22
Jul

La hora de la verdad para América Latina

Escrito el 22 julio 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Uncategorized

Los resultados económicos de América Latina en los últimos años han sido espectaculares. La región que en algún momento fue conocida como la del “pecado original” ha estado inmersa en un círculo virtuoso, que la ha permitido crecer, reduciendo la inflación y el déficit público, así como la dependencia externa. Por tanto, el elevado crecimiento del período 2002-2007 (4%) ha venido acompañado de una reducción de los desequilibrios y, sobre todo, de la deuda externa que ahora representa un 24% del PIB, frente al 40% del año 2000. Esta mejora del riesgo económico, así como de los de liquidez y solvencia han sido reconocidos por los inversores internacionales y por las agencias de “rating”. Sólo en el último año se elevaron las calificaciones de Brasil, Perú, México, Colombia, Uruguay, Paraguay y Ecuador y, lo que es más importante, los dos primeros países han pasado a tener “rating” de inversión, uniéndose al grupo de Chile y México.


Este comportamiento positivo de la región se ha originado en:

1) Una importante mejora de la relación real de intercambio debido a la subida del precio de las materias primas. América Latina ha tenido suerte, pero ha sabido aprovechar esa buena suerte.
2) Mejora en la gestión macroeconómica y en la calidad de las instituciones. La ortodoxia ha presidido las decisiones de política económica y en sólo una década los bancos centrales de países que no hace tanto experimentaron hiperinflaciones se han ganado el respeto de los mercados. A destacar el caso de Brasil, con un bancos central que se le denomina en algunos círculos como “el nuevo Bundesbank”.
3) Desarrollo de sistemas fiscales modernos y eficientes, lo que ha permitido aumentar la recaudación en porcentaje de PIB y consolidar en buen número de países un superávit primario.

Esta credibilidad ganada en los últimos años se ha reflejado en el comportamiento de los mercados financieros y las primas de riesgo desde el verano pasado. Por ejemplo, las cesiones en las bolsas (-5%) están siendo más limitadas que las de otras áreas geográficas: en las economías desarrolladas han caído un 21%, 18% en Asia (destacando China, con -27%) y Europa emergente -10,0%. Muy estable ha sido el comportamiento de las primas de riesgo que para América Latina se sitúan en torno a los 300 pb, frente a valores superiores a los 1000 pb que marcaran a comienzos de 2002. De hecho, según un estudio del FMI, en el periodo 1998-1999 y 2002-2003, por cada punto básico de subida en los spreads corporativos con rating especulativo en EEUU, el Embi+ subía 1,6 p.p.. Ahora, este incremento es sólo de 0,4 p.p. Y en el terreno cambiario, la debilidad del dólar se ha traducido en una sustancial apreciación de las principales divisas, destacando el caso del real brasileño, que acumula desde el inicio de la crisis más de una ganancia frente al dólar de casi un 15%, lo que la convierte en la divisa más potente de la región. Además, el elevado nivel de reservas acumuladas en el área (más de 500 m.m. usd, casi el 8% de las reservas mundiales), representa un importante colchón para frenar un eventual ataque a sus divisas.

Pese a lo innegable de los avances realizados y a la fortaleza de mostrada ante las turbulencias financieras, no conviene bajar la guardia ante la evolución que está mostrando la inflación. Pese a la apreciación que las principales divisas han mostrado frente al dólar, el encarecimiento del petróleo y, sobre todo, de algunos alimentos básicos, está disparando la inflación por encima de los objetivos establecidos por los bancos centrales. De hecho, las previsiones apuntan a que la inflación podría alcanzar en 2008-2009 los niveles más elevados de los últimos años, lo que está obligando a las autoridades monetarias a subir los tipos de interés, aún a riesgo de frenar más el ritmo de crecimiento de sus economías. Así, desde el estallido de la crisis en julio de 2007, Chile 200 pb (7,25%), Perú 125 pb (6,0%), 75 pb en México (8,0%) y Brasil (12,25%) y Colombia 50 pb (9,75%) han subido los tipos de interés. Si América Latina consigue superar esta crisis global manteniendo la confianza de los inversores internacionales y, por tanto, la ortodoxia de su política económica, puede ser un respaldo definitivo a la región de cara al medio plazo.

Comentarios

Borja Gómez 24 julio 2008 - 10:53

¿La crisis económica que sufre España tiene dimensiones mundiales? Según los datos anteriores parece que no es así. De hecho aquellas empresas españolas diversificadas en Americana Latina ven como el crecimiento de sus filiales compensan los resultados en el mercado español. Las empresas españolas ven en la entrada en nuevos mercados o la exportación como una opción plausible para compensar el estancamiento de sus mercados locales. Un ejemplo reciente: SOS CUETARA

Juan Alberto Martín Olalla 25 julio 2008 - 00:05

Como conmunicaba la CEPAL (Comisión Económica para America Latina) en su Informe Resumen de 2007 la inversión extranjera en la región superó los 100.000 millones de dólares por primera vez en la historia, lo que da muestras del potencial de la región.

El país que encabezó la recepción de inversión extranjera en 2007 fue Brasil, con US$34.585 millones, seguido por México (US$23.230 millones), Chile (US$14.457) y Colombia (US$9.028 millones).

De acuerdo con las estadísticas disponibles, fue el sector servicios el que acaparó el mayor montante de inversión en la región durante 2007. En Chile, Colombia y Ecuador el mayor flujo capitales se dio en el sector de recursos naturales, aprovechando el alza de las materias primas en los mercados internacionales, mientras que en México el sector manufacturero fue el dominante y en Brasil el de servicios (por ejemplo, Banca).

Sin duda los ajustes llevados a cabo por los gobiernos locales, buscando una mayor estabilidad, van dando frutos.
Las economias sudamericanas se están abriendo cada vez más al comercio internacional y recurren a privatizaciones para impulsar su crecimiento. Las nacionalizaciones (Repsol-YPF en Bolivia) o las presiones gubernamentales como las sufridas por Marsans (Aerolineas Agentinas) no son la mejor señal a los inversores.

Veremos si los diferentes gobiernos son capaces de frenar la inflación y mantener la cordura en materia de política monetaria en medio de esta crisis de dudoso final.

José Manuel Fernández Terán 25 julio 2008 - 20:50

¿La política económica llevada a cabo por los Bancos Centrales en Latino América es la más correcta?.

Me pregunto si la subida de los tipos de interés no tendrá un efecto negativo en el crecimiento que están experimentando estos países, en los que sus Bancos Centrales con esta medida, tratan de mantener los niveles de inflación, al igual que ocurre en Europa con el BCE.

El aumento de la inflación se debe a un factor exógeno (aumento del precio del petróleo), por lo que el aumento de los precios de los bienes de consumo seguirán aumentando en la medida que el petróleo también lo haga, hecho que no va a poder ser controlado por los Bancos Centrales.

En cambio, un aumento de los tipos de interés, va a encarecer los préstamos, reduciendo el endeudamiento y el consumo. Además, esto producirá que sus respectivas monedas se mantengan fuertes frente al dolar y el euro pudiendo reducir sus exportaciones (¿tal vez podrían aprovechar que su moneda se devaluara ligeramente?).

Si se produce una reducción del consumo y de las exportaciones, el crecimiento de su PIB se verá afectado.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar