27
May

La línea de la pobreza: ¿un dólar al día?

Escrito el 27 mayo 2008 por Rafael Pampillón en Economía Mundial

Un estudio reciente (Dollar a Day Revisited) de Martin Ravallion, Shaohua Chen y Prem Sangraula publicado por el Banco Mundial (Policy Research Working Paper 4620, May 2008), se pregunta que significa ser pobre. Tradicionalmente, para los economistas, ser pobre significaba ganar un dólar al día o menos. El dólar al día fue utilizado por el Banco Mundial para definir el umbral de la pobreza, en 1990. Después fue corregido alcanzando 1,08 dólares/día a paridad de poder de compra del año 1993. En otras palabras, la famosa línea de pobreza se situaba en 1,08 dólares de 1993 por día. Según este criterio 969 millones de personas vivían en la pobreza en 2004, sin embargo, este dato suponía una disminución de más de 270 millones de pobres desde 1990. Este progreso se debió sobre todo a China, donde la pobreza se redujo en casi 250 millones de 1990 a 2004.


Sin embargo, los datos nunca son exactos. Así, en diciembre de 2007, el Banco Mundial dio a conocer los resultados del mayor estudio de precios de mercado realizado en la historia. Se registraron, para el año 2005, precios de más de 1000 artículos en 146 países, desde un paquete de 500 gramos de espaguetis hasta zapatos de tacón de señora. Esta gran investigación ha permitido al Banco Mundial comparar el poder adquisitivo de muchos países en 2005. Se descubrieron algunas estadísticas sorprendentes. Los precios en China, por ejemplo, eran muy superiores a lo que las estimaciones anteriores habían indicado, lo que significa que la Renta Nacional de China en 2005 de 18,4 billones de yuanes (2,2 billones de dólares al entonces tipo de cambio) podrían comprar menos de lo que se había pensado con anterioridad. Por lo que la capacidad adquisitiva de los chinos se redujo, en términos reales, en un 40%. Estos precios superiores a lo estimado hizo que el número de pobres en China se situara en 204 millones, es decir, 130 millones más de lo que se creía. Obsérvese como de repente, un estudio, puede cambiar el número de pobres en el mundo.

Pero los cambios no se quedan ahí, el The Economist de esta semana señala en un artículo titulado “On the poverty line” que los simples cálculos de pobreza basados en una línea igual para todos los países, están siendo muy criticados por que dan el mismo trato a países y gentes muy diferentes. Para evitar este problema de “café para todos” se recogieron 75 líneas de pobreza correspondientes a 75 países distintos que van desde la Senegal 0,63 dólares al día hasta Uruguay con poco más de 9 dólares/día. A partir de este estudio se consideraron los 15 más bajos (Nepal, Tayikistán y 13 países al sur del Sáhara) y se hizo la media. El resultado es una nueva línea internacional de pobreza de 1,25 dólares al día. Además, esta nueva definición incorpora una fórmula progresiva para fijar el umbral de pobreza en países con rentas per cápita más altas a 1,95 $/persona/día. Es decir, que el concepto de pobreza es relativo.

Pero a pesar de contar y recontar y de cambiar la definición de pobreza todavía no somos capaces de precisar cuántos pobres hay en el mundo. Los autores del estudio (Dollar a Day Revisited) aún no están dispuestos a decirlo. Lo importante es darse cuenta que poner o quitar un centavo de dólar en la línea de pobreza poco importa. ¿Deben los gobiernos utilizar sus propios criterios de medición de pobreza? ¿Deben utilizar los niveles que propone el Banco Mundial?

Comentarios

Javier Sanz 27 mayo 2008 - 13:09

Con este tipo de datos pasa como con el IPC o la tasa de población activa. Lo importante no es tanto la precisión del número en si misma como la tendencia de su evolución y el peso relativo frente a otros factores. No creo que importe mucho si debido a artificios númericos el número baja o sube, o si esa variación es hasta de un 20% en función del análisis. El caso es que del orden de 1.000 millones de personas están en la pobreza (centenar arriba o abajo) y debería resultar un número lo suficientemente espectacular como para provocar acciones. De lo contrario acabamos en la paralisis por el analisis.

Ramon Mas 28 mayo 2008 - 01:55

Al igual que el lector anterior, soy de la impresión de que efectivamente poco importa donde se establezca el límite siempre que hablemos de pobreza extrema. Resulta incluso incómodo hablar de “inflacion” o “poder adquisitivo” cuando estamos hablando de una renta mensual que apenas alcanza a comprar un libro en occidente. En mi opinión, lo relevante de la marca es su utilidad para saber si cada año son mas, o menos los que engrosan esa triste lista.

Alberto 28 mayo 2008 - 03:28

ola ola, mi primer comentario no es con respecto al articulo (lamentablemente) pero si para felicitar por el contenido en general del blog, que me parece es de demasiada importancia por la gran variedad de temas que aqui se manejan, y mas q me ayudan en mi crecimiento profesional, ya actualmente me encuentro en segundo de Universidad, precisamente me encuentro estudiando Economia en la UNAM, ok sin mas por q decir espero dar una buena opinion en mi proxima visita

ricardo 12 septiembre 2008 - 02:54

hola, es muy interesante este tipo de informacion ya que precisamente estoy haciendo un informe sobre pobreza en el pais, lo que encontre es que segun el banco mundial esta definiendo a los pobres como aquellos que viven con un dolar al dia, pero esto es relativo ya que hay que ver en cuanto esta el salario minimo que esta en aproximadamente $53 al dia, lo cual esta muy por encima del dolar al dia, entonces quisiera saber (si alguien me pudiera informar) como es esto del dolar por dia, necesito saber si es verdad esta afirmacion ya que mis asesores mencionan que solo es un indicador y no una afirmacion.

diego 11 enero 2010 - 10:16

Si leen el documento ver’an que el cambio en el llamado economic gradient es el hallazgo mas importante. Los pobres, segun el banco mundial se interesan menos por llenarse el estomago y empiezan a considerar la adquisicion de otros bienes como mas importante. Esto no es solo causa de una canasta familiar mas grande sino de la consideracion propia de que la pobreza y la alimentacion poco tienen que ver para la persona pobre, ellos se acostumbran a su dieta y a “pasar hambre” lo que ellos quieren es no ser sino tener. Precisamente, la pobreza “objetiva” (llenarnos la barriga todos) se acaba y cada vez mas es un reflejo subjetivo de lo que mi vecino tiene y yo no. Esa medida solo sirve para justificar produccion de bienes baratos, generar condiciones de libre mercado y aumentar el Poder adquisitvo de las personas.
Hay que rehacer la medida y volver a considerar el hambre como el elemento mas importante para considerar a una persona como pobre

Adhemar Poma 27 febrero 2011 - 18:10

Gracias por el artículo. Me pregunto si el tema de la pobreza es únicamente una cuestión de economía. Las dimensiones social y política,importan también y mucho, verdad? Parece inverosímil, que un estudio de tanta relevancia no considere estos aspectos que normalmente son soterrados. Creo que es necesario visibilizarlos para permitir el diseño de políticas públicas vivas y efectivas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar