17
Oct

Dos semanas que estremecieron al mundo

Escrito el 17 octubre 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Uncategorized

Dos semanas en las que se estuvo al borde del colapso en los mercados financieros internacionales. Dos semanas en las que se produjo un movimiento coordinado de política económica sin parangón en las últimas décadas. Dos semanas que terminan con la participación del sector público en el capital de algunos de los principales bancos mundiales (incluido EEUU), es decir, con la nacionalización temporal de parte del sistema financiero internacional. Dos semanas en las que por fin parece haber un consenso elevado sobre la necesidad de reformar una arquitectura financiera internacional anquilosada. Demasiadas cosas para discutir y analizar. Y otras sorprendentes. Por ejemplo, algo que leí esta semana: el 79% de la población americana piensa que el gobierno puede resolver sus problemas.


Las principales ideas, señales, que extraigo del ruido de los últimos tiempos son las siguientes:

1) Durante algunos días, el sistema financiero internacional no funcionó, con el consiguiente riesgo de paralización económica. La desconfianza extrema y la subsiguiente preferencia por la liquidez hicieron que prácticamente todos los circuitos de financiación mayoristas estuviesen cerrados. El ejemplo más claro lo constituyó el mercado de papel comercial, a través del que se financian a corto plazo las empresas americanas. El cierre de este mercado puso en peligro la supervivencia de muchas firmas americanas, lo que obligará a que la FED compre directamente este tipo de títulos por primera vez desde la Gran Depresión. Era necesario un “electroshock” para recuperar el flujo sanguíneo de la economía.

2) Las autoridades económicas han actuado correctamente y sus medidas irán recuperando la confianza en los mercados financieros y, por tanto, la liquidez. Por un lado se han bajado de manera coordinada los tipos de interés (50 puntos básicos), aprovechando el respiro concedido por el precio del petróleo. Además, se está concediendo más liquidez y a plazos más largos, aceptando garantías de menor calidad. En los próximos meses se seguirán bajando los tipos de interés, en la UEM podrían alcanzar el 2,5% en el primer trimestre de 2009. Como además, las elevadísimas primas de riesgo se deben ir reduciendo, vamos a ver a los euribor bajando rápidamente.

Pero casi más importantes han sido los rescates al sector financiero por valor total de 2,5 billones de euros que en todos los casos tienen tres partes: dinero para avalar nuevas emisiones de los bancos, compra de activos de las entidades financieras e inyecciones de capital en caso necesario. La valoración de los planes de rescate sólo puede ser positiva: reduce el riesgo de colapso bancario, permitirá la apertura gradual del interbancario, facilitará que empiecen a efectuarse emisiones a medio y largo plazo y que no se cierren aún más los canales de crédito al sector privado. Por tanto, debe servir para cerrar la primera etapa de la crisis que se inició en verano pasado. Nunca es tarde si la dicha es buena.

3) Restañar las heridas del tejido financiero no impedirá los efectos negativos de lo ocurrido en los últimos catorce meses sobre el crédito y, por tanto, el crecimiento. Hasta finales de 2009 veremos un estancamiento o recesión (se lo dejo a su elección) de prácticamente todas las economías OCDE. Ahora se estarían poniendo las bases de la recuperación en 2010, pero no se podrá evitar el ajuste del ciclo de actividad a corto plazo.

4) Vamos a empezar a oír hablar de deflación rápidamente. Con el precio del petróleo en la zona de 70 dólares (150 dólares en verano) y con previsiones de 50 dólares para 2009 (los mismos que hablaban de 200 dólares hace unos meses), más los efectos positivos sobre la inflación del enfriamiento económico, la preocupación cambiará de bando.

5) Los paquetes de rescate provocarán un importante aumento de la deuda pública a corto plazo, esto podría incrementar las rentabilidades de los bonos, aunque los países con niveles más bajos de deuda pública en porcentaje del PIB (como España con un 37%) se deberían ver menos penalizados. De todas formas, estamos hablando de avales, compra de activos de buena calidad (al menos en España), etc, es decir, bien gestionados estos planes de rescate del sector financiero podrían no costar nada a los contribuyentes. Incluso el coste de las inyecciones de capital puede ser mínimo si se gestionan bien los bancos intervenidos.

6) Si se recupera el funcionamiento de los mercados financieros, la siguiente clave que determinará la duración e intensidad del ajuste, así como el punto de inflexión del ciclo, será el comportamiento del mercado de la vivienda en países como EEUU, Gran Bretaña y España. Es necesario un fuerte ajuste de la actividad y de los precios, para eliminar el “stock” de viviendas sobrantes y para hacer que la accesibilidad mejore y vaya aflorando la demanda que en estos momentos se ha visto expulsada por los elevadísimos precios.

Por último, me gustaría unirme a las felicitaciones por el premio Nobel de Economía concedido a Paul Krugman. Un economista completo, gran académico y divulgador. Pertenece a ese gremio cada vez más escaso de los economistas que saben descomponer los grandes problemas económicos en sencillas ideas y con una prosa exquisita las transmiten de forma brillante al gran público. Animo a todos a leer sus libros y artículos en New York Times.

Comentarios

Andrés Aspe 17 octubre 2008 - 14:59

Dices que hasta finales de 2009 veremos un estancamiento o recesión. Y me pregunto porque no una depresión. Me puede aclarar qué es una depresión. ¿Existe alguna definición? Gracias por cntestar.

Jaime Nubiola 17 octubre 2008 - 15:53

Por lo que dices, si es necesario un fuerte ajuste de los precios de las casas…… quiere decir que las casas están sobrevaloradas tanto las vendidas como el millón que está por vender y si las casas están sobrevaloradas las hipotecas que las soportan también. Si las hipotecas están sobrevalorados están dañados y no pocos los activos del sistema banacario y pregunto ¿La banca tiene un problema de liquidez o de solvencia?

María 17 octubre 2008 - 19:25

Realmente las casas no están sobrevaloradas, pues no existe un precio para las casas, si no que existe una correlación entre los salarios, los tipos de interes y la oferta y la demanda.

ASí pues, si los tipos tienden a la baja, esa correlación baja, y según actue la oferta y la demanda se llegará al ajuste. Las casas no tienen un precio objetivo en estrictu sensu, pues dependen de su lugar de ubicación y de lo que está dispuesto a pagar el comprador, etc. Jamás, por tanto se puede decir que una casa es cara o barata, a lo sumo tendrá o no comprador a ese precio.

Por lo anterior, como estamos en fase bajista, y el sentimiento es negativo, el poder lo tiene la demanda, el comprador, y este ha decidido no comprar hasta un determinado precio, el cual sabremos cuando compren.

Eso sí, si la admón decide alquilar la casa al que debe vender, igual este ya no vende, y el precio no cae a es nivel subjetivo del comprador, con lo que no tendremos reactivación, pues los vendedores obtendrán una renta mientras pasa el temporal, y pensarán: No voy a malvender ahora cuando puedo vender despues un 30% más caro, y mientras le estoy sacando un 5% de interes via arrendamiento.

Es posible que si el gobierno interviene intentando salvar a vendedores e inquilinos fastidie la recuperación…pero puede que si no interviene los vendedores e inquilinos le acusen de inacción, así como otros que no saben que esa acción les perjudica.

Al final el mercado siempre triunfa.

Marcus V Pinto H Santos 18 octubre 2008 - 12:07

A este artigo añadiria el comportamento de las Bolsas de las principales economías mundiales en las dos últimas semanas, que nos pueden servir como termómetro de la instabilidad / enfermedad que estamos viviendo.

Y con respecto a este tema, creo que deberíamos reflexionar sobre como se han comportado las empresas no financieras:

Las bajadas en el valor de la acción (en + de 20% en algunos casos)de grandes compañias no financieras es una señal mucho más fuerte del Mercado, que interpreta que los ingresos y beneficios proyectados en los próximos años, son mucho menores que los anteriormente previstos.

En este caso, al que pese el incremento de impagados que se avecina, lo que esperan los especialistas es una desaceleracción del consumo. Diferente de un impagado, uan venta perdida es irrecuperable en el tiempo.

ECO 18 octubre 2008 - 12:31

Crisis Financiera, el precio a pagar por defender la cultura del todo vale.

Lo mas interesante de todo lo que esta ocurriendo hasta ahora con la denominada crisis financiera o crediticia , la cual esta afectando ya de forma importante y global a la economía, es que tanto expertos como políticos y gobernantes la achacan a problemas estructurales , a falta de adecuada regulación pero no exigen responsabilidades con nombres y apellidos.

Se creo un sistema , una red que permitía mover con facilidad y hasta hace poco también con seguridad enormes cantidades de dinero para invertirlas de forma especulativa y poder así obtener beneficios a muy corto plazo, asumiéndose elevados riesgos, fracasando en estos momentos muchas de las inversiones realizadas originando que surjan enormes deudas en entidades financieras y bancarias. Siendo el sistema, en algunos casos, utilizado para robar de forma descarada y a la vez muy sutil el dinero de los depositarios. Ante esta situación la mayoría de aquellos que en estos momentos gobiernan los países afectados han optado para solucionar la crisis por aportar fondos públicos para hacer frente a las deudas que surjan , considerando que es necesario hacer una reforma del sistema financiero, pero no han emprendido ninguna medida judicial ni policial contra los responsables de los entes bancarios.

Uno de los ejemplos mas claros lo tenemos con el desplome de la banca de Islandia lo que obligo al Gobierno de ese país a intervenir y nacionalizar sus tres bancos . Los tres bancos islandeses llegaron a tener depósitos, la gran mayoría pertenecientes a clientes extranjeros, por un valor similar a 10 veces el PIB de Islandia , el banco islandés Landsbanki recogía dinero de depositarios en Inglaterra y lo invertía en diferentes lugares del mundo asumiendo elevados riesgos , dichas inversiones fracasaron en un porcentaje tan elevado que el banco se puede decir que perdió los fondos depositados por sus clientes , teniendo el Gobierno del Reino Unido que prestarle dinero publico , dinero de todos los ciudadanos de ese país, para que pudiera pagar a los acreedores británicos, congelando todos los activos del banco y proponiendo hacer lo mismo con los bienes de todas las empresas de Islandia que operan en su territorio ante la negativa del Gobierno de ese país a hacerse cargo de las deudas del banco. Pero lo mas curioso de lo ocurrido con el Landsbanki en Inglaterra es que el Gobierno del Reino Unido exige responsabilidades al Gobierno de Islandia pero en ningún momento, por ahora, han hablado de exigir responsables a los ejecutivos del banco, no han emprendido ninguna acción legal o de otro tipo contra las personas que decidieron llevar adelante unas políticas que originaron la perdida , intencionada o no , de los depósitos.

Por lo tanto, según mi modesta opinión , la pregunta del año es si se sabia o no que el Sistema Financiero era una casino carente de seguridad jurídica, cuyo complicado funcionamiento era desconocido por la gran mayoría de los ciudadanos que sin saberlo se jugaban también su dinero en el , y por lo tanto ahora los Gobiernos sienten la obligación de asumir las perdías que se hayan producido con dinero publico, de todos los contribuyentes, sin exigir ningún tipo de responsabilidad a aquellos que han tomado las decisiones o por el contrario se creía que existía seguridad jurídica y los Gobiernos son incapaces de exigir las responsabilidades pertinentes a pesar de conocer que se actuó con mala fe asumiendo riesgos excesivos.

El presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, ha dicho recientemente que las “hipotecas subprime” no son la causa de la crisis sino que solo la activaron, y parece acertado, la activaron sacando a la luz , dando a conocer lo que estaba ocurriendo, dando a conocer las políticas que regían algunos bancos, que tipo de inversiones realizaban, y las perdidas que tenían. Por lo tanto achacar la crisis a la política de la Administración Bush, como algunos dirigentes políticos están haciendo, entre los que se encuentra el presidente del Gobierno Español , Rodríguez Zapatero, no es mas que una acción de táctica política, oportunista, completamente injustificada, pues el actual presidente de los Estados Unidos , George Bush, ha tenido que hacer frente a los problemas causados por 8 años de Administración del Partido Demócrata durante los cuales el Gobierno de los Estados Unidos cometió numerosos errores , actuó con debilidad, descuido la seguridad nacional y permito la corrupción originando todo lo que posteriormente se ha ido conociendo.

Personalmente pienso que todo lo ocurrido con el Sistema Financiero no es debido a problemas estructurales ni a falta de regulación o de órganos de control gubernamentales, de poco sirve que existan controles si las personas que los deben de aplicar no lo hacen, sino que ha sido causado por un cambio en los valores y principios dominantes en la sociedad de nuestra época , cambio causado por una excesiva tolerancia y permisividad hacia “la cultura del todo vale”, la cual surgió con fuerza durante la década de los 90 anulando la protección jurídica del Estado hasta hacer que la seguridad jurídica fuera mínima. En España esta cultura del todo vale es de sobra conocida afectando a los ciudadanos en sus transacciones y relaciones diarias, se permitía que numerosas compañías robaran descaradamente en sus facturas, como es el caso de telefónica, se adelantaba dinero por la compra de productos que nunca se recibían o estos se recibían defectuosos sin que los afectados pudieran hacer nada, lo mismo ocurría con la prestación de numerosos servicios.
La cultura del todo vale hizo que estafas y comportamientos corruptos se hicieron algo habitual, la protección jurídica del Estado y su supervisión y control se debilito llegando a ser completamente ineficaz, aquellos que debían de ejercer la protección jurídica la gran mayoría de las veces eran complacientes con los estafadores y corruptos.

Evidentemente llego un momento que la cultura del todo vale también se traslado al Sistema Financiero debilitando sus defensas, anulando los controles que existían en el mismo, haciendo ineficaz toda la regulación que habían establecido, que no era poca, si tu practicas la cultura del todo vale no puedes exigir que los demás no lo hagan y de esta forma se genero un efecto bola de nieve que acabo por destruir , según parece , el actual Sistema Financiero.

Por lo tanto pienso que la primera lección que se debería extraer de la denominada crisis financiera es que nadie en este mundo interrelacionado e interdependiente es autosuficiente, ni particular ni ente económico, todos por muy fuertes que seamos económicamente hablando podemos necesitar la defensa , la protección del Estado, jurídica o de otro tipo. Aquellos que jugaban en el libre mercado, muchos de los cuales eran partidarios de la cultura del todo vale, de la cultura de que cada uno que aguante su vela , solicitaron y solicitan ahora ayuda del Estado para que este intervenga garantizando los depósitos, impidiendo caídas bruscas del la bolsa e inyectando fondos públicos para que numerosos entes financieros no caigan arrastrando a empresas y particulares.

Ser partidarios y permisivos con culturas como la del todo vale o el mundo funciona así, el pez grande se come al pequeño, son muy peligrosas pues degeneran creando un efecto bola de nieve originando cosas como la actual situación del sistema financiero. Por lo tanto soy de la opinión de que aquí en España el actual Gobierno debería potenciar el dialogo y el debate entre todas las fuerzas políticas y agentes sociales para intentar lograr que la seguridad jurídica pueda ser máxima y la cultura del todo vale quede reducida al mínimo, de tal forma que todos los ciudadanos tengan defendidos y garantizados sus derechos por el Estado en todo tipo de actividad o relación, laboral, bancaria o puramente social.

María 18 octubre 2008 - 13:17

Bueno, en España tenemos a las Cajas de Ahorro, que están fuera de control, pues actuan por criterios politicos muchas veces, en vez de economicos, y ningún partido las ha eliminado, y son, con creces, la Espada de Damocles del sistema financiero español.

?Realmente se creará una comisión, a nivel europeo, que sea capaz de regular adecuadamente el sistema financiero europeo, dejando al margen a los politicos, y limitando las actuaciones de algunos bancos de inversión, que hacen autenticas tropelias con el dinero de sus impositores?

Yo espero que sí, pues para eso son las crisis, para ver los fallos y corregirlos.

Javier Sanchez 18 octubre 2008 - 20:39

Creo que nos centramos mucho en los culpables y creo que es correcto y estoy a favor de la mayor parte de lo enunciado hasta ahora.

Sin embargo a mi me sigue preocupando si antes de tomar las medidas se ha hecho realmente un calculo de los impactos de esas medidas y el efecto real no en el primer momento sino a medio plazo.

Suponiendo que ningun pais genera mas dinero y el dinero que hay en el mercado es el que habia antes de los planes de rescate.

Entonces, el dinero que van a obtener los estados, en contra partida con su deuda publica, sera capital que sale de los bancos o empresas existentes en busca de una inversion mas segura o mas rentable, no?

Quien asegura bajo ese supuesto, que este no sea un bucle en el que cuanta mas deuda saquen los estados mas tengan estos que financiar a los bancos, o mas empresas se queden sin fondos paralizando mas el sistema de generacion de riqueza?

Quizas sea falta de conocimiento del mercado financiero y lo anteriormente expuesto sea incorrecto en cuyo caso agradeceria vuestra expliacion. Sin embargo la forma mas clara que se me ocurre de resolver esa problematica es hacer lo que ya se hizo alguna vez anteriormente facilitar el blanqueo del dinero para que este introduzca la liquidez que falta en el sistema.

Aun en ese ultimo caso tambien tengo otra pregunta. Que le ocurriria a la inflacion con la entrada de ese capital?. Si realmente no estaba controlado por el sistema financiero, no seria como la creacion de mas moneda por los bancos centrales?.

Bueno ya me direis.

José Manuel Fernández 18 octubre 2008 - 20:42

Después del crac global que vivimos el viernes, con una caída del IBEX 35 de un 9,62% y un 21,2% en el cómputo total de la semana,vino la tan esperada reunión de los líderes europeos, que parece ha transmitido confianza al sistema, reflejándose en una subida en el IBEX 35 del 7,32%en esta semana(de 8997 puntos a 9655,20). Aún así, los mercados actualmente tienen una clara tendencia bajista más que evidente, donde la confianza cuesta mucho ganarla y se pierde rápidamente.

Los bancos presentan un problema importante de liquidez, el cual se va agravar más, a medida que vaya aumentando la morosidad,pudiendo alcanzar niveles entorno al 7-8%. Por lo que me cuesta creer, que la liquidez que se está inyectando a los bancos tenga su contrapartida en las empresas y ciudadanos de a pie. El que las empresas no puedan endeudarse, va a llevarlas a desestimar sus previsiones de crecimiento o o sencillamente que no puedan realizar los pagos que se les presentan a corto plazo, obligándolas a replantear sus estructuras, con un consecuente aumento del desempleo, impagos y más quiebras.

Asegurar los préstamos en el interbancario, va a permitir que las entidades se presten entre sí con un menor miedo, lo que va a provocar la bajada del euribor. ¿Pero cómo podemos hacer que los bancos confíen en prestar el dinero a empresas y particulares para que realmente se reactive la economía?. Si prestan no tienen liquidez suficiente y si no prestan, no harán más que retrasar el problema.

En mi opinión, si no se puede llegar a conseguir ésto en el corto plazo, porque entiendo que a largo plazo tendrá que desbloquearse esta situación, continuará la caída en cadana de más entidades (financieras y no financieras)y viviremos más días como el 10 de octubre.

Juan Alberto Martin 19 octubre 2008 - 00:00

NEW DEAL 2.0

Cabe preguntarse: ¿ha pasado ya lo peor?
En otras palabras, ¿es el crack del 10-O el fondo de la crisis? La bolsa ha descontando una dura recesion. Pero la volatilidad de los mercados, nunca jamas conocida, invoca al fantasma de 1929.

Es cuestión de tiempo. El tiempo que tarden los bancos en sanearse y bombear dinero a los hogares y empresas. A corto plazo viviremos cierres, fusiones, reestructuraciones y paro.
Quedarán menos actores y los que resistan serán mas poderosos (GM y Chrysler ya preparan la boda). A medio plazo, caeran gigantes, no solo bancarios, sino tambien industriales.

De momento la bolsa sigue dando sustos hasta las elecciones presidenciales.
Solo despues empezaremos a vislumbrar si caemos en el abismo o el capitalismo resurge de sus cenizas.

El Estado se verá obligado a intervenir al mas puro estilo keynesiano. El nuevo presidente norteamricano deberia estar ya trabajando en el New Deal 2.0

Sin empleo no hay consumo, sin consumo no hay produccion y sin produccion no hay empleo.

Aun estamos en la primera fase: bajar el precio del petroleo a niveles de 2004 (por debajo de 50 dolares/barril). Esto tendra un impacto positivo en la inflacion.
En teoria, si se contrae la inflacion, se podran bajar los tipos de interes. Pero ahora, pese a bajar los tipos, los bancos no prestan dinero. El Estado tendra que asumir ese riesgo de prestar a empresas y hogares, o bien presionar al sector privado para que preste, o incrementar el gasto público para generar empleo.
Crecer via exportaciones, como en la decada de los 30 es dificil. Entonces Europa necesitaba armamento. Ahora el problema es mundial: nadie compra nada. ¿se devaluará de nuevo el dolar? ¿se forzará a china para que aprecie el yuan?

Concepto Global 19 octubre 2008 - 13:29

Creo que en un clima de recesión mundial y falta de crédito nos deberiamos preocupar no tanto en el “new deal” sino en como vamos a superar la crisis en España porque sino, dentro de 2-3 años el mundo empezará a recuperarse y nosotros entraremos en un estancamiento letal para el empleo y la deuda pública. Hasta podrían expulsarnos del euro.

Juan Manuel Delgado 19 octubre 2008 - 18:22

>> el 79% de la población americana piensa que el gobierno puede resolver sus problemas.<<

Me gustaría enfocarme en esta frase, que el autor califica de “sorprendente”. Me parece que tiene una profunda, aunque velada relación con el “todo vale” de Marcus V Pinto. No sé si en USA, aunque infiero que también, pero en España hace tiempo que dejamos atrás, al menos en los niveles más populares la supremacía del principio de mérito.

Ahora lo que se lleva es trabajar lo justo, cobrar en B, eludir las responsabilidades y acordarse del Estado sólo cuando truena. Por eso no es de extrañar que un alto porcentaje de ciudadanos supuestamente capitalistas en las “maduras” apelen a Papá Estado cuando vienen las duras.

Y Papá Estado, en la figura del partido gobernante, ya sea uno u otro, en España o en USA, no va a permitir que a sus votantes les vaya mal, sin por lo menos quemar el último cartucho. Y eso les dará una baza en las próximas elecciones. Eso y la falta de memoria de la gente, a la que le sigue valiendo el viejo principio latino, Pan y Circo. O el más castizo y patriota, Pan y Toros.

Mi conclusión es que hay que hacerlo muy mal para que un banco pierda dinero. Y aún así, una vez perdido y dada la posición estratégica que los bancos ocupan en el mercado mundial, no es tan grave como si te arruinas siendo un modesto fabricante de puertas o un transportista de áridos. Papá Estado se encargará de tí. Y de tus clientes. Y de sus votantes. Que lo mismo da.

Juan Manuel Delgado 19 octubre 2008 - 18:23

>> el 79% de la población americana piensa que el gobierno puede resolver sus problemas.<<

Me gustaría enfocarme en esta frase, que el autor califica de “sorprendente”. Me parece que tiene una profunda, aunque velada relación con el “todo vale” de Marcus V Pinto. No sé si en USA, aunque infiero que también, pero en España hace tiempo que dejamos atrás, al menos en los niveles más populares la supremacía del principio de mérito.

Ahora lo que se lleva es trabajar lo justo, cobrar en B, eludir las responsabilidades y acordarse del Estado sólo cuando truena. Por eso no es de extrañar que un alto porcentaje de ciudadanos supuestamente capitalistas en las “maduras” apelen a Papá Estado cuando vienen las duras.

Y Papá Estado, en la figura del partido gobernante, ya sea uno u otro, en España o en USA, no va a permitir que a sus votantes les vaya mal, sin por lo menos quemar el último cartucho. Y eso les dará una baza en las próximas elecciones. Eso y la falta de memoria de la gente, a la que le sigue valiendo el viejo principio latino, Pan y Circo. O el más castizo y patriota, Pan y Toros.

Mi conclusión es que hay que hacerlo muy mal para que un banco pierda dinero. Y aún así, una vez perdido y dada la posición estratégica que los bancos ocupan en el mercado mundial, no es tan grave como si te arruinas siendo un modesto fabricante de puertas o un transportista de áridos. Papá Estado se encargará de tí. Y de tus clientes. Y de sus votantes. Que lo mismo da.

Borja Gómez 19 octubre 2008 - 21:11

Mi aportación se centrará en dos puntos:

1. Lecciones aprendidas de la crisis

2. Panorama de la economía real después de los planes de rescate

En cuanto a las lecciones aprendidas, destacaría las siguientes:

• La supervisión y regulación actual se han demostrado ciertamente ineficientes. Normativas como Basilea que pretendían asegurar la solvencia, ha estimulado la innovación financiera hacia productos, cuya opacidad, facilitaba una falta de regulación

• Debe aumentar el nivel de independencia de las agencia de rating. Actualmente, sus ingresos dependen de las calificaciones que otorgan a los activos de sus propios clientes. Esta situación presenta claras analogías, a las que hace algún tiempo, obligó a las empresas de auditoria, separar sus servicios de auditoria, de los de consultoría.

• Se ha demostrado cómo los sistemas de compensación y retribución de los gestores han incentivado las rentabilidades a corto plazo, sin un adecuado gestión de riesgos

Profundizar en el panorama de la economía real es difícil debido al carácter excepcional de ésta, los pronósticos acerca de su evolución son ciertamente confusos. Sin embargo, considerando como dice Jose Ramón que la primera etapa de la crisis ha finalizado, me atrevo a presentar los siguientes puntos:

• El escenario más probable para Europa y EEUU para el 2009 es el de la recesión. Cómo dice Marcus en su aportación, los mercados de renta variable empiezan a descontar los malos resultados de las empresas financieras y no financieras en los próximos años. En cuanto a España, el ajuste del sector de la construcción provocará un gran impacto desacelerador

• Las economías emergentes asiáticas y latinoamericanas continuarán creciendo a tasas cercanas a las actuales porque su dependencia de occidente ha disminuido en la última decada (decoupling). El extraordinario desarrollo de China e India provocará que demanden materias primas y alimentos procedentes de los países emergentes de América Latina, resultando así beneficiados

Liudmila Ishchenko 19 octubre 2008 - 23:18

Lo que me llama la atención de esta crisis financiera es el siguiente paralelo:

– la caída del imperio ruso se produjo tras la previa proclamación de la perestroika y la glasnost como principales valores (“reconstrucción” y “transparencia” en ruso). La crisis americana ha venido precedida de una similar proclamación de valores. En este caso la democracia y el libre mercado. Se diría que ambos imperios tienen VIDAS PARALELAS.

¿Será cierto que esta crisis puede ser el primer escalón en la búsqueda de un nuevo modelo para la economía mundial?

Vincenzo Marot Scudiero 20 octubre 2008 - 13:30

De todo lo antes mencionado me preocupa un tema que no me queda del todo claro.

Ante este crash financiero, nos hemos dado cuenta que los mercados deben tener una normativa preestablecida, a fines de evitar, o por lo menos tratar de evitar situaciones de este tipo.

Vemos por ejemplo a Islandia sumida en una crisis de la que no saben como salir, que posiblemente se hubiese evitado, en su caso particular, si el estado hubiese regulado ciertas prácticas (como las hipotecas en divisa extranjera, habitual en este país) en vez de actuar a última hora como salvadores de la banca.

Creo que dentro de este marco de entropía financiera a la que se ha llegado, en el que los estados han tenido que participar como salvadores de la economía, tenemos que plantearnos si será posible que así y como se llegó a un acuerdo de atacar esta crisis de forma unilateral por todos los países, se podría establecer un acuerdo a nivel internacional para evitar que esto se repita en un futuro.

Existen medidas que creo que si se hubiesen tomado no se hubiese afectado al libre comercio. Yo soy partidario de una libertad en los mercados, pero a veces se confunde la libertad con el abuso de las reglas, y eso es lo que nos ha perjudicado.

Es difícil vaticinar lo que va a pasar, y creo que tomando una postura de “te lo dije” no se va a arreglar nada. Sabemos que han habido errores y abusos, sabemos también cuáles son las consecuencias de esos errores y esos abusos, así como también quiénes han cometido parte de estos abusos. Me gustaría que esta información que se ha obtenido en esta crisis se usara para tomar medidas reformatorias a futuro para evitar la vuelta de una situación de este tipo, y no se quede esto en un simple “uff, lo peor ya ha pasado”.

Leire Ituarte Perez 20 octubre 2008 - 16:17

Si acaso se da con la solución a este problema con las medidas tomadas por los diferentes países, habría que preguntarse hasta que punto existe una solución coerente a este problema a largo plazo.

A mi parecer, es dificil desvincularse de esa dependencia española y de muchos países a la fortaleza del ladrillo como inversión primordial en la economía.

Me gustaría saber qué piensa hacer España para desdoblarse de esa dependencia económica que tiene con el sector de la construcción y aumentar su competititividad a nivel mundial, si va a ser a través del método fácil y mediocre de la degreadación salarial o invirtiendo en otros mercados para la diversificación de la economía.

Más allá de haber dado con la solución, habría que plantear las lineas a seguir en un futuro inmediato, en cuanto tengamos el suspiro que se necesita con esta liquidez inyectada por los bancos, habrá que plantearse un nuevo sustento dentro de la economía, lejos de la burbuja de cemento en la que hemos estado inmersos estos últimos años.

No se si cabría plantear algún debate, sobre qué es lo que se debe hacer luego de que salgamos de esta crisis, porque veo que se busca acelerar el ciclo económico con las medidas que se están tomando más que buscar una solución a largo plazo a estos problemas.

José Luis Fraga 21 octubre 2008 - 10:30

La culpa de la actual crisis no puede atribuirse sólo a quienes asumieron riesgos desmesurados, sino también a las autoridades políticas y económicas –reguladores, supervisores…– y a aquellas otras entidades –agencias de calificación de riesgo, que no supieron detectar lo que se venía encima o, peor aún, optaron por mirar hacia otro lado.

Para ser eficaz, el diseño de ese nuevo orden debe llevar implícitas grandes dosis de autocrítica y ser fruto de un profundo examen de las causas que han originado el caos, sobrevenido tras un dilatado periodo de crecimiento y tipos de interés muy bajos. Ese escenario favoreció el endeudamiento masivo de empresas y ciudadanos y la penetración intensiva y desordenada de productos financieros estructurados cada vez más sofisticados.

El rediseño debe traer consigo una mejora de la regulación, transparencia y control de estos productos y de sus riesgos, pero también del conjunto del sistema. La UE ya apunta en esa dirección, con propuestas para obligar a la banca a conservar en cartera un porcentaje de instrumentos titulizados, elevar las exigencias de capital de las entidades –en línea con el modelo bancario español–, o limitar el volumen de créditos que se puede conceder. Es preciso, además, reforzar los mecanismos de supervisión y sanción de las entidades, a lo que ayudaría la creación de organismos de control transfronterizos, como sugiere Bruselas; establecer un nuevo modelo de control y valoración de los riesgos, y reflexionar sobre los sistemas de retribución en el sector.
Una mejora normativa no debería ser sinónimo de excesiva regulación, ni servir de excusa para un intervencionismo público sin límites, tan peligroso es pecar por defecto como por exceso.

En cuanto al tema de la caída de la vivienda, sólo hacer el apunte, relacionado en parte,de que en plena crisis y ante el vaciado de las arcas por dicha caída, muchos ayuntamientos se han lanzado al cobro de multas, impuestos y pagos atrasados.

Así, además de las sanciones de tráfico –cuya recaudación sube como la espuma– , los municipios han aprovechado la coyuntura para resucitar viejos cobros. Madrid y su rescate de la tasa a las basuras o el espionaje de los residuos para impulsar el reciclaje –la penalización puede alcanzar los 750 euros.

No creo que esta sea una buena forma de incrementar y explotar la contribución ciudadana.

Arantxa Villar 21 octubre 2008 - 12:41

Parece ser, y subrayo el parece, que la primera fase de la crisis ya ha pasado. Parece que esa era la fase que algunos creían que se desarrollaba en otra esfera: hipotecas subprime, CDOs, credit default swaps… Y parece ser que ahora viene la segunda fase, la doméstica, la dolorosa.

Porque ahora, esos problemas de crédito afectan a las empresas en las que trabajamos, y esa esfera, en la que parecía que se desarrollaban los complejos problemas financieros se ha convertido, de repente, en nuestra esfera. Además, hay que considerar que nuestra esfera es “made in Spain”, es decir, con un modelo de crecimiento en los últimos años con demasiado ladrillo y demasiado apalancamiento, y que ha estallado coincidiendo en el tiempo con una de las mayores crisis financieras internacionales.

Por tanto, nos enfrentamos, en un contexto internacional nada favorable, a un problema grave de caída de la actividad que tiene una traducción inmediata en el empleo.

Los parados en la construcción han crecido un 170% en términos relativos, frente al 50% en industria y al 31% en el sector servicios, lo que significa que el resto de sectores es incapaz de absorber, en términos de empleo, la caídad de la construcción. Esto lleva a pensar que es necesario un cambio estructural que descentralice la economía española del sector de la construcción.

Por lo que ahora, la segunda fase de la crisis es la real, la que duele, pero la que se debería utilizar para ese cambio de la estructura de la economía española, aunque esto suponga un camino más largo, árido y espinoso.

Gabriela López 21 octubre 2008 - 13:21

Han sido tomadas muchas medidas que han servido para que, tras un ambiente de desconfianza provocada por la escasez de capital, los mercados empiecen a responder favorablemente.

Pero los instrumentos de política macroeconómica parecen ser muy generales, se presume que basarlos únicamente en aporte de liquidez por parte de los bancos centrales será suficiente para mantener la actividad y así se evitará que la situación empeore. ¿Durante cuanto tiempo será sostenible este esquema?

Por otro lado parecería lógico pensar que la caída de la mayor economía mundial haya arrastrado a las economías emergentes. Por ejemplo Brasil cuya moneda ha caído fuertemente, o Ucrania que pediría ayuda al FMI. Pero China, que ronda el 10% de crecimiento anual y posee la mayor reserva en divisas, representa una gran esperanza para le recuperación de los daños causados por la actual crisis.

Aunque hoy los mercados reaccionan favorablemente a los planes de rescate, no se puede evitar una profunda incertidumbre; parecería lógico pensar que una posible solución vendrá de las naciones emergentes, quienes han sido capaces de sostener su crecimiento en un contexto de recesión en EEUU y demás países desarrollados, y que evidentemente podrán nutrir al sistema económico mundial.

Patricia Fernández Sánchez- Herrero 21 octubre 2008 - 18:40

Pues yo quiero hacer referencia a la felicitación que hace José Ramón a Paul Krugman y a sus artículos. Efectivamente, escribe dos columnas semanales en The New York Times (algunas de ellas publicadas por el periódico El País) y mantiene un blog en el periódico.

Este domingo pasado, El País Negocios publicó dos de sus artículos. A mí me ha llamado especialmente la atención lo que plantea en el titulado como “La hora de la política fiscal”, donde Krugman defiende el gasto público como principal instrumento para combatir la crisis actual y suavizar el perfil de la recesión que se avecina. Lo que le importa al autor es la economía real (más allá del “maniacodepresivo mercado de valores”, que domina los titulares de los periódicos bien porque se desploma bien porque se dispara), y piensa que el rescate de los bancos es sólo el principio, ya que la economía no financiera tiene también una desesperada necesidad de ayuda. Krugman defiende que para proporcionar esta ayuda hay que dejar de lado algunos prejuicios (muy arraigados en la población estadounidense y , creo yo, también en ciertos sectores de la sociedad española). Esos prejuicios consisten en que “está políticamente de moda despotricar contra el gasto estatal y pedir responsabilidad fiscal. Pero ahora mismo, un mayor gasto estatal es justo lo que el doctor receta, y las preocupaciones sobre el déficit presupuestario deben ser dejadas en suspenso”. Y esto debe ser así porque todos los síntomas apuntan a un desplome económico brutal y largo(las ventas minoristas y la producción industrial en EEUU se han desplomado; el desempleo está a niveles de una brusca recesión y el índice de manufacturas de la Fed de Filadelfia está cayendo a su ritmo más rápido en casi 20 años).
Ante esta situación económica, opina el premio Nobel que la Reserva Federal puede y debe rebajar los tipos de interés todavía más, pero eso sólo proporcionará un leve impulso económico. Por ello, y de otro lado, piensa que el Gobierno federal sí puede hacer mucho por la economía. Entre las cosas que puede hacer destaca la realización de algunas inversiones en infraestructuras importantes(que, además, el país necesita urgentemente en cualquier caso). Y en relación con esta medida, Krugman hace una análisis certero e interesante: el argumento habitual contra las obras públicas como estímulo económico es que tardan demasiado(es decir, que para el momento en que consigues construir el puente o mejorar la línea de ferrocarril o lo que sea, el desplome económico ha quedado atrás y ya no hace falta el estímulo), pero opina que ese argumento no tiene valor ahora ya que el frenazo económico no va a superarse pronto sino que nos quedan varios años difíciles por delante.

No hay que olvidar tampoco la vertiente política de todo lo que está ocurriendo. Es evidente que el largo proceso preelectoral estadounidense y el hecho de que estemos a dos semanas de que sea elegida la persona que dirigirá el mundo los próximos años, no está ayudando a tranquilizar la situación. En relación con este tema, Krugman opina que si vence McCain la Administración no va a hacer lo que es necesario para lidiar con el frenazo económico, ya que lo que se necesita ahora es más gasto público, pero cuando le preguntaron a McCain en uno de los debates cómo haría frente a la crisis, contestó: “Bueno, lo primero que tenemos que hacer es poner el gasto bajo control”.
Por lo que a Obama se refiere, no tiene a priori una posición opuesta al gasto, pero el autor nos recuerda que tendrá que enfrentarse en Washington a un “coro” de personas a su alrededor diciéndole que los déficits son inaceptables (por los prejuicios que comentábamos anteriormente). Krugman piensa que Obama debe ignorar a ese coro ya que lo responsable ante esta concreta situación económica es darle a la economía la ayuda que necesita y no es el momento de preocuparse por el déficit.
Ahora bien, pienso yo que el coro más que cantar, chilla…¿será Obama capaz de soportar la presión de ese “aria desentonado” a todo pulmón?

Antoni Perpiñá 22 octubre 2008 - 00:52

Aguantarán los 9.000?

El soporte del IBEX que ha aguantado la primera embestida de este tendencia (“rally”)bajista el pasado 10/10/08 será capaz de seguir aguantando el tipo?

Con la increíble volatilidad de estas últimas fechas y los bandazos arriba y abajo, es difícil definir si el rebote es técnico, a causa del “rescatazo” (acuñación propia) de los gobiernos o es un escalón más hacia el (inevitable?)pozo.

En principio, nada hace presagiar que se vaya a dar un cambio de tendencia según todas las incertidumbres y situación de la economía. Romper la resistencia de los 9.000 puntos sería irse a cotizaciones que no hemos visto desde principios de 2005 aunque aún quedan lejos los mínimos de la última década (por debajo de los 5.400 de octubre de 2002).

En mi opinión, aún no está todo visto… Se admiten apuestas!

Amaru Aranda 22 octubre 2008 - 11:30

Hola.
Como colofón de esas “dos semanas que estremecieron al mundo” no solo tenemos ahora un sistema financiero internacional estatizado (“temporalmente”), sino que ya los EUA estan inyectando fondos para rescatar (nacionalizar) a los fondos monetarios (fondos de pensiones) y a las grandes empresas automovilisticas y sus pares europeos ya estan clamando a los gobiernos ayudas de fondos públicos. Por ello, retomo la consulta que hacia Liudmila “¿Será cierto que esta crisis puede ser el primer escalón en la búsqueda de un nuevo modelo para la economía mundial?”
Pues yo creo que si… con una economia totalmente dependiente de fondos publicos, ahora están a punto de reunirse los lideres mundiales (G8, G5 y algun otro “invitado”) para definir un nuevo sistema financiero mundial, terminando el ciclo iniciado con el tratado de Bretton Woods (post guerra) que definió las bases del sistema económico que estamos viviendo.

María 22 octubre 2008 - 11:42

Hacer apuestas en este entorno es todo un reto, e incluso un mejor ejercicio de voluntarismo, pues nos enfrentamos a cosas nunca vistas, al menos por mí, ni analizadas, pues yo tampoco le veo a esta situación analagia con la del 29, en cuento al tema bursatil y las causas.

El del 29 fue un típico estallido de burbuja, en aquel caso propiciado por las electricas, y desencadenado por el anuncio de una mala cosecha, y debido a las estructuras financieras de aquel tiempo, los efectos fueron debastadores…pero esta es que es peor, en cuanto al factor que la origina, aunque puede que sus efectos sean mucho menos dañidos que los del 29 debido a la coordinación mundial, que aunque lenta, ha sido rápida y de nivel mundial, respecto a la del 29, donde cada país tiró por un lado, incluso algunos por el desarrollo armamentistico interno, y todos sabemos lo que aquello nos trajo.

Además, en España, la crisis del 29 nos pilló con una oligarquia enriquecida por la I Guerra mundial, y una masa empobrecida debido a la inflación, con lo que desencadenó un descontento tal que nos llevó a una guerra civil. Hoy dia las masas están relativamente protegidas, tanto de la inflación, como de un parón total de la actividad.

Bueno, paso a la predicción, que me enrrollado demasiado con los motivos de mi predicción, jajaja.

Pienso que los mínimos del 2003 son infranqueables, porque ya en aquel entonces la bolsa estaba muy barata, y 5 años despues lo está mucho más. El SAN ya era muy barato a 5€, y ahora gana el doble, además, si los tipos van a la baja, supondrán un freno para las caidas, ya que la rentabilidad de las acciones será más atractiva.

Es cierto que en el 2003 no hubo quiebras de más empresas que las TMT,´s, ASÍ como quedaron tocados muchos de los bancos que ahora han quebrado, pues habian apostado mucho por las TMT,´s Y HAN seguido errando en sus inversiones desde entonces. (Sigo pensando que ante todo aquí lo que ha fallado son los CEOS, que son estupidamente mediocres en este tipo de banca), y ya entonces debieron vender con grandes minusvalias, en mínimos, para mantener sus coeficientes de caja, y ahora han sufrido el tiro de gracia por su negligencia continuada.

En cualquier caso no creo que esta crisis dure más de 2 años, estando ya casi asumida en los USA y en la UE, donde se han tomado las medidas para tapar los descalabros ocasionados por los ineptos avariciosos.

Aún así, de aquí a los mínimos del 2003 hay un abismo..abismo que no soy capaz de ver si será franqueado o no, pues dependerá del pánico que pueda desatarse en momentos puntuales, y de si se rompen soportes de enjundia que propicien la caida a los soportes fundamentales del 2003.

Vamos, que hay que andarse con pies de plomo, pero comprar a estos niveles es buen precio de aquí a 5 años, pero precios que te impedirán dormir si este semestre próximo caen a la mitad.

Isabel Cascales 22 octubre 2008 - 11:54

Una vez aprobados los planes de rescate de la banca en el Congreso ahora la gran pregunta es cómo se va a pagar, es decir, de dónde va a salir la financiación para los 50.000 millones de euros destinados a comprar activos de los bancos y los avales de 100.000 millones de euros.

El Gobierno asegura que recurrirá a las emisiones de deuda pública y que este proceso no tendrá un coste para los ciudadanos, pero esto es más una esperanza que un hecho. Todos los gobiernos están inmersos en el mismo proceso y sólo las economías mejor situadas en lo referente a sus atractivos productivos y sanidad de sus cuentas públicas tendrán éxito.

Aquellas que, como España, tienen problemas estructurales, deberán pagar altos intereses para colocar esta deuda, lo que afectará a la caja del Estado y aumentará la presión fiscal para poder hacer frente a estas nuevas obligaciones financieras.

El problema es que esta situación inasumible se está produciendo ya, porque la prima de riesgo de la deuda española es mucho más alta que la alemana. El pasado septiembre el diferencial entre el bono alemán y el español (obligaciones del Estado a 10 años) rompió la barrera de los 0,50 puntos, el nivel más alto desde el nacimiento del euro.

El diario norteamericano Wall Street Journal alerta de que todos los países que se han embarcado en rescates bancarios sufrirán una subida del coste de la deuda y una rebaja de la calificación de las agencias internacionales –algo que se rumorea desde hace meses en el caso español-, lo que ahuyentaría a los inversores privados y agravaría la recesión económica.

Este impacto en las cuentas públicas dependerá del éxito de los planes de rescate. Si las entidades financieras recuperan la liquidez y vuelven a financiar la actividad productiva mediante créditos a familias y empresas el coste será menor. Pero si, en cambio, los bancos y cajas aumentan sus agujeros en los balances y el Gobierno debe hacer efectivos los avales, entonces la situación será crítica.

Alejandro Iglesias 22 octubre 2008 - 15:39

Una vez aplicados todos los rescates al sector financieros y suponiendo que poco a poco comience a restaurarse la “confianza” y a disminuir las incertidumbres de la población en general; ¿Qué pasará con las medidas de regulación bancaria?

Hace algunos años grandes fraudes financieros como Enron y Worldcom indujeron a la comisión de valores de EEUU (SEC) la creación de leyes que asegurarán la “transparencia” y veracidad de los estados financieros de compañías que cotizan en bolsa en los EEUU: La ley Sarbanes Oxley

Posteriormente se han creado mecanismos de regulación específicos para el sector de banca y servicios financieros: BASILEA I y BASILEA II (actualmente utilizado en la UE); sin embargo pese a estos mecanismos de regulación, no se ha sido capaz de anticipar lo que se avecinaba…

¿Que responsabilidad ha tenido la SEC en avalar estados financieros de un conjunto de bancos que iban directo al colapso? ¿Son suficientes los mecanismos de control actuales? ¿Qué pasará con las agencias calificadoras de riesgo que han incumplido todas las fronteras de independencia y de conflicto de intereses?

Los interrogantes anteriores me hacen suponer que iremos a un entorno de regulación mucho más estricto y globalizado que el existente actualmente. Sin embargo, crear una ley como Sarbanes Oxley en la UE o disponer de un nuevo modelo de regulación global interbancaria, puede suponer un coste/beneficio negativo; por lo que me inclino más a pensar que volveremos un modelo bancario basado en productos tradicionales.

David Garmendia 22 octubre 2008 - 18:53

En mi opinión, la crisis financiera ha sacado a relucir las carencias de la política monetaria de algunos países así como su falta de regulación y transparencia. A pesar de que los planes de rescate de las distintas economías han sido en general positivos, ha existido diversidad en el enfoque principal de cada uno de ellos: mientras unos ponían el acento en la compra de activos “tóxicos” inicialmente, otros desde el principio apostaron por una nacionalización de las principales entidades con problemas. Este segundo enfoque, cada vez más aceptado, plantea la paradoja de que los países que más han apostado por el libre mercado y el todo vale ya que el mercado es soberano, son los que ahora están interviniendo de una manera más activa e intensa.

Este intervencionismo quizá sea la única opción para tratar de solucionar la crisis en el momento actual, pero no está exenta de riesgo ya que los gobiernos están incrementado su endeudamiento (a costa de quien?) y a día de hoy, no existe una plena seguridad de que este rescate se materialice en el segundo estadio de la crisis: la economía real, la economía de las familias, de las empresas… Si bien es cierto que sin un sistema financiero que goce de la estabilidad necesaria, no es posible plantear solventar los siguientes focos de la crisis, los gobiernos deben garantizar y exigir al sector financiero que se comprometa con las pequeñas economías. Si no lo hacen, el rescate no será eficaz y la duración de la crisis se extenderá.

Por otra parte, otra pregunta de moda es cuál es el suelo de esta crisis, el punto de inflexión y cuándo va a ocurrir esto?. Como comentaba Juan Alberto anteriormente, parece que vuelve el fantasma del crack del 29, pero realmente estamos ante procesos similares?. En ambas situaciones, la crisis ha venido precedida de un excesivo apalancamiento de las familias y de las empresas, y se ha agravado por importantes problemas financieros. En ambas, el Estado ha tenido que intervenir y se ha instaurado una tendencia de precios a la baja llegando a la deflación (ya se empieza a comentar en esta crisis). Sin embargo, en nuestro caso, la intervención gubernamental parece empezar a estabilizar el sistema financiero, esperando desbloquear las opciones de financiación (a corto) de las entidades. De todas formas, el progresivo y patente decoupling de las economías emergentes hace albergar esperanzas en las mismas como vía de escape.

Por último, y en referencia al artículo de Krugman, siempre crítico con las miserias de la administración Bush, creo que eliminar el estereotipo de que en épocas de crisis, debe contenerse (o recortarse) el gasto público es extrapolable a todos los países. No es momento de despilfarrar, pero es necesario poner dinero en los bolsillos de las economías domésticas mas desfavorecidas de tal forma que se pueda reactivar el consumo, motor principal (al menos los consumidores americanos) de la economía global junto con el comercio interior y exterior.

Jaime Puig 22 octubre 2008 - 21:46

Despues de leer los comentarios de mis compañeros y de las consideraciones de Jose Ramón.

yo me pregunto realmente ¿son dos semanas o nos quedan muchos más sustos?

Realmente a pesar de todas las medidas que han tomado los estados para reanimar al enfermo, la desconfianza sigue instaurada en los mercados.

Hoy 22 de octubre hemos vuelto a vivir un capitulo más.

La Ley que pretende sacar adelante la presidenta de Argentina para nacionalizar los sistemas de pensiones privados argentinos ha desenbocado otra vez la falta de fe y confianza.

Penalizando sobre manera las principales empresas cotizadas españolas con intereses en latinoamerica.BSCH, BBVA Y Repsol-YPF.

Con lo cual otra bajada historica de la bolsa un 8,16% y otra vez por debajo de los 9000 puntos.

Yo creo sincermente que estamos viviendo algo que probablemete se va a estudiar el dia de mañana en los libros de historia.

Esto esta significando un antes y un despues en los sistemas economicos mundiales, que a pesar de todo no se esta consiguiendo que vuelva a parametros normales.

1.Se ha conseguido las primera bajadas del euribor disminuyendo los diferenciales tan elevados.

2.El dolar esta ganando terreno frente al Euro 1,28 €/$.

3.El petroleo ha bajado un 28% en lo que va de año y esta en 67,45$.

4.Lo que conllevara reducciones en la inflacion.

bien ejercicios necesarios, para reanimar al enfermo.

Pero la confianza es dificil ganarla y muy facil perderla y asi se esta demostrando ante cualquier información ciertamente sensible.

yo me planteo 2 preguntas muy poderosas.

¿La elevada volatilidad en los mercados puede estar provocada por grupos de poder como sucedio en el 29?

Que en este todo vale!! esten especulando al más alto nivel, jugando con las vidas y ahorros de millones de personas.

y segunda ¿Esta España perdiendo el autobus…?

En esa reunión del 15 de noviembre donde esta convocado el G-20, que se celebrara en Washington.

España ahora mismo no esta ni invitada y si fueramos seríamos como un invitado de piedra???

A parte de todas estas cosas como solucionamos nuestro obsoleto modelo de crecimiento???

basado en el ladrillo y en el turismo.

las soluciones que comentamos en clase son de laboratorio por que no las termino de oir por ningún sitio.

1.Inversión en formación e I+D

2.menor presión fiscal.

3.reajustes salariales y ser más competivos a nivel de un despido más flexible.

Y en estos tiempos que corren eso no vende con lo cual en España me da la sensación que la travesía por el desierto de la recesión va a ser más duradera que en otros paises de la OCDE.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar