15
sep

Muy interesante y muy bueno el post de María Jesús “La educación, esa asignatura que no superamos” publicado, en este blog de economía, la semana pasada. En ese post hay una pregunta de Jose que dice lo siguiente ¿Hay alguna receta mejor que un buen sistema educativo para la igualdad de oportunidades y la competitividad de un país? La respuesta es no. La mejor receta para conseguir la igualdad de oportunidades, una mejor distribución de la renta y la competitividad de un país es un buen sistema educativo. El mejor sitema educativo posible. Por eso me gustaría comentar algunas ideas alrededor de este tema.


1º) Dedicando más dinero a la educación no se consigue necesariamente el éxito.

Australia, que ha triplicado el gasto por alumno desde 1970, no consigue alcanzar a Singapur, que gasta menos que la mayoría de los países. Estados Unidos está en el tercio inferior de la clasificación del Informe PISA pese a que desde 1980 casi ha doblado el gasto por alumno y ha bajado el número de alumnos por profesor a un mínimo histórico. En cambio, Corea del Sur está entre los cuatro primeros países en todas las pruebas, con unas aulas llenas de alumnos. Y si los chicos finlandeses son los primeros del mundo en lectura y en ciencias, y los segundos en matemáticas, no es porque se pasen el día estudiando: de hecho, tienen menos horas de clase que sus coetáneos de otros países.

2º) Los profesores son la clave.

Los países que encabezan la tabla del Informe PISA (Hong Kong, Finlandia, Corea del Sur, Japón, Canadá) contratan a los mejores profesores. Según estudios hechos en Estados Unidos si se toman alumnos de capacidad media y se los encomienda a profesores del 20% mejor valorado del cuerpo docente, acaban dentro del 10% con mejores notas; si se los pone con profesores del 20% más bajo, acaban entre los de peores notas. Corea del Sur recluta a los profesores de primaria entre el 5% de los mejores graduados, y Singapur y Hong Kong, entre el 30% mejor. El éxito está en conseguir que los graduados más brillantes se incorporen a la enseñanza. Una vez incorporados a este oficio que es la enseñanza tienen que aprender a ejercerla bien. Los países con mejor calidad de enseñanza facilitan abundante formación práctica a los recién llegados a la carrera docente y fomentan la formación permanente para todos los profesores del claustro.

3º) Los países con mejores resultados en educación son los que ponen remedio a los problemas de los alumnos, interviniendo pronto y siempre.

Finlandia es número uno en profesores dedicados a los alumnos que se quedan retrasados. Uno de cada tres alumnos recibe clases individuales de apoyo. Singapur imparte lecciones extras al 20% de los alumnos más retrasados, con el consiguiente trabajo extra para los profesores.

4º) ¿Qué pasa en España?

Tal como señala el “Informe del Círculo de Empresarios sobre la economía española. Cómo garantizar el futuro” (Julio 2006) una enseñanza de calidad resulta absolutamente imposible sin un buen profesorado. Si no existen unos mecanismos adecuados de selección, retribución, control y ascenso de los docentes, que garanticen su capacidad profesional y su motivación, difícilmente puede esperarse que el sistema desemboque en una educación de calidad.

Desafortunadamente, en España, la rigidez de las materias y de los planes de estudio desincentiva el interés y la iniciativa. Los profesores carecen de oportunidades de promoción interna, y también de autoridad y apoyo para mantener un mínimo de seriedad, disciplina y atención en las clases. A ello se une las distorsiones ideológicas generadas en la educación en algunas Comunidades Autónomas y en asignaturas conflictivas como es la “Educación para la Ciudadanía” que ha provocado 50.000 objeciones de conciencia. A los anteriores desincentivos se añaden las escasas posibilidades de exigencia que los centros pueden ejercer sobre un profesorado que, en el ámbito público, disfruta de la condición de funcionario, lo que le garantiza el sueldo y la permanencia en el empleo.

5º) ¿Cuál es la solución?

Creo que con lo dicho hasta aquí ya quedan claras las soluciones al problema. Pero si tuviera que insistir el algún aspecto o dar una prioridad creo que esta sería la de dedicar más atención al profesorado. Tal como señalamos más arriba una de las claves en el éxito del sistema educativo de Finlandia radica precisamente en el cuidado y atención que se prestan a la profesión de los docente. De ahí que uno de los retos pendientes de la educación en España sea la de la formación del profesorado. Una formación continua para que pueda enfrentarse con solvencia a los nuevos condicionantes de la tarea docente, que abarcan desde la inmigración hasta la introducción de nuevas tecnologías.

Fuente: ¿Cuál es el secreto de la calidad de enseñanza?

Comentarios

José J. Escandell 15 septiembre 2008 - 10:35

Muy interesante y estoy de acuerdo prácticamente en todo contigo. Enhorabuena.

Fernando Peral 15 septiembre 2008 - 11:29

Estoy plenamente de acuerdo con la vía de solución sugerida por el Prof. Pampillón. Yendo a lo concreto, y retomando parte de mi intervención en el post de María Jesús, insisto en que, en la escuela, los planes de estudio y las asignaturas se multiplican, pero se enseña cada vez menos a adquirir los conceptos básicos que permiten cimentar una base cultural sólida, y a razonar con rigor. Esto se logra dando mucha más importancia a asignaturas como las lenguas (no sólo el español, sino también las lenguas de cultura, tanto clásicas – el latín y el griego, base de nuestra cultura occidental en general y de la española en particular – como modernas – inglés, francés y alemán, idiomas que encabezan la creación cultural), la filosofía, la aritmética y las matemáticas, esforzándose por despertar la curiosidad y el espíritu crítico, y calificando de manera exigente pero justa.

Peri 15 septiembre 2008 - 12:01

Vayamos por partes.

La situación del profesorado es absolutamente clave, en eso estoy de acuerto, pero el problema no es de formación sino de incentivación. Para llegar a ser profesor hay que acabar una carrera y superar unas duras oposiciones y eso no lo hace cualquiera. Soportar las miserias que se sufren después no lo hace nadie que no tenga vocación.

Si se proporcionaran los medios se motivarían tanto a los profesores como a los alumnos pero claro, eso cuesta dinero. No se trata de gastar por gastar sino adecuar ese importe a las necesidades reales y la situación actual está bajo mínimos.

Por otra parte, ¿a quién le sorprende la situación de la enseñanza en España? Vamos a remolque en todo de lo que se haga en Estados Unidos, aunque ese modelo se haya demostrado fracasado. El fin no es otro que cargarse la enseñanza. Para los partidos políticos (PP y PSOE por igual) es mucho más cómodo tener una masa de gente inculta porque resulta más manejable. Sólo los hijos de unos pocos elegidos pueden acceder a una educación medianamente seria y aspirar luego a perpetuar el poder.

Ese es el modelo que se está siguiendo ahora mismo.

Gonzalo 15 septiembre 2008 - 12:30

La problemática de la calidad de la enseñanza en España es de enorme complejidad.

En mi opinión, el principal problema es el enorme porcentaje de fracaso escolar, (niños que no llegan a terminar la educación secundaria), situado cerca del 28-30%. Muchos de estos jóvenes estarán “condenados” de por vida a realizar empleos no cualificados, con bajos salarios, y en general, podrán experimentar bastante frustración al comparar situación con la de otros amigos o familiares.

Pues bien, creo que la mayor parte de la responsabilidad de ese fracaso escolar recae sobre los padres, ya que son los principales responsables de la motivación de sus hijos por estudio, así como de inculcar los valores de sacrifico, responsabilidad, etc. necesarios para el éxito en la vida y en el sistema educativo.

El gran problema es que, en gran parte debido a la influencia del socialismo, estamos convencidos de que es el estado el responsable de la educación de nuestro hijos, y de hecho ostenta una posición de monopolista, con todo lo que ello implica en términos de pérdida de libertad, ineficiencias, etc.

El Perdíu 15 septiembre 2008 - 14:06

Muy buena exposición. Efectivamente, el dinero no lo es todo, pero eso quizá lo que haga sea complicar la solución. El discurso social que hay sobre el profesorado en España no lo convierte en especialmente atractivo. Y mientras no sea socialmente atractivo, será difícil conseguir incorporar a los mejores a esa tarea, ¿no cree?

Amarchante 15 septiembre 2008 - 14:22

Con Peri estoy de acuerdo en casi todo, pero creo que el principal problema es que en la ESO empieza a correr el rumor de que hacer una carrera universitaria no tiene un futuro profesional asegurado. Recalco lo de la ESO porque es la época en que los jóvenes maduran (por lo general) y empiezan a pensar en su futuro. De repente un amigo deja los estudios y empieza a trabajar; al mes siguiente se saca el carnet de moto; pronto se le ve con una moto; a los pocos días siempre lleva una chica detrás (y ¡no veas cómo está!); no tarda en coger una fama que ya quisieran los demás; y, por último, los demás intentan imitarle. Este es el problema, con 16 años puedes trabajar en un montón de cosas, eso sí, en el escalón más bajo y cobrando menos que los inmigrantes ilegales, pero lo suficiente para fardar un poco.
Asusta.

Mark 15 septiembre 2008 - 19:19

Lo de la enseñanza en España (y en muchos países occidentales…)se arregla fácil(sólo hay que ponerse…). Hay van unas sugerencias:

1. Plan de Estudios, para jóvenes de entre 5 y 20 años:
1.1 Vuelta al Trivium (gramática, retórica y dialéctica) y el Cuadrivium (música, álgebra, geometría y astrología).
1.2 Contabilidad, Economía y Dirección Financiera.
1.3 Liberal Arts (Bellas Artes, Teatro, Literatura y Cine).

Objetivo: Saber leer, escribir, interpretar y valorar.

2. Grand Tour: Dentro de la etapa formativa de los jóvenes se hará una estancia no inferior a 1 año en un país a escoger de cada uno de los siguientes bloques:
- Del circuito clásico (Italia, Francia o Alemania),
- Un País anglosajón (Inglaterra o Estados Unidos),
- China, India o Brasil.

En total serán 3 años fuera.

Objetivo: Entender como hablan y razonan fuera, comunicarse eficazmente con gente de otras hablas y culturas.

3. Retos personales: Cada joven deberá lograr llegar al final de su etapa formativa con al menos dos de los siguientes logros:

- Obtener Handicap EGA de Golf entre 5 y 10,
- Elaborar un proyecto de mejora en la gestión del barrio donde resida,
- Estar en posesión de alguna creación artística (Libro, cuadro, película, página web…).

Si nos ponemos hoy, los jóvenes de ahora tendrán motivos más que suficientes de estar orgullosos de lo suyo y de la educación que recibieron de sus mayores.

Filípides 15 septiembre 2008 - 20:04

Para mí, el problema más grave al que se enfrenta España, no es el paro, ni la inmigración, ni siquiera el terrorismo. El problema más grave es la educación.
Todos los informes internacionales indican que nuestro sistema educativo está a la cola de los países de nuestro entorno y perdiendo posiciones.
Pero qué hacer, como padre me preocupa enormemente pues siento una enorme impotencia.

Cómo gestionar que al profesor se le respete?

Por qué magisterio es una diplomatura, bastante maría, con un bajo numerus clausus?

Por qué no incluir en el curriculum, además de las materias tradicionales, habilidades sociales como hablar en público, liderazgo, etc. tan importantes en el mundo de hoy?

No tengo respuestas, pero veo una dejadez por parte de las autoridades que me aterra.

Hoodlum 15 septiembre 2008 - 21:46

Completamente de acuerdo con el artículo.

Yo tengo vocación docente y estoy en el top 10% mejor de mi carrera. Cuando digo que no estaría mal ser profesor de secundaria, intentar inculcar valores y cierto gusto por la ciencia (al menos un poco de interés), mis amigos me dicen: “si ya no les vas a cambiar”. Y claro, luego hacer un MBA es tan atractivo que al demonio con ser profesor, ganar 4 perras y estar jodido no vaya a ser que te den una paliza o te quemen el coche por suspender a alguien.

Hoodlum 15 septiembre 2008 - 21:57

No había visto los otros comentarios.

@ Mark: ¿y las ingenierías y la ciencia dónde las pones? Vaya de antemano que me gustan tus sugerencia, pero por ejemplo el tema del Grand Tour es algo que no todo el mundo puede financiarse. Y veo mucho arte por ahí.

Yo propongo una pequeña solución, por muy parcial que resulte:

- Eliminar las becas Erasmus esas que dan entre 70 y 200 € mensuales para pagar los hangovers de alumnos mediocres (que buscan aprobado fácil).

- Reinvertir ese dinero en alumnos sobresalientes que deseen continuar con sus estudios en el extranjero, especialmente aquellos que nunca optaron a una beca por rozar el umbral por arriba y ahora tienen que fotocopiar libros porque no se pueden pagar el original.

PS: perdón por mi “francés” en el comentario anterior :-|

Yo 15 septiembre 2008 - 23:02

Cuidar al profesorado… Llevo 6 años de profesor en una universidad privada española, impartiendo una asignatura.
Disfruto MUCHO con ello, creo que mis alumnos aprenden y disfrutan.
Pues este año ya no voy a poder seguir trabajando porque con lo poco que pagan, los impuestos y los traslados, si sigo trabajando, me toca pagar por ir a trabajar.
Si, lo hacía porque me gustaba, no por dinero, este era mi segundo trabajo y no mi fuente de ingresos principal… por eso me veo obligado a dejar de impartir clase, porque no me lo puedo permitir.
¿Qué hará la universidad en cuestión? Pues contratarán a otra persona que no le importe ganar casi cero por trabajar allí.
Así va España…

Njoroge 15 septiembre 2008 - 23:59

Soy profe y lo que tengo muuuyyyyy claro es que la sociedad española es diferente; que la disciplina de esos paises punteros en educación, es mejor que la nuestra; que la valoración de los profesionales dista años luz de parecerse a la española. En fin….a mí me encantaría vivir en Finlandia para sentir que el tiempo que dedico a la enseñanza de mi asigantura, vale para algo.

Luis 16 septiembre 2008 - 00:00

La motivación del sueldo. Ofrece a los profesores un sueldo decente, por el que exista competencia y sólo así se conseguira cribar y elegir a los que de verdad valen. Si no, muchas veces se pondrán de profesores gente mediocre, sin motivación y sin espectativas.

Además, la libertad del profesor es la clave para mostras su valía. Necesitan más herramientas de control. Ahora, si un profesor echa a un chaval de clase por comportamiento, al día siguiente el profesor tiene que lidiar con el padre del chaval, el chaval, su jefe y con las noticias de Antena3

Juanjo 16 septiembre 2008 - 01:28

Muy buen post.

Ójala los que tienen que tomar cartas en este asunto lo hiciesen. Yo creo que una buena educación, es necesaria para un país desarrollado, y en España, la cosa deja mucho que desear.

A 16 septiembre 2008 - 02:03

Y en España en lugar de facilitar esa formación, convierten el CAP en un máster que costará alrededor de 1500 euros para desanimar todavía más a quienes se planteen acceder a la desagradecida enseñanza.

Olvida este artículo, desde mi punto de vista, la importancia de que en casa se valore y se promueva el estudio, como sucede en Finlandia y cada vez menos en nuestro país.

Y tampoco está de más recordar el maravilloso nuevo sistema de baremación de oposiciones por el cual un recién titulado que saca un 10 en el examen se queda sin plaza mientras que los mantas que llevan 10 años intentando aprobar con un 5 raspado tienen plaza porque han hecho tropecientas interinidades…

Efectivamente, la educación en España huele

jota 16 septiembre 2008 - 10:48

Por lo que sé, en Castilla la Mancha esta año los Centros de Profesores van a tener una reducción bastante alta del presupuesto dedicado a formación. Con esto de la crisis hay que sacar dinero de donde se pueda para pagar otras cosas, y le ha tocado a lo que no se ve, en la formación del profesorado.
Mal empezamos.

Pedro J. 16 septiembre 2008 - 18:42

Yo diría además que habría que plantear una solución temporal hasta conseguir un buen procedimiento de acceso del profesorado:

1. División especializada del trabajo, es decur: asignar a cada profesor las tareas para la que resulte más competente. Es economía elemental. La asignación actual –lo digo por propia experiencia– es básicamente “te tocó” o hay que hacer un poco de todo partiendo de la iniciativa propia –que a veces obviamente no existe–.

2. Independizar el proceso de aprendizaje de los alumnos –en la medida de lo posible– del profesor. La manera de hacerlo es con el uso de herramientas de trabajo colaborativo como wikis, blogs, etc, unos planes de trabajo elaborados por defecto –junto a la libertad del profesor y los alumnos para adaptarlo– y un control externo más periódico del progreso del alumno.

daniel mena 16 septiembre 2008 - 21:06

Excelentes datos que tocan a cualquier país de América Latina en sus propias deficiencias. A tomar en cuenta y en serio. Gracias.

Eduardo 17 septiembre 2008 - 12:59

Estoy muy de acuerdo con la importancia de los profesores, obviamente. Pero no tengo claro que entonces el dinero no importe porque:
a) un mejor sueldo seria una de las maneras mas efectivas de atraer a los mejores alumnos a la docencia
b) la formación continua del profesorado es vital…y eso no es gratis

No entiendo la alusión en este contexto a la asignatura de ‘Educación para la Ciudadanía’. Aunque sea saliéndome por un momento del tema, opino que en todo caso mejorará la enseñanza en España y que la mejor prueba de ello es el revuelo que esta montando en determinados sectores que necesitarían recibirla con efectos retroactivos mas que un pobre un cocido.

Por ultimo, un par de añadidos, ya citados en alguno de los comentarios:

a) Introducción rápida de las nuevas tecnologías en los métodos de aprendizaje. A estas nuevas generaciones tan ‘visuales’ e informatizadas, el típico rollo de una hora en la pizarra les supone una autentica tortura.

b) Incidir mucho en el aprendizaje de habilidades básicas, como saber expresarse, tanto por escrito como oralmente, saber razonar y argumentar, y, por encima de todo, aprender a aprender.

José Villa 17 septiembre 2008 - 16:28

Contesto a Eduardo, sin ánimo de ofender. A mi me parece que en materia de Educación no se puede imponer una materia que divide a la nación, como es la asignatura Educación para la Ciudadanía. Una muestra de esta división son las 50.000 objecions de conciencia que cita Pampillón.

Leí el año pasado en el diario El País (5 Julio 2007) un artículo firmado por Olegario González de Cardedal donde se decía que la memoria histórica de España indica que cada vez que se ha impuesto algo semejante a Educación para la Ciudadanía, sea en la II República sea en la España de Franco, los resultados han sido nefastos.

A mi me parece que las materias educativas deben considerarse cuestiones de Estado y resolverse por consenso entre los grandes partidos. Y está asignatura no ha sido consensuada por los dos grandes partidos. Tengo hijos que tendrán que estudiar esta asignatura pero yo no he objetado.

En el artículo de “El País” antes citado y firmado por Olegario González de Cardedal
se preguntaba si es o no objetable la asignatura Educación para la Ciudadanía. Y contestaba Olegario que si ¿Porqué? por que confiera al Estado la capacidad de trasmitir ideología, ética, convicciones últimas de sentido, verdad e identidad. Y decía, copio textual: “Todos los Estados que han querido imponer una ideología nacional o revolucionaria lo han hecho con sangre y muerte. La memoria de Alemania, Rusia e incluso España está aún muy viva y el sentido que todos tenemos de libertad se vuelve contra todo aquello que sea o se parezca a un adoctrinamiento político. La educación, como el conjunto de palabras, ideas e ideales que confieren último sentido a la vida humana compete a quienes han engendrado a una persona, a la que tienen que habilitar para la existencia no sólo con la capacidad física sino con los recursos intelectuales y morales necesarios para que sea un sujeto en la historia.”

En definitiva, estoy de acuerdo con el profesor Pampillón de que se trata de una asignatura conflictiva y que, por tanto, no favorece al sistema educativo. José

Fernando Peral 17 septiembre 2008 - 17:10

En mi opinión, la EpC es una asignatura ambigua, que más parece querer manipular que enseñar.

Se parece en el fondo y en la forma a lo que yo tuve que estudiar en su día, la Formación del Espíritu Nacional (FEN) que, teóricamente, se centraba en leyes como el Fuero de los Españoles o la Ley de Sucesión, etc… La gran diferencia es que, en mi época, cuando se empezaba a estudiar FEN también se empezaba a estudiar filosofía, empezando por la lógica como herramienta intelectual.

El resultado era entonces que los malos alumnos eran tan malos en FEN como en las demás asignaturas, es decir, que no aprendían la materia y no retenían nada de su contenido, y que los buenos alumnos se hacían echar de clase cuando trataban de ligar las enseñanzas de la FEN a las corrientes de pensamiento filosófico pues,claro, no resistían ni un minuto al análisis riguroso.

Aprender a pensar con espíritu crítico e independencia es la mejor vacuna contra la manipulación del tipo que sea, escolar, religiosa, social o política. Eso es lo que yo echo a faltar en los programas escolares actuales, con y sin EpC.

El problema es que hoy en día resulta mucho más fácil adoctrinar el pensamiento de los niños estudiosos por que no se les facilitan referencias intelectuales diversas y, a menudo contradictorias, que les obliguen a reflexionar de manera coherente para poder tomar posición. Y la EpC es una prueba palpable de esa voluntad de manipular por parte de los partidos políticos. Pero no es la única.

eduardo 18 septiembre 2008 - 12:57

Pues voy a tener que cambiar de opinión y concluir que la EpC sí que puede perjudicar a la enseñanza: por ejemplo, en este foro ha conseguido desviar por completo la atención del asunto que en principio se estaba tratando: cómo mejorar la enseñanza en España.

un apunte muy rápido al respecto: en las ideas básicas que deben ser comunes en una democracia moderna no cabe hablar de manipulación ideológica alguna. Decir que hay que evitar el racismo (y muchos ‘ismos’ mas) no debe ser algo opcional. A mi hija de 13 años le va a dar la asignatura una monja..no creo que vaya a meterle ideas muy ‘peligrosas’ ni excesivamente ‘progres’, precisamente.

Volviendo al tema importante: un enlace interesante sobre la importancia de introducir rápidamente las nuevas tecnologías en los métodos pedagógicos: http://www.elpais.com/articulo/ocio/ninos/ordenador/mejoran/todo/matematicas/elpeputeccib/20080918elpciboci_3/Tes/

José Villa 18 septiembre 2008 - 17:17

Estimado Eduardo, en este foro no se ha desviado la atención a la EpC, has sido tú el que le has dado importancia y el que ha desviado la atención. Aquí no se discute si la EpC es buena o mala. Lo que se plantea es si está o no consensuada por los 2 grandes partidos políticos. A lo mejor con el nuevo talante de Rajoy se llega a un acuerdo, pero mientras tanto es una asignatura que como mínimo, y como dice Pampillón, es conflictiva y eso no es bueno para nadie.

Antonio Rico 21 septiembre 2008 - 09:04

Soy uruguayo y soy candidato a doctor en economía en la Universidad de Siena
(Italia) e investigador en la Universidad de Bolzano (Italia). He
encontrado de interés los temas tratados en su blog y espero que continúe
así. En particular, estoy de acuerdo con apuntar a la capacidad de los
profesores y maestros como estrategia para conseguir un desarrollo
económico a largo plazo. En los países latinoamericanos como Uruguay,
apuntaría a los profesores de las ciencias duras que muchas veces
desmotivan a potenciales profesionales en el campo. Y señalo esto, porque
países como el mío carecen o tienen poco desarrollo de profesionales que
se desempeñen en el campo de la Investigación y Desarrollo de nuevas
tecnologías, básicas para el crecimiento económico. Sin embargo, la última
noticia que he tenido del sistema educativo uruguayo me enorgullece, en el
sentido que he visto que cada niño que empieza la escuela ahora cuenta con
un ordenador personal que incluso tiene acceso a Internet, esto haría de
Uruguay una especie de Finlandia de Latinoamérica. Sin embargo, como bien
señala Ud. si no se cuenta con profesores que motiven a esos chicos a
continuar no se garantiza un crecimiento. Esto me preocupa un poco porque
(y observando el otro artículo del blog), si bien Uruguay ha subido unos
puestos en el ranking de Business, todavía no tiene una posición
importante en Latinoamérica en cuanto inversión. Si no logra posicionarse
mejor en el futuro en cuanto inversiones y estos niños crecen con un
capital humano superior a la capacidad del mercado, podrían suceder dos
cosas o que se desmotiven y dejen de continuar los estudios a cierta edad
o (como ha sucedido muchas veces) emigren hacia otros países donde se les
presenten más oportunidades.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar