7
Sep

El Futuro de Pakistán

Escrito el 7 septiembre 2008 por Mikel Aguirre en Economía Mundial

Una cuestión de candente actualidad es la postura de los dos candidatos presidenciales norteamericanos sobre la situación de Afganistán. No debemos perder de vista que en el país vecino, aliado de los Estados Unidos en la guerra del golfo II, se acaba de producir un cambio presidencial de gran impacto en el futuro de la zona.

Pakistan –tierra de pureza en Urdu y Persa- , un país de 160 millones de habitantes , gran exportador de productos textiles a Europa ha visto en las últimas semanas como el presidente desde 1999, Pervez Musharraf, renunciaba a encabezar el país. A pesar que en la segunda parte de su mandato ha sido una figura polémica , enfrentado a los partidos políticos que había ayudado a desarrollar en un clima de apertura política; ha dejado sin aclarar la autoría del asesinato de Benazhir Butto o con ha permitiod el creciente desarrollo de los Talibanes en todo el territorio, la situación no siempre fue así.


Es cierto que Musharraf llego al poder desde la vía militar , -en un país que por otra parte a pesar de los intermitentes períodos democráticos desde la independencia de Reino Unido en 1947, posee una larga historia de dictaduras militares, incluyendo las del general Ayub Khan en los sesenta o del general Zia Ul Haq en los ochenta-, siendo avalado por el gran descontento popular que tenía el corrupto gobierno de su antecesor en el cargo Nawaz Sharif.

Tras el 11-S y la invasión norteamericana de Afganistán , se produjeron atentados terroristas en el parlamento Indio que llevaron a una situación muy tensa entre los estos y Pakistán por la en teoría política de permisibilidad de estos últimos con los talibanes. Musharraf supo ser un líder firme en aquellos inciertos días y mantuvo una política clara contra los radicales islamistas. El apoyo prestado a Estados Unidos supuso un flujo importante de inversión extranjero dando al país un crecimiento económico del 6,9% en 2006 y 6,4% en el 2007. Con la marcha de Musharraf los partidos políticos democráticos se encuentran en la encrucijada de dar estabilidad política a un país donde la apertura y desarrollo democrático dio paso a los atentados suicidas o el descontento popular.
Cómo será juzgado en unos años Pervez Musharraf sólo el tiempo lo sabe pero su papel de contención en la zona seguro que será resaltado

Comentarios

Javier Tomás 9 septiembre 2008 - 13:24

Sigue de moda el poner verde a cualquier gobernante que tenga algún tipo de contacto con la esfera militar, llámese Pervez Musharraf, llámese Vladimir Putin.

Atisbo, sin embargo, un cierto cambio de tendencia. Una que defiende que el modelo de democracia “occidental” no puede exportarse tal cual, sino que debe adaptarse a ciertos aspectos como son las circunstancias político- históricas de los países, a su demografía o al nivel de pobreza existente…Un debate apasionante, sin duda.

En Pakistán, Pervez Musharraf ha caído más por el desgaste propio del que lleva diez años en el poder que por cualquier otro motivo. ¿Podría haberlo hecho mejor? Seguro que sí. ¿Podría haberlo hecho peor? También. En cualquier caso, gobernó al país en tiempos difíciles.

Tiene que ser alucinante poder decir que tu abuelo, tu papá y tu mamá han sido primeros ministros y/o presidentes del país. Eso le sucede al bueno de Bilawal Bhutto Zardari, hijo de Benazir Bhutto y del recientemente nombrado presidente Alí Zardari. Además ha sido designado oficialmente, en aquel supuesto testamento político que nos dejó su madre, como su heredero político y futuro mesías.

Resulta que en Pakistán, país que cuenta con 160 millones de personas, crecimiento económico galopante y, según dicen, bomba nuclear, la única persona preparada para llevar las riendas en el futuro es el “niño”; ese que no había vivido apenas en el país y que todavía usa cremas para disimular el acné.

La familia Bhutto , que gobernó en los setenta (Zulfikar Ali Bhutto) y en los ochenta (Benazhir Bhutto), que manda ahora en la primera década del dos mil (Alí Zardari) pretende y promete continuar la saga en la figura de Bilawal Bhutto Zaradari.

Desde Occidente, mientras, aplaudimos que haya caído Musharraf y que venga gente tan nueva, tan desconocida y que, por supuesto, representan como nadie al paquistaní medio.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar