16
Jul

Un verano en la segunda fase

Escrito el 16 Julio 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Uncategorized

Malos tiempos para la lírica, algo paradójico cuando dos grandes de la música como Tom Waits (inolvidable el concierto del sábado pasado en San Sebastián) y Bruce Springsteen están de gira por España. Pero como este blog es de economía, una vez más debemos centrarnos en la complicada situación coyuntural. Un año después del inicio de la crisis financiera seguimos con primas de riesgo muy elevadas e importantes tensiones en los mercados financieros, el ajuste de los mercados de la vivienda se está intensificando y la inflación prosigue en su escalada hacia zonas no conocidas en la última década. La combinación de una restricción crediticia generalizada, con el efecto riqueza negativo ocasionado por el ajuste de los activos financieros y reales, más el impuesto que recae sobre las familias cuando se produce un fuerte repunte de los precios está siendo muy negativa para el crecimiento. Esta triple perturbación está provocando una intensa desaceleración de la actividad en los principales países industrializados (1,5%), sólo en parte compensada por el buen comportamiento de las economías emergentes (5,5%). El resultado será un crecimiento mundial en 2008 próximo al 2,5%, el más bajo desde el año 2002. Por tanto, estamos entrando en la segunda fase de la crisis, en una situación de máxima fragilidad.


Sólo hay que fijarse en la información de la última semana para explicar el elevado grado de incertidumbre actual. En la vertiente macro, además de las sorpresas negativas en inflación (4% en la UEM) y de la volatilidad en el precio del petróleo, tenemos claros síntomas de un fuerte enfriamiento de la actividad tanto en la UEM, como en Japón. La única noticia positiva es que los cheques en EEUU permitirán que el crecimiento en el 2T sea mejor de lo esperado, pero en la segunda parte del año es de esperar una nueva desaceleración. En el lado micro, después de Bear Stearns, el sector público ha tenido que rescatar a las dos grandes sociedades hipotecarias americanas (Freddie Mac y Fannie Mae) lo que vuelve a sembrar de dudas la situación del sector financiero. Atención a los resultados que publicarán esta tarde y mañana los bancos americanos. La consecuencia de todo ello son bolsas en nuevos mínimos anuales (pierden en 2008 casi un 25% de media) y un dólar incluso cruzando la barrera de 1,60.

Ante todo ello, las autoridades económicas no tienen muchos grados de libertad, ni en el lado monetario, ni en el fiscal. De manera, que a corto plazo todas las esperanzas están puestas en el precio del crudo. Sólo un ajuste hasta la zona de 100-110 dólares, permitiría dar un alivio a la inflación de cara al final de año, aumentar el margen de actuación de los bancos centrales y recuperarse algo a las bolsas. Ese es el problema, que la esperanza estriba en una variable sujeta a un elevado grado de incertidumbre y que sólo nos ha dado sorpresas negativas en los últimos 10 años.

Comentarios

Carlos Blanco 16 Julio 2008 - 19:17

Pues esta misma tarde el precio del crudo ha caído 6 $, debido a la presentación de los inventarios en EEUU, que en contra de las expectativas de los analistas, ha subido en 3 millones de barriles, aumentando la oferta, y provocando en consecuencia la caída del precio. También puede ayudar a relajar los movimientos inflaccionistas del petroleo la probable subida de tipos en EEUU, ya que como comentó Ben Bernanke, el IPC americano alcanzó el 5% en junio, el más alto desde el 91. Pero en cambio, como muchos otros analistas argumentan, el tirón de la demanda provocado principalmente por los países emergentes, que aún perdiendo los dos dígitos de crecimiento al que nos tenían acostumbrados los últimos años, siguen creciendo, podrían tirar del precio hacia arriba por el lado de la demanda. ¿Qué determinará e influirá más sobre el precio del petróleo? ¿Hay algún sustitutivo que pueda hacer frente a esa demanda?
Parece que en el corto plazo, no se potenciarán a nivel mundial otras fuentes de energía, como para impactar directamente sobre la demanda de petróleo.

Txaber 17 Julio 2008 - 11:03

Aunque cada vez es más difícil, intento ver el lado bueno de la crisis.
Los americanos han empezado a utilizar menos el coche y se ha producido una reducción sustancial de las emisiones de CO2.
Además, las inversiones realizadas por empresas españolas (como Acciona) en energías alternativas se están viendo recompensadas, ya que son líderes mundiales.
Espero que la crisis incentive el desarrollo de fuentes de energía para el transporte más eficientes. Con el petróleo, como bien sabéis, se hacen muchas cosas y muchas de ellas mucho más necesarias que la gasolina.
Ni fijamos los precios del petróleo, ni de los tipos, ni la política fiscal, necesitaremos algo de creatividad para superar la crisis.

Marta Blanco 17 Julio 2008 - 13:19

Hola, comentar sobre el tema de la restriccion crediticia, a tenor de una noticia publicada hoy en cinco dias.
En ella se cita el dato de la liquidez que el BCE inyecto a los bancos y cajas españoles en Junio (10.21% del total, que no es no es en ningun caso una cuota mayor de la que corresponderia), pero si una cifra 158% mayor que en Junio de 2007. Por ese entonces bancos y cajas se financiaban con capital y fondos de inversores extranjeros que operan en el interbancario, pagando una prima de riesgo mayor, pero a mayor vencimiento de lo que creo suele inyectar el BCE, y sin pedir colaterales (garantias).
Ahora esos inversores no prestan en el interbancario al considerar una fuerte exposicion del sector financiero español al sector inmobiliario. Con lo que solo queda acudir al BCE ya que ni entre los bancos existe confianza para prestarse los excendentes.
Se cita en el articulo que una parte de la solucion pasaria por aumentar el plazo de la devolucion de la liquidez del interbancario. ¿creeis que sería esto parte de la solucion? ¿o solamente un balon de oxigeno transitorio?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar