30
Ago

Déficit exterior del primer semestre: 10,65% del PIB

Escrito el 30 Agosto 2008 por Rafael Pampillón en Economía española

Los datos publicados ayer por el Banco de España sobre la balanza de pagos en el primer trimestre de este año señalan que el déficit por cuenta corriente aumenta. El déficit por cuenta corriente de España (déficit con el exterior) en el primer semestre de 2008 arroja un saldo negativo de 58.615,4 millones de euros, frente a los 51.000,8 millones en el mismo período de 2007. El déficit corriente representa un aumento del 15% con respecto al mismo semestre del año pasado. Es el más alto del mundo en términos absolutos después del de Estados Unidos.


Se reduce el déficit exterior

El lado positivo es que este déficit por cuenta corriente del primer semestre en porcentaje del PIB, 10,65%, es algo inferior al 12,1% del primer trimestre de este año. Un segundo aspecto positivo es que el déficit por cuenta corriente en el primer trimestre de 2008 arrojó un saldo negativo de 32.552 millones de euros mientras que en el segundo trimestre de este año el défict fue menor: 26.063 millones de euros.

¿Qué significa este desequilibrio exterior?

Es un síntoma de pérdida de competitividad de nuestra economía. ¿Qué factores nos han llevado a esta situación de deterioro? 1) Carecer de una política propia de tipo de cambio que nos impide devaluar y 2) Nuestra mayor inflación que hace nuestras exportaciones más caras y nuestras importaciones más baratas.

El persistente déficit por cuenta corriente que desde hace 10 años asola España se encuadra en la pérdida de competitividad, que desde enero de 1999 ha sido un 15%. Además, al comprar en el exterior más de lo que vendemos, necesitamos endeudarnos con el resto del mundo. Ante la ausencia de una política de tipo de cambio, el equilibrio exterior y la mejora de la competitividad sólo son posibles a través de la estabilidad de precios, estímulo a la competencia y reformas estructurales que permitan una mayor movilidad de los factores productivos y mayor flexibilidad de la economía.

Además, en estas circunstancias de escasez de crédito, es decir, de financiación difícil y cara, es más necesario que nunca atraer inversión extranjera que permita financiar de forma más fácil y barata el elevado déficit exterior. Por otro lado, e íntimamente unido a lo anterior, se precisa mejorar la competitividad de la economía española para reducir el déficit externo.

Comentarios

Francisco Vaz 30 Agosto 2008 - 13:35

Sr. Pampillón: Por favor, expliquelé a Solbes primero y a Zapatero después como resolver esta situación. Pero me temo que son mucho mas que un par de zotes desvergonzados, que solo van a lo suyo, y no le van a hacer ni caso. Es una verdadera desgracia que estemos regidos por ese tipo de individuos que con tanta mala fe e innumerables engaños, se aprovechan en democracia de un pueblo, en su mayoría aborregado, que nos obliga a tener el Gobierno que en conjunto nos merecemos.

Platos rotos 30 Agosto 2008 - 16:32

Este déficit es el verdadero milagro español. No existe país de la tierra con semejante desequilibrio de caja, ni aun Estados Unidos en términos de PIB. Semejante número es una ruina para España. La convergencia por medio del endeudamiento, el consumismo y la baja productividad es simplemente un artificio. Habrá que pagar los platos rotos ahora.

Roberto Marinelli 1 Septiembre 2008 - 09:28

Rafa, el déficit comercial español no se debe solo a la perdida de competitividad española: La economia italiana es menos competitiva que la española, pero su déficit es mucho menor.Estados Unidos es el país más competitivo del mundo y sin embargo su déficit comercial es el mayor del mundo en valor absoluto y uno de los mayores del mundo en porcentaje del PIB.

Algunos de los factores que explican dicho déficit en el caso español son el patrón geográfico y sectorial de la exportación, ya que España no aprovecha suficientemente los mercados emergentes, la fuerte tasa de inversión, la fuerte demanda interna, las importaciones de bienes de equipos y … la pérdida de competitividad.

Como se puede comprobar, la pérdida de competitividad es solo una parte del problema, mientras que buena parte del déficit comercial en España se explica por su intenso desarrollo de los últimos años: un fuerte incremento de la demanda interna y de las inversiones de las empresas españolas en el extranjero (sobre todo latinoamérica y Europa, que han convertido a España en el 3º inversor mundial), y por lo tanto una componente de fuerte endeudamiento espoleada por los bajos tipos de interés como consecuencia de la llegada del Euro. Cuando un país se desarrolla intensamente (como el caso de España), se suelen producir desequilibrios de la balanza comercial.

La actual desaceleración económica de afecta a toda Europa traerá consigo una reducción del gasto que inducirá una reducción de nuestros costes de producción relativos, ya sea por la vía de la moderación salarial o por la caída de la generación de empleo, que al menos frenará la pérdida de competitividad. O sea, que mejoraremos la competitividad a costa del crecimiento.

Lo cierto es que España ocupa los últimos puestos de competitividad en Europa y hay que mejorar mucho la competitividad profundizando en la dotación de infraestructuras, mejorando la educación y la investigación, mejorando la competencia en varios servicios privados y la eficacia de servicios públicos, reformando algunas regulaciones de los mercados de productos,etc… Un saludo.

Fernando Peral 2 Septiembre 2008 - 13:50

En mi opinión, el análisis de este déficit lo único que nos dice es que los españoles – empresas y particulares – hemos vivido por encima de nuestros medios, y que ha llegado la hora de apretarse el cinturón para pagar deudas en lugar de refinanciarlas. Esto será tanto más difícil cuanto que nuestros principales clientes “naturales” también se ven obligados a apretarse el suyo. En definitiva, creo que ahora se va a sumar a la crisis de confianza financiera una crisis de demanda, con repercusiones aún más graves para nuestras empresas y nuestro sistema de protección social.

Josemari 2 Septiembre 2008 - 15:05

¡Bravo Fernando! ¡Tu siempre contagiando al personal con tu desbordado y desbordante optimismo!. Cuanto peor, mejor.¡Olé!.

Fernando Peral 2 Septiembre 2008 - 16:50

Estimado Josemari,

Ignorar los problemas no hace que desaparezcan. Eso sí, si tú ves motivos para el optimismo en relación con nuestra economía, por favor explícalos para que todos podamos recuperar el optimismo.

La verdad duele 3 Septiembre 2008 - 02:16

Mi estimado Fernando Peral:

Tienes razón en tu análisis sobre la economía española. Otros siempre pretenden justificar la supuesta competitividad de la economía española con datos absurdos, con la comparación con los Estados Unidos, que desde Bretton Woods ha sido la locomotora económica mundial no sólo porque a los norteamericanos les gusta consumir de todo, sino que el mundo de la posguerra así lo requería. Especialmente Europa y Japón lo necesitaban como agua para sus economías. Y este rol de Estados Unidos a la vez cumple un rol geopolítico importante en el sostenimiento del actual imperio americano. En definitiva, obedece a un plan. Lo de España es desgobierno, falta de prudencia ciudadana en relación al endeudamiento, y una clara falta de competitividad. Con respecto a que sea más competitiva que Italia, debería mostrarse con hechos contundentes. Italia es una nación con una balanza comercial equilibrada, y con grandes saltos en las exportaciones en los últimos años. Cuando se habla de competitividad comparada se mezclan varios factores, que distorsionan la idea de competitividad de una economía. Cuando se habla de una economía más competitiva en realidad se quiere decir más abierta o más liberalizada, pero esto no quiere decir que sea más competitiva. En este sentido España es más abierta que Italia, pero no es más competitiva porque sus productos no lo son. Y si ser más competitivo significa perder cada año 100.000 millones de euros, entonces es mejor que lo tomen a uno por anticuado.
Como decías Fernando, ha llegado la hora de apretarse el cinturón. No hay más dinero fácil. Pero en definitiva es lo que cabe hacer si España piensa alguna vez en tener un desarrollo sustentable en el tiempo. La verdad duele. Te felicito Fernando por exponer los hechos con sinceridad y renuevo los elogios que hice alguna vez hacia tí, de que eres una persona íntegra y correcta, como se aprecia en todas tus exposiciones. Un abrazo.

Fernando Peral 3 Septiembre 2008 - 07:40

Estimado La verdad duele:

Muchas gracias por tus amables palabras. Yo entiendo que muchos se sientan pesimistas ante la profunda crisis que se está preparando,en la que resulta difícil ver la salida del túnel cuando acabamos de entrar en él. Y sin embargo, la tiene.
Las soluciones para nuestra economía hoy pasan fundamentalmente por que nuestra industria y nuestros servicios sepan obtener ventajas competitivas a través de sus productos y de la diferenciación de los mismos; de la innovación de productos y procesos: de la internacionalización de sus redes comerciales; de un decidido respaldo financiero a proyectos industriales ambiciosos e innovadores que sean sostenibles; de dotar a las empresas más prometedoras de una dimensión internacional; de la incorporación y el desarrollo de nuevas tecnologías; de unas políticas de infraestructuras y fiscal adecuadas; de un plan hidrológico racional y solidario; de la reducción de la dependencia energética y de la mejora de la eficacia en el uso de la energía.

Una política económica en ese sentido nos haría recuperar el optimismo, pero hasta ahora las medidas adoptadas por el gobierno se han dirigido a aumentar el gasto improductivo y a negar la gravedad de la situación. Lo repito, ignorar los problemas no hace que desaparezcan.

Fabio Casasús 3 Septiembre 2008 - 08:59

No puedo estar más de acuerdo con Fernando Peral. En el caso de las economías domésticas me gustaría recalcar que durante los últimos años han sido muy recurrentes en los medios de comunicación titulares como “los españoles consumen el 120% de su renta disponible” o que cifras de hasta el 70% de la misma se destinan exclusivamente al pago de la letra de la hipoteca…y no HEMOS hecho nada por corregir esta situación, así que dibujar una perspectiva negativa en el corto/medio plazo me parece un ejercicio de realismo más que de pesimismo.

Un saludo

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar