8
Jun

El fin de la era de alimentos a precio asequible

Escrito el 8 Junio 2008 por Mikel Aguirre en Economía Mundial

Entre los quebraderos de cabeza del ciudadano del mundo occidental de hoy en día además del alza del Euribor y los carburantes está una continuada subida en los precios de los alimentos más básicos como el pan , la leche o el arroz. ¿Qué ha pasado? Por un lado la Unión Europea, Japón y EE. UU llevan años subsidiando a los productores locales que vuelcan las cantidades excedentarias en los mercados emergentes, con lo que aquellos países que podrían ser más eficientes en su producción han dejado de hacerlo de una forma constante en la última década. Se calcula según el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola –entidad afiliada a las Naciones Unidas- que los subsidios en los países previamente citados cuesta cerca de 100 mil millones de pérdida –dinero que no ingresan- a los agricultores de los paises en vías de desarrollo. En segundo lugar las inversiones en agricultura ( producción, desarrollo, infraestructuras ) hace años que han dejado de ser una prioridad en los paises de rentas más altas. Por lo que ahora despertamos de una forma contundente, con una espiral de los precios del grano y hambrunas en pleno siglo XXI en Africa y el Sur de Asia.


Las políticas llevadas a cabo que han buscado , no facilitar alimentos a todo el mundo , sino proteger a los agricultores de cada país nos han llevado a la situación actual ¿Quién se ha beneficiado de las subvenciones? En el caso de Europa hay más de 7 millones de granjas , pero menos del 20%, han recibido cerca del 85% de los 87 mil millones pagados baja el paraguas de la política agrícola común. En el caso de EEUU el 68% de los 177 mil millones abonados como subsidios en los 12 últimos años, ha ido al 10% del total de receptores, un grupo que incluye multinacionales como Archer Daniels, Midland o Chevron
¿Puede mantenerse una situación tan injusta como poco práctica?
http://www.trading-safely.com

Comentarios

José Luis Miguel 8 Junio 2008 - 12:53

Estimado Miguel,
Pienso que la realidad es más compleja de lo que nos muestras en tu artículo. Yo siempre digo que si las subvenciones hicieran tan rentable la agricultura todo el mundo estaría deseando trabajar en este negocio. La realidad nos muestra todo lo contrario ¿Sabes que en España, en los últimos 10 años se han perdido 100.000 explotaciones lecheras y que ahora quedan 25.000?. Ahora nos encontramos con lo que ha sucedido con el precio de la leche y la marcha atrás de las industrias lácteas; un absoluto dislate.
Efectivamente, las cosas se podrían haber hecho mucho mejor y no haber subvencionado producciones excedentarias que a precios bajos han quebrado las economías rurales de los países en desarrollo. Pero también es una falacia que los países en vías de desarrollo reunan en su conjunto buenas condiciones para la producción alimentaria, muchos son dependientes del exterior en su alimentación y en otros casos, el desarrollo de monocultivos de agroexportación ha tenido una repercusión muy negativa y ha desabastecido los mercados locales.
Por otra parte, esta crisis ha surgido en el momento en el que más liberalizado se encuentra el comercio de productos agroalimentarios a nivel mundial y la Unión Europea ha eliminado subsidios ligados a la producción y los precios.
No nos engañemos, la alimentación es un asunto estratégico para todos, no apliquemos teorías de dudoso resultado y utilicemos el sentido común. ¿Cuantos días podemos aguantar sin ver la T.V.? ¿Cuántos sin luz? ¿Cuántos sin comer?

Fernando Peral 8 Junio 2008 - 13:10

La solución pasa forzosamente por tres vías que han de recorrerse en paralelo:
1. Destinar las subvenciones de los países desarrollados a la actividad, y no a la producción (subvención por aportación a la lucha conra el efecto invernadero y la lucha contra las emisiones de CO2.
2. Liberalización de los OGM y demás especies agrícolas “tecnificadas”, abriendo y diferenciando los mercados de consumo y facilitando su implantación en nuevas explotaciones agrícolas, lográndose así un aumento considerable de la oferta, u incentivo para la investigación y una vía de desarrollo para muchos países en vías de desarrollo.
3. Fomento de las inversiones extranjeras directas para desarrollar la agricultura en los países donde la producción sea más rentable por ubicación geográfica y potencial agrícola.

Cadiz 10 Junio 2008 - 17:59

No se puede estar mas de acuerdo con las opiniones del Sr. Peral, quizás de esta manera las hambrunas de los países en vias de desarrollo empezarían a remitir, previamente habría que mandar a los políticos corruptos de esos países de vacaciones a Cancun.
En cuanto a los subsidios europeos a que se refiere el Sr. Aguirre, quiere decir que ese 20% que cobra mas de 5000€ hay que penalizarlo un poco mas a ver si sigue perdiendo competitividad o bien apoyamos a ese 80% que cobra menos de 5000€ y que es abogado, profesor, mecánico o albañil y que trabaja en su explotacion los domingos y que mas del 75% de la renta la recibe de fuera de la agricultura. No se por un momento me había perdido, no se si estábamos hablando de estos últimos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar