8
Jul

¿Entrará China en una crisis económica?

Escrito el 8 julio 2008 por Rafael Pampillón en China, Economía Mundial

La industria China necesita crecer a ritmos medios del 9% para dar trabajo a la mano de obra procedente del campo. Sin embargo, muchos exportadores y fabricantes chinos están cerrando sus fábricas o disminuyendo su producción. Parece que el sector industrial chino está en crisis. ¿Cuáles son las causas de esta crisis? En primer lugar, el fuerte aumento de los costes de las materias primas (petróleo, minerales, algodón, acero, cuero, etc.). Segundo, el fortalecimiento del yuan que está encareciendo las exportaciones chinas en mercados tan importantes como Estados Unidos. Tercero, los mayores costes laborales y medioambientales que afectan a las empresas chinas.


Como consecuencia de las subidas de precios que generan estos mayores costes los productos chinos pierden competitividad. En cambio otros países de bajo coste, como India o Vietnam les está yendo mejor y les están quitando a China los clientes. Los compradores extranjeros, especialmente americanos, acostumbrados a los precios bajos, a menudo se niegan a pagar más por los productos chinos y así, los grandes pedidos de Wal-Mart y de otros clientes estadounidenses se empiezan a reducir. A ello se une la crisis económica de EEUU. ¿Cuáles son los sectores que sufren más la crisis? De forma más dramática los sectores del juguete, menaje del hogar, electrodomésticos, calzado y textil. Como consecuencia de la crisis muchos de estos sectores económicos, como la industria textil, tienen excesos de capacidad.

Como ha señalado James T. Areddy en un artículo reciente (China’s Export Machine Threatened by Rising Costs) en The Wall Street Journal, los fabricantes de productos baratos han sido un motor clave del milagro económico chino, contribuyendo a convertir al país en el segundo exportador del mundo después de Alemania. Durante años, la economía china creció amparada en sus bajos costes laborales y en una moneda depreciada. Desde hace algunos años los fabricantes chinos han tenido que reducir sus márgenes empresariales para superar la competencia. Ahora estas empresas son demasiado vulnerables a la apreciación del yuan, los altos precios de las materias primas y los elevados costes laborales.

Cambio de modelo

Sin embargo, a pesar de ser dolorosas, estas dificultades podrían constituir el inicio de una nueva fase del desarrollo económico chino. El país se ha especializado en la producción de bienes con costes laborales muy bajos para aumentar las exportaciones. El resultado ha sido una economía muy abierta y competitiva. Mientras para Estados Unidos y Japón el comercio exterior (exportaciones más importaciones de bienes) representa un 20% de su Producto Interno Bruto, en el caso de China la cifra es del 75%.

China seguirá siendo durante muchos años uno de los exportadores más importante del mundo o quizá el más importante. Exporta también maquinaria y otros productos de elevado valor añadido y que son menos vulnerables a los aumentos de los salarios. Además, su mercado interno de 1.300 millones de personas es igualmente atractivo para las empresas que quieran vender dentro de China. De esta forma las empresas ubicadas en China podrán vender ahora una mayor parte de su producción en el mercado interno a la vez que se verán obligadas a innovar para competir en productos de mayor valor añadido en vez de competir solamente por precio.

¿Entrará China en una crisis económica?

Comentarios

Miguel Serrano 8 julio 2008 - 11:08

Una reflexión muy interesante. A mi se me ocurren dos posibles situaciones:

1. En la linea de su post: la crisis financiera hace que el consumo global descienda. La demanda de productos chinos obviamente se ve afectada. Eso conduce a una reducción de la producción que repercute en el crecimiento chino (lo que les inducirá a cambiar su modelo de crecimiento y puede que el tipo de cambio) y en la demanda de petróleo (lo que reduciría su precio, siempre que la razón de los 140 $ sea el aumento de la demanda).

2. Más improbable que la anterior: la crisis financiera hace que el mercado de productos de bajo coste y baja calidad experimente un boom. La economía china no baja del 9% y todo lo del punto anterior no se produce. Tenemos menor eficiencia energética y mayor impacto ambiental.

Precisamente la palabra china para “crisis” significa también “oportunidad”. Esperemos que dentro de 10 años tengamos un mundo más limpio, eficiente y con un modelo de crecimiento más duradero que el actual.

Un saludo

Fernando Peral 8 julio 2008 - 12:13

La crisis que se plantea en China no es sólamente económica. Se trata de una crisis tanto política, en el plano interno y en el exterior, como social.

Las contradicciones internas del régimen lo están llevando a una situación de conflicto en varios frentes:
a) en el exterior, China está adoptando en el exterior un comportamiento que cabe calificar de auténtico “capitalismo depredador”, ejemplificado en la opresión en el Tibet, las “patatas calientes” de Corea del Norte y Nepal, la rivalidad con la India y la posición respecto de crisis como las de Darfour, Zimbabwe o Angola, por no citar más que las principales.

b) en la economía, estrechamente ligada al frente exterior; sus importaciones de petróleo pasarán del 30% del consumo interno en 2005 al 82% en 2025, lo cual – teniendo en cuenta la evolución de los precios en los últimos 24 meses -supone una amenaza directa a todo el sistema financiero e industrial, así como a la seguridad del abastecimiento, ya que sus importaciones proceden en su mayor parte de Oriente Medio, zona en permanente conflicto, y de Rusia, que no duda en hacer un uso político de la dependenccia del suministro; esta situación explica la costosísima inversión en un oleoducto entre el Golfo de Andaman y la región de Yunnan, la reciente visita del Presidente chino a América Latina y las enormes inversiones anunciadas en la región, y especialmente en Cuba, Brasil, Chile y la Argentina, a fin de explotar las posibilidades que ofrece la apertyura de nuevas líneas comerciales por el Pacífico.

c) en el interior: el acercamiento a Taiwán,la pobreza de las zonas agrícolas frente a la prosperidad de las zonas industriales, la aparición de una élite económica que se comporta de manera capitalista/feudal, la creciente ligazón entre la política y la economía, la inflación y el desabastecimiento de los mercados, etcétera, suponen una cuña letal en el edificio socioideológico chino y acarrean un distanciamento creciente entre las políticas oficiales y los comportamientos de la clase dirigente. Los dirigentes se enfrentan a dilemas de difícil solución: mejorar la competitividad pasa necesariamente por una política en materia de educación que haga un uso creciente de Internet y escape al prisma ideológico, lo cual supone una apertura a visiones críticas del régimen. La estructuración de un verdadero mercado interno entrañaría la liberalización y la libertad de circulación y establecimiento, difícilmente conciliables con la situación actual de “compartimentación” de la economía en zonas claramente delimitadas.

En resumen, cabe decir que China es la potencia mundial que se enfrenta a un mayor número de contradicciones esenciales en los planos externos, interno y económico, que son muy difíciles de resolver y que requieren un cambio drástico de las cúpulas dirigentes y que auguran un periodo prolongado de graves conflictos sociales internos de difícil solución, todo ello en un entorno internacional de creciente hostilidad. Creo que puede calificarse en estos momentos de “gigante con pies de barro”, cuya estabilidad depende cada vez más de la cohesión de un ejército nacional que, de momento al menos, no se ha opuesto a la deriva ideológica del régimen.

Miguel Ruiz 8 julio 2008 - 16:47

Totalmente de acuerdo con el ultimo parrafo del profesor Pampillón. Unicamente tengo la duda de si se puede comparar el peso del comercio exterior en el PIB de China y en el de Estados Unidos. Para mi es como si China tuviera dos monedas, la interna y la externa, y una vision de la economía diferente que hace difícil las comparaciones.
Por otro lado, para contradicciones las que tiene EE.UU.. Me sorprende la cantidad de comentarios sobre China e India, frente a lo calladitos que estamos sobre lo que están pasando, y pasaran, los americanos, que se asemejan mas a nosotros.

Fernando Peral 8 julio 2008 - 17:59

estoy de acuerdo con lo que dice Miguel Ruiz sobre la situación de los Estados Unidos. Tal vez considere oportuno alguno de los profesores lanzar el tema, que seguro que da para mucho. Yo ya he expresado en algunas ocasiones en este mismo blog las flagrantes contradicciones en las actuaciones de la FED en la crisis subprime, y del gobierno federal en relación con la política energética.

Mark 9 julio 2008 - 09:55

Hola Rafael, por si es de interés, Eugenio Bregolat ha escrito un libro fabuloso sobre China en el que da una visión global y de primera mano del país.

El libro se llama La Segunda Revolución China, y esta publicado en Destino.

Cuando analizas un país siempre corres el riesgo de hacer enfoques parciales, perdiéndo de vista el conjunto. En el caso chino mucho más, por su volumen, su cultura aparentemente hermética, los mitos, las contradicciones, etc.

Por eso, la visión de un español, que ha sido embajador allí en dos ocasiones, que ha vivido momentos como la revuelta estudiantil del 89, y que además, domina los temas macroeconómicos de la realidad china, es una ayuda inestimable para entender bien lo que pasa por esas tierras.

El libro está lleno de anécdotas interesantes.

Libro muy recomendable.

juan 25 enero 2011 - 22:22

jajajaja que risa china no esta en crissis si esta en crisis porque deja a espana 20.000millones de euros y le dejara mas me parece que china de momento es el unico pais que no esta en crisis economica

juan 25 enero 2011 - 22:24

nono me e quivocado a todo europa excepto vosostros tambien asi que teneis que tratar bien a los chinos

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar