11
Jul

La inflación se sitúa en un máximo en 13 años

Escrito el 11 julio 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Uncategorized

Siguiendo con la tónica de las últimas semanas, los datos van confirmando el empeoramiento de la combinación de crecimiento e inflación en nuestro país. Esta mañana el INE publicaba un aumento mensual del IPC de seis décimas que ha situado la tasa interanual en un máximo en 13 años (5% frente al 4,6% de mayo) y no sería de extrañar ver a la inflación acercarse al 5,5% en los próximos meses (aunque podría cerrar el año en la zona del 4,5%).

El principal factor detrás de este fuerte repunte es la escalada de los precios de los carburantes y combustibles (+4% mensual y 24,6% interanual) por razones conocidas por todos, lo que está repercutiendo en el transporte (+1,9% mensual y 10% interanual) y en los gastos ligados a vivienda (+0,6% mensual y 6,9% interanual) afectados por la subida del gasóleo para calefacción. También se encarecieron los alimentos, tanto los elaborados (7,7% interanual, la tasa más elevada desde enero de 1990) como, sobre todo, los frescos (+1,3% mensual y 5,1% interanual), impulsados por las fuertes subidas mensuales de productos como el pescado (+4,2%) y las patatas (+6,1%) afectadas por la huelga de transporte. Poniendo las cosas en perspectiva, de las cuatro décimas de aumento de la interanual, una se debe a alimentos frescos y servicios ligados al turismo y las otras tres a energía.


En el lado positivo de la balanza tendríamos la lógica caída de los precios en vestido y calzado (-0,8% mensual) por el inicio de las rebajas y el mantenimiento de la inflación subyacente (sin alimentos frescos y productos energéticos) en el 3,3% en tasa interanual, gracias al buen comportamiento de los bienes industriales no energéticos (0,1% en tasa interanual). En este sentido, vuelve a ser interesante recordar como se reparte la inflación en España entre los grandes grupos de la cesta: los servicios representan el 37,7% de la cesta y en los últimos doce meses sus precios aumentaron el 3,9%, los alimentos el 23% de la cesta para una inflación anual del 6,8%, la energía un 9,8% de la cesta y una inflación cercana al 20% y, por último, los ya comentados bienes industriales que representan casi un 30% de la cesta y cuya subida de precios en los últimos 12 meses es de sólo un 0,1%.

Por tanto, si dejamos fuera los componentes más volátiles como alimentos y energía se vuelve a poner de manifiesto la dualidad de comportamiento entre los sectores abiertos a la competencia (bienes industriales) y aquellos que no lo están (servicios). Y, por tanto, dónde debería incidir la política económica si se quiere de una vez por todas atajar un problema que está erosionando a marchas forzadas nuestra competitividad. Nuestro diferencial de inflación con la UEM es de 1,1 p.p., mientras que en servicios se situaría en 1,2 p.p.

Si hablamos de expectativas de inflación en los mercados financieros, tema de moda en las últimas semanas, podemos destacar que las de horizonte temporal de 2 años medidas por el swap de inflación están en el 4,1% (3,2% en diciembre de 2007), mientras que las formuladas a largo plazo (10 años) habrían aumentado desde un 2,9% a finales del año pasado al 3,3% actual. Quizás esto puede explicar las primas de riesgo que se están exigiendo al Tesoro español en emisiones a largo plazo (15 años) y que han obligado a suspenderlas. En definitiva, el panorama no es muy tranquilizador de cara a los meses de verano.

Comentarios

José Luis Fraga 14 julio 2008 - 13:27

Cuidado con los mareos!!! Realmente nos estamos enfrentando a tres crisis a la vez, lo que los expertos llaman “La tormenta prefecta”:

• El petróleo marcando máximos históricos cercanos a los 150 dólares por barril (el doble que hace un año).
• Los alimentos básicos se han encarecido en más de un 30%.
• Las turbulencias financieras están bastante lejos de remitir: las crisis de la hipotecas han provocado pérdidas de más de 250.000 millones de euros en la banca internacional.

A todo esto se une lo comentado por el Gobernador del banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez en un almuerzo de la Cámara de Comercio Americana: “La fase de crecimiento bajo en la que hemos entrado podría prolongarse más de lo inicialmente esperado”.

Con lo que el debate, quizás, ya no esta en si estamos en crisis o no, o si ya ha llegado la estanflación, habrá que empezar a preguntarse si llegaremos a entrar en recesión.

En cuanto a una posible solución, aunque difícil que se produzca en este trimestre, sería la coincidencia de la bajada del precio del crudo y el restablecimiento de los mercados financieros, aliviando así a los hipotecados y a las empresas, y animando el consumo.

Borja Gómez 14 julio 2008 - 17:59

Buen comentario Jose Luís pero yo no soy tan optimista acerca de la bajada de los precios del petróleo y nuestra economía sufrirá las consecuencias de una política energética desequilibarada.

La dependencia energética del petróleo en España provoca que no exista ninguna medida alguna sobre la subida de los carburantes…y lo peor es que la escalada continúa: las tensiones entre Irán e Israel es un nuevo factor que está haciendo ascender los precios.

La combinación actual de los factores de la oferta y la demanda, configura un escenario de precios de petróleo alcistas. En la demanda de petróleo destacan factores como el incremento de la demanda de países emergentes, el crecimiento de la población en países en vías de desarrollo, mientras que los factores que influyen en la oferta son: descubrimientos de yacimientos en aguas profundas que requieren mayor inversión o dependencia de la OPEP o lo que es lo mismo dependencia de países políticamente inestables. A corto-medio plazo la inflación sufrirá el impacto de este panorama.

La independencia energética no es realista para ningún país sin embargo si se puede lograr una seguridad energética basada en la moderación de la demanda y la diversificación. Mitigar los riesgos de la dependencia del petróleo y gas requiere expandir otras fuentes energéticas económicamente sostenibles como la explotación de recursos fósiles no convencionales, el carbón, la nuclear y las renovables.

Los aumentos del IPC son un reflejo de que la actual política energética española no es sostenible. Determinadas energías como la nuclear no se han tenido en cuenta debido al desafío político y social que presentan para un gobierno sin embargo representan una oportunidad para disminuir la importación de materias primas energéticas (petróleo, gas natural y carbón) y es una fuente de energía barata y competitiva. La situación actual pone de manifiesto que no puede diseñarse una política energética dando de lado a la energía nuclear, más en un país donde el autoabastecimiento energético no llego en el 2006 al 20%.

José Luis Fraga 14 julio 2008 - 18:14

Estoy totalmente de acuerdo en que la energía nuclear hay que tenerla en cuenta, y que estamos desaprovechando ese independecia que nos supondría. Aunque, ¿realmente crees que esa es la solución a corto plazo? ¿Cuanto tardaríamos en aprobar, legislar, licitar y construir centrales nucleares? Espero que para ese momento la economía ya esté estabilizada. Aún así pienso que esa debería ser la base de la política energética del futuro.

Carlos Blanco 14 julio 2008 - 19:04

Vivimos tiempos inflacionistas y los mercados financieros se tambalean. Al otro lado del charco el río sigue revuelto y como hemos visto hoy hay dudas sobre la viabilidad de dos empresas hipotecarias semipúblicas americanas Fannie Mae y Freddie Mac y es más que problable que la FED salga en su ayuda como hizo con Bear Stearns. Como vemos el aumento de la mora es posible que se cargue hasta una empresa pública. Pero la semana viene cargadita ya que los grandes bancos presentan resultados (JP Morgan Chase, Merrill Lynch, Citigroup,Wells Fargo, Bank of New York, US Bancorp
y Capital One)y si las expectativas no son muy buenas en el mercado financiero ya que como refleja el Dow Jones se vienen descontando unos malos resultados, también tendremos resultados de empresas de servicios y consumo (Coca-Cola,Ford, eBay,Google, IBM,
Microsoft, Intel,Johnson & Johnson,American
Airlines,) que nos darán una idea de la gravedad de la situación. Pero no solo tendremos resultados de empresas, también veremos datos económicos como evolución de precios de producción, inflación, ventas comerciales e IPI….todo esto con la mirada puesta en Ben Bernanke, que mañana presentará sus perspectivas económicas, algo que también hará el FMI. Habrá que seguir muy de cerca todos estos datos que nos darán una foto clara de lo que nos espera en lo que parece que será otro verano movidito!!

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar