3
Jul

La sensatez de Trichet

Escrito el 3 julio 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Uncategorized

El BCE ha adoptado la postura más racional en su reunión de hoy, subiendo los tipos de interés conforme al mensaje que había transmitido un mes antes, pero sin anunciar el inicio de un ciclo de endurecimiento monetario. De esa manera, deja clara su preocupación por la evolución de las expectativas de inflación y por los posibles efectos de segunda ronda, consigue un consenso dentro del Consejo y, evita una sobrerreacción de los mercados que pueda estrangular la actividad. Además se recuperan grados de libertad por si la situación se complica en los próximos trimestres. Mi opinión es que el enfriamiento del crecimiento en la última parte del año y la mejora de la inflación en 2009 (reconocida por las estimaciones internas del BCE), pueden dar paso a bajadas de tipos el año que viene.


Los más importante una vez descontada la subida, era el comunicado y la rueda de prensa posterior. Los mensajes más destacados han sido:

· La decisión se ha tomado por unanimidad.
· El BCE sigue centrando su preocupación en la inflación:

o La decisión adoptada pretende prevenir los efectos de segunda ronda y contener los riesgos para la estabilidad de precios a medio plazo, al situarse la inflación claramente por encima del nivel considerado coherente con la definición de estabilidad de precios.
o Destaca que es imperativo para el BCE conseguir anclar las expectativas de inflación a medio plazo, en un contexto en el que reconoce que la inflación se mantendrá por encima del objetivo durante un tiempo y sólo en 2009 empezará a moderarse de forma gradual.
o Observa que los riesgos para la inflación han aumentado y le preocupa el comportamiento salarial.
o Además, insiste en que el crecimiento monetario y de crédito es vigoroso y que su disponibilidad no se ha visto afectada por las tensiones en los mercados de crédito. Destaca el aumento registrado por los préstamos a empresas.

· Las dudas sobre el crecimiento quedan en un segundo plano. Relativiza el enfriamiento del crecimiento en el segundo trimestre, al considerarlo un efecto del excepcional dato del primer trimestre.
· Aunque sigue mostrando un sesgo restrictivo, ha sido menos agresivo que en su anterior reunión, eliminando de su comunicado la expresión “state of heightened alertness”.

La principal conclusión es que no ha marcado una senda de futuras subidas de tipos, como venía anticipando el mercado, especialmente tras la publicación del último dato de inflación. Esto ha tranquilizado mucho al mercado si nos atenemos a las reacciones que se han producido después:

· El euro se debilita frente al dólar. Estaba cotizando cerca de 1,59 eur/usd y en media hora se ha depreciado hasta 1,574 (-0,94%).
· La tir de los bonos se ha relajado, especialmente los plazos cortos. El bono alemán a 2 años ha bajado del 4,70% al 4,50%. El bono alemán a 10 años ha bajado del 4,65% al 4,60%.
. Las bolsas se recuperan. El Ibex pasa en poco tiempo de los 11700 puntos a los 11950 (+1.7%). El Euro Stoxx 50 sube en el mismo tiempo un 1,2%. A las 15.00 h. todos los índices europeos tienen un balance positivo de la sesión, con ganancias que oscilan en torno al 0,6%.

Comentarios

José Ignacio Giménez 3 julio 2008 - 19:54

El BCE intenta frenar desesperadamente la inflación, su gran enemigo, sin darse cuenta que en este caso seguir subiendo los tipos no va a ser tan efectivo como otras veces.

Si analizamos con paciencia el entorno económico actual, podemos llegar a la conclusión de que gran parte de la inflación que estamos experimentando es generada por las contínuas alzas del petróleo y otros bienes de primera necesidad (alimentos, que no paran de subir por ser materia prima de los biocombustibles) que al ser bienes inelásticos (su consumo no varía con relación al precio de mercado, por ser de primera necesidad) se van a seguir consumiendo, por tanto la inflación seguirá subiendo en el porcentaje en que estos productos formen parte de la cesta de consumo de las familias y la subida que experimenten estos bienes.

Por otro lado, en otras ocasiones, en las que la inflación era generada por un mayor consumo, la subida de tipos ha sido realmente efectiva para controlar esa sitúación de crecimiento.

En resumen, creo que la decisión del BCE de subir los tipos de interés, esta vez, es equivocada y lo que va a conseguir es ahogar, aún más, a las familias y no va a lograr reducir la inflación en la medida esperada. Para lograr que baje esta inflación debida al precio del petróleo y los alimentos, han de bajar los precios de estos artículos de la cesta y no reducir la renta disponible de las familias para limitar el gasto.

Antonio Villalba 4 julio 2008 - 10:11

El BCE ha sido consecuente con el anuncio realizado hace un mes, dejando claro que su prioridad y su objetivo es intentar mantener la inflación dentro de los límites que se ha marcado como objetivo, manteniéndose por tanto en su línea de actuación ortodoxa.

Partiendo de esta afirmación, es cierto que para la situación que estamos viviendo en España, una subida de tipos no es la medida que más nos favorece, pero hay que tener en cuenta la disparidad de intereses de los distintos países miembros de la UEM y que ciertas medidas siempre van a favorecer más a unos que a otros.

Por todo ello, considero que lo realmente importante es que esa sensatez mostrada con esta decisión se mantenga en los próximos meses, de manera que cuando la situación lo requiera, es decir, cuando los indicadores tanto de inflación como de crecimiento muestren que las economías de la UEM necesitan unos tipos de interés que dinamicen el mercado, el BCE los baje.

José Luis Fraga 4 julio 2008 - 10:53

Pienso que Trichet ha intentado mandar el mensaje de que con el tipo oficial al 4,25 es suficiente, no teniendo cabida los niveles tan elevados que muestra el euribor y su tendencia alcista. El problema para Trichet es convencer a los bancos de que este nivel de tipos es el adecuado, para que el euribor, cuanto menos, tienda a estabilizarse.
Si esto no ocurre y el precio del petroleo sigue creciendo, provocará que se produzca la dichosa estanflacción, dejando bastante mermada la credibilidad del BCE.

Fernando Peral 4 julio 2008 - 15:37

Creo que el Sr. Trichet no tiene margen alguno en cuanto a la medida que adopta el BCE, porque el mandato del Banco no presenta ninguna ambigüedad: su ÚNICO objetivo estatutario es la estabilidad de precios.

De no hacer lo que ha hecho, los mercados hubieran interpretado que el BCE se apartaba de su mandato, y eso hubiera causado una incertidumbre indescriptible en los mercados, que habría tenido consecuencias más graves que la propia subida.

Su margen es “dosificar” el movimiento, pero siendo el objetivo el que es, hubiera causado más problemas NO subir el tipo de interés que hacerlo. Si tiene que subir medio punto, puede escoger entre hacerlo de una sentada o un cuarto de punto en dos “sentadas” sucesivas. Pero la subida y la cuantía de las misma vienen dadas por los datos que se manejan y el objetivo que se persigue. De hecho, a nadie ha sorprendido la actuación del BCE, y en realidad ya estaba descontada por los actores del mercado.

Dani Tejada 9 julio 2008 - 01:56

Hasta cierto punto, es altamente positivo el que los movimientos en los tipos de interés oficiales sean predecibles, pues si estos se producen de forma sensata, tal predecibilidad aporta estabilidad a los mercados.

En este caso, la decisión del señor Trichet y del resto de miembros del BCE parece la más acertada no sólo porque de este modo cumplen con lo establecido en los estatutos de la institución, sino sobre todo porque parece que, en una coyuntura tan complicada como la actual, la necesidad de un banco central fuerte es más patente que nunca.

Indudablemente, la subida del precio de referencia del dinero tiene algunas consecuencias negativas; sin embargo, las positivas más que compensan esas situaciones: el BCE corrige el rumbo del barco a pesar de todo, manteniéndose ojo avizor para la potencial realización de futuras correcciones que pueden no ser deseables pero cabe que sean necesarias.

Vincenzo Marot Scudiero 10 julio 2008 - 14:57

Es complicado advertir si la medida que ha tomado el BCE (no Trichet, que es simplemente el portavoz) será efectiva o no a largo plazo, porque es una medida anti-inflacionaria únicamente, que deja de lado un problema paralelo que esta teniendo la economía mundial, que no es más que la tendencia alcista de los precios del petroleo.

Yo considero que lo que se debería estar debatiendo en la Unión Europea, más que cómo controlar la inflación (que es un tema importante) es qué hacer con este foso negro que nos está tragando a todos, que es el petroleo.

La economía mundial ha establecido sus bases, de alguna u otra manera, en una materia prima que controlan pocos y que a su vez, es limitada. Era de esperarse que tarde o temprano pasase esto, debido al crecimiento desmesurado del consumo de los países.

Esta alza de los tipos de interés, si se ve como una medida que evita la subida de la inflación, parece efectiva, pero trae consigo otras consecuencias que a mi parecer no son nada despreciables. La inversión necesaria para el crecimiento de las economías europeas se va a ver mermada, se avecina un estancamiento y quedamos a la espera de vacas gordas que no podrían llegar.

Esta medida debió de haber venida acompañada con otra que a la par, hubiera propiciado un descenso de los precios del crudo. Medidas como subvenciones para renovables, ventajas para tecnologías sustitutivas del petroleo, I+D+I, etc. Este tipo de medidas hubiera inclinado a los inversores a buscar proyectos atractivos en este tipo de mercado, que propiciarían a la liberación, ya esperada, de la economía del petroleo que estamos viviendo a día de hoy.

No soy experto, ni comprendo mucho del tema, pero esta medida parece de muy corto plazo, y no toma en cuenta en lo absoluto una nueva fluctuación del precio del petroleo, que nos pueda dejar tambaleantes nuevamente, económicamente hablando.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar