5
Jun

La caída de la industria: en abril un 0,2%.

Escrito el 5 Junio 2008 por Rafael Pampillón en Economía española

La industria española en la coyunturaLas malas noticias económicas siguen. Según publica hoy el INE la actividad del sector industrial en España (IPI), descontando los efectos de calendario registró en el mes de abril un descenso del 0,2%. Por grupos el mayor descenso es para los bienes de consumo duradero que caen un –2,2%. La menor demanda de de bienes de consumo duradero (coches, electrodomésticos, muebles, etc.) está relacionada con el efecto pobreza generado por la caida de los precios de las casas y por el parón de la construcción residencial. Además, en los cuatro primeros meses de 2008 la tasa media del Índice de Produción Industrial (IPI), corregida de efectos de calendario, disminuye interanualmente un 0,4%. Este mal dato, publicado hoy, sigue la tendencia a la baja en la producción industrial iniciada en el mes de noviembre del año pasado.


También la Contabilidad Nacional del primer trimestre de este año indicaba una caída en la produción de la industria. Además, y tal como señalamos en este blog de economía, también aumentó el paro del sector industrial durante el mes de mayo de 2008.

Las causas coyunturales de este descenso en la industria española son la fortaleza del euro, los elevados tipos de interés, la debilidad de la demanda interna, la mayor inflación española, el elevado precio de les materias primas, el fuerte endurecimiento de la competencia internacional y la desaceleración de la demanda mundial. A ello se une la crisis del sector de la construcción.

Los problemas estructurales de la industria española

Junto a los problemas coyunturales se pueden encontrar aspectos estructurales que desde hace años generan problemas en la industria española. Efectivamente, desde 1975 y hasta 2008 la industria ha ido disminuyendo paulatinamente su contribución al PIB español y también a la estructura sectorial del empleo. Elo se debe en buena medida a la deslocalización de la producción industrial fuera de nuestras fronteras. Deslocalización que se produce como consecuencia del diferencial de precios y costes de la economía española con respecto a otros países con los que competimos, algunos de ellos situados en Asia y el este de Europa. A medida que se deslocaliza la producción y se desplaza hacia plataformas de bajo coste (países emergentes) España debe dirigirse hacia sectores de alta y media tecnología. El resultado final va a depender de lo que seamos capaces de hacer los españoles y más concretamente de nuestra capacidad para aumentar tanto nuestro nivel tecnológico como nuestro capital humano.

Parece urgente un cambio en el modelo económico español que desgraciadamente hasta ahora se ha basado en actividades intensivas en mano de obra y con bajos niveles de productividad (servicios y construcción). Es evidente que España debe dirigirse hacia sectores de alta y media tecnología. Desgraciadamente este es un proceso lento.

Comentarios

Javier Tomás 5 Junio 2008 - 12:48

No solo es un proceso lento, sino que además llegamos tarde. Mucha gente de la que destaca tiene que irse fuera de España para ver colmadas sus aspiraciones.

Estamos a años luz en tecnología e investigación.

Miguel Ruiz 5 Junio 2008 - 13:32

La conclusión del profesor es clara y lógica. Lo difícil es como y donde llevarla a la practica. Las comunidades con mas aptitudes para desarrollar estos sectores (Cataluña, Madrid, Pais Vasco…) son las mas caras en costes laborales, de vida y de implantación.
Otras como Andalucía mantienen altos indices de paro con la paradoja de que contratan muchos trabajadores extranjeros. También han dependido de la construcción mas que otras comunidades y van a necesitar mayor transformación.
Al mismo tiempo requieren ayudas solidarias de otras comunidades, que crean conflictos y agravios comparativos.
Creo que España necesita, ya, promover el desarrollo industrial en Andalucía, acabando con la política de ayudas y fomentando, incentivando la implantación de industrias con alto valor añadido, alta y media tecnología; combinado con la creación de viviendas asequibles, pues hay terreno si hay ganas.
Buen clima, viviendas baratas, buenas comunicaciones (hasta ahora aprovechadas por el sector turístico) e incentivos fiscales para las empresas se pueden combinar para lograrlo, y vigilar mucho la especulacion no productiva.

Fernando G. Jaén 5 Junio 2008 - 14:15

No parece que el modelo exquisito que tantos solicitan pueda darse en España. Cuando la OCDE nos sitúa en cuartos traseros de la Investigación y Desarrollo, cuantificando comparativamente, aún falta descontar la calidad de lo cuantificado. Por ejemplo: El número de tesis doctorales (prácticamente todas “CUM LAUDE”), puede ser un indicador, pero luego hay que atender a su calidad, y, por lo que yo conozco…
En fin, no desanimaros, que uno nace donde le traen al mundo y no donde quisiera ex-post, y siempre queda el consuelo, tan español, de compararse con los que están peor.

Fernando Peral 5 Junio 2008 - 14:59

Me parece que el sistema que debería servirnos de referencia es el que han seguido países como Japón y Corea, esto es, en una primera fase importar alta tecnología e investigar en la mejora de los procesos y productos ligados a la tecnología importada, y en una segunda fase, con los márgenes obtenidos en la primera, invertir en la investigación para desarrollar altas tecnologías propias.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar