22
Sep

¿Cuanto crece la economía de Cuba?

Escrito el 22 septiembre 2008 por Rafael Pampillón en América Latina, Cuba

De acuerdo con las estadísticas oficiales, en el periodo 2005-07 la economía cubana creció a una tasa promedio anual del 10,6%, la más alta de América Latina (el promedio regional fue 5%). Este crecimiento económico cubano aunque es comparable con el de China, sin embargo, parece que no está teniendo un reflejo en la mejora en el nivel de vida de la población. Si en Cuba hay crecimiento este debería trasladarse al bienestar de la población. Por eso el Presidente Raúl Castro en su discurso a la Asamblea Nacional a finales de 2007 dijo: “nos interesa especialmente que el crecimiento económico se refleje lo más posible en la economía doméstica, donde están presentes carencias cotidianas”.


¿Crece realmente la economía cubana al ritmo de las tasas oficiales?

Un análisis del periodo 1989-2007 puede permitir aclarar si los datos espectaculares de crecimiento económico de Cuba son correctos. Por ejemplo, las cifras oficiales de producción para 20 productos clave (para consumo interno y exportación), muestran que la producción de 14 de ellos, en 2007, estaban muy por debajo del nivel de 1989, entre ellos: azúcar, cítricos, tabaco en rama, leche, huevos, arroz, pescados y mariscos, cemento, fertilizantes, zapatos y jabón. Sólo hubo incrementos notables en la minería (petróleo, gas, níquel), carnes y hortalizas, pero curiosamente en todos estos epígrafes, salvo en el gas, se produjo un estancamiento o declive en los últimos tres años (2005, 2006 y 2007), precisamente los de mayor crecimiento del PIB.

¿Cuanto conribuye el sector exterior al crecimiento?

En lo que hace referencia al sector exterior el turismo que creció de forma espectacular entre 1989 y 2005 pero cayó precisamente en los años 2006 y 2007. La tendencia a la baja sigue ya que en 2008 la mitad de las habitaciones de los hoteles están desocupadas. Por último la balanza comercial ha sido deficitaria en los 3 últimos años. El factor exterior que pudiera explicar mejor el fuerte crecimiento del PIB en los últimos tres años es la ayuda económica de Venezuela, que incluye más de 4.000 millones de pesos en pago de servicios prestados por profesionales cubanos en Venezuela (casi la mitad de los médicos), un subsidio muy generoso al precio del petróleo que compra Cuba a 27 dólares el barril cuando en el mercado mundial está alrededor de los 100 dólares, y una inversión venezolana de varios miles de millones de dólares.

Conclusión

Según varios expertos en economía cubana, entre los que se encuentra Carmelo Mesa-Lago, la combinación de la ayuda venezolana junto con los factores autóctonos de la economía no explican los enormes crecimientos del PIB de los últimos tres años ¿Por qué hay diferencias entre los valores oficiales y los reales? ¿Dónde hay que buscar la explicación? Seguramente el fuerte crecimiento económico oficial hay que atribuirlo a factores metodológicos y cambios estadísticos en el cálculo del PIB. Así por ejemplo, desde 2003 al PIB cubano se le agrega el valor de los servicios sociales gratuitos (educación, salud, etc.), así como el valor de los subsidios a los precios de los bienes racionados, lo cual genera una sobreestimación del PIB y no lo hace comparable con el del resto del mundo que utiliza la metodología de las Naciones Unidas.

¿Es cierta la afirmación de que la economía cubana está creciendo estadísticamente pero no en los hogares? ¿Cuál es la diferencia entre el crecimiento económico real y el oficial? ¿Cuál es el ritmo real de crecimiento de la economía cubana?

Fuente: Carmelo Mesa-Lago “Contribución a la polémica sobre el crecimiento del PIB en Cuba” (2008) Publicado en Vitral nº 86 y también José Antonio Quintana de la Cruz “La polémica del producto interno bruto”. Publicado en Vitral nº 85.

Comentarios

Amarchante 22 septiembre 2008 - 12:12

Si un gobierno autoritario quiere ocultar algo, que no se busque más. Lo cierto es que cada vez que aparecen noticias de Cuba, parece que es uno de los países latinoamericanos más pobres y con menor crecimiento. Y esto no lo ha hecho Fidel, lo que demuestra que su hermano Raúl es lo mismo. Por eso me ha sorprendido que creciera al 10%. Creo, como el autor, que no se pueden comparar cosas distintas.

Fernando Peral 22 septiembre 2008 - 15:21

El problema con la estadística económica cubana es que no hay ningún organismo verdaderamente independiente que ofrezca información para poder establecer un análisis fiable de los datos oficiales (bancos, sociedades de calificación, etc.). Con una economía tan politizada como la cubana, tratar de establecer la situación real de la economía es un puro ejercicio de especulación. Lo único que sabemos a ciencia cierta es, como ocurre con todas las cifras oficiales, que la información facilitada responde a los intereses políticos del gobierno de turno, y no a la realidad que ese mismo gobierno conoce.

Amarus 23 septiembre 2008 - 13:48

El problema que veo al intentar comparar el PIB cubano, es que no se toma en cuenta que es un pais aislado económicamente del resto del mundo, en parte por su propio gobierno, pero principalmente por el bloqueo económico al que está sometido por parte de los EUA. Cuba tiene un modelo economico (y social) muy distinto al capitalismo, no digo que sea mejor, pero es una “falacia” el querer comparar Cuba con otros paises usando indicadores y variables del sistema capitalista como el PIB, inversión extranjera, renta percapita, etc, etc. Es igual que cuando los gobernantes de Cuba se comparan contra otros paises usando sus propios indicadores como son sostenibilidad, tasa de analfabetismo, mortalidad infantil, sanidad publica, etc. siempre salen mejor que el resto.
Pues, ni lo uno ni lo otro, hay que mirar las variables en su contexto.

Daniel Rodríguez Herrera 8 octubre 2008 - 14:27

¿Principalmente por el “bloqueo” de EEUU? Mentira.

Lo de EEUU no es un bloqueo, sino un embargo, es decir, que se prohíbe a las empresas norteamericanas comerciar con Cuba excepto en lo que se refiere a productos de primera necesidad. El resto del mundo puede comerciar con Cuba y parte de él lo hace, aunque poco, porque Cuba no tiene mucho que ofrecer excepto, tristemente, turismo sexual.

En cuanto al cálculo del PIB en países comunistas, la caída del muro demostró que suelen estar inflados siempre. La razón es que la producción en sistemas capitalistas está orientada al uso de los bienes y servicios producidos, porque si no se hace así no se vende y las empresas quiebran y dejan de aportar al PIB. Aunque una parte de la producción no cumpla ese requisito siempre será relativamente pequeña en comparación con un sistema comunista, en que una parte considerable de la producción puede ser completamente inútil, pero siempre suma al PIB, aunque sean productos que tras ser fabricados se abandonan en un vertedero o en una cuneta.

La reducción del PIB de los países comunistas tras la caída del muro se debió a muchos factores, pero uno de los principales es que cesó la producción inútil.

Vientoenpopa 28 marzo 2009 - 18:28

En el comunismo supuestamente, si de leche se tratase, la abundancia de ella llegaría a los estómagos del ser humano según su necesidad. En el capitalismo, para que su precio no se abarate, el sobrante se derrama al río aunque muchos estómagos hambrientos reclamen su consumo gratuíto. En materia de ladrillos, ligado al capitalismo, se llegó en España a una abundancia tal que qué se iba a hacer? Lanzarlos todos al río. El capitalismo no toleraba un bajón a mas del 30 % en el precio de los inmuebles, mas abajo de eso ya representa el arribo al comunismo el cual está en antagonía con el capitalismo. Tan grande ha sido el desarrollo industrial a competitivo precio en China, que en España y el resto de otras naciones desarrolladas, que no quedaba otro margen de productivdad que en el sector de los inmuebles. en lo que a viviendas se trata, por poco llegamos al comunismo en España.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar