21
Oct

Crisis e inmigración

Escrito el 21 octubre 2008 por Daniel Fernández Kranz en Economía española

Por Daniel Fernández-Kranz, Profesor de Economía en el IE Business School.

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA) acaba de publicar su informe anual sobre el impacto de la inmigración en la economía española. Los mensajes claramente positivos del informe contrastan con los resultados negativos del último barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas), publicados un día antes. Según la última encuesta del CIS, la inmigración es percibida como un problema creciente para la mayoría de los españoles, hasta el punto de que para un 28% de los encuestados la inmigración es la principal causa de preocupación, por encima del paro o el terrorismo.

Los resultados del CIS no son del todo sorprendentes, dado el contexto actual de crisis económica, pero es en este mismo contexto cuando estudios como el del FEDEA cobran mayor importancia al revelar de forma objetiva y científica que el impacto de la inmigración en la economía española es claramente positivo.


Según este estudio, los inmigrantes, pese a representar un 11% de la población total, y pese a tener unos niveles formativos inferiores y estar ocupados en sectores de baja productividad, han sido responsables de más de la cuarta parte del crecimiento de la renta per cápita en España en los últimos diez años. ¿Cómo es posible que un colectivo que representa sólo el 11% de la población sea responsable de más del 25% del crecimiento de la renta per cápita? La respuesta se debe a la altísima participación laboral de este colectivo comparado con la de los nacionales. Por ejemplo, si la tasa de participación laboral (el porcentaje de individuos en edad de trabajar y dispuestos a hacerlo) es del 56,6% para los nacionales, en el caso de los inmigrantes latinoamericanos asciende hasta el 82,8%.

El estudio además señala la elevada movilidad tanto geográfica como sectorial de este colectivo de trabajadores. Esto significa que en caso de necesidad, como posiblemente ocurra ahora, los inmigrantes están más dispuestos a cambiar de sector o de destino de residencia que un trabajador nacional, lo que sin duda contribuye a dinamizar y flexibilizar nuestro mercado de trabajo.

Es cierto que el aumento del desempleo está recayendo de forma importante sobre los inmigrantes. Su tasa de desempleo ha aumentado en un año más del doble que la de los nacionales: 4,5 puntos porcentuales contra dos puntos porcentuales. Sin embargo, a tenor de los datos sobre movilidad laboral, este aumento del desempleo habría sido todavía mayor si los sectores que han destruido más empleo, construcción y servicios, se hubiesen nutrido mayoritariamente de trabajadores nacionales en lugar de inmigrantes.

Otro resultado interesante del estudio del FEDEA, que viene a confirmar el de trabajos de investigación anteriores, es que la mano de obra inmigrante es complementaria a la mano de obra nacional, es decir, los inmigrantes han ocupado puestos de trabajo que los nacionales no hubiesen aceptado. La mano de obra inmigrante no sólo no ha restado puestos de trabajo para los nacionales, sino que ha contribuido ha generar puestos de trabajo en sectores complementarios que han sido ocupados por españoles de origen.

La inmigración es un fenómeno relativamente nuevo en España y de gran impacto. Hasta 1990 España era un país emigrante, es decir, el flujo migratorio neto era negativo puesto que salían más personas de las que entraban en el país. Desde 1991 la tendencia se ha invertido de forma espectacular y en tan solo diez años hemos recibido más de cuatro millones de inmigrantes, a un ritmo de 600.000 por año desde 2002. Mientras que la economía española ha absorbido relativamente bien este enorme flujo de mano de obra, resultados como los del CIS apuntan a un deterioro de la percepción que la sociedad tiene del fenómeno de la inmigración. Todos los análisis indican que nos espera un año muy duro en cuanto a destrucción de empleo y caída de la actividad económica. Subrayar los efectos positivos que la inmigración ha tenido sobre la economía española estos últimos años es ahora más importante que nunca.

Comentarios

Adrian 21 octubre 2008 - 19:31

Si bien es cierto que la renta per cápita ha aumentado en los últimos años en España gracias en parte a los inmigrantes, es en cierto modo lógico ya que es gente que viene a trabajar aquí, cuyo indide de ocupación es elevado. Pero si se evaluara su aportación en un plazo más largo y cuando hubieran establecido sus familias en España, su aportación en renta per cápita disminuiría ya que sus familias durante un tiempo no producirían, igual que las nuestras ahora. Consecuentemente a largo plazo su aportación sería la misma que los españoles o incluso menos porque tienen más hijos y menor productividad.

Ahora la cuestión es si es una buena solución para el corto plazo, ya que permiten adaptarse a las cambiantes demandas laborales que requieren los ciclos económicos. Esto es una cuestión compleja, porque el hecho de disponer de mano de obra más asequible cuando se necesita también impide mejorar los procesos, la tecnología y el capital humano con el consecuente impacto en la productividad.

javier 24 octubre 2008 - 18:37

Hay algo que no se cuenta. Y qu hay de los inmigrantes que no estan censados? Que hay de la cantidad de las familias que traen a 8 y cotiza uno? Tambien tienen un impacto positivo? No dudo que el que trabaje tenga un impacto positivo, pero los inmigrantes parados y los miembros de la unidad familiar que no trabajan y solo chupan de nuestra SS que efectos positivos tienen? Y que hay de los gastos que ocasionan en policia por el aumento de la delincuencia? Y que hay de todos los encarcelados, en gran parte inmigrantes? Tambien tienen un efecto positivo?
Dudo que se haya contado eso en el estudio. Ademas con 2,6 millones de parados para que queremos mas mano de obra?
Un saludo

Eva 15 diciembre 2008 - 17:32

Saludos. Somos cuatro estudiantes de Trabajo Social en Palma de Mallorca y tenemos que hacer un trabajo sobre como afecta la crisis en la inmigración. Al haber leido su estudio nos hemos dado cuenta de que usted nos serviria de gran ayuda gracias a sus estudios, por lo tanto nos gustaria recibir informacion que usted tenga sobre el tema que queremos investigar.
Muchas gracias.

Saludos

salamandra 4 abril 2011 - 14:19

Me parece muy interesante todo lo expuesto, sólo una cuestión, me parece que respecto al nivel de formación del inmigrante es demasiado aventurado afirmar que el nivel de formación es bajo. Habría que buscar informaes o documentarse más al respecto porque esto no es cierto. Existe cierto número elevado de población inmigrante que cuenta con un nivel de formación bastante amplio, por lo tanto, si se afirma lo contrario se está cayendo en uno de los tópicos más frecuentes pero que es falso. Hay que tener cuidado con este tipo de sutilezas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar