4
Sep

Los dilemas del Banco Central Europeo

Escrito el 4 septiembre 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Uncategorized

Casi con una probabilidad del 100%, el BCE va a mantener el tipo oficial en el 4,25% en su primera reunión tras las vacaciones. La bajada del precio del petróleo desde 145 a 106 dólares barril dará un respiro a la inflación en los próximos meses, permitiendo a la autoridad monetaria europea reevaluar la coyuntura económica. No olvidemos que teniendo en cuenta los retardos con los que afectan los movimientos de tipos a la actividad real, el BCE a la hora de tomar decisiones debe anticipar cómo estará la economía en un horizonte de 6-9 meses. En este sentido, las cosas están cambiando a gran velocidad, pues mientras las perspectivas de evolución de la inflación en los próximos meses son ahora positivas (por ejemplo, en España podría cerrar el año incluso por debajo del 4%), no ocurre lo mismo con el crecimiento que retrocedió en la UEM un 0,2% en el 2T (el peor dato desde la crisis de 1993).


Es cierto que parte del ajuste de la actividad se ha debido a un efecto compensación tras un primer trimestre con una climatología anormalmente benigna en centroeuropa. Pero los datos desagregados tanto por países, como por componentes de la demanda, así como los indicadores adelantados del tercer trimestre no permiten ser demasiado optimistas. De hecho, se está revisando las previsiones de crecimiento este año del 1,7% al 1,2%-1,3% y para 2009 se duda mucho de que se alcance el 1% de crecimiento del PIB. Desde luego, con los países periféricos prácticamente estancados (Irlanda, Italia y España) y con caídas de la actividad en Francia y Alemania en el 2T, el panorama es bastante desalentador. Con el consumo y la inversión reduciéndose en el 2T no parece que la demanda interna pueda aportar mucho crecimiento en los próximos trimestres, a lo que se une un frenazo de las exportaciones a raíz de la desaceleración global y de la fortaleza del euro. Con todo ello, el sesgo de la política monetaria debería cambiar en los próximos meses y si el invierno es tan duro como parece anticiparse en estos momentos, el BCE podría bajar tipos en los primeros meses de 2009. El efecto sería un acercamiento del euribor 12 meses al 4% a finales de 2009, lo que daría un respiro a la actividad.

Sin embargo, el debate en las jornadas previas a la reunión del BCE no ha estado centrado tanto en las perspectivas de política monetaria, como en la posibilidad de que se cambien las reglas de admisión de garantías (o colaterales) en las subastas del BCE. Debemos recordar que cuando el banco central presta dinero a los bancos, éstos tienen que entregar unas garantías a cambio. Estos colaterales son activos financieros de muy buena calidad: deuda pública, renta fija privada, titulizaciones, etc. Pues bien, parece que el BCE quiere endurecer los requisitos de admisión de títulos, bien endureciendo la calidad de los mismos (subiendo el “rating”), bien aumentando el descuento (“haircut”) al que se valoran. Todo ello, en medio de la ya clásica campaña de los medios anglosajones contra nuestro país, en la que tan pronto hablan de “cerdos en el fango”, como de bancos y cajas españolas que estarían entregando titulizaciones de bajísima calidad al BCE para financiarse y, por tanto, abusando de la liquidez del banco central, al tener cortados otros canales alternativos de financiación. Evidentemente lo anterior denota desconocimiento, maledicencia o, ambas cosas a la vez. Los bancos españoles están obteniendo un 10% del dinero que presta el BCE (cerca de 50.000 millones de euros), algo que coincide con el peso del sistema financiero español (o de nuestra economía) en Europa. Son los bancos de países como Alemania, los que al captar una liquidez cercana al 40% del total, utilizarían de manera muy intensiva este recurso al BCE. Y, en cuanto a los activos entregados como garantía, los nuestros tienen la misma calidad que los utilizados por los demás, como así lo refrendan las agencias de “rating”. Teniendo en cuenta la restricción de crédito que está en marcha, el BCE no debería entrar en este juego y, en todo caso, si piensa que el sistema es mejorable, dejar los cambios para cuando la tormenta haya amainado.

Comentarios

Juan César Palomino 4 septiembre 2008 - 16:51

Si el BCE valora los efectos de su política monetaria con un retardo de 6/9 meses, ¿cómo es que ha subido los tipos de interés cuando todo el mundo anticipaba una recesión? ¿Y por qué los mantiene ahora? El BCE y su política están haciendo mucho daño a la UE y a su credibilidad como organización que vela por los intereses de los europeos.

Álvaro 5 septiembre 2008 - 01:47

Juan César, porque el objetivo único del BCE es controlar la inflación, y en ese sentido acertaron la predicción porque está más alta que hace 6/9 meses.

Borja Gómez 5 septiembre 2008 - 04:38

Considero que la decisión de mantener los tipos es coherente con el objetivo del BCE de mantener anclada la inflacción y fomentar el ahorro

No existen indicadores claros que la inflacción disminuya en la eurozona en los próximos meses, además es necesario recordar que el objetivo del BCE para el 2008 era una inflacción del 2 %.

El Banco de Inglaterra siguiendo la estela del BCE también decidió mantener los tipos en el 5 % en el R.U.

Marta Blanco 5 septiembre 2008 - 10:14

El BCE mantiene tipos, y endurece la calidad de los colaterales admitidos y aumenta el haircut al que se descuentan (al 12%) anadiendole un 5% en aquellos casos en los que el activo no tenga valor fiable en el mercado.

Supuestamente esta decision tienen entre otros, el objetivo de dinamizar el mercado interbancario, bastante parado ahora mismo, no solo por la falta de liquidez, sino por la crisis de desconfianza que existe entre los agentes de este mercado (bancos e inversores).

Para añadir mas desconfianza, y tener mejor posicion en este mercado (supongo) la prensa extranjera ataca al sistema financiero español y alude, que al estar tan expuestos al mercado inmobiliario, las titulizaciones de nuestros bancos no son de buena calidad, (por ejemplo: agencias de rating han rebajado en los ultimos dias la calificacion de algunas titulizaciones de bancos españoles).

Considero que las reglas en las que nos movemos los bancos para titulizar en España son transparentes y sencillas. Los ultimos activos titulizados han sido de muy buena calidad (%deuda sobre el valor de tasacion muy bajo, y vencimientos cercanos)

No nos deja en buena posicion para ir superando el frente financiero/bancario de la crisis, (considero que hay muchos frentes afectados)campañas como la de prensa britanica.

José Ignacio Giménez Martínez 5 septiembre 2008 - 10:25

En cuanto al mantenimiento de tipos por parte del BCE, sencillamente es una medida que “ayudará” a que no se dispare el consumo, y por tanto la inflación en los precios, al reducirse el precio del principal causante de la tasa de inflación en este momento, que no olvidemos que es el precio del petróleo.
En cualquier caso, parece ser todo una bajada ficticia para el consumidor final, que todavía no ha visto reflejada dicha bajada al llenar el depósito de su vehículo.
Me pregunto por qué cuando sube el precio del petróleo enseguida vemos repercutida la subida en todos sus productos derivados, pero cuando el precio del barril baja, como es el caso, tardan semanas en que repercuta esa bajada al consumidor final. Lucrativo negocio éste del petróleo y grandes beneficios para el estado al retrasar dicha bajada de precios por el porcentaje que se llevan en forma de impuestos. Impuestos, que por otro lado no pueden dejar de recaudar porque parece que todo esto se viene abajo. Baja el número de afiliados a la seguridad social, Las reservas de la seguridad social empiezan a bajar, el paro se dispara y hay menos gente cotizando y más gente con derecho a cobrar la prestación al desempleo… ¡Hay que recaudar!
Y para cerrar el círculo, toda la gente que queda en el paro es gente que no cobra o que cobra la prestación al desempleo durante un tiempo limitado, por lo que la renta de esas familias afectadas cae en picado (Por no mencionar el daño que hace el mantenimiento de tipos en este escenario). Al no tener renta, no pueden consumir, obteniendo como resultado la caída en el consumo interno, bajada de la inflación (que es el proceso que vamos a empezar a experimentar) y caída en el crecimiento del PIB.
Al final nos encontramos con un dilema. ¿Mantenemos o subimos tipos para reducir la inflación o bajamos los tipos para no seguir ahogando a millones de familias? Parece ser que de momento tendremos que seguir apretándonos el cinturón.

José Manuel Fernández 5 septiembre 2008 - 14:59

El endurecimiento de los requisitos de admisión de títulos por parte del BCE, no hace más que avivar la desconfianza existente en el mercado interbancario.

Ningún banco se fía de que le devuelvan el dinero prestado a otros bancos, introduciendo unas primas de riesgo que hacen que haya menos dinero en circulación. Reduciendo así consumo y repercutiendo esto en una reducción del PIB.
Por otro lado el BCE, debe asegurarse muy bien de que el dinero que presta le sea devuelto, porque sino todo el sistema financiero europeo corre el peligro de hundirse.

¿Qué debe hacer el BCE? ¿Dónde alcanzamos el punto de equilibrio?

Jose Luis Manzano 6 septiembre 2008 - 20:33

Sólo se que a nivel bancos y cajas nacionales, se ha venido realizando una campaña de refinanciación de deuda de promotores como nunca antes he visto, no sólo las que vemos en prensa, sino a un montón de medianas y pequeñas promotoras, constructoras y demás operadores del mercado inmobiliario, con volúmenes totales de refinanciación muy altos,lo que no hace más que aumentar su exposición al riesgo, ya que si no lo hicieran, probablemente alguno tendría que “fusionarse” antes de tiempo.

Esta locura refinanciadora ha provocado que en muchas ocasiones ya no se pueda diferenciar lo bueno de lo malo, y es un parche de cara a la galería, los propios promotores ven que si el mercado no se reactiva, el problema pasara definitivamente a los bancos que tendrán que vender ellos las casas.

Este mantenimiento de tipos no hace más que hechar mas leña a esta situación,y abrir un montón de posibilidades para los buscadores de “gangas inmobiliarias”…

Borja Gómez 10 septiembre 2008 - 11:47

Trichet en su última comparecencia pública ha dejado claro que la duración de la actual crisis es mayor de lo que muchas administraciones prevén y por eso pide moderación a los gobiernos con expectativas optimistas. Es necesaria la implantación de medidas para mejorar la competitividad y reducir el déficit en la eurozona.

Sin embargo, además del control del gasto público, moderación salarial, medidas para relanzar el sector de la construcción. España debe resolver un problema estructural muy grave: la formación.

Según el último estudio de Eduation at a Glance de la OCDE, España se encuentra 14 puntos por debajo de la media de la OCDE de los jóvenes entre 25 y 34 años que han terminado secundaria y a la vez tenemos un problema de sobrecualificación debido al alto índice de titulados universitarios.

La formación es una de las medidas más potentes que tiene un país para mejorar su productividad y ser competitivo, nuestro modelo actual de educación es deficiente y requiere importantes acciones para poder estar en la media de los países de la OCDE.

Alejandro de Gabriel 10 septiembre 2008 - 18:36

Suponemos que es normal que el señor Willem Buiter tenga que ganarse el pan llenando las páginas de su blog y, actualmente, es fácil meterse con la economía española y dudar de la calidad de los colaterales presentados por nuestros bancos y cajas.

Por tanto estoy totalmente de acuerdo en el endurecimiento de las condiciones por parte del BCE para no sembrar ninguna duda internacional, porque seamos realistas, ¿cuanto valen hoy en día los inmueboles presentados como bienes garantes de unas hipotecas que no pueden ser atendidas mes a mes?

Me parece bien que el BCE se cubra las espaldas ante la inminente diversificación de negocio de las entidades financieras españolas hacia la venta de pisos, o ¿qué serán los próximos colaterales presentados? ¿coches? tal y como alguno ha intentado ya en el vecino hemisferio…

José García 11 septiembre 2008 - 10:31

Por fin en agosto cayó la inflación después de cuatro meses de subida. Un buen dato. Se quedó en el 4,9%. Solbes indica que espera cerrar el año por debajo del 4%.

Sin embargo, desde mi punto de vista, esta caída de la inflación se debe a la bajada del precio del brent. Demasiado optimismo.

Ayer, los productores de la OPEP anunciaban un recorte de la producción de alrededor de 520.000 barriles diarios. El impacto de tal anuncio no se hizo esperar: de los pequeños descensos que hicieron que su cotización cayera por debajo de los 100 dólares ya no queda nada, y ayer ya remontó por encima de esta barrera psicológica.

Los productores quieren seguir sacando huevos a la gallina de oro y no van a permitir que el petróleo sea barato.

Para una economía como la nuestra, muy dependiente, el efecto no tardará en aparecer: veremos una nueva subida de la inflación para el mes que viene.

De las 4 décimas del descenso de la inflación, 3,5 son por causa directa del efecto del “abaratamiento” del petróleo del último periodo. Pero volverá a crecer, haciendo crecer la incertidumbre y asegurando así la política de tipos del gran Trichet, que los mantendrá para controlar la inflación en la zona euro.

Como muchas veces hemos leído, necesitamos cambios estructurales para empezar a ser tan dependientes del petróleo.

Importante dato también es la bajada de la tasa anual de los alimentos frescos, que ha pasado del 4,4 al 4,2%, con un descenso importante del pescado fresco, con un 1,5% abajo. Importante también el descenso de la leche. La vivienda y la ropa también ayudaron a esta bajada de la inflación.

La crisis se agudiza, y las familias españolas empiezan a notarlo, y por ende, las empresas. La cesta de la compra empieza a ver cómo bajan sus precios debido a la bajada de consumo y a la pérdida de confianza del consumidor, que aunque subió en el último mes, sigue estando baja.

Aún así, la esperanza es lo último que se pierde, pero si tenemos en cuenta que de las 4 décimas debajada de la inflación, 3,5 han sido por causa directa del petróleo, el objetivo de Solbes por acabar el año por debajo del 4% creo que responde más a una utopía que a la realidad.

Vincenzo Marot 16 septiembre 2008 - 11:32

Creo que el hecho de que el BCE quiera endurecer los requisitos de admisión de títulos me parece algo razonable, sobretodo en el momento en el que estamos en el que a nivel internacional una de las economías más fuertes, como es la norteamericana, sea testigo de cómo sus entidades financieras más “sólidas” se están desplomando.

Por mucho que digan que el subprime no haya afectado en la misma medida a Europa, el hecho de que el gigante del águila calva se quede sin un duro si lo está haciendo, y creo que reforzar los requisitos de admisión de títulos va a hacer que haya un saneamiento importante en la economía europea que posiblemente ayude a levantarnos más rápidamente de este estancamiento que estamos viendo.

Molesta, sí, que tenga España esa mala fama de abusar de la liquidez del BCE, pero creo que como dicen: “Todo cae por su propio peso”, y a la hora de la verdad se verá si llevan o no razón los que así consideran, por “desconocimiento o maledicencia” que los títulos españoles no tienen tal solidez.

Habrá que esperar que dentro de las restricciones que pretenden hacer no vean a España con esos malos ojos, y se aplique equitativamente, para todos los países de la Eurozona, dichas restricciones.

Es la única forma que veo de que esta medida sea certera, sino lo que veremos será un estancamiento en muchas zonas y prosperidad en otras, que no va a hacer más que deteriorar el fin común que no es más que crecer como una única entidad europea.

Patricia Fernández Sánchez- Herrero 18 septiembre 2008 - 20:21

En relación con lo que se comenta al final del artículo (la campaña de los medios anglosajones contra nuestro país), a mí me parece que responde claramente a la intención de desviar la atención de los problemas económicos graves que tienen en Inglaterra. A finales de agosto, en una entrevista publicada en The Guardian, el ministro británico de Economía, Alistair Darling, afirmaba que Inglaterra vive la peor crisis económica en 60 años.Y las noticias de nacionalizaciones (banco Northern Rock), caídas y rescates de entidades financieras en ese país, etc., no dejan de producirse.
Es evidente que la economía española tiene importantes problemas que resolver, pero parece claro que hay quien ha optado por intentar ensuciar la reputación del vecino (incluso utilizando el despectivo nombre de “PIGS”), quizá porque compite con él mucho más de cerca de lo que les gustaría…

Y por lo que respecta al BCE, no parece que cuando toma sus decisiones trate con mucho cariño a la economía española, más bien parece preocuparse por la alemana. Claro que, ¿dados los nuevos datos de dicha economía no se estará arrepintiendo un poco de su última y veraniega subida de tipos?

kitchen from Munchen 3 octubre 2012 - 06:03

Thanks for your post.I feel a lot through this article.I am a Vietnam

peter 19 julio 2013 - 07:34

Nice blog…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar