26
Ago

Nos espera un principio de curso complicado

Escrito el 26 Agosto 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Economía Mundial

La información que hemos conocido durante las últimas semanas confirma que la economía internacional está inmersa en la segunda fase de la crisis que se inició en verano pasado, una vez que los efectos del endurecimiento crediticio se están percibiendo de forma clara en la actividad. Esta misma mañana se publicaban unos datos preocupantes en Alemania, con una caída del principal índice de confianza empresarial (IFO) hasta un mínimo en 3 años, a la vez que se confirmaba el decrecimiento de medio punto en la actividad durante el segundo trimestre. Casi a la vez que se filtraba una nueva revisión a la baja de las previsiones de crecimiento del FMI, que anticipan un bajo crecimiento en el año 2009, tanto en EEUU (0,7%), como en la UEM (0,9%). O, lo que es lo mismo, vayámonos olvidando de recuperaciones en forma de V y asumamos que el crecimiento continuará siendo muy débil al menos durante 18 meses más. Y eso contando con el efecto favorable de la bajada de los precios del petróleo en las últimas semanas.


En estos momentos, no se puede ser más optimista teniendo en cuenta que los problemas en el sector financiero están lejos de haberse solucionado, un año después del inicio de la crisis. Las dificultades de grandes bancos de inversión americanos para encontrar capital (Lehman Brothers), los problemas del Tesoro americano para reflotar las agencias hipotecarias (Freddie Mac y Fannie Mae) o una nueva intervención pública de un banco en Dinamarca (Roskilde Bank) reflejan que todavía estamos lejos de ver la luz al final del túnel, como confirman las elevadas primas de riesgo que se siguen aplicando en los mercados interbancarios.

Por si fuera poco, el BCE anuncia que va a cambiar la normativa sobre las garantías en las subastas semanales, es decir, que va a endurecer los requisitos para la obtención de liquidez. En este sentido, esta mañana leían una encuesta publicada en Financial Times en la que se ponía de manifiesto la negativa valoración que tenían los ciudadanos de la UEM sobre las actuaciones del BCE, en comparación con lo que opinan sobre sus bancos centrales los británicos o americanos. Pero todavía más interesante es que entre el 70% y el 80% de las familias en los grandes países OCDE han cambiado sus patrones de consumo en el último año, por el endurecimiento del crédito y la inflación. Es decir, el gasto privado será la próxima variable que vamos a ver ajustándose en países como España o EEUU. De eso escribiremos mañana tras la publicación de los datos desagregados de PIB en España. A lo mejor estoy afectado por el síndrome postvacacional (cosa bastante probable) pero sigo pensando que ha llegado el momento de apretarse el cinturón o, lo que es lo mismo, tendremos que dejar aparcados los días de vino y rosas durante una temporada.

Comentarios

Buen post. Un saludo desde vuestros de Gaulia.com – Blog de economía y nuevas tecnologías.

José Manuel Fernández 27 Agosto 2008 - 13:11

En mi opinión, no solo nos espera un inicio de curso complicado, sino que viene acompañado de la incertidumbre que tenemos, en cuanto a la duración de esta crisis crediticia.

Al ser ésta, una crisis desconocida hasta ahora, a pesar de tener el precedente japonés, iniciada por el desinfle de la burbuja inmobiliaria en la que estábamos inmersos y acrecentada por la desconfianza que se ha generado entre las entidades bancarias y la de éstas con sus clientes. Pasando de prestar todo el dinero que les pedían a cerrar completamente el grifo, y agravada a su vez por las mayores restricciones de lo bancos centrales. Es muy difícil conocer la duración de la misma y únicamente se puede vislumbrar una forma de este tipo \_____/ sin conocer la longitud de la base, que dependerá del tiempo que se tarde en recuperar la confianza en el mercado interbancario (expectativas), situación en la que deberían colaborar los bancos centrales con un poco de mano izquierda.

Marcus Pinto 30 Agosto 2008 - 14:44

Aunque muchos estudiosos consideren el problema de liquidez como un problema mundial de la actualidad, los paises en desarrollo viven una situación diferente.
Paise asiáticos como China, SudAmericanos como Brasil, o paises árabes, han logrado fortalecer sus reservas en los últimos años, y por esa razón, son capaces de disfrutar de una cómoda situación en el escenario económico mundial al día de hoy.
Prueba de ésto, es que vemos un incremento sustancial del capital chino en la composición acionaria de muchas empresas de EEUU, especialmente las bancas de inversión. El hecho de haber un dolar barato, haz que las oportunidades en Europa sean menos atractivas que en EEUU, y creo que por esto, este efecto aún no se haya sentido por aquí. Todavía, cuando el dolar se fortalezca (que es lo que esperan todos), vamos a ver similar efecto en los paises de la Comunidad Europea.

Borja Gómez 4 Septiembre 2008 - 12:17

Me gustaría relacionar los resultados de la encuesta de FT sobre el grado de satisfacción de los ciudadanos de UEM sobre las actuaciones del BCE y el argumento de Marcus de cómo los países árabes, Brasil y China se han ido fortaleciendo en el pasado.

Los excesos pasados en Europa se basaron en unos tipos de interés muy bajos en la zona euro. En esos momentos la actuación del BCE no era críticada, sin embargo esas medidas son las causas de las tempestades actuales.

Mientras, los paises BRIC y los países árabes, se fueron fortaleciendo y se encuentran en una posición privilegiada para aprovechar la coyuntura actual.

La economía es cíclica y los países BRIC y Árabes caerán en excesos y la tortilla dará la vuelta. La gran pregunta es cuándo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar