25
Jun

El “casi frenazo” de nuestra economía

Escrito el 25 Junio 2008 por Valentín Bote en Economía española

El deterioro de la evolución económica en los últimos meses me preocupa, imagino que como a muchos de los lectores de este blog. Pero hay una buena noticia, y es que nos ha servido para comprobar que, al menos, nuestros políticos tienen una gran imaginación, que se manifiesta en la multitud de denominaciones que están utilizando para referirse a la actual crisis de nuestra economía. Y en este sentido hemos empezado la semana con una nueva y jugosa aportación, esta vez del presidente del gobierno, que se ha referido a la crisis como “casi frenazo” de la actividad. Menos mal que es sólo eso.

Pero esto es una de cal y una de arena, porque si nos alegramos de la imaginación que demuestran los miembros y miembras del gobierno con el vocabulario, resulta preocupante la falta de capacidad que demuestran para poner en marcha iniciativas que hagan frente a la crisis económica.


Así, hasta el propio presidente el lunes, presentando su paquete de medidas, reconocía que su impacto iba ser “limitado”. Anunció una congelación salarial de los altos cargos de su gobierno, lo cual es una copia de la medida que dos semanas antes había adoptado la Comunidad de Madrid, y, por cierto, no olvidemos que desde 2004 el número de altos cargos en el gobierno central ha crecido un 55% (528 en la actualidad frente a los 341 de 2004). Por otra parte, propuso una reducción del gasto corriente de 20 millones de euros. Eso es “austeridad” al máximo: es un recorte del 0,007% de los Presupuestos Generales del Estado. Para que se hagan una idea, esa medida que por cada 143 euros que gasta el gobierno, se pretende recortar 1 céntimo.

¿Y no hay margen para hacer más? Pues lamentablemente no. Solbes, que ayer admitió que la famosa medida, regresiva, ya que beneficia especialmente a las personas con más ingresos, de la devolución de los 400 euros es inútil para frenar la crisis, reconoció además que no tiene margen de maniobra en los presupuestos para poner en marcha ninguna medida efectiva. Y es el que el coste de esta medida inútil es de nada más y nada menos que 6.000 millones. Según él, hubiera tomado “otro tipo de medidas” si hubiese conocido los datos actuales. Bien, hemos sido muchos los que llevamos meses alertando de que las cosas iban a estar como están ahora, pero por entonces no éramos dignos de que se nos escuchase, ya que éramos antipatriotas.

Mientras tanto, los tipos de interés van a subir, la inflación resta poder adquisitivo adicional a los ciudadanos y aunque aquí le echamos la culpa a cualquiera (a los que especulan con los alimentos, a las propinas que dejamos en los bares, al precio del petróleo), lo cierto es que no podemos esconder la cabeza como un avestruz: la economía española tiene un peso del 11,8% en la economía de los países de la zona euro y estamos generando ahora mismo más del 20% del exceso de inflación de la zona euro (la parte de la inflación que supera el objetivo del 2%). Esto indica claramente que España tiene una gran responsabilidad en la subida europea de los precios y en la previsible subida de tipos. Y frente a esto, no contamos todavía con un paquete serio de medidas económicas. Seguiremos esperando a ver cómo se resuelve el “casi frenazo”.

Comentarios

Economista Positivista 25 Junio 2008 - 13:46

A los responsables de Economy Weblog: Creo que este es un blog serio de economía y por tanto no es el lugar más adecuado para hacer política. El profesor Bote, Director General de Empleo de la Comunidad de Madrid, haría mejor dejando estos escritos para otros medios como Libertad Digital; seguro que tiene muchos conocimientos económicos por transmitir y podría deleitarnos con algún artículo interesante sobre economía.

Miguel Serrano 25 Junio 2008 - 14:12

“Solbes, que ayer admitió que la famosa medida, regresiva, ya que beneficia especialmente a las personas con más ingresos, de la devolución de los 400 euros es inútil para frenar la crisis, reconoció además que no tiene margen de maniobra en los presupuestos para poner en marcha ninguna medida efectiva”

En primer lugar Solbes no dijo ayer que la medida fuese inútil, dijo que es insuficiente. Algo lógico, una medida por si sola no va a frenar nada, tendrán que hacerlo un paquete de éstas. Repetir la palabra inútil tantas veces es una descalificación extaordinaria, que requeriría un razonamiento extraordinario. Seguro que es posible encontrar un calificativo que responda mejor a la realidad.

Y en segundo lugar no es cierto que sea regresiva, puesto que es análoga al pago progresivo de impuestos: paga más (en %) quien más tiene y ahora le devuelven más (también en %) a quien menos tiene. Si fuese un pago, podría decirse que no es progresiva pero en ningún caso que es regresiva, pero al ser una devolución es absolutamente progresiva.

“Bien, hemos sido muchos los que llevamos meses alertando de que las cosas iban a estar como están ahora, pero por entonces no éramos dignos de que se nos escuchase, ya que éramos antipatriotas.”

Todos decimos muchas cosas desde fuera. Y muchas veces nos contradecimos sin darnos cuenta porque no necesitamos preocuparnos de las consecuencias (por no hablar de la simplificación de los problemas). Bien sabe usted que actuar en la realidad es muy diferente.

Soy un fiel lector de este blog al que considero mi principal fuente de opinión económica, pero para leer opinión política conozco firmas mucho más interesantes.

Un saludo.

SamSS 25 Junio 2008 - 15:02

Quizas el post tiene demasiadas connotaciones, con lo de antipatriotas habria bastado para mostrar descontento con el gobierno.

Estoy a favor de todo lo que se ha dicho en este post, pero lo mas importante de todo es haber malgastado esos milles de millones de euros en una propina del gobierno a las familias de rentas medias y altas, y no a las bajas y medias, que son las mas afectadas ante una crisis de este calibre.

Vicente López 25 Junio 2008 - 16:05

Los comentarios de Economista Positivista y de Miguel Serrano señalan que en economía y parece que también en un blog de economía como es este debe mantenerse una neutralidad valorativa. Es decir que el economista debe atenerse únicamente a los hechos.

Sin embargo, como resulta muy difícil eliminar la carga ideológica de las proposiciones económicas, el carácter científico de la economía y en general de las ciencias sociales exige aceptar que tenemos “juicios de valor”.

¿Cómo influyen los juicios de valor en la economía? intervienen en la elección del asunto a escribir o a investigar, en la selección de las hipótesis y de los criterios (que sirven para analizar la validez de los descubrimientos) y en el propio desarrollo de la investigación. Los juicios de valor influyen en la elección de los datos, de las fuentes y de los criterios utilizados para especificar el nivel de significación estadística.

Hay un apartado en el capítulo 2 de Principios de Economía de Gregory Mankiw titulado “Por qué discrepan los economistas” (página 23) donde se señala que los desacuerdos entre economistas afectan no solo a hechos que se resuelven mediante evidencias objetivas, sino también a la rivalidad entre valores morales, es decir, ideologías.

Guste o no es preciso admitir que en economía “lo que son las cosas” (ciencia positiva) están poderosamente influidas por “lo que uno cree que deben ser las cosas” (ciencia normativa).

¿Puede separar el profesor Bote lo positivo (lo que las cosas son) de lo normativo (lo que él cree que las cosas deben ser)?, ¿Puede evitar Bote o cualquier otro economista la influencia de los juicios de valor en la econmía?

Miguel Serrano 25 Junio 2008 - 16:57

“¿Puede evitar Bote o cualquier otro economista la influencia de los juicios de valor en la econmía?”

No se trata de evitarlo sino de ser consciente de ello y controlarlo. Este blog ha demostrado durante mucho tiempo que es posible.

Un saludo

Javier Tomás 25 Junio 2008 - 17:45

No conozco al señor Bote. Lo que sí es verdad es que, desde diversos medios, se alertó de los malos vientos que comenzaban a soplar en la economía española.

Venían las elecciones y el gobierno, con su impresionante aparato mediático, ocultó la realidad que se avecinaba al pueblo. La culpa no es del gobierno, sino del pueblo que se deja engañar.

Es de coña los ajustes en el crecimiento que se están haciendo casi a diario y, un tanto ridículos, los juegos semánticos a los que nos tiene acostumbrados.

Todos sabíamos que la recesión, crisis o “casi frenazo” tenía que llegar tras más de una década de gran crecimiento. Lo que llama la atención es la parálisis de este gobierno a la hora de tomar medida alguna para paliar sus efectos o para cambiar el modelo económico que nos sustenta.
Creo que el gobierno no es la causa, sino la consecuencia de una sociedad aborregada tras muchos años de bonanza. Vengo de pasar un mes en un proyecto de construcción en Abu Dabhi, en medio del desierto. Solo me he encontrado a un español, un chaval gallego muy majete. Por contra he conocido a diez serbios (no de los que se fueron de la guerra, sino de lo que acaban de terminar la carrera), no sé cuantos sudafricanos blanquitos y cientos de franceses e ingleses.
Si queremos que algo cambie habrá que moverse algo más que en las Orgasmus, digo yo.

Por último decir que el señor Bote, el señor Tomás (que soy yo), la señora Ristovic (mi novia) o el señor Economista Positivista podemos escribir donde queramos y/o podamos con independencia de nuestro sexo, raza, clase o religión.

José María 25 Junio 2008 - 21:57

La verdad escuece, y eso es lo que ha logrado el profesor Bote. Negro sobre blanco ha indicado el deterioro que sufre la economía española y la parálisis del Gobierno de la Nación ante tal hecho.

Sin embargo, parece que, una vez más, los que reparten carnés de demócratas, quieren censurar a Valentín Bote. Seguro que si el profesor Bote respaldase las medidas del Gobierno, éstos que ahora le critican por “político”, elevarían a los altares su opinión como técnico.

Es triste que seamos tan cerriles como para no reconocer la situación actual, que requiere medidas de calado y no paños calientes, al estilo de los cheques “todo a 400” o medidas demagógicas que sólo consiguen acabar con lo ahorrado, sin impacto positivo en la economía estructural.

Critiquen, propongan alternativas y discrepen, pero no intenten callar a quienes no piensan como ustedes.

Vean los indicadores económicos desde diciembre del pasado año, elijan el que quieran y, después, vuelvan para contarnos si es o no una crisis. El que quieran. No hay riesgo. La economía es como un edificio en llamas y el Gobierno arroja gasolina. Lamentable.

Mi respaldo sincero al profesor Bote.

Economista Positivista 25 Junio 2008 - 22:36

Estimado José María, el tema de la crisis se ha analizado de forma excelente en numerosas ocasiones por otros articulistas de este blog de economía (el profesor Pampillón, Miguel Aguirre, etc.). El problema que nos ocupa aquí es que el señor Bote, insisto Director General de Empleo de la Comunidad de Madrid, utiliza este blog de economía como medio de propaganda política (y este artículo no es una excepción, sino la tónica habitual en las entradas del Sr. Bote).

Por supuesto yo no soy más que un humilde lector y no tengo voto en la dirección editorial de este medio, pero supongo que no soy el único que acude aquí cada día para aprender de economía y le incomodan este tipo de artículos motivados por intereses políticos.

Miguel Serrano 26 Junio 2008 - 00:13

“Seguro que si el profesor Bote respaldase las medidas del Gobierno, éstos que ahora le critican por “político”, elevarían a los altares su opinión como técnico.”

Creo que se ha equivocado de sitio.

Por otro lado, debo decir que no conocía la afiliación del señor Bote. Es lógico que su postura pública se corresponda con la de su partido.

Es una buena práctica incluir en casos como este una aclaración (¿disclosure en inglés?) junto nombre del autor. Es una forma de “proteger” la linea independiente del blog (no me gusta nada usar este término pero no se me ocurre otro, espero que me entiendan).

Un saludo.

Rafael Pampillón 26 Junio 2008 - 09:36

Conocí a Valentín en el IE hará 3 años. Para mi la capacidad, honradez y valía de Valentín como economista y como persona está fuera de toda duda. Para el que no lo sepa, Valentín Bote es Licenciado en Ciencias Económicas con Premio Extraordinario de Fin de Carrera por la Universidad Complutense de Madrid. Tiene postgrados en Economía y Finanzas del Centro de Estudios Monetarios y Financieros del Banco de España (CEMFI) y en Gestión Pública (IESE). Para el que no lo sepa el CEMFI tiene el postgrado en Economía más prestigioso de España y el IESE es, desúés del IE, la escuela de negocios más importantte de España. Valentín, fue Vocal Asesor en el departamento de economía del Gabinete del Presidente del Gobierno de España (2001 – 2004). Fue profesor e investigador del centro ENTER y del Instituto de Empresa. Desde 2004 es profesor de teoría económica en la Universidad Autónoma de Madrid.

David R. 26 Junio 2008 - 09:48

Totalmente de acuerdo con Economista Positivista. De hecho en cuanto he leído el artículo iba a escribir una crítica por la forma en que tiene de exponer la situación el Sr. Bote (luego he leido los comentarios y veo que no soy el único que lo piensa). Como comenta Economista Positivista, no es la primera ez que el Sr. Bote utiliza este blog de economía como medio de propaganda política (se puede comprobar en todas sus entradas que siempre escribe criticando al Gobierno). Me considero una persona de centro (he votado a PSOE o PP según las elecciones), y lo que más me interesa son opiniones económicas neutrales (en mi opinió n el Sr. Pampillón siempre lo consigue). Tanto la gente del PP como la del PSOE toma decisiones correctas e incorrectas, ninguno acerta o falla siempre, por eso lo que no debe hacer una persona medianamente coherente es sacar siempre lo negativo. Aunque bueno, este comportamiento es la tónica general de la clase política española (de cualquier signo), a la que obviamente el Sr. Bote pertenece.

Saludos

David R. 26 Junio 2008 - 10:06

Buenos días Sr. Pampillón. Aunque el Sr. Bote tuviese 3 carreras y un premio novel, eso no significa que todo lo que escriba sean verdades universales. Peor me lo pones con lo que comentas, con todo lo que “debería” haber aprendido el Sr. Bote, con toda la experiencia que debe tener, debería saber que los partidos lo forman personas, y que estas no siempre aciertan ni siempre fallan, y que muchas veces se mueven por motivos distintos a conseguir lo mejor para España.

Creo que este blog debería reflejar en terminos economicos los éxitos o fracasos de las políticas económicas aplicadas por los gobiernos, y proponer soluciones o mejoras, no limitarse a repetir “machaconamente” lo mal que lo hacen algunos. Creo que usted, Sr. Pampillón, consigue exponer estos exitos y fracasos, y dar recetas para solucionar la situación desde un punto de vista neutral (aunque supongo que pertenecerá a un partido determinado, pero por lo menos no lo refleja cuando escribe).

El primer gobierno del PP hizo un trabajo magnífico, mientras que en mi opinión el segundo flojeó bastante (en parte no se adelantó a la situación que ahora vivimos, ya que cambiar el modelo de crecimiento no se hace en 4 años, debieron preveer esta situación y no hicieron nada para adelantarse). Así que ni unos son tan malos ni otros tan buenos…

Un saludo

Miguel Serrano 26 Junio 2008 - 10:34

Estimado Sr. Pampillón,

como he comentado antes acabo de conocer el currículo del Señor Bote. En ningún momento se me ocurrirá dudar del nivel científico de los redactores del blog, un primerísima línea a nivel internacional.

Desde luego sigo pensando que sin conocer la participación política activa del autor las connotaciones puramente políticas no son bien recibidas en un artículo económico.

Vuelvo a insistir en la conveniencia de incluir una aclaración. Es la forma habitual de proceder en prensa escrita. Sólo con haber añadido debajo del nombre del Sr. Bote “Dir. Gral. de empleo de la CAM” se hubiese evitado este debate. Al menos yo lo hubiese leído con total normalidad.

Un saludo

Jose Luis Borrallo 26 Junio 2008 - 10:40

Me resulta interesante esta discusión de mezclar política con economía. Mi respuesta es ¿acaso es posible no hacerlo? ¿acaso las diferencias políticas no son económicas? ¿acaso Solbes, si no fuese por la política, hubiese tomado decisiones diferentes? ¿acaso no somos animales políticos? Es imposible disociar lo uno de lo otro excepto cuando se describen los distintos planteamientos económicos, pero un minuto después se expondrá el porqué el Keynesismo es una bomba para la economía etc. Por cierto, esto del centro es lo de nadar sin mojarse, si pero no, ni blanco, ni negro, ni si me apuras gris o antipatriota y mientras tanto con una crisis galopante (ups, ya me salió la vena política)

Fernando Peral 26 Junio 2008 - 10:49

Que el Sr. Bote ocupe un cargo político no le inhabilita para dar a conocer sus opiniones sobre la coyuntura económica del país. No es el primero (ni el último) participante que emite opiniones de contenido político sobre la situación económica (de hecho, el hablar de una “situación económica” ya conlleva una apreciación de carácter político).

Si sólo pudieran opinar los que tengan un supuesto “pedigree” de imparcialidad, me temo que tendrían que dejar de contribuir al blog todos los que trabajan en una empresa (pues tienen un interés en mostrar la situación desde su punto de vista), los adscritos a una escuela de pensamiento (keynesianos, liberales, marxistas), los que intervengan en bolsa, los funcionarios, etc…

Por otra parte, como ha quedado acreditado en multitud de ocasiones en este blog, es raro que todo el mundo coincida con los planteamientos de quien formuló la propuesta inicial, y justamente de eso se trata, de debatir con argumentos. La política económica presenta argumentos legítimos, que uno tiende a aceptar o rechazar en función de la propia posición ideológica o intelectual. Y después, cada uno saca sus propias conclusiones del debate, tomándolo “a beneficio de inventario”, es decir quedándose con aquello que le convence o le conviene y relegando lo demás.

No dejan de sorprenderme unas reacciones que pecan de aquello mismo que reprochan al autor, es decir, que aplican un prisma exclusivamente político a su propuesta. Si tienen argumentos objetivos para rebatirla, que los manifiesten.

Oscar 26 Junio 2008 - 11:16

La verdad es que las medidas del Gobierno son bastante cuestionables y de dudosa eficacia. Esperaba medidas más serias y con más fundamento.

Y bueno, lo de los 400€ me parece un disparate que no sé como Solbes accedió a ello. Yo más bien creo que el ministro no pinta casi nada y es un muñeco cara a la galeria y es el Presidente del Gobierno el que maneja el asunto. Otra explicación no le veo. Porque vamos, esos millones se podrían haber empleado en infraestructuras para potenciar, por ejemplo, el arco mediterráneo y la salida de mercancias a través del ferrocarril. Basta ya de tanta autovía y tanto camión.

Informacion Bancaria 26 Junio 2008 - 12:33

Independientemente de las inclinaciones políticas que pudiese tener este blog, coincido con la opinión de muchos de que las propuestas del Gobierno son cuestionables. Sin embargo, tenemos que entender que la crisis económica no se trata de un problema únicamente doméstico, es algo mundial. Todas las economías (unas más que otras) se encuentra notoriamente afectadas. En algunos casos, esto ha trascendido muy poco a los ciudadanos, pero sí ha tenido efectos. Creo que no podemos aislar a España del contexto económico mundial.

Valentin Bote 26 Junio 2008 - 17:43

No suelo intervenir en los debates que se generan en el blog a raíz de mis entradas, pero puesto que en esta ocasión se ha generado un debate en torno a mi persona, creo necesario realizar algunas puntualizaciones.

A Economista Positivista, sólo decirle que por lo que veo en sus intervenciones a falta de argumentos económicos, lo único a lo que hace referencia es a mi cargo, como si eso automáticamente me descalificase y me impidiese dar mi opinión sobre la actual política económica española. Por cierto, escribo en este blog mucho tiempo antes de trabajar en mi puesto actual y mis ideas y mi formación son las mismas, así que afirmar como usted hace que mis opiniones son fruto de mi cargo es sencillamente falso. Si no le gusta mi opinión lo mejor que puede hacer es no leerla, en vez de recomendarme que no escriba. Sólo comentarle que otro cargo público, el Gobernador del Banco de España, ayer mismo hizo manifestaciones en la misma línea de lo que yo escribí. Puesto que también es un cargo público espero que por coherencia también le haga llegar un mensaje diciéndole que se abstenga de expresar una opinión que a usted le desagrada.

A Miguel Serrano, respecto a si la medida es regresiva o no, no perdamos la perspectiva: mientras que muchos españoles con altos niveles de renta obtendrán 400 euros por menores retenciones de IRPF, sus empleados de hogar, por poner un ejemplo, puede que no obtengan ni un euro de reducción. Le voy a contar una historia reciente: por motivo de mi cargo (esto le va a encantar al Economista Positivista), tuve hace poco una reunión con el presidente de una asociación de pequeños empresarios de uno de los distritos de la capital madrileña de menor nivel de renta. Tras la reunión me comentaba que desde hacía un tiempo a esta parte se había vuelto a ver en el barrio algo que había desaparecido hace tiempo: gente muy “normal”, habitualmente mayores, buscando por la noche en los cubos de basura. Hablamos de pensionistas con bajos niveles de ingresos, personas a las que la evolución del precio de la cesta de la compra los estrangula, etc. Pues bien, estos no se van a beneficiar nada o prácticamente nada de los 400 euros. A eso lo llamé regresivo, pero si a usted no se lo parece le doy el nombre que usted quiera: progresivo, progresista o lo que más le guste. Y respecto a su apreciación respecto a mis juicios de valor y a la necesidad de controlarlos (obviamente, porque no le gustan) creo que olvida que en el ámbito de la política económica la aplicación de juicios de valor es imprescindible, ya que cualquier decisión implica que distintos principios entran en conflicto y es necesario posicionarse. Un ejemplo simple: reducir los impuestos al máximo incrementa la eficiencia (no se introducen distorsiones en la economía) pero limita la disponibilidad de recursos para realizar redistribuciones de renta entre individuos. ¿Es algo bueno o no? Depende. Tendremos que posicionarnos y emitir un juicio de valor. Entiendo que usted pueda no estar de acuerdo con el mío, pero no me pida que me abstenga de realizarlos, porque sin ellos no existe política económica.

A David R., efectivamente todos los gobiernos hacen cosas bien y mal. En el día de ayer escribí sobre una que me parece que el actual gobierno ha hecho mal, así que es normal que mi opinión sea negativa. Cuando vea alguna decisión positiva y me apetezca escribir sobre ella, no dude que lo haré.

A Rafael Pampillón, Jose Maria, Fernando Peral, agradecerles su apoyo. Asimismo al resto de participantes, también agradecerles su participación y opiniones.

Economista Positivista 26 Junio 2008 - 19:30

Profesor Bote, la falta de argumentos económicos en mi queja obviamente se debe a que esta no trataba de asuntos económicos, sino de la intoxicación política de sus entradas. El hecho de hacer referencia a su cargo político no pretendía ser ninguna descalificación, sino únicamente una justificación para el habitual tono de sus artículos.

Lamento las molestias que haya podido causar con mis comentarios, pero tengo la esperanza de que haya servido para aumentar los contenidos económicos y con ello la calidad de sus próximos artículos; con su admirable currículum no dudo que será capaz de ello.

Miguel Serrano 26 Junio 2008 - 19:57

Estimado Sr. Bote,

en primer lugar gracias por dar su opinión. Participar en el debate que uno ha creado enriquece el propio debate. Espero que pueda repetirlo en el futuro.

Sólo un par de apuntes:

“A Miguel Serrano, respecto a si la medida es regresiva o no, no perdamos la perspectiva: mientras que muchos españoles con altos niveles de renta obtendrán 400 euros por menores retenciones de IRPF, sus empleados de hogar, por poner un ejemplo, puede que no obtengan ni un euro de reducción.”

Tiene usted toda la razón, pero eso no significa que la medida sea regresiva. Sería mejor que se hubiese dado en forma de inyección directa al conjunto de ciudadanos. O mejor, no haberlo hecho y utilizarlo para inversiones (eso ya es mi opinión personal).

En mi opinión, el mayor error de los famosos 400€ es quedarse a mitad de camino entre una ayuda para familias que lo estén pasando mal y una medida para el fomento del consumo. A lo mejor la voluntad del equipo económico del gobierno era precisamente jugar a dos bandas, pero ya se sabe que quien mucho abarca…

Dentro de unos meses tendremos el resultado. Será interesante compararlo con el efecto de la misma medida en la economía americana.

“en el ámbito de la política económica la aplicación de juicios de valor es imprescindible, ya que cualquier decisión implica que distintos principios entran en conflicto y es necesario posicionarse”

Por supuesto. Actuar según nuestros propios juicios de valor y poder expresarlos es lo que nos convierte en personas libres, yo acabo de hacerlo unas pocas lineas más arriba. Pero también estará conmigo que esos juicios no se expresan igual en todos sitios.

Si usted debe dar una charla sobre la política económica del gobierno no se va a expresar igual ante compañeros de partido que ante sus alumnos. Si hablase ante los segundos de la misma forma que ante los primeros seguramente perdería credibilidad como profesor. Por el mismo razonamiento no escribiría igual un artículo para el “El Mundo” que para “Harvard Business Review”.

A mi me ha pasado como a uno de esos alumnos, porque al fin y al cabo yo vengo a esta página a aprender.

Un saludo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar