14
Oct

¿Se deberían privatizar las Cajas de Ahorros?

Escrito el 14 octubre 2008 por Rafael Pampillón en Economía española

La nacionalización de la banca

Tal como señalamos ayer en este blog de economía, el gobierno español ha creado un fondo de capitalización con el que podrá nacionalizar la banca y las Cajas de Ahorros. En este mismo sentido Paul Krugman, Premio Nóbel de Economía de 2008, ha manifestado que esta crisis financiera demanda una intervención porque el sistema financiero necesita más capital. Y si el gobierno va a proporcionar capital a los bancos y Cajas de Ahorros debería recibir lo que la gente que proporciona capital tiene derecho a obtener -parte de la propiedad- de forma que los beneficios del plan de rescate no vayan sólo a parar solo a manos de quienes cometieron los errores. Es decir, se trataría de socializar no sólo las pérdidas sino también los beneficios.


A medio plazo, cuando los problemas de solvencia de la banca española (bancos y cajas) se hagan más patentes (como consecuencia de la crisis financiera, el ajuste inmobiliario, la recesión económica y el aumento del paro) el Tesoro va a necesitar comprar parte del capital de los bancos y Cajas de Ahorros. Pero, a largo plazo, una vez el sistema financiero vuelva a la calma y funcione correctamente ¿Debería el Estado español vender (privatizar) en el mercado las acciones que hubiera comprado durante la crisis?. En el caso de las Cajas de Ahorros esta venta supondría la privatización de esas entidades.

Ventaja de la privatización de las Cajas de Ahorros

Hay muchos economistas que argumentan que si las Cajas de Ahorros fueran de propiedad privada se reducirían las distorsiones económicas provocadas por las interferencias políticas en la gestión de las Cajas. Se trata, en definitiva, de evitar la actual politización en los nombramientos de presidentes y consejeros y su lógica influencia en la gestión de la Cajas. Privatizando, argumentan, se podrían eliminar las actuales distorsiones provocadas por la politización en la gestión de estas entidades de crédito. Con ello no quieren decir que los actuales equipos gestores de las Cajas vayan a saltar por los aires, pero si que estos gestores se tendrán que atener, de forma más estricta, a criterios económicos.

Además el producto de la venta de esos activos (acciones de las cajas) por parte del Estado se debería destinar a eliminar pasivos del Estado (reducción de deuda pública). El Estado al vender esas acciones conseguiría reducir la deuda pública que con la crisis económica está aumentado e irá aumentando todavía más en el futuro. Esta privatización no solo contribuiría a disminuir parte de la deuda pública, si no que posiblemente también favorecería una mejor gestión de estas entidades financieras lo que supondría mayores beneficios y obtener así mayores ingresos fiscales para el Estado.

¿Las acciones eventualmente compradas a las Cajas de Ahorro por el Estado en época de crisis deberían venderse, cuando la crisis pasase, al sector privado? ¿La gestión privada de las Cajas sería mejor que la pública debido al sistema de incentivos que se deriva de la existencia de propietarios?

Comentarios

Ricard 14 octubre 2008 - 09:32

Hola Rafael,

Supongo que a estas alturas todos habéis visto este vídeo: http://video.google.es/videoplay?docid=-2882126416932219790

En todo caso responde a tus preguntas con una claridad ofensiva.

amarchante 14 octubre 2008 - 15:29

Gracias por el vídeo Ricard, no lo conocía.

nosevendeunlapiz.com 14 octubre 2008 - 16:33

Rafael, reflexionemos, ¿por qué un político promovería la privatización de las cajas? ¿Para librarlas de las injerencias de… los políticos?
No lo verán nuestros ojos. Aún diría más, si llegado el caso el estado acaba tomando una participación en un banco, pasarán años hasta que la suelten. Pánico me da todo esto.

Fernando Peral 14 octubre 2008 - 16:49

Coincido con la reflexión de nosevendeunlapiz.com; las caja se han convertido en el brazo financiero de las comunidades autónomas, y hace años que su gestión está, cuando menos, profundamente influida por los intereses de los partidos en el poder.

Juan 15 octubre 2008 - 17:55

La verdad es que hoy en día no le veo ningún sentido a la existencia de las Cajas de Ahorro.
La gente habla de la “obra social” y creo que hay mucho cinismo con esto.
Creo que un banco y una entidad con ánimo de lucro hace más por la sociedad si está bien gestionada que una Caja de Ahorros y me explico en este link

http://juanst.com/2008/05/30/a-vueltas-con-la-obra-social/

(un estudio sobre las cajas y los bancos).

Jorge Otalvaro 15 octubre 2008 - 17:58

Personalmente tengo una preocupación con esta medida (y lo puedo decir por varios paises de Latinoamérica). En nuestro país los bancos donde el estado participa total o parcialmente normalmente se caracterizan por la burocracia e ineficiencia entre otras variables. De hecho en Colombia hace 10 años habían unas cuatro o cinco entidades financieras que pertenecían al estado, actualmente solo hay una y realmente “no compite de tu a tu” con los demás Bancos. Se volverá a repetir esta situación? tiene el estado la capacidad para incidir positivamente sobre estas entidades? venderán posteriormente cuando los niveles de rentabilidad estén atractivos?

Saludos

Cristobal 14 marzo 2009 - 20:52

CAJAS DE AHORRO LA REFUNDACION PENDIENTE .

CRISTOBAL MARMOLEJO OÑA

LAS noticias sobre los problemas de la Caja de Ahorros de Castilla la Mancha ( CCM ) y la operación de fusión con Unicaja, que se está diseñando entre la Junta de Andalucía, la Junta de Castilla la Mancha y el Banco de España, ponen de manifiesto la necesidad de plantearse la siempre aplazada cuestión de la reforma de las cajas de ahorros . Pero la CCM no es la única caja con problemas de solvencia. Puede haber media docena de entidades medianas con esos mismos problemas, y con ratios de morosidad disparados, de modo que, lo que se haga con la CCM, se tendrá que hacer con las demás. De ahí la importancia que tiene la decisión para el sistema financiero español en su conjunto. El importe exacto de los activos tóxicos de la CACM (Spanish sub-prime o Ninja-promotor) se está cuantificando por la auditoria encargada por Unicaja de la caja manchega. Tapar este agujero le supondrá al Fondo de Garantía de Depósitos de las Cajas de Ahorro (FGDCA), dotado con 3.600 millones de euros, consumir o mermar considerablemente sus recursos, impidiendo cualquier margen de maniobra en las operaciones de rescate de esas otras cajas con los mismos problemas de solvencia.
El objetivo de estas líneas es abrir una reflexión sobre otra posible alternativa a esa operación de fusión, como puede ser la emisión de cuotas participativas por la CCM y su suscripción por el FGDCA.Las cuotas participativas son como acciones de las cajas de ahorro sin derecho al voto. Algunos las ven como una vía para lograr su privatización y es otra solución que ofrece la ventaja de evitar que Unicaja sea el novio a la fuerza de la manchega, y que todas las cajas, utilizando su fondo especifico de solidaridad mutua, soporten la nefasta gestión del Sr. Hernández Moltó, que en aquel famoso auto de fe televisado terminó humillando al Gobernador del Banco de España con la frase: «Míreme a los ojos, señor Rubio…»
Creo que es significativo que en el comunicado conjunto CCM-Unicaja de la pasada semana se evitara la palabra fusión, y sin embargo, se usaran otros términos como unión, integración y combinación.
Y es que lo de la fusión no lo ve casi nadie salvo la clase política. Una fusión es un pacto entre empresas por el que se integran para conseguir una mejora de sus estructuras productivas y organizativas. Pero esta mejora no se aprecia por nadie en el maridaje entre Unicaja y la CCM; esto chirría, y va a tener, opinión de los máximos expertos, ‘muy mala digestión’. Se trata de utilizar una figura y una institución (la de la fusión de empresas) para conseguir realmente una finalidad distinta, es decir, el rescate financiero de una entidad en quiebra técnica.
Pero es preciso no perder de vista que el origen de todo esto está en una mala gestión de algunas cajas. Esto reaviva la vieja polémica de la eficiencia de las cajas de ahorro españolas con respecto a sus competidores bancarios, el exceso de politización de sus órganos de gobierno y de gestión, su exención fiscal y el sentido y la falta de control de su decimonónica Obra Social, que es la contrapartida de esa exención fiscal.
Con respecto a todas estas cuestiones existe una posición en la que , casualmente, coinciden todos los partidos políticos , todos los sindicatos, todos los ayuntamientos y comunidades autónomas y el propio Banco de España: lo políticamente corrector es mantener el ‘status quo’ político de las cajas.
Pero habría que preguntarse por las razones de tanta coincidencia en este asunto de una clase política encanallada y sin apenas otros puntos de consenso. Hay que aclarar las razones por las que no se abre el debate del cambio de modelo siguiendo las reformas que ya están culminando con éxito en EE UU y en casi todos los países europeos, y por las razones por las que no se atienden las recomendaciones del FMI, alarmado ante las bajadas de los ratings de solvencia de las cajas de Ahorro españolas que hacen las agencias de calificación .
La respuesta es clara: a todos los partidos de todo el arco parlamentario, a todos los sindicatos a todas autonomías, a todos los ayuntamientos, les interesa controlar directamente a ‘su’ caja sin una Junta general de Accionistas soberana. Un control que se realiza como un instrumento de consolidación de sus modernas técnicas de caciquismo clientelar, colocación de sus redes partidista y marañas familiares, y el control de los medios de comunicación locales, generalmente, vía ingresos publicitarios y patrocinios de muy distinto signo. Como muestra tenemos las rocambolescas historias de espias tipo Mortadelo y Filemón de Esperanza Aguirre , con Caja Madrid como telón de fondo.
Ante esta incapacidad de la clase política, existe ya una respuesta de la sociedad civil que defiende estas necesarias reformas, llegando, si es preciso, hasta la iniciativa legislativa popular. Entre otros movimientos ciudadanos, se puede citar el promovido por el autor de estos comentarios en el blog http://cajasdeahorro.blogspot.es
Centrándonos de nuevo en la posible alternativa legal parar abordar problemas como el de la caja manchega, tenemos un precedente -de escaso éxito, por cierto- en la Caja de Ahorro del Mediterráneo. El régimen jurídico-financiero actual permite que el Fondo de Garantías de Depósitos de las cajas suscriba las cuotas participativas que no suscriba el mercado. En un momento posterior y con una situación económica y bursátil mas favorable el FGDCA podría ofrecer, de nuevo, al publico estas cuotas con unos contenidos y derechos económicos más perfilados como consecuencia de las necesarias reformas legales que es preciso afrontar en los próximos años .
Esto permitirá, con cierto sosiego, llegar a una segunda fase en el medio o largo plazo, una vez superada la crisis económica actual , en la que se aborde la problemática de esta necesaria refundación de las cajas de Ahorro , resolviendo el asunto del derecho al voto de los cuentaparticipes y la devolución de las cajas de Ahorro a la sociedad civil mediante un proceso de capitalismo popular similar al proceso de privatización de las empresas publicas españolas realizado en los años noventa
Pero , para terminar, y a la vista del inevitable coste para el contribuyente del agujero de la CCM, se tendrá que plantear la investigación del paradero de esos cientos o miles de millones que se han perdido: dígamelo usted, mirándome a los ojos , señor Hernández Moltó.

Nota : publicado en el diario malagueño SUR EL 10-03-09

Raul_jm 14 febrero 2011 - 14:03

Si lo que se pretendía era terminar con la politización de las cajas pues haberlo hecho, no era necesario privatizar para despolitizar.
Con la privatización de las cajas se concederán menos préstamos, aumentarán las comisiones e intereses abusivos propios de la usura bancaria. ESTO ES UNA REALIDAD.
Los beneficios destinados a financiar actividades culturales y sociales irán a parar a los bolsillos de los voraces accionistas que para nada les importará otra cosa que su enriquecimiento injusto y desmesurado.
Zapatero se ha cabado su propia tumba política, arrastrando consigo al PSOE Los economistas que le asesoran no tienen ni p… idea o lo están engañando. Ninguno de ellos supo ver la realidad de la crisis cuando se estaba cometiendo un abuso urbanístico que lo veían hasta los ciegos.
Y ahora la privatización de las cajas. Es evidente que hasta los ciegos ven sus nefastas consecuencias, pero no los economístas, esos que nunca supueron predecir nada.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar