21
May

¿Cómo luchar contra la recesión?

Escrito el 21 mayo 2008 por Rafael Pampillón en Economía española

Tal como dijimos ayer (¿Estamos en recesión?) los datos de Contabilidad Nacional que publicó hoy el INE revelan que la economía española creció un 0,3%. La ralentización de la economía española se nota fundamentalmente en la desaceleración del gasto de consumo y la disminución del gasto en vivienda. Efectivamente, durante el primer trimestre, el gasto en consumo final de los hogares desaceleró su crecimiento desde el 2,7% hasta el 1,8%, como consecuencia de la destrucción de empleo y la mayor incertidumbre económica. Por su parte la caída del mercado inmobiliario está provocando que el crecimiento de la inversión en vivienda se haya situado en el -0,2%.


La inversión en equipo, aunque es el componente más dinámico, ha perdido más de dos puntos de crecimiento (del 8,6% al 6,3%). Desde la óptica de la oferta lo más preocupante es el comportamiento de la industria, incluso más de preocupar que la construcción; el sector industrial presenta ya tasas negativas (-0,3%) y la construcción (obra pública, vivienda y otra edficación) avanza un 1,4%, es decir que si no es por los servicios que crecen un 3,7%, el crecimiento del PIB apenas alcanzaría el 1%.

Parece probable que después del verano tengamos crecimientos negativos del PIB.

¿Qué se puede hacer?

Primero. No caer en el intervencionismo y seguir confiando en que sea el mercado el que asigne eficientemente los recursos. En este sentido es preciso estimular la competencia y mejorar el funcionamiento de los mercados, lo que significa liberalizar más e intervenir menos. De ahí que este sea un buen momento para aumentar la competencia, es decir, para que entren en el mercado nuevas empresas, más de las que salen. Para ello es necesario quitar barreras a la creación de empresas.

Segundo. Aplicar políticas fiscales ortodoxas. Las medidas populistas consistentes, por ejemplo, en incrementar el gasto público corriente de forma discrecional y descontrolada aunque dan lugar a un sentimiento “narcotizante” de bienestar generan inflación y un déficit público que será necesario financiar.

Tercero. Dejar que sean los estabilizadores automáticos, como el subsidio desempleo y la menor recaudación inducida por el menor crecimiento económico, los que se encarguen de la expansión.

Cuarto. Aumentar el gasto en infraestructuras ya que a diferencia del gasto corriente impulsa la oferta agregada y contribuye al aumento de la productividad y competitividad de la economía.

Quinto. Políticas estructurales que permitan a) la movilidad de los factores como es dar mayor flexibilidad al mercado de trabajo y apostar por energías más baratas, b) mejorar la financiación de las empresas (por ejemplo, bajando el impuesto sobre el beneficio) y c) facilitar la innovación.

A medio plazo este conjunto de medidas deberían sacarnos de la crisis, es decir, aumentar el crecimiento económico y la creación de empleo.

Comentarios

grasshopper0 21 mayo 2008 - 15:32

Hola, me gustaría hacer una pregunta. Si buscamos cambiar nuestro modelo de crecimiento (hasta ahora basado en la construcción) no seria mejor no ayudar a la demanda agragada invirtiendo en infraestructuras y de esta forma que los capitales logrados en este sector se inviertan en otros mercados con un mayor componente tecnológico?
Gracias.

Fernando Peral 21 mayo 2008 - 16:41

En mi opinión, la tesitura no mueve al optimismo, con un incremento del desempleo en 315.393 personas desde abril de 2007 (aumento del 15,59 por ciento).

Todo depende en gran medida de factores externos, tales comno el crecimiento de la demanda en otros países europeos y la llegada de turistas a lo largo del año.

Los factores internos no pueden sino mover al pesimismo, con un crecimiento del consumo interno que ha pasado del 2,7 por ciento en el último trimestre de 2007 al 1.8 por ciento en el primero de 2008, muy por debajo de la tasa de inflación, un crecimiento del 0,3 por ciento del PIB en el primer trimestre, serias amenazas sobre las subvenciones de la Política Agraria Común (PAC), la ya inevitable subida de las tarifas eléctricas y una caída del índice de confianza de los consumidores de casi 10 puntos (del 73,1 en marzo al 63,8 en abril.

Si a eso sumamos la coyuntura internacional, con un barril de petróleo que se aproxima a los 130 dólares, un Euribor que ya está a punto de superar la barrera del 5 por ciento, con una fuerte presión al alza (instigada, por ejemplo, por el Sr. Weber, presidente del Bundesbank, que afirmó que el BCE debería plantearse deriamente si el tipo de interés actual es lo suficientemente alto como para controlar una inflación cuyo nivel considera intolerable), las expectativas son “color ojo de hormiga”, como diría un mexicano, y muy especialmente en lo que se refiere al consumo interno, que es una de las bases fundamentales del crecimiento económico español de estos últimos años, y que viene a sumarse al desplome de la construcción.

La lucha contra la recesión pasa necesariamente por unas altas tasas de desempleo y una drástica reducción del gasto público no productivo, así como por una recuperación de la confianza de los inversores en la unidad y transparencia del mercado y en la garantía de suministros básicos a precios razonables (agua y electricidad)y en la estabilidad institucional, la adopción de medidas para incentivar la productividad en el sector de los servicios (que es el que más peso tiene en términos de empleo)y el levantamiento de las trabas a la inversión en determinados sectores clave(energías alternativas – con especial énfasis en la creación de nuevas centrales nucleares – y reducción de la dependencia del gas y el petróleo, aumento de la inversión y la tecnificación de la agricultura , mejora del tratamiento fiscal al ahorro y la inversión, etc.)

María 21 mayo 2008 - 19:30

Haciendo cálculos

Si por cada casa que se deja de hacer, se estima la perdida de 2.5 puestos de trabajo directos en la construcción, si hemos pasado de 700.000 a 300.000, eso significaria la destrucción de 400.000×2.5= 1.000.0000 puestos de trabajo directos, lo cual no se ve por parte alguna, con lo que pienso que se está generando empleo no relacionado con la construcción, aunque no es más que la lógica de aplicar una simple regla de tres.

si el año que viene volvemos a la media de 500.000 casas construidas, supone la creación de 200.000×2.5= 500.000 empleos.

En base a lo anterior, yo seria muy cauta con alterar el ajuste, pues podemos impedir el ajuste natural del mercado, y encontrarnos con que no tengamos trabajadores para cuando vuelva a repuntar el mercado. No creo que haya que dejar llevarse por el pánico, y pasar a un intervencionismo absurdo, pues como ha dicho el BM en la crisis de los alimentos: “lo mejor es no hacer nada, pues más vale un mercado imperfecto, que una burocracia perfecta”, ya se regulará el mercado por si sólo con la subida de precios.

Seamos liberales de verdad, y confiemos en que las decisiones individuales son más y mejores que las decisiones de un comité de crisis.

María 21 mayo 2008 - 19:34

Lo anterior no quita, para que el Estado, que en España es el que se encarga de determinar las infraestructuras nacionales, aproveche esta situación para acelerar las necesarias infraestructuras, tanto en materia energética, como de conexiones con Francia y Europa, así como vertebrando mejor el arco mediterraneo, pues ahora dispone de mano de obra excedentaria para acometerlas, pero teniendo en cuenta que esa mano de obra igual empieza a hacer falta dentro de un año, así que no deberia tardar mucho en actuar, o si no no servirá de nada lo que haga, o antes al contrario, impedirá el despegue por falta de mano de obra.

Paco 10 septiembre 2008 - 19:09

Francamente, la gente habla de crisis y de numeros(por cierto esto ultimo la gente se lo toma muy a la ligera a la hora de dar datos, y ya se sabe de sobra lo manipulado que esta la informacion), pero desde mi punto de vista, la crisis les ha venido a la gente de la calle, me explico, el rico es rico, y no entiende de crisis, el pobre es pobre y siempre hay crisis para el, lo que esta pasando en España es que la clase media va a desaparecer al menos durante un tiempo, ya que son los que van a pagar el pato de una mala gestion que ya se veia, pero que un trabajador normal no puede hacer absolutamente nada contra esa crisis, mientras que hay inversores muy listos que se aprovechan, esta crisis es solo para la gente de clase media, por hay otros que estan haciendo el chollo de su vida. Solo es mi punto de vista y de lo que estoy viviendo no de lo que leo en los periodicos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar