MINIMO 10 a 15% para productores ( fabricas, agricultura, etc ) y que unicamente comercialicen sus productos. De este modo seran competitivos
frente a otros paises y se evitaran tentaciones
deslocalizadoras

TRAMO MAXIMO 30 a 35% para importadores y especuladores

manu 12 mayo 2009 - 22:45

AAAAAAAAhhhhhh !!!
Agradeceria algunos comentarios
al respecto

Isabel 22 octubre 2009 - 02:11

Buenas!!

Me hace falta poner algunas conclusiones sobre el IS en general, no sólo referido a este artículo.

¿Podríais echarme una mano?

Mi correo es isa_tejada_89@hotmail.com

Muchas gracias

Josecruz 23 abril 2011 - 07:00

La economia de un País se activa cuando se han construido todos los servicios públicos y privados,en una estructura sólida de producción y una infraestructura dinámica de bienes y consumos , y depende directamente en la inversión y capital disponible,en los bolsillos del contribuyente,que declara los impúestos o ISR, si este bolsillo utiliza bien sus recursos y tiene acceso a todos los servicios que necesita , los cuales pagaría con activos, el país avanzaría , pero si el consumo es mayor , la producción tambien debe de ser,para recuperar en el bolsillo la inversión pero , los impuestos muy altos que no invierten su capital para el equilibrio de ese balance entre bienes y servicios activos y pasivos, el País se viene abajo porque los salarios se ven afectados por ese desequilibrio, por lo tanto una alza de impuestos no es la solución definitiva,sino una reestructuración dinámica de todas las inversiones , en puntos claves para aumentar la producción ,vender ésta ,reingresar al bolsillo el dinero(activo) invertido y aumentar la solvencia económica , y por ende la justificación del alza en los impuestos,por supuesto sea bien controlada,en justicia por el gobierno de un País , que esta velando por los intereses y bienes patrimoniales de sus ciudadanos contribuyentes , y no los esta explotando ,ni asfixiando con alzas injustificadas de impuestos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar