13
Oct

Fondo de liquidez

Con el fin de garantizar la liquidez del sistema bancario (bancos y cajas de ahorros), el Gobierno creó el viernes de la semana pasada un fondo de liquidez de 50.000 millones de euros para comprar activos financieros de esas instituciones. El fondo que lo pagará el Tesoro, es decir, todos los españoles, se financiará con deuda pública. El fondo que se ha creado para dar liquidez, proporcionará a la banca unos recursos con los que hacer frente a los vencimientos de la deuda que tiene contraída y también podría ser utilizado para dar crédito a empresas y particulares. ¿A cambio de qué se entregaría ese dinero? A la espera de conocer más detalles parece que el Estado entregaría ese dinero a cambio de que la banca le vendiese activos sanos.


Fondo de solvencia o de capitalización

Hoy el gobierno ha aprobado le creación de otro fondo. Se trata de un fondo de capitalización, pensado para la adquisición de acciones de los bancos y de las Cajas de Ahorros (hasta ahora inexistentes) con el fin de recapitalizar las entidades financieras. Con este nuevo fondo en vez de comprar activos y entregar liquidez a cambio, el Estado compraría acciones híbridas (sin derecho a voto) o normales (con derecho a voto) emitidas por la banca (bancos y cajas de ahorros) también a cambio de liquidez. Se trataría de una nacionalización parcial ya que el estado tendría solo parte del capital de la banca.

En el futuro, a medio plazo, cuando los problemas de solvencia de la banca se hagan más patentes, como consecuencia de la crisis financiera, el ajuste inmobiliario y la recesión económica, es probable que el Tesoro necesite utilizar este fondo capitalización, es decir, comprar parte del capital.

La privatización de las Cajas de Ahorro.

A largo plazo, una vez el sistema financiero vuelva a la calma y a funcionar correctamente el Estado español debría vender en el mercado las acciones que hubiera comprado. En el caso de las Cajas de Ahorros esta venta de acciones a particulares supondría la necesaria y tan esperada privatización de esas entidades.

La banca necesita recursos.

Se suele decir que el sistema bancario, y el español no es una excepción, es como el sistema circulatorio que lleva la sangre (el dinero), a los distintos órganos (empresas y particulares) del paciente (sistema económico). Ahora el paciente ha sufrido un colapso por falta de sangre y hay que tomar medidas excepcionales para reanimarlo. De ahí que las autoridades españolas deban actuar restableciendo la salud del sistema financiero mediante una combinación de cuatro tipos de transfusiones sanguíneas, para que éste ponga de nuevo en circulación el dinero: 1) préstamos por parte del Banco Central Europeo, 2) compras por parte del Tesoro de activos sanos y también de activos tóxicos (fondo de liquidez), y 3) suscripción por parte del Estado español de capital híbrido sin voto (acciones preferentes o deuda perpetua), y suscripción de capital puro con voto (fondo de solvencia).

En resumen estos 2 fondos recién aprobados intentan resolver 2 problemas que tiene el sistema bancario español: la falta de liquidez y la posible falta de solvencia futura por el impago de créditos. Se trata de obtener recursos y no se debe olvidar que sin recursos acabaría estancándose la actividad económica y, como consecuencia aumentaría todavía más el paro.

Comentarios

Fernando Peral 13 octubre 2008 - 17:26

La “solución” que esto representa flojea por varios flancos. Me explico:
1) No resuelve el problema de solvencia de los bancos y cajas más tocados.
2) No resuelve el problema de la liquidez, sino que lo agrava al emitir el Estado deuda por valor de 50 000 millones que, cabe pensar, se detraerán de los escasos fondos disponibles.
3) No adopta la medida en consenso con la oposición, lo cual da que pensar en cuanto a quién decidirá a quién se ayuda y a quién no (riesgo de amiguismo)
4) España va a competir por los pocos fondos disponibles con Alemania, Inglaterra, Francia y Estados Unidos, lo cual afectará a los tipos de interés de las emisiones; además afectará a la calificación de solvencia de las empresas y bancos españoles por “riesgo país”;
5) No va acompañado de medidas presupuestarias y fiscales que alivien la carga de la deuda de las familias y de las empresas pequeñas y medianas rentables(salva a algunos bancos, pero deja a ésos bancos que decidan a qué empresas y familias ayudarán – cabe pensar que dedicarán la mayoría de los nuevos recursos a las grandes empresas en mayor dificultad más que están vinculadas al banco, en lugar de a las pequeñas y medianas más rentables).
6) Crea una mayor exposición de los bancos a las prácticas de rapiña de los grandes inversores multinacionales.
7) No ha anunciado el Gobierno que vaya a revisar sus presupuestos para tener en cuenta este gasto supuestamente de inversión.

En resumen, huele a improvisación y se expone a tentaciones de amiguismo encubierto.

El pepero Irredento 13 octubre 2008 - 18:31

Todo lo que hace el Gobierno está mal, ninguna medida sirve para paliar la crisis, la economía cuanto peor mejor… en fin, Fernando que ya se te ve demasiado el plumero.

Luego te pasas por caja que doña Espe tiene un regalito para tí. Bravo por Fernando!

Fernando Peral 13 octubre 2008 - 18:57

Estimado pepero irredento,

En otras ocasiones he criticado propuestas económicas del PP (por ejemplo durante la campaña electoral). Me gustaría que rebatieras las afirmaciones con argumentos económicos, y no con argumentos… mejor dicho, sin argumentos.

amarchante 13 octubre 2008 - 22:20

¿Si se alargasen las subidas en la bolsa se solucionaría la crisis o alguna de las crisis? ¿Es una muestra de confianza o sólo el resultado de la participación estatal? ¿De seguir las subidas en la bolsa sería necesario, todavía, el préstamo de 100.000 millones a los bancos?

Agradecería alguna respuesta.

Nosevendeunlapiz.com 14 octubre 2008 - 00:59

Aún admitiendo el tono “pepero” de su comentario, Fernando ha dado alguna de los fallos más importantes.
El primero es que se aplica a un sistema financiero que está en más del 50% regido por criterios políticos, lo cual crea dos problemas, uno, la equidad del reparto y ,otro, que dejará sin castigo a los gestores que han dejado alguna de las cajas en situación muy precaria. el tema éste del “riesgo moral” me parece el principal de todas las iniciativas que los poderes públicos han tomado en todo el mundo. El comentario de que la posible emisión de cuotas participativas llevará a una futura privatización de las cajas, mi estimado Rafael, no te lo crees ni tú.
El segundo es que, al aceptar en la UE la idea de que cada palo aguante su vela, las entidades de los países con más músculo (y diga lo que diga nuestro presidente, estamos en segunda división) lo que cuando el polvo se asiente hará que sean precisamente esas entidades las que estén mejor preparadas para afrontar el siguiente ciclo. Y el sector financiero pesa entre un 15 y un 20% de las economías desarrolladas, dejar que los estados ayuden a sus propias entidades nos llevará a un colonialismo financiero en el futuro.
Sobre las consideraciones políticas, no deja de resultar sorprendente que el presidente presente el plan la víspera de reunirse con el líder de la oposición, eso sí, exigiéndole, por motivos de responsabilidad, un apoyo inquebrantable.
El otro lado no ha estado tampoco muy inspirado, con un discurso que el Anguita de sus buenos años hubiera suscrito.
Personalmente, el hecho de que los políticos se metan a financieros me da mucho miedo. Pánico.

APAC 14 octubre 2008 - 05:24

Espero que en este plan se haya evaluado el impacto que tendrá en los balances de bancos y cajas españolas a nivel de provisiones cuando las inmobiliarias y constructoras a las que ayudaron en sus elevados apalancamientos fallen en la amortización de sus deudas en los próximos meses.

No parece realista que Martinsa-Fadesa sea la única grande que caiga tal y como ha quedado el sector, teniendo en cuenta que para hacer frente a dichos apalancamientos seguro que en sus previsiones financieras asumieron crecimientos anuales similares a los históricos de los últimos años.

Ximo 14 octubre 2008 - 08:49

Pues sí, porque se comenta que hay un par de pequeñas cajas que están hasta las trancas de créditos con ciertas inmobiliarias y constructoras de dudosa solvencia futura. Veremos a ver…

A mí, sinceramente, veo el plan del Gobierno británico más claro y sensato. Y no, no soy pepero, pero poco me gustan las concesiones a dedo y que este plan se haya sacado adelante sin consenso alguno.

El pepero Irredento 14 octubre 2008 - 09:36

Fernando y compañía pepera. Sois todos unos sectarios de tres al cuarto. El gobierno está aplicando las mismas medidas que otros países han consensuado en las reuniones ministeriales europeas. Ni más ni menos.

La diferencia es que mientras las oposiciones serias de los países serios tienen sentido de estado y cierran fílas con sus respectivos gobiernos en torno a dichas medidas, dada la extrema gravedad de la situación y por el bien del país y sus ciudadanos, aquí en España la oposición sectaria y carpetovetónica que padecemos solo aspira a erosionar al gobierno y se pasa a España y a los españoles por el forro: Antes yo y mi partido que España, dicen estos grandes patriotas de pacotilla.

Escuchar el discurso proletario cutrelux de antes de ayer de Don Mariano, un hombre de derechas, en defensa del pobre ciudadano agobiado por los supermalísimos banqueros supuestamente compinchados nada menos que con un gobierno socialista como excusa para no apoyar las medidas del gobierno, es de un patetismo infinito que raya en el surrealismo. Tienes estos una cara tan larga que se la pisan.

Supongo que ayer Fernando no durmió en toda la noche pensando en el subidón que dieron las bolsas de todo el mundo: La teoría del cuanto peor mejor se le desmorona abnte sus ojos y eso es muy malo porque así los suyos no llegan a tiempo para subir a la poltrona en las próximas elecciones.Vaya por Dios!

Fernando Peral 14 octubre 2008 - 11:07

Estimado pepero irredento:

1) Mis críticas se hacen extensivas a los demás gobiernos que han optado por hipotecar entre el 15 y el 20 por ciento de su PIB (es decir, de la riqueza de sus ciudadanos) para rescatar a unos bancos que han actuado de manera inaceptable, con el visto bueno de dichos gobiernos, y que se preparan para “sacar tajada” de la situación (véase el ejemplo del Santander ayer).
2) Dado que el Sr. Rajoy ha aceptado el plan propuesto por el Gobierno, también queda incluido en la crítica.
3) La experiencia nos ha enseñado a todos que lo que hay que considerar en los índices bursátiles son las tendencias, y no los episodios. Mira un gráfico del último año y observa cuál es la tendencia.
4) Nada me alegraría más que el plan funcionara para España, pero como creo que no lo va a hacer, me atrevo a discrepar de tí, de Zapatero y de Rajoy (amén de Bush, Brown, Sarkozy y Merkel) y doy mis motivos para la discrepancia.

Los mismos que han adoptado este plan son los que nos han llevado a esta situación, así que el consenso entre ellos no predice nada bueno.

Si tu crítica se basa únicamente en el supuesto sectarismo del que acusas a los demás, y no aportas argumentos económicos, los lectores van a pensar que el sectario eres tú. Y tendrán razón.

El pepero Irredento 14 octubre 2008 - 12:09

Francamente Fernando, no sé lo que propones. Solo criticas las medidas consensuadas por toda Europa, pero no propones nada distinto. Si eso no es sectarismo ciego, ya me dirás qué es. Y yo también me explicaré:

Dices que no resuelve el problema de solvencia de los bancos y cajas más tocados. No se por qué no. Explícalo mejor, por favor. Precisamente se llama fondo de solvencia y sirve para eso, aunque en España con suerte no será necesario. En otros países si es y ha sido necesario y ha cumplido con su función perfectamente.

Dices que no resuelve el problema de la liquidez, sino que lo agrava al emitir el Estado deuda por valor de 50 000 millones. Esto lo entiendo aun menos, estimado Fernando. Precisamente la inyección de ese capital en bancos y cajas tiene como objetivo introducir liquidez en el mercado financiero, al estar la deuda avalada por el propio estado se reduce la desconfianza de las entidades financieras y se favorece el prestamo interbancario, que es la raíz del problema de liquidez que afecta al crédito de empresas y ciudadanos. Este prestamo (porque el dinero lo presta el estado, no lo regala) se lo puede permitir el estado español teniendo en cuenta su reducido nivel de endeudamiento. Además, este dinero que presta el estado deberá ser devuelto al mismo por las entidades bancarias con sus respectivos intereses, lo que redundará en beneficio de todos los españoles.

Dices que no adopta la medida en consenso con la oposición. Bueno Fernando, pero si es la oposición en España la que no quiere llegar a consenso alguno. Conocemos muy bien la cruzada electoralista contínua en la que está embarcada la oposición, en detrimento del interés nacional. Finalmente no han tenido más remedio que aprobar el plan para no ser considerados como la oposición más reaccionaria de Europa.

Dices que afectará a la calificación de solvencia de las empresas y bancos españoles por “riesgo país”. Pues esto querido Fernando es más que evidente, de hecho ya es así. Pero no me digas que esto te sorprende. Es así en España y en EEUU y en Alemania y en Francia y en Reinio Unido…y hasta en el Peluchistán.

En fin Fernando, que lo que es una medida que se está aplicando con iguales características en todos los países Occidentales y que evidentemente es la mejor y más rápida medida posible para palíar la crisis, como así ha sido demostrado con las fuertes subidas de bolsa de ayer, a ti solo te suscita críticas negativas.

Es que en la vida Fernando hay que ser práctico y las medidas muchas veces no son perfectas, pero aun así hay que tener la determinación de ponerlas en práctica. Si el mundo estuviese gobernado por economistas tan “prácticos” como tu, la parálisis alcanzaría ya dimensiones planetarias y la ausencia de medidas desembocaría en un cataclismo mundial sin precedentes.

Fernando Peral 14 octubre 2008 - 16:02

Estimado pepero irredento:

En primer lugar, muchas gracias por ampliar tu respuesta y aportar tus argumentos. No pretendo convencerte de nada, pero atiendo a tu solicitud de más argumentos y alguna propuesta concreta.

En primer lugar, las explicaciones de lo dicho anteriormente:

En mi opinión, la medida no resuelve el problema de solvencia de los bancos y cajas más tocados, porque la mera inyección de liquidez de manera artificial (es decir, no sometida a las leyes del mercado) no proporciona solvencia, sino sólo liquidez. La gestión de esos bancos y cajas ha sido, por decirlo suavemente, irresponsable: ¿porqué se inyecta liquidez sin exigir antes responsabilidades a los gestores, analizar el fondo de comercio de la entidad y determinar si es o no rentable? Dicho esto, la versión definitiva del plan deja abierta la posibilidad de que el Estado entre en el capital de las entidades afectadas, lo cual es, al menos, un atisbo de posibilidad de que los contribuyentes puedan llegar algún día a recuperar todo o parte de lo invertido.

No resuelve el problema de la liquidez, porque el problema es que la liquidez de las entidades (poca o mucha, según los casos) no se traslada al mercado, porque las entidades tienen que devolver a finales del mes de octubre vencimientos por un importe de más de cien mil millones de euros, en concepto de intereses y liquidaciones de los préstamos que habían obtenido en los mercados internacionales y del BCE. Además, hablando a escala mundial, me parece que el problema viene de un exceso de liquidez (inyecciones continuas de los bancos centrales que no llegan al mercado) unido a una falta de confianza en la solvencia de las entidades. La medida que se propone aliviará la situación durante un tiempo, pero no aborda las verdaderas causas del problema. El problema de España es distinto (y en cierto modo más grave) pues el Estado está poco endeudado, pero nuestra economía es de las más endeudadas del mundo en términos de PIB, y la actual falta de liquidez está destapando la falta de solvencia de algunas entidades bancarias y cajas, que hasta ahora (es decir, hasta el verano de 2007) sobrevivían gracias a la abundancia del crédito a bajo costo.

No se adopta la medida en consenso con la oposición; aquí la culpa es compartida por gobierno y oposición, aunque la responsabilidad última recae en el gobierno, que es quien tiene la decisión final. No todas las medidas solicitadas por la oposición eran absurdas (como sí lo era, por ejemplo, exigir que se garantizara que las cantidades financiadas iban a ir directamente a las empresas y los particulares, cosa que es imposible salvo que el estado intervenga los consejos de administración de bancos y cajas); me parecían bien la exigencia de transparencia y la obligación de informar continuamente a una comisión permanente del Congreso creada con este fin – aunque hubiera preferido que fuera una comisión independiente de los partidos.

Por último, digo que afectará a la calificación de solvencia de las empresas y bancos españoles; tienes razón cuando dices que esto ocurrirá con todas las empresas de los países interventores, pero el “rating” español es, en todos los casos, peor que el de nuestros principales competidores (Alemania, Francia, Inglaterra e Italia). El de éstos se verá afectado pero, por una mera cuestión de ley de la oferta y la demanda, las diferencias se agravarán en el caso español (nos prestarán menos y más caro que a los países citados).

Ahora paso a la propuesta:

La confianza, como todos sabemos, es algo que se obtiene con gran dificultad y se pierde con gran facilidad. Las medidas anunciadas hasta ahora me merecen desconfianza, por lo explicado anteriormente, y no abordan el problema principal, que es en definitiva la mala gestión (cuando no la malversación) de los fondos por parte de los dirigentes de muchas entidades bancarias y cajas. ¿Por qué no se empieza por determinar el alcance del problema entidad por entidad, se exigen responsabilidades patrimoniales y penales a los responsables de posibles malversaciones, y se determina si lo que procede es la liquidación, la intervención, la participación en el capital o la mera financiación de las operaciones, aplicando un criterio de mercado? Si no se hace así, los mismos equipos dirigentes que causaron el problema seguirán al frente de las entidades, y eso no me parece sensato. La adopción de medidas de este tipo me merecería mucha más confianza, y creo que a los inversores en general también.

Para mí como inversor potencial, esa sería la solución mejor y más rápida para recuperar mi confianza y, como contribuyente español, evitaría desembolsos a fondo perdido con el dinero de todos los españoles. Nunca he dicho que no hubiera que adoptar medidas o que no hubiera que ser práctico. Estoy de acuerdo en que a veces las soluciones no son perfectas (de hecho casi nunca lo son), pero en lo que respecta a este plan, me parece que se trata un error de planteamiento, de una mala interpretación de la realidad que, por las cantidades implicadas, cierra las puertas a una segunda oportunidad para extirpar el problema de raíz.

Puedo equivocarme, y tal vez tú y el gobierno tengáis razón. Pero, la información de que dispongo, las opiniones expertas que escucho y leo, y el sentido común me indican que este plan no aborda las causas, sino tan sólo los efectos, y que hipoteca a España para una generación, y todo ello en un contexto de recesión y crecimiento del desempleo. En definitiva, no votaría a ningún partido político que llevara esta propuesta en su programa.

María 14 octubre 2008 - 16:06

Amarchante

La actual subida de la bolsa es fruto de la sobreventa de la semana pasada, pues al igual que la caida se retroalimentaba sola, de igual manera pasa con la subida, y los cortos deben cerrar posiciones precipitadamente y las subidas suben de forma exponecial, como pasó con la caida, así que ni la caida de la semana pasada era proporcional a las noticias acaecidas, si no que eran fruto del sistema especulativo de la bolsa, que te obliga a cerrar posiciones o a abrirlas ante caidas tan grandes, acrecentando artificialmente el movimiento.

Al margen de estos movimientos técnicos, la bolsa subirá si suben las expectativas, y estas aún no están claras, más si cabe si el año que viene se espera aún peor para la economia real, pues aunque la economia financiera se sanee, falta por ver como va a evolucionar la economia productiva, pues el miedo persiste, y por tanto la timidez en el consumo, más si cabe si el paro sigue aumentando.

Lo que es seguro es que esta crisis será atajada, pues cada vez hay más coordinación mundial ante los problemas, sobretodo si afectan a occidente, jeje, y las bolsas volverán a máximos antes de 2 o 3 años. Piensa que las caidas en bolsa suelen durar año y medio, y ese periodo aun no ha concluido, así que al margen de rebotes técnicos, la caida quizás aun no haya concluido.

Lo más optimista es que la crisis inmobiliaria en los USA ya pasó, y la construcción está creciendo a buen ritmo, y sólo si no consiguen detener la crisis financiera, que parece que está siendo controlada, entrariamos en el escenario pesimista que vacitina el FMI.

Para mí, personalmente, creo que se está actuando bien, dentro de los normales desacuerdos, y creo que saldremos rápido de esta crisis, sobretodo si el crudo controla el precio, pues hay una nueva era tecnologica en marcha, la de las energias renovables, que está actuando como pudo hacerlo el ferrocarril en su tiempo.

María 14 octubre 2008 - 16:17

Lo que yo suelo ver, es que los CEOs van por modas, así vimos las inversiones aberrantes que hicieron las telecos, y todas pincharon, y ahora lo han hecho los bancos.

Es el típico dicho de: Si fallamos cuando todos fallan, no nos pueden culpar, pero si los demás aciertan y nosotros no, nos cuelgan, así que vamos a hacer lo que hacen todos, aunque sea un sinsentido.

No me gustan los CEOs actuales de las grandes corporaciones, y no veo a Gates, ni a los antiguos dueños de los hermanos limones, o a Lynch, haciendo estas barbaridades. Es como si los CEOS no sudaran la camiseta de su empresa, como si pasaran de los accionistas y de la empresa, y sólo miraran por su extratosférico sueldo.

Este socialismo de las clases medias, donde no hay dueños ni trabadores, si no accionistas y CEOs, que son los que controlan la empresa, es el que nos está provocando todas las últimas crisis, a mi entender.

El pepero Irredento 14 octubre 2008 - 17:02

Fernando, partes de un error fundamental, que es considerar que este problema está generado por unos pocos malos gestores con nombres y apellidos y que al ser castigados ellos se purgará de algún modo el pecado y que mientras el pecado no sea redimido no se producirá la catarsis de la salvación colectiva.

Esto no es así por desgracia,porque dudo mucho que se haya incurrido en delito alguno. Seguramente la regulación en Estados Unidos ha sido claramente insuficiente para prevenir el problema, lo que significa que el sistema capitalista más “liberal” crea monstruos que luego no puede digerir.

Esto por un lado y por el otro decirte que no es práctico buscar culpables en este momento. Te vuelvo a insistir en el aspecto vital de la practicidad porque cuando la situación es desesperada se impone la acción prioritariamente. Es verdad, este plan no es perfecto… pero ni falta que hace. Lo importante es que sea efectivo, como se está claramente demostrando que lo es, solo hay que ver como hoy vuelven a subir con fuerza las bolsas mundiales.

Después cuando la tormenta haya amainado, es tiempo de plantearnos las causas del problema y entonces los economistas podréis disfrutar en grande proponiendo a posteriori todo tipo de teorías que explican el problema que fuisteis incapaces de ver a priori.

Fernando Peral 14 octubre 2008 - 18:04

Estimado pepero irredento:

Veo que no disentimos en todo, lo cual siempre resultaalentador. Coincido contigo en que el problema no se ha generado por que hubiera sinvergüenzas y aprovechados, que siempre los ha habido. Hay un problema de orden moral: que se les haya dado carta blanca primero, y luego que se les exima de responsabilidad a costa de los contribuyentes.

También estamos de acuerdo en que la acción concertada de ayer y la garantía de los depósitos bancarios la semana pasada eran indispensables para evitar un hundimiento de la bolsa y del sistema financiero. Para salvarse del naufragio hay que disponer rápidamente de un salvavidas.

En lo que no coincidimos es en la valoración de la intervención tal y como se plantea en el plan: salvar a los bancos que han operado equivocadamente sin garantizar que se van a examinar todos los casos en busca de actuaciones indebidas o fraudulentas.
A escala mundial, se han producido fallos en cadena por diversos actores: la Reserva Federal estadounidense ha fallado en su misión de control de la inflación y de supervisión de los bancos a los que ha concedido licencias de explotación; los administradores de esos bancos han jugado a la especulación salvaje aprovechando un momento de exceso de liquidez; la mayoría de los bancos centrales, que omitió imponer medidas de garantía para limitar la especulación con instrumentos financieros de composición desconocida; las autoridades de las bolsas, que no impusieron normas de transparencia para evitar la dilución de activos de alto riesgo en instrumentos financieros tradicionalmente seguros; los gestores de los bancos, que vendieron esos instrumentos y se dieron a la rapiña “mientras dure” y luego se marcharon con escandalosas indemnizaciones millonarias dejando a sus instituciones en quiebra.

No digo que la inyección tuviera que ir precedida de las actuaciones legales que propugno. Lo que sí se pudo hacer es anunciar que ése iba a ser el proceso que se iba a seguir a partir de la inyección: que cada actor asumiera sus responsabilidades, porque el “pagano” es el contribuyente.

La situación de España presenta características peculiares: al imponer mayores provisiones de fondos que respaldaran los instrumentos financieros de carácter especulativo, el Banco de España actuó de manera impecable, a diferencia de los demás bancos centrales. Pero fueron muchos los bancos y cajas españoles que se empeñaron hasta las cejas en la especulación del suelo y en la concesión indiscriminada de créditos al consumo, cubriéndose con tipos de interés variables ligados al euribor y sin tener en cuenta la evolución de la solvencia de sus clientes; y, también en este caso, la situación no es más grave por que el Banco de España impuso reglas más estrictas que el resto de los bancos centrales. Se ha echado en falta una normativa como la suiza, que impide a los bancos conceder créditos que supongan para sus clientes pagos superiores al 30 por ciento de sus ingresos habituales – con la evolución de los tipos de interés, muchas familias españolas arrastran pagos que suponen más que sus ingresos.

Pero me cuesta mucho aceptar que los gestores que nos metieron en esta catástrofe sean los más idóneos para sacarnos de ella.

Esta misma inyección, con un plan de actuación destinado a exigir responsabilidades y a actuar de manera eficaz en los mercados financieros, y una total transparencia en la toma de decisiones destinadas a ayudar al saneamiento del sector financiero español – que será una de las claves para salir de la recesión – sería un paso de gigante en la recuperación de la confianza en la economía española.

Pero sólo sería el primer paso en la dirección adecuada, porque la recesión ya está aquí y la vamos a padecer en toda su crudeza. El año que viene seremos más pobres, como el resto del mundo, pero de lo que se trata es de estar mejor preparados que hoy para aprovechar las oportunidades que permitirán reactivar nuestra economía.

amarchante 14 octubre 2008 - 23:10

Gracias María.

JsMalo 15 octubre 2008 - 04:58

Alguien puede decir con certeza qué entidades financieras tienen problemas en España.

Cuando cualquier persona se enfrenta a un problema determinado, primero debe conocer el problema. Si no conocemos el alcance de la crisis de liquidez-solvencia, cómo vamos a tomar las decisiones correctas. Me gustaría saber si alguien puede aportar datos- más allá de conjeturas- sobre cuáles son esas entidades financieras que estan afectadas por la mala gestión , etc.. que tanto se habla.

JsMalo 15 octubre 2008 - 05:11

Sólo cuando se conozca cuál es la situación de cada una de las entidades financieras, se podrán empezar a tomar medidas para paliar las consecuencias negativas en la economía.

Entonces será el momento de considerar si una caja determinada o un banco determinado ha cometido errores que puedan ser considerados como malas prácticas o gestión deficiente y así, se podrán tomar medidas para el futuro.

Roberto Centeno 15 octubre 2008 - 13:17

50.000 MILLONES
PARA SALVAR EL HUNDIMIENTO DEL SISTEMA FINANCIERO
Esta semana, Sras. y Sres. oyentes no podemos hablar de disparate, tenemos que hablar
de lo que podría ser un expolio sin precedentes a España y a los españoles. Cuando el
paro crece exponencialmente, cuando un 60% de familias no llega ya a fin de mes,
cuando cuatro de cada diez parados no cobra ya ningún tipo de prestación, cuando
cuatro millones de jubilados vive al borde de la supervivencia, D. José Luis Rodríguez
Zapatero se reúne con los seis banqueros más poderosos del país, y sin consultarlo
con nadie, de la manera más antidemocrática que cabe imaginar, compromete al
Estado a comprar activos a bancos y cajas por valor del 5% del PIB. Además, le
pide a Rajoy que apruebe esta emboscada sin peros ni condiciones, es decir, ¡como un
sátrapa oriental a sus súbditos!
Por si no se han percatado, se trata de una cifra gigantesca, que supera en dimensión
relativa al plan de rescate de EEUU que es diez veces superior, pero cuya economía
es 11 veces mayor que la de España. Un plan, el norteamericano, que ha necesitado
una preparación exhaustiva por parte del tesoro y la reserva federal, el acuerdo de los
dos grandes partidos, la aprobación por el Senado y la Cámara de Representantes, y una
garantía absoluta de control y transparencia. Mientras que aquí Zapatero se ha fumado
un puro con el vicepresidente económico, con el Banco de España, con la oposición,
con el Parlamento, y lo ha decidido en dos horas con los banqueros más importantes del
país, y luego ha mentido a los ciudadanos sobre el destino de tan enorme cifra.
En efecto, ese dinero no es como falsamente afirma Zapatero, para las familias y
para las PYMES, si esa fuera su intención, el camino habría sido la bajada de
impuestos para las familias, en lugar de subírselos brutalmente, que es lo que están
haciendo todas las Administraciones Públicas, y el realizar préstamos vía ICO (Instituto
de Crédito Oficial) a para las PYMES, cuyos tipos de interés son la mitad de los que
ofrece la banca. Ese dinero es en realidad para adquirir al sistema financiero
activos no ya tóxicos, sino que no valen la cifra que se les asigna en los balances, y
que proceden fundamentalmente de los reyes del ladrillo, a quienes bancos y cajas,
han prestado irresponsablemente ingentes cantidades de dinero que no pueden devolver,
por lo que se ven obligados a aceptar activos sobrevalorados en dación de pago, en lugar
de declararlos morosos, porque ello pondría en peligro la solvencia del banco o caja, e
incluso su supervivencia.
Es decir, bancos y cajas tienen activos procedentes del ladrillo, que no valen ni de lejos
el valor contabilizado, y estos tíos consiguen que Zapatero salga en su ayuda a costa de
arruinar aún más a España y a los españoles, para salvarles a ellos, a los reyes del
ladrillo que están en crisis pero forrados, y a las cajas, particularmente, de las
comunidades gobernadas por socialistas, en lugar de privatizarlas y fusionarlas con las
entidades sanas, lo que evitaría gastar en ellas dinero público. Y el dinero así recibido
será empleado esencialmente, en repagar parte de su inmensa deuda, más de
900.000 millones de euros, de los que 95.000 vencen en 2009, mientras que a las
PYMES y a las familias no les llegaran ni las migajas.
2
Si esto se consuma, jamás en la historia de España se habrá perpetrado un expolio de
semejantes dimensiones a la clase media y a la clase trabajadora, para arreglar los
problemas de unos pocos, sin garantía alguna de transparencia, ¿se ha publicado o
explicado acaso a quienes ha concedido el ICO más de 10.000 millones de euros
que en lugar de a las PYMES? Si Zapatero hubiera querido transparencia, habría
pactado el plan con Rajoy en la reunión prevista entre ambos, y lo habrían anunciado
conjuntamente, pero nada más lejos, Zapatero le ha ninguneado y despreciado al líder
de la oposición como si fuera el tonto del pueblo. Por ello Rajoy, aparte de considerar
inaceptable el procedimiento, y hacer pública su protesta, debe exigir con toda firmeza
para apoyar el plan, el saber a quién se compran los activos, cómo y quién los
valora, y muy particularmente cómo se trasladará el dinero recibido a familias y a
PYMES.
Y en esta línea es evidente que lo primero es retirar y rehacer los presupuestos, porque
no se puede disponer del 5% del PIB de España para ayudar a unos pocos, y a la vez
presentar una propuesta de gastos que son de la desigualdad y de la miseria para los
ministerios y los organismos del estado español, que ven drásticamente recortadas sus
asignaciones, mientras las CCAA continúan con el despilfarro sin límites, y entre tanto
crece más aún el intolerable abismo de injusticia para los funcionarios del estado
español, que no solo no se acercarán a los autonómicos, es que además, perderán más
renta real todavía, y si hablamos de medios materiales, ya no hay dinero para nada,
mientras a los separatistas les sale el dinero por las orejas . Y entretanto la economía
real sigue su caída en picado (1), arrastrada por el paro masivo y el descenso brutal del
poder de compra de las familias, y todo ello ante la pasividad más absoluta de unos
sindicalistas vendidos al poder y traidores a quienes dicen representar. Que Dios nos
coja confesados.

Fran 15 octubre 2008 - 14:13

La perra que ha cogido la señora Diciamolo-Marzia con R. Centeno!(por cierto, a saber quién es este señor).¡Lo pone en todos los post a falta de criterio propio para demostrar quién sabe qué!. ¿Pero mujer, es que a ti no te duele ya la cabeza de tanto esfuerzo intelectual?.

toma ignorante 17 octubre 2008 - 15:07

Roberto Centeno González

Doctor Ingeniero de Minas por la Universidad Politécnica de Madrid
Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid

Catedrático de Economía en la Escuela de Ingenieros de Minas de la UPM

DIVULGACIÓN ECONÓMICA

Colaborador habitual de “El Mundo” y “Expansión”.

Contertulio de César Vidal en “La Linterna de la Economía”

Colaborador habitual de “Intereconomía televisión”

TRAYECTORIA PROFESIONAL

(2001- actualidad) Presidente de ENEROIL

(1997-2000) Presidente de ERG Petróleos.

(1991-1997) Presidente de Saras Energía.

(1977-1991) Consejero-Delegado de CAMPSA

(1971-1977) Consejero-Delegado de ENAGAS.

(1969-1971) Director General de BUTANO SA

PUBLICACIONES

Economía del petróleo y del gas natural (1973)

El petróleo y la crisis mundial (1984)

Economía para ingenieros (1993)

Fran 9 diciembre 2008 - 09:33

Para ignorante tú, si no sabes de que logia mediática conspiranoica proviene dicho individuo, pero claro si no conoces la España contemporánea absolutamente nada como demuestras constantemente con tus comentarios desinformados, ¿qué vas a saber tu de logias mediáticas en España y de los fines que persiguen para los cuales según ellos está permitido todo, hasta el insulto y la mentira más flagrante?. Harías mucho mejor en preocuparte por tu Italia natal que está muy muy necesitada…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar