30
Oct

Este es el título de la nota de prensa del INE de esta mañana: el Indice de Precios de Precios de Consumo Armonizado adelantado nos avanza que, si no hay cambios hasta que el IPCA general sea calculado (12 de noviembre), una reducción en el crecimiento de los precios, lo que significa una disminución de un punto en su tasa anual, ya que en el mes de septiembre esta variación fue del 4,6%. Entiendo que la bajada del precio del petroleo, que se situa en torno al los 74$, ha sido la principal causante de esta reducción en el IPCA adelantado.


A pesar de la subida de los precios de los meses anteriores, originadas principalmente por el aumento del precio del petroleo y de las materias primas, el objetivo de inflacion del Banco Central Europeo (BCE) se mantiene en el 2% para los países de la zona euro.

Hasta aquí, sin entrar demasiado en la valoración más profunda del dato, todo es más o menos adecuado, sin embargo, al intentar contrastar esta noticia en diversos medios de comunicacion me he encontrado con frases de este estilo: “Así, en octubre los precios han bajado por tercer mes consecutivo y se han situado en el nivel de hace un año, después de que la tasa interanual de inflación se redujese cuatro décimas en agosto y tres décimas en septiembre, mes en el que se situó en el 4,6%.” (El País). Quiza es el momento de distinguir dos conceptos que se confunden habitualmente: la tasa de inflación mide el porcentaje de crecimiento de los precios durante un periodo determinado. Que el IPCA sea menor que en meses anteriores no significa que los precios hayan bajado, si no que han subido menos. Tendríamos que tener tasas de inflación negativas (deflación) para que los precios bajasen y experimentar un proceso de caída de los precios puede ser mucho peor que la situación que estamos viviendo en la actualidad.

Un proceso de deflación (bajada generalizada de los precios) se produce esencialmente por una caída de la demanda agregada del país y normalmente se convierte en un círculo vicioso muy complicado de controlar, donde todo el mundo quiere retener su dinero. Sin embargo, los procesos inflacionistas, mientras sean controlados y moderados, no deberían causar graves problemas a las economias domésticas…

Que la inflación suba poco es bueno para todos, pero que bajen los precios me temo que no tanto….

Comentarios

Marc Arza 31 octubre 2008 - 12:30

Con la cantidad enorme de valor que se ha perdido via depreciación de activos bursátiles e inmobiliarios, y teniendo en cuenta la masiva inyección de dinero nuevo que se ha hecho desde el sector público, no creo que la deflación sea un problema. Al contrario, más bien es posible que la inflación repunte con fuerza.

Marc Arza
http://www.twitter.com/markarza

Alfonso Pickman 31 octubre 2008 - 14:25

El miedo escénico a la deflación es invevitable pues todos perdemos. No obstante, a ver si nos ayuda de una vez por todas, a valorar la necesaria mejora en competitividad y en inversión en i+D

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar