16
Sep

Banca de inversión: el fin de una época

Escrito el 16 septiembre 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Economía de EEUU, Economía Mundial

Los acontecimientos de los últimos días suponen el fin de una época para la banca de inversión americana. De los cinco grandes que operaban a principios de año (Morgan Stanley, Goldman Sachs, Bear Stearns, Merrill Lynch, y Lehman Brothers) sólo los dos primeros han sobrevivido a la crisis y, en el caso de que perduren como entidades independientes, su operativa no tendrá nada que ver con la realizada en los últimos años.

La pregunta es cómo pueden haber desaparecido entidades hasta con siglo y medio de historia, que habían sobrevivido a guerras mundiales o a depresiones económicas como la de 1929. Sobre todo, si tenemos en cuenta que tradicionalmente han acaparado los mejores economistas, matemáticos o ingenieros de las universidades americanas. La respuesta es compleja, pues cuando se produce un cambio estructural como el que está afrontando en estos momentos el sistema bancario mundial, detrás hay factores muy diversos: desde los relacionados con el modelo de negocio, hasta los que implican incentivos salariales inadecuados, por no hablar de una regulación extremadamente laxa.


En primer lugar, se debe recordar que el modelo de la banca de inversión se caracteriza por no tener una amplia base de clientes y, por tanto, por una elevada dependencia de la financiación a corto y medio plazo en los mercados financieros. Además de por niveles de apalancamiento (deuda/capital) muy elevados. Todo ello sólo es posible si tienen una elevada credibilidad y, por tanto, la confianza de inversores de todo el mundo. Un dato refleja que esto fue así durante mucho tiempo. Hace veinte años el balance agregado de los bancos de inversión representaba un 3% del PIB americano y ahora superaba el 20%.

Por tanto, en circunstancias normales esta estructura de balance no tiene porque ser un problema, pero todo cambió después de agosto de 2007, cuando la desconfianza dentro del propio sistema financiero internacional prácticamente “secó” canales de financiación tradicionales, como el mercado interbancario. Pero esta aparente fragilidad ante una crisis de liquidez no hubiera constituido un problema, de no ser por las dudas que rápidamente se extendieron sobre el valor del activo de estas compañías y, por tanto, sobre su solvencia. Una vez que estalla la crisis “subprime”, la exposición directa al mercado hipotecario americano y la abundancia de estructuras sintéticas de activos (CDO´s, CLO´s, etc) confirió una enorme fragilidad a los balances de estos bancos, que trimestre a trimestre se vieron obligados a reconocer las pérdidas de valor de sus activos..

El resultado fue un deterioro de la solvencia y una búsqueda desesperada de capital entre inversores internacionales, que en una primera etapa se cubrió con fondos soberanos de países emergentes, pero que a partir del verano se tornó prácticamente inviable. Por tanto, lo que realmente provocó la quiebra de este tipo de negocio fue una inadecuada exposición a riesgos y, por tanto, un seguimiento y control incorrecto de los mismos. Pero claro, nadie tira piedras contra su propio tejado si no tiene razones poderosas para hacerlo. Y esas razones han sido una inadecuada estructura salarial, centrada en enormes incentivos a obtener beneficios a corto plazo (los bonus multiplicaban el sueldo) y no a mantener la viabilidad de la compañía en el largo plazo. El resultado de lo anterior, como ayer comentaba con razón Buiter en Financial Times, fue que estos bancos de inversión terminaron intermediando entre ellos mismos y no entre ahorradores e inversores, función primordial del sistema financiero.

Todo ello no hubiera sido posible si las autoridades americanas no hubiesen relajado al máximo la supervisión y regulación de los bancos. El resultado de esta laxitud es que se ha tenido que utilizar el dinero de los contribuyentes americanos para rescatar entidades como Bear Sterans, Freddie Mac o Fannie Mae. Al dejar caer a Lehman, el Tesoro traza una raya en la crisis financiera, un antes y un después. A partir de ahora cada palo tendrá que aguantar su vela y los problemas de “moral-hazard” se minimizarán. A corto plazo, el coste será elevado porque la restricción crediticia va a provocar un fuerte enfriamiento de la actividad en los próximos meses. Pero hay que valorar positivamente que las autoridades estadounidenses hayan puesto un límite que deja claro hasta donde están dispuestos a llegar con los programas de rescate que comprometen dinero público. El mercado estaba entrando en una peligrosa dinámica de poner contra las cuerdas a entidades con problemas para provocar la intervención del gobierno con programas de apoyo financiero. El final de la primera etapa de la crisis está más cerca, claro que algunos dirán que han tenido que pasar más de doce meses.

Comentarios

Carlos Blanco 16 septiembre 2008 - 18:11

Pues es posible que George Bush estuviese en lo cierto cuando en una conferencia, sin darse cuenta de que tenía el micrófono abierto, comentó que Wall Street se había emborrachado. Esto descubre que eran muchos los que esperaban estas noticias y pocos los que tomaban medidas, bien porque no era sostenible o bien porque no se sabía como proceder. El resultado es que han caído los grandes bancos de inversión y que la reestructuración del sistema financiero es una auténtica incógnita y se puede decir que es el punto y aparte para los Gordon Gekko (como refleja un artículo del financial times de 2007, los directivos de Goldman recibían los mejores bonos de Wall Street: 40 millones de €, los consejeros de Merrill Lynch 36 M€, los de Morgan 30 M€).
Las consecuencias de estas caídas son múltiples, como estamos viviendo hoy con el derrumbe de AIG la mayor aseguradora del mundo, ahora habrá que estudiar los subyacentes de los fondos de inversión, bonos, productos estructurados y demás vehículos. Muchos bancos, cajas e instituciones financieras, vendían bonos con subyacentes de Lehman, Merrill….que ahora mismo no son canjeables. Bancaja ha reconocido que mantiene una exposición a Lehman de 13 M€, Santander de 11 M€…y lo que queda por descubrir.

Lo positivo de todo esto como comenta Jesús Sánchez Quiñones (director general de R4) es que episodios dolorosos como este, son necesarios para poder salir de la crisis financiera…y esto a falta de muchas noticias (este fin de semana presentan resultados Goldman, del que se espera que reduzca un 70% sus beneficios, y esta previsión está por encima de lo esperado, y también presenta Morgan, los dos supervivientes…) puede significar que estamos quemando etapas más rápido de lo esperado, la inflación de EEUU ha bajado y se espera que también baje el petróleo. Esperemos que no salten muchas ranas en la banca española y que pase la tormenta por dura que sea lo antes posible.

Borja Gómez 16 septiembre 2008 - 18:47

Es inevitable comparar el final de la era del modelo de banca de inversión americana con el modelo de banca español.

Mientras el modelo de negocio americano se basa en rentabilidades con productos estructurados de difícil comprensión para el inversor medio, el modelo bancario español se basa en la ventaja competitiva que le proporciona la capilaridad de su red de oficinas.

El sistema bancario español ha sido criticado por su carácter local, por su modelo minorista, casi pueblerino…alejado del glamour de los bancos de inversión americanos. La realidad es que ese carácter local, le ha alejado de estar excesivamente expuesto a productos “tóxicos” y actualmente se encuentra en una situación privilegiada en el actual escenario financiero. Hace un año era Citigroup quien lideraba el sistema financiero mundial, mientras que en nuestros días es Bank of America quien lo hace. Sin embargo, Bank of America todavía debe digerir la compra de Merrill Lynch.

La credibilidad de nuestro sistema bancario, se sustenta en el Banco de España, actual impulsor de una normativa que evita desmanes financieros en nuestro país.

Sin embargo, es necesario reconocer que si bien nuestro sistema bancario no ha estado expuesto a las hipotecas sub-prime, nuestras Cajas y algún otro banco si han caído en ciertos excesos. Soportar financieramente el crecimiento insostenible de las promotoras inmobiliarias, también tiene sus riesgos. El crecimiento del índice de impagos provocará también cambios en el actual mapa financiero español

Amaru Aranda 16 septiembre 2008 - 19:07

Según se especula por todos lados, lo peor aún está por venir, todas las perspectivas son realmente negativas, sobre todo ahora con la pérdida de confianza en los sistemas financieros. La duda que me queda es que si toda esta crisis (EUA) es únicamente consecuencia de los ingeniosos financieros que causaron la crisis subprime con su efecto dominó; o es que realmente el sistema capitalista liberal está demostrando que tiene contradicciones estrcututales y que por tanto hay que replantearse las cosas a partir de ahora? ¿Y como afecta esta quiebra de la banca de inversión EUA al resto de paises (Latam y Europa)? Pérdida de confianza, menos créditos a personas y empresas, falta de liquidez, por lo tanto mayor leña a la crisis local.

Jaime Puig 16 septiembre 2008 - 20:00

ante esta situación que has comentado Jose Ramón aunque digas que el estado no debe de intervenir no crees que para devolver aún más tranquilidad a los mercados la fed tendría que hacer 2 cosas claves:

1- Hacer una bajada de tipos y regular de una forma más estricta sus mercados para intentar evitar la intermediación entre ellos mismos.(aunque ahora 3 de ellos han desaparecido)pero aún siguen existiendo activos tóxicos en los mercados.

2- No ayudar a AIG, la aseguradora más grande del mundo, significaría otro reves muy grande para la confianza delos mercados, ya que creo que trabaja a nivel mundial con muchas entidades finacieras.

3-Dicen según lo que he leido hoy en la prensa, que también significa el fin de un modelo de sistema financiero y según un periodista de Financial Times(a pesar de todas las criticas que han vertido contra España) que el nuevo modelo que tal vez se pude llegar a instaurar.

Se parecería mucho al que tenemos hoy en día en España, debido a la estricta regulación sobre los riesgos y a lo relativamnete bien que estamos capeando el temporal. ¿Es esta una afirmación coherente apesar de la alta exposición al riesgo inmobiliario que tiene la banca española hoy en día?

Un saludo Y muchas gracias por dejarnos participar e intercambiar opiniones.

Jaime Puig

2-Tienen que salvar AIG….Era la mayor aseguradora del mundo ,ha caido un 93 % en bolsa y el 90% de las entidades mundiales tienen relaciones con ellaspq su división financiera es enorme(sobre todo en derivados…)Ayer se hablaba de prestamos de jp y goldman.,..Esta la tienen que salvar,,

José Manuel Fernández 16 septiembre 2008 - 20:35

Después del derrumbe de Lehman y la absorción de Merrill Lynch, la cuestión es qué hará el BCE, y si cabe esperar una actuación común entre la Fed y el BCE realizando una bajada de tipos.

Desde agosto de 2007, fecha en la que estalló la crisis subprime, el BCE ha mantenido una política económica en la que ha separado la crisis financiera, de lo que es la lucha contra la inflación. Subiendo los tipos del 4 al 4,25% en julio, mientras que la Fed los ha bajado del 5,25% (septiembre 2007) al 2%. Siendo a mi modo de ver, una actuación bastante acertada por parte del BCE.

Por otro lado, una bajada de los tipos por parte del BCE, podría dar una inyección de moral al sistema reduciendo la desconfianza existente, a pesar de ir en contra de su objetivo principal de controlar la inflación. Por lo que únicamente accedería a realizar una, ante un monumental desastre.

¿Es este el momento adecuado para dicha bajada?

Joel López Martín 16 septiembre 2008 - 20:41

El sistema financiero lleva 20 años con políticas de expansión de crédito brutales. Es posible que durante algún periodo corto (1-2 años) la tendencia se haya relajado. Llegado este momento, parece evidente que TODOS los bancos (incluidos el BCE, la FED, bancos de Inversión, bancos minoristas, etc.) tendrán que replantearse su modelo de negocio.
Uno de los aspectos fundamentales a revisar, como decía José Ramón, es el sistema retributivo. Los altos directivos cobran enormes bonus por cumplir objetivos, pero ¿los gestores y directores de oficina? Éstos tienen un salario variable, en algunos casos, de más del 50%. Durante la fase expansiva era “fácil” y casi sistemático cumplir los objetivos de crecimiento y éste salario era considerado como fijo (con las consiguientes deudas contraidas, etc.), ¿pero y ahora? Ésta gente no tiene más remedio que seguir creciendo, es decir, dando crédito a casi cualquiera.
Parece claro que el cambio es necesario, ¿pero hacia donde? Desde luego que al modelo español NO. Uno de los motivos de esta crisis es la falta de regulación, ¿y las Cajas de Ahorro en España? No presentan sus cuentas al público, la regulación del BE es bajísima comparada con la de los bancos y además creo que estas entidades no están exentas de corrupción y conflictos de interés. Pues en España casi el 40% del mercado financiero lo copan las Cajas de Ahorros.
Otro ejemplo claro de porque España no puede ser el modelo a seguir es la finalidad de los créditos (Informe del Banco de España 11/2007):

10% Construcción
20% Promoción Inmobiliaria
40% Vivienda
30%: Resto empresas y familias

No hay que olvidar que la crisis subprime surge por el estallido de la burbuja inmobiliaria y posterior incumplimiento de las obligaciones de pago. Desgraciadamente, las entidades españolas tienen muchas probalidades de sufrir lo mismo que las americanas. Es posible que aquí no se ha titulizado o estructurado de la misma forma que en EEUU, pero el subayacente de la crisis es idéntico.

Sophia Rascon 16 septiembre 2008 - 21:16

En primer lugar tengo una pregunta:

¿Cómo influye la intervención del estado americano en la curva de la Oferta?

Por un lado entiendo que la curva de la demanda permanecería como está y al inyectar fondos prestables en el mercado la curva de la oferta se desplazaría de tal forma que el punto de equilibrio resultante reduciría los tipos de interés y aumentaría el dinero disponible para inversión.

Por otro lado si la intervención desencadena que las arcas del estado entren en déficit presupuestario este hecho anularía lo anterior, al desplazar la curva de la demanda en dirección opuesta, provocando una reducción de fondos prestables, aumento de tipos de interés y reducción de la inversión.

Segundo, en el caso del mercado español, ¿qué medidas se prodrían aplicar para sanear el sistema financiero?

Teóricamente, si el gobierno incentiva el ahorro, aumentaría la oferta de fondos, se reducirían los tipos de interés y aumentaría la inversión “salvando” la situación actual de los bancos. Pero, ¿es esto viable? Además sabemos que nuestro gobierno entra en déficit presupuestario… con lo que dicho incentivo sólo amortiguaría levemente el efecto del déficit.

Virgencita virgencita, que me quede como estoy 🙂

Dionisio Jiménez 17 septiembre 2008 - 00:12

Banca de Inversión: El fin de una época. En contraposición al título del blog, se comenta en algunos medios que en el momento actual puede triunfar el modelo de negocio bancario español.

Si bien se podría considerar como una hipótesis cierta, por la, en principio, reducida exposición a “activos tóxicos”, no es menos cierto que el ansia de crecimiento de las entidades españolas en los últimos años, y la feroz competencia entre las mismas, ha llevado a relajar las políticas de concesión de crédito hasta niveles en los que casi todo valía con tal de conseguir la financiación de una promoción (empezando con la financiación de suelos con unos LTV muy elevados respecto a la valoración de los mismos), o con tal de captar el mayor número de hipotecas finalistas posibles (elevados LTV y tasas de esfuerzo difícilmente soportables con tipos bajos como los que tuvimos en el período 2004-2006, por lo que en niveles actuales, las familias se empiezan a encontrar con verdaderas dificultades para atender las cuotas hipotecarias).

Una bajada de tipos por parte del BCE podría ayudar en cierta medida a relajar las tensiones de liquidez en el sistema, pero posiblemente no se reducirían las primas de riesgo aplicadas, por lo que no se trasladaría a familias y empresas. Las entidades optarían por acumular liquidez pero no en trasmitirla a la economía real.

Puede ser que el momento actual sea el principio del fin de la banca de inversión, aunque en el próximo año, con el incremento de las tasas de morosidad, veremos el final del modelo bancario español de los últimos años.

Juan Alberto Martín Olalla 17 septiembre 2008 - 00:40

Quizá aún haya muchos que no comprenden que el verdadero problema del sistema no es de demanda de crédito, sino de oferta. De qué vale inyectar liquidez si luego ésta no se distribuye a quien la pide: el ciudadano medio. Si estas inyecciones se hubieran realizado hace dos años, la inflación se hubiera disparado. Pero ahora la inflación sube principalmente por el precio del petroleo y las materias primas.
El ciudadano medio quiere consumir, pero no le dejan, porque la banca presupone que se va a quedar sin empleo. Y si no se consume se seguirán destruyendo puestos de trabajo. Falla la confianza y en la vida la confianza es elemento fundamental.

* A problemas de demanda, soluciones de demanda. A problemas de Oferta, soluciones de Oferta. La economia mundial está muy enferma y necesita medidas serias (nada de regalar 400 euros a cada trabajador, pq eso sólo salva el consumo agregado de 1 semana, no de un año).
* Reforma drástica de las empresas de RATING y organos reguladores(ej, SEC). Hay que obligar a las empresas a sanear balances y mostrar la imagen fiel y real de las mismas. Empezar de 0, le duela a quien le duela.
* Regularia más y duramente los mercados financieros, atajando la especulación. La intervención en los mercados, siempre que sea para establecer unas reglas del juego de forma más clara y precisa es muy positiva.

Muchos compenzaron a principios de año a sugerir que esta crisis era similar a la de 1993, por su profundidad y voracidad destructiva, pero ahora los expertos encuentran mas similitudes con la de 1929: boom, pinchazo de la burbuja y crisis de confianza.

Pero ahora no hay una Guerra Mundial para sacar a los EEUU de la parálisis.

Marta Blanco 17 septiembre 2008 - 10:11

Yo me encuentro totalmente de acuerdo con Dionisio en que una rebaja de los tipos de interes no devolveria un apice de confianza al sistema financiero. Se acumularia liquidez para que tanto bancos, como empresas y particulares hicieran frente a sus obligaciones de pago, sobre todo en una situacion como la actual de restriccion del credito y la inversion.

En cuanto al intervencionismo, acabamos de conocer el credito puente otorgado a AIG por la FED de 85000 mill de usd para evitar el colapso, y el efecto expansivo que iba a tener en el sector financiero mundial.

Un ejemplo de este efecto hubiese sido: AIG aseguraba a gran numero de entidades financieras en el mundo (unos 310.000 mill de usd)por las deudas que estas habian concedido tanto a particulares como empresas. La desaparicion de este gigante significaria que en caso que los prestatarios de esos creditos no pagaran, la aseguradora no indemnizaria a las entidades. Consecuencias: bajadas de calidad crediticia, mayores dotaciones,… y un sinfin de efectos que se prolongarian en el tiempo, y que no haria mas que empeorar exponencialmente la situacion que ya vivimos.

El intervencionismo de los estados en estos momentos no debe ser una tonica habitual, que salve a empresas que se encuentran en dificultades por una mala gestion de sus activos. Pero es una utopia que en estos momentos de desconfianza, y restriccion de liquidez, inversores no estatales sean los agentes que se encarguen al 100% de regular el mercado mediante la inversion de estas empresas con problemas. Asi que midiendo las consecuencias que este colapso podria traer, creo que tenemos que agradecer a la FED la noticia con la que nos hemos despertado.

daniel 17 septiembre 2008 - 10:59

Lo que me hace gracia es que el pais defensor a ultranza del libre mercado, ahora esté interviniendo de ésta manera.

¿Como se puede consentir que se privaticen los beneficios multimillonarios a costa de presionar al asalariado, y se socialicen las pérdidas en caso de gestión escandalosa? ¿Qué sistema financiero mundial hemos creado, que la banca siempre gana? ¿Por qué a un banco hay que salvarlo de la banca rota creando un precedente? ¿Por qué un banco o una aseguradora si, y no una PYME?

José Luis Fraga 17 septiembre 2008 - 13:44

La quiebra de Lehman y la posibilidad de que otras entidades sigan su camino suponen un duro golpe para la esperada normalización de los mercados de financiación mayorista, que llevan cerrados desde hace ya más de un año.

En este periodo, la banca española ha hecho frente a la situación potenciando la captación de pasivo minorista como los depósitos y recurriendo a los créditos del Banco Central Europeo (BCE).

Esta situación no es sostenible en el largo plazo. Los canales habituales de financiación siguen bloqueados y las restricciones crediticias repercuten sobre las familias y las empresas lo que, a su vez, añade más problemas a la crisis económica. Es una pescadilla que se muerde la cola y que es difícil interrumpir.
¿Y todo esto como afecta al mercado de valores? Y, sobre todo, como afecta a los pequeños inversores? En mi opinión, visto la dependencia crediticia que poseen la mayoría de las compañías que forman parte del mercado, deberíamos buscar refugio en valores con ratios de endeudamiento bajos, esperando a que pase el temporal….

Jose Luis Manzano 17 septiembre 2008 - 17:22

El rey a muerto, viva el rey!!!!
Adiós a la banca de inversión, sus excesos, la falta de previsión, sueldos desmesurados, etc… han provocado su desaparición, haciendo valida la teoría económica de hyman Minsky, largos periodos de alto crecimiento, bajos tipos de interés y de inflación, una macroeconomía estable, deja una puerta abierta para los excesos y los riesgos desmesurados…en fin que queramos o no, siempre habrá alguna crisis.

Tras la muerte de su reinado, parece que algunas miradas ven en la Banca comercial, sobretodo el modelo español encabezado por el Santander, como digno sucesor del modelo a seguir, con muchos puntos de venta (sucursales), financiación vía depósitos, con menores márgenes pero políticas más a largo plazo y estables, entre otras de sus virtudes…

Yo me pregunto si ¿es oro todo lo que reluce? en el articulo de FT.COM de Martin Wolf de esta semana, hacia referencia a la similitud del mercado europeo, el ingles a la cabeza, al americano, sin mencionar a España directamente, se puede ver en el gráfico del artículo, que sí incluye a España, las similitudes de la burbuja inmobiliaria.

http://www.ft.com/cms/s/0/49a481fe-8406-11dd-bf00-000077b07658.html

Se puede apreciar que todavía, en España, no hemos visto nada, nuestras hipotecas se pagan de momento, gracias a la garantía personal de los titulares de las hipotecas y la posibilidad de pedir garantías adicionales por parte de los bancos,que hacen, entre otras cosas claro, que las familias españolas se esfuercen más de lo que posiblemente hacen las familias americanas en pagar. Lo que posiblemente esté conteniendo los precios.

Pero, ¿hasta cuando podrán las familias soportar esto?, ¿que pasará con un paro del 15%?, ¿están los bancos comerciales españoles, financiadores de esta locura, preparados para una bajada importante del valor de la garantía de su mayoría de sus préstamos, de la mayoría de sus emisiones de deuda?

Dentro de poco lo sabremos….

Jorge Valle 17 septiembre 2008 - 21:37

Estamos viviendo una situación francamente complicada a nivel nacional e internacional. Debemos tener en cuenta que con tipos de interés en mínimos (2,50%), como hemos vivido en los últimos años y gracias a la marcha de la economía, los bancos y cajas de ahorros han asumido riesgos de forma dinámica, con márgenes muy ajustados a clientes con rating individual bajo. Es decir, no se ha distinguido en muchos casos a un cliente prime de un cliente con inferior capacidad de pago. Esto ha sido potenciado por la guerra de precios y captaciones en el sistema financiero.

Desde luego en ese contexto no se fomentó el ahorro sino la inversión desmesurada en cualquier tipo de activo, aumentando al máximo el apalancamiento de las empresas y particulares.

Con esto, ahora vemos como el BCE está cambiando (reduciendo) la valoración de los activos que las entidades están aportando para las titulizaciones que sirven de garantía ante dicho organismo.

En muchos casos los bancos de inversión ponen en marcha productos estructurados (a través de derivados) que a su vez venden a inversores, por tanto el riesgo es vendido a un tercero con el fee correspondiente y sin quedarse con riesgo en sus libros. En algunos casos el banco cubre los fallidos en un porcentaje pero en otros el riesgo es 100% a cargo del inversor. Si el deudor original no cumple con sus compromisos de pago, el inversor pierde la confianza en la entidad y deja de comprar paquetes de deuda. En muchos casos estos derivados se han vendido en cadena, sin saber el verdadero pool de clientes y calidad crediticia que había por detrás.

Como se puede oír y comprobar, muchos bancos de inversión están despidiendo a sus empleados porque no hay operaciones nuevas, entre otros. Durante muchos años el modelo de banca retail es la que se mantiene a lo largo del tiempo con operaciones de rentabilidad ajustada (hipotecas, préstamos, otros productos de particulares y pymes) por los cuales se establecen relaciones a largo plazo entre la entidad y el cliente, y no sólo se vive a base de “pelotazos”.

Nosotros hablamos en muchos casos de bancos de inversión, principalmente americanos, de Bancos Centrales y de Fondos Soberanos que salen al rescate de entidades, pero ¿nosotros miramos lo que tenemos dentro? Teniendo en cuenta que las comunidades autónomas podrían salir al rescate de las Cajas de Ahorro, que entre ellas mismas se plantean fusionarse y que en algunos casos sacan de sus libros los fallidos del sector inmobiliario, creando sociedades nuevas, con el fin que la morosidad no se refleje en sus balances, ¿hasta dónde podemos llegar?

Dionisio Jiménez 17 septiembre 2008 - 23:24

Estoy completamente de acuerdo con lo que comenta Jorge en relación con los derivados.

Ha habido un crecimiento espectacular de este tipo de productos, con el elevado riesgo que conllevan, convirtiéndose en auténticas “bombas de relojería” como los calificó Warren Buffet ya en 2002, pasando de un simple instrumento de cobertura -por ejemplo del tipo de interés en una operación de préstamo- a operaciones puramente especulativas y con dudas sobre la calidad de los subyacentes y contrapartidas.

Este tipo de productos han podido ayudar a conseguir grandes comisiones y resultados, pero también han podido llevar a los bancos de inversión a su final, por no haber sido utilizados correctamente…

Erica Helling 18 septiembre 2008 - 01:37

En relación a la última parte de este blog que comenta sobre las entidades financieras que están siendo “salvadas” por la Fed estadounidense a través de préstamos, por qué EEUU salvó 2 entidades financieras y dejó caer otra?. Lo que es justo para unos no es justo para todos?. Todo este “salvataje financiero” empezará a tener un coste para Estados Unidos en a nivel deuda ?.

Leyendo noticias en los medios de estos días, me encontré con antiguos comentarios de “un tal Minsky” (prestigioso economista ya fallecido) que parece ser que predijo todo esto que está pasando. Sus predicciones hablaban de la formación y explosión de burbujas financieras en relación al sistema capitalista, dado que los operadores de estas entidades financieras toman muchos riesgos en épocas de estabilidad. Si de este tema ya se venía hablando desde hace tiempo, no se podía prevenir?. No entiendo cómo muchas de las cabezas financieras más privilegiadas del mundo formaron este terrible tsunami.

Alejandro de Gabriel 18 septiembre 2008 - 10:45

En mi opinión el fracaso del modelo de banca de inversión americano es algo puramente casual y coyuntural.

El soporte de estos bancos son los inversores privados, y la clave es la confianza de éstos. Tras el destape de las subprime, la pérdida de valor de los activos asegurados conlleva, como hemos visto estos últimos días, la suspensión de pagos de este tipo de bancos al retita el apoyo privado en forma de equity. Como en toda lucha, sobrevive el más fuerte y el que lo parecía ha resultado no serlo. ¿Mala gestión?

Es el turno de los bancos de inversión europeos, con una fuerte red comercial detrás, los que pueden hacer reflotar el modelo de banca de inversión en un plazo medio-largo. La confianza en este caso es ciega por parte de los ahorradores, que depositan su dinero en cuentas corrientes y fondos sin apenas riesgo. Los bancos que han sabido gestionar bien ese pasivo son los que ahora sobrevivirán.

Recordemos que un pilar básico del crecimiento de la economía española de los últimos años ha sido la financiación de las empresas a través de los bancos de inversión, un modelo que debe seguir funcionando sí o sí. O acabaremos como los contribuyentes americanos, financiando con nuestros impuestos a fondo quizás perdido y no con nuestros ahorros con un cierto tipo de interés, por bajo que sea.

Tamara Vázquez Suárez 18 septiembre 2008 - 12:01

Todo el mundo tiene su propia solución para la crisis, esta mañana, por ejemplo, en sólo diez minutos he escuchado a tres expertos con tres soluciones distintas:Uno es promover el ahorro, otro es rebajar los tipos y otro realizar rebajas fiscales a las empresas.

– Entiendo que promover el ahorro tiene dos objetivos. Uno es inyectar liquidez en el mercado financiero, lo que serviría para ir saliendo de la crisis financiera. Y el otro es reducir el consumo para controlar el IPC y la inflación y así salir de la otra crisis, la económica. Esto creo que lo tengo claro, aunque se olvida del factor precio del petróleo.

– Al reducir el consumo se reducirían los beneficios empresariales, y para salvar los muebles de las empresas se llevaría a cabo una rebaja fiscal, eso ayudaría a mantener viva la empresa y promovería la creación de nuevas empresas.
Mi pregunta es: ¿es el momento de llevar a cabo esas rebajas fiscales? a mi entender los ciclos económicos sirven para limpiar la economía de sobreproducción, se supone que en las crisis sólo sobreviven las empresas realmente fuertes y competitivas, y que de las crisis los mercados salen reforzados por la fortaleza de esas empresas. Si yo aplico ahora una rebaja fiscal no favoreceré la creación de empleo, sólo parchearé la economía de las empresas perjudicadas por la caída del consumo ya que, si no vendo ¿por qué voy a seguir produciendo? o ¿por qué voy a querer crecer? o ¿por qué voy a querer empezar a producir?

-Rebajar los tipos va totalmente en contra del ahorro, me imagino que lo que hay detrás de esta idea es reactivar el consumo para resurgir la economía, ¿puede la recuperación económica devolver la confianza de los inversores en el mercado financiero? Quizás esta idea se olvide de la crisis de los mercados financieros y se centre más en la crisis económica, la generada por la inflación alimentada por la especulación, no inmobiliaria, si no petrolífera.

Patricia Fernández Sánchez- Herrero 18 septiembre 2008 - 16:17

A mí me interesa mucho la idea expresada por el profesor Díez Guijarro al inicio del último párrafo (“Todo ello no hubiera sido posible si las autoridades americanas no hubiesen relajado al máximo la supervisión y regulación de los bancos”).

Y en relación con ello, yo me pregunto: ¿De verdad la Administración republicana de los últimos ocho años se va a “ir de rositas”?.Como cuenta George Soros en su último libro (ver Expansión de hoy pág. 20), Alan Greenspan (antiguo presidente de la Reserva Federal) ya fue prevenido en 2000 sobre el comportamiento abusivo en los mercados de las hipotecas subprime, pero hizo caso omiso a lo que ya se veía que estaba ocurriendo.¿Por qué? Posiblemente porque más de un amigo se estaba forrando aprovechando la falta de control y regulación. Y total, luego ya se sabe, se socializan las pérdidas y ya está. Ahora bien, cuando ganaban (¿o más bien, cuando “robaban con glamour”, es decir, utilizando eso que llaman “ingeniería financiera”?), a nadie se le ocurrió que tenían de repartir el botín entre toda la sociedad, que somos los que ahora hemos de utilizar nuestro dinero para arreglar todo esto. ¿Qué liberalismo es éste? ¿No será que hay algo en este supuesto fabuloso sistema que no acaba de funcionar?

En segundo lugar, ¿cómo creéis que los acontecimientos de estos dos últimos días pueden influir en las presidenciales de EEUU?. McCain ya tuvo que echar marcha atrás hace dos días y acabar apoyando el rescate de AIG. Obama ha salido en TV en un discurso de dos minutos que sólo suele realizarse al final de la campaña.¿Alguien se cree que McCain supondría una ruptura con la desastrosa Administración republicana anterior? Creo que en Europa nadie se lo cree, pero está claro que aquí no acabamos de entender al complejo “ciudadano medio estadounidense”…

Lo único que agradezco de la caída de Lehman y AIG es que parece que por fin en la campaña americana se empieza a hablar de algo serio y se dejan ya de las estupideces sobre Sarah Palin y su trasnochado provincianismo religioso- demagogo.

Gabriela López 18 septiembre 2008 - 18:00

Tras analizar la evolución sufrida por los mercados financieros en los últimos años (globalización y búsqueda de rentabilidad a cualquier precio) y las consecuencias de dicha evolución, me pregunto ¿qué han hecho estas compañías de sus propios Departamentos de Riesgos?

No solo debemos culpar de la situación actual de los mercados a las políticas salariales o a la falta de regulación por parte de los bancos centrales. Es sabido que todas estas entidades poseen un departamento de riesgo cuyo objetivo es predecir, controlar e informar de los excesos o riesgos asumidos dentro de la misma. Por ello entiendo que, de alguna forma, las propias compañías son responsables de dichos excesos y/o de minimizar la importancia de los posibles informes presentados por este departamento.

Entendiendo que se dedican elevados recursos a este tipo de análisis, no es comprensible que se le preste tan poca atención.

Así mismo, no solo es necesario tener conocimiento de dichos riesgos, sino tener preparados “Planes de Contingencia” que definan, con todo detalle, las pautas de actuación en caso de sobrepasar los limites de riesgo que se consideren razonables. La existencia de tales mecanismos evitaría que ciertas entidades incrementaran sus posiciones en estos activos de riesgo (apalancamiento provocado por lo que se conoce como una huida hacia adelante) esperando recuperar las inversiones realizadas.

… ¿es que estas entidades han ignorado a sus propios departamentos de análisis de riesgo? De haberles hecho caso ¿pudieron haber evitado/solucionado esta situación?

Recordemos que el buen gestor es aquel que “asume riesgos cuando puede y no cuando quiere” y para ello necesita identificar su propios límites. Ahora, paguemos entre todos los platos rotos.

Julio Lopez 19 septiembre 2008 - 12:29

En relación con la posibilidad que se comentaba más arriba de que en España se produzca otro desplome de nuestro sistema financiero debido al impago de nuestras hipotecas, me da la impresión de que estamos algo más protegidos que EEUU.

Me explico, ¿cuales son los factores más importantes que nos influyen a la hora de pagar la hipoteca? Yo diría que son el EURIBOR y mantener nuestros ingresos (no perder el trabajo).

El primer punto podría quedar resuelto si hacemos caso a los expertos que vaticinan que no seguirá creciendo o que incluso podría bajar levemente en el futuro próximo.

Y en cuanto al segundo, habría confiar en que las PYMES (que emplean a la mayoría de la población) no se vengan drásticamente abajo.

Para evitar esto, la rebaja del impuesto de sociedades podría contribuir.

Y para aquellas personas que se hayan visto abocadas al paro, podría ayudarles una política que favorezca la creación de empresas. La eliminación de trámites burocráticos, la exención fiscal, las subvenciones o incluso el pacto con cajas de ahorros para redirigir su obra social a estos fines podrían se medidas a mi juicio muy validas.

victor camacho 20 septiembre 2008 - 00:07

es una oportunidad para plantear por lo menos en abstracto nuevas teorias a la luz de los acontecimientos presentes y futuros como por ejemplo impedir legalmente y teniendo en cuenta toda su linea de parentezco y consanguinidad, que todo actor económico social sea comerciante, cientifico, artista, político o lo que fuere; que se enriquezca y tenga patrimonios por encima de ciertos parámetros sociales, ya que el único origen de las riquezas no pueden ser sino producto y consecuencia del medio social y los seres humanos que la habitan. gracias

Mr.Harison Brown 21 septiembre 2008 - 16:06

Buen día,
Soy un financiador de hacer lo que necesita un préstamo urgente? 3% los tipos de interés. i
ofrecer préstamos de todas las categorías, todo tipo de organizaciones empresariales, voy a ser capaz de prestarle cualquier cantidad de dinero que usted necesita, sólo si usted está de acuerdo en mis términos y condiciones, el 3% los tipos de interés por año si usted está interesado favor, Email: harisonbrownfirms@live.com
Saludos cordiales
Mr.Harison Brown

Vincenzo marot 22 septiembre 2008 - 09:59

Yo creo que el capitalismo, como todos los modelos económicos, tiene tanto un lado fuerte como un punto débil. Dependemos de la confianza de todos para que haya un flujo de capital que alegre la economía, y el mercado mientras exista este flujo va correctamente encaminado y todo es bienestar y alegría. Pero en cuanto dicha confianza decae o simplemente se pierde, empieza a tambalear todo el sistema.

No creo que el capitalismo sea el culpable de la situación tan precaria de la economía actual, creo que el error es pensar que el mercado se autorregula por si mismo, y que no puede haber normativas que regulen el mismo. Esto es un error brutal, a mi parecer, ya que pasa lo que vemos que ha pasado: la codicia humana puede con dicha auto regulación y se cometen excesos enormes, como es, por ejemplo, la crisis de las sub-primes.

Creo que ahora es cuando empieza verdaderamente el ajuste, y creo que veremos más casos del tipo AIG y Lehman Brothers, unos quebrados con ayuda y otros quebrados sin más. Y esto tiene que pasar porque esto tiene que servir como lección de lo que puede pasar si seguimos con los excesos en el mercado.

España no creo que sea inmune a estos acontecimiento, un capital de aproximadamente 1000 millones de € fueron invertidos por España en Lehman Brothers, y ahora están a la espera de saber si tienen o no respaldo de este dinero.

Nadie en esta economía de la que todos formamos parte tiene una vacuna aplicada a la crisis, y España, como muchos países de la Unión, tendrá su etapa crítica que, posiblemente, será menos fuerte que en otros sitios, pero que sin duda repercutirá más de lo que muchos piensan.

Nos queda ver qué pasa en estos días, donde las cosas están saliendo a la luz, y esperar que el golpe “duela pero no aturda”.

Rafael del Barco Carreras 25 septiembre 2008 - 11:39

II. LEHMAN BROTHERS

y los bancos y cajas españoles.

Rafael del Barco Carreras

Si Zapatero mostraba su sonrisa al señalar a los culpables de la CRISIS en España y el Mundo, LOS AMERICANOS, a nivel de calle se sumaba uno más de los infinitos enredos de la BANCA ESPAÑOLA. Al decir de Solbes, poco importante. ¿Poco? Los abogados se han lanzado a captar clientes. Varios blogs y webs calculan 3.000 millones de €, con perjudicados a miles que invirtiendo en “estructurados” como el Bono DJ Euro Stoxx 50 firmaban los de Lehman sin ni imaginar que su amigo el director o agente le engañaría por una comisión “especial”. 500.000 millones de las antiguas pesetas no son nada ante el presente alud de quiebras y estafas (cifra parecida al FÓRUM FILATÉLICO). Banif y Bankinter en cabeza. El tocomocho de papeles falsos por de verdad se repite con infinidad de frases en los asépticos despachos de Banca. Los bancos americanos tienen diferentes niveles de cobertura hasta cierto importe, y de riesgo total en renta variable. Allí eso lo saben desde la guardería, como yo lo sabía en 1958, a los 18 años, cuando inicié el Instituto Bancario. Engañosos prospectos de propaganda de los bancos. ¿Y porqué recomendaban las cajas y bancos nacionales invertir en “productos” americanos, máxime cuando la ganancia no justificaba el riesgo, y con “fondos de inversión” propios? La avaricia de más comisiones. Y hasta cajas y caixas cogidas en el “producto”, desde la Caja Laboral con 168 millones de € a la Caixa de Cataluña con 16. Y los profesionales, autorizando la inversión, conocían el riesgo…para ellos, en persona, ninguno…solo ganancia.

Una variante parecida sucedió con TERRA, los bancos y cajas, socios y consejeros de TELEFÓNICA, colocaron las acciones de la filial como si de la matriz se tratara, o sea, segurísimas. De 200.000 millones de pesetas iniciales en “papelitos acciones” a CINCO BILLONES de valor en Bolsa, hasta la caída a cero. La CAIXA provisionó unas docenas de miles de millones de pérdida; juraría, que de sus altos ejecutivos marcando el precio a diario, nadie perdería de su bolsillo un duro, muy al contrario. Los cuatro del Monopoly, dominando el 80% del DINERO DE TODOS LOS ESPAÑOLES, capitaneados por JUAN VILLALONGA, el ejecutivo mejor pagado de todos los tiempos y países (que ahora aparece comprando el CF Valencia) amigo y compañero de pupitre del entonces Presidente Aznar. Al igual que ahora, un inútil e inviable enredo tecnológico creado en España, concretamente en Cataluña, achacado al crak de las NUEVAS TECNOLOGÍAS DE WALL STREET. Impune, esa y todas LAS BURBUJAS PIRAMIDALES. Las varias denuncias de los “pequeños inversores”, pendientes algunas en Norteamérica, se resolvieron en España con lo de que es el RIESGO PROPIO DE JUGAR EN LA BOLSA. La BOLSA ESPAÑOLA un CASINO manejado por cuatro o cinco coupiers tramposos. Me pregunto a diario cómo aun alguien deja un duro en bancos y cajas. Veremos esta vez que dictan los jueces aunque solo sea por PUBLICIDAD ENGAÑOSA.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar