30
May

¿Que hará el Banco Central Europeo?

Escrito el 30 mayo 2008 por José Ramón Diez Guijarro en Política Monetaria

Ya habíamos comentado hace algunos meses que la tarea de los bancos centrales se iba a complicar si la inflación no cedía a lo largo de 2009. Ahora mismo y, centrando el análisis en la UEM, de los tres grandes objetivos que tiene la política monetaria (explícitos o no) dos apoyarían bajadas de tipos (crecimiento y situación del sistema financiero), mientras la subida reciente de la inflación haría desaconsejable una flexibilización monetaria. En este sentido, los datos no son tranquilizadores, la inflación ha vuelto a subir en la UEM desde el 3,3% al 3,6%, en Alemania del 2,6% al 3% y en España del 4,2% al 4,7%, lo que constituye un máximo desde que en 1997 se empezó a calcular el IPCA. Y para este verano no serían descartables niveles superiores al 5% en países como España o EEUU. E incluso “The Economist” afirmaba la semana pasada que dos tercios de la población mundial pueden tener que enfrentarse este verano a una inflación de dos dígitos.


Esta amenaza la están abordando los bancos centrales a través de un endurecimiento de sus declaraciones con el objetivo de mantener a raya las expectativas de inflación de los agentes, que en el fondo son la clave con una visión de medio plazo. O, lo que es lo mismo, lo importante es si las familias están percibiendo las últimas subidas de precios como transitorias o permanentes. Cuando el origen de la inflación estriba en los componentes más volátiles (energía y alimentos sin elaborar) se tiende a pensar en la fugacidad de ese comportamiento, tomando como variable principal las medidas tendenciales de la inflación (subyacente, etc). El problema es que ahora no está tan claro que se vaya a producir una reversión del proceso de subida del precio del petróleo o de otras materias primas, aunque yo sigo pensando en que cuando el enfriamiento de la actividad haga su trabajo en el lado de la demanda, se van a cerrar mucha posiciones especulativas. En este sentido, recientemente George Soros afirmaba que la última burbuja financiera es la del mercado del petróleo.

En estos escenarios, con un precio del petróleo en la zona de 100-120 dólares, el efecto base positivo que esperábamos para el verano se retrasaría al primer trimestre del año que viene, y el BCE tendría margen para reducir los tipos de interés en el mes de noviembre o diciembre. Más nos vale que así sea, porque la combinación de tipos de interés cercanos al 5% con destrucción de empleo, podría complicar aún más la evolución de la economía española en 2009. Por tanto, alguno puede pensar que esto es más un deseo que una realidad, pero no hay que olvidar que las condiciones monetarias actuales (tipos de interés+tipo de cambio) son las más restrictivas desde el nacimiento de la UEM, algo que no parece en sintonía con los problemas que siguen presentes en los mercados financieros y con la desaceleración que se producirá a partir de ahora.

El dilema es complicado, pero ese es el día a día de la política económica, tomar decisiones en medio de señales e, incluso objetivos, contradictorios. A medio plazo, lo que parece claro es que el armazón de la política monetaria que ha rendido muchos éxitos en los últimos años tendrá que cambiar, tanto en el ámbito de la instrumentación, como sobre todo en el de la estrategia. Temas como la posible inclusión del precio de los activos financieros en el objetivo de los bancos centrales van a dominar el debate en los próximos años.

Comentarios

MDD 30 mayo 2008 - 19:12

Mal panorama para España. Las posibilidades de que bajen los tipos se aleja y hasta una subida no se descarta. El crecimiento de Alemania es superior al que se esperaba y la inflacion repunta. Una subida de los tipos seria la estocada final al Español medio que tiene niveles de endeudamiento nunca antes vistos. Mi traduccion libre del mensaje de Trichet es claro: “no voy a dejar que las expectativas de inflacion se “des-anclen””. De paso, estoy de acuerdo con esta politica ya que un estimulo en este momento puede poner en peligro esas expectativas ancladas de inflacion a largo plazo y nos encontrariamos en el peor de todos los escenarios, la pesadilla de todo Banquero Central: “la estanflacion”. Amarren las barcas que se ve tormenta en el horizonte (de todos modos un poco de agua nos viene bien…).

Raúl Ladrero 12 junio 2008 - 12:01

Tras el anuncio del BCE de que en julio se subirán los tipos de interés, en el boletín de julio publicado hoy 12/06/08 se dice que las tasas de inflación han subido significativamente desde otoño del pasado año, principalmente debido al fuerte incremento de los precios de la energía y de los alimentos.
Si a la subida de los tipos de interés añadimos los altos precios de los combustibles, esperemos que el gobierno ponga remedio rápido a la huelga de transportistas, y noticias como la de esta semana de una persona que decidió sortear su vivienda por no poder hacer frente a la hipoteca, pero hacienda le pedía un 15 % del valor tasado, por lo que ha cancelado el sorteo, no nos queda más remedio que empezar a pensar en abrocharnos un agujero más el cinturón y empezar a pensar en vivir algo más austeramente. Algo así como nuestros padres en los 80, nada de cenar fuera, reducir facturas de teléfono, nada de viajes…esperemos que este “período de ajuste” pase rápido.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar