5
Abr

La hiperinflación

Escrito el 5 abril 2008 por Rafael Pampillón en Diccionario de Economía

Esta semana discutimos en clase sobre la hiperinflación y le prometí a mis alumnos que hoy escribiría sobre este tema, precisamente en un momento en que las presiones inflacionarias están aumentando en todo el mundo. La hiperinflación es una inflación muy elevada. No existe una definición universal de la hiperinflación pero muchos economistas la sitúan cuando el nivel de pecios crece por encima del 100% anual. Como todos los procesos inflacionarios, la hiperinflación es causada por la creación excesiva de dinero. Hay dos casos bastante significativos de lo que es la hiperinflación, el de Alemania después de la Primera Guerra Mundial y actualmente, en el siglo XXI, el caso de Zimbabue.


Cuenta Thomas Sargent, en “The ends of four big inflations” (capítulo del libro coordinado por Robert Hall y titulado “Inflation” (1982) y publicado por University of Chicago Press), que tras finalizar la Primera Guerra Mundial, la Alemania derrotada se vio obligada a satisfacer un conjunto de exigencias económicas impuestas por los países vencedores, a la vez que afrontaba la reconstrucción del país. El gobierno alemán, puesto en la encrucijada, no tuvo otra alternativa que emitir dinero en cantidades importantes para poder financiar estos compromisos. La consecuencia natural de esta política de expansión monetaria fue una hiperinflación brutal, es decir, un incremento de los precios de todos los bienes y servicios nunca visto. Entre enero de 1922 y noviembre de 1923 el nivel medio de los precios se multiplicó por 20.000 millones. Casi nada.

La consecuencia de esta hiperinflación fue el uso ineficiente de los recursos productivos y un aumento brutal de la incertidumbre. Esta ineficiencia e incertidumbre, ligadas a la inflación, generó una fuerte desconfianza de las empresas y las familias en el sistema económico por lo que disminuyeron el consumo, la inversión, el crecimiento económico y el empleo. Es decir, se generó una crisis de confianza en el sistema. (Cuando una economía está en crisis y muestra altos niveles de desempleo y sus factorías reflejan un exceso de capacidad productiva sin utilizar es obvio que los recursos no están siendo eficazmente utilizados por el sistema de mercado).

Ciertamente que transcurren casi 10 años entre la crisis generada por la hiperinflación en Almania de los años 20 y la crisis de los años 30. Pero el recuerdo de la hiperinflación, la crisis económica de los años 20 y la de los años 30 hacen que los alemanes se inclinen por una opción más ordenada, firme, diferente y radical: el nacionalsocialismo. La solución que dio Hitler, siguiendo a Keynes, fue la misma que dio Roosevelt en EEUU y consistió en aumentar los gastos del Gobierno con el fin de emplear la mano de obra parada y los recursos de capital no utilizados. En resumen, el recuerdo de la hiperinflación y la crisis consecuente fue aprovechada por Hitler para subir al poder y mantenerse en él.

La hiperinflación de Zimbabue

En nuestros días la hiperinflación más llamativa está en Zimbabue un país donde la violación de los derechos humanos y la corrupción son tan escandalosas como la hiperinflación que alcanzó el 8.000% anual en diciembre de 2007, aunque otras fuentes citan porcentajes más altos de un 100.000%. Esta inflación deja a la moneda local virtualmente sin valor. Así el tipo de cambio está fijado en un dólar igual a 25.000.000 de dólares zimbabuenses. El salario mínimo de un obrero del campo está fijado en 10 millones de dólares zimbabuenses al mes. Pero con ese dinero no se puede comprar ni una barra de pan.

clip_image002.jpg
Hiperinflación (marzo de 2008): Un hombre con miles de billetes se dirige a hacer la compra en Harare (Zimbabue), el país que, en estos momentos, tiene la mayor inflación del mundo (un 100.000%). Fuente: El País de 8 de marzo de 2008

Comentarios

Jose Luís García 5 abril 2008 - 13:29

Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de EEUU, ha bajado, desde septiembre del año pasado, los tipos una barbaridad lo que ha permitido dar unos créditos excepcionales baratos. El BCE aún no ha bajado los tipos, pero ha ofrecido abundante liquidez. A pesar de las grandes facilidades ofrecidas por los bancos centrales, la crisis está empeorando. El problema fundamental es que los bancos han perdido la confianza entre ellos. Ha habido demasiados préstamos, demasiado apalancamiento y demasiada especulación. Los activos y el sector financiero van a disminuir. La economía mundial sufrirá sus efectos. Los bancos centrales sólo pueden amortiguar la caída y por si fuera poco la inflación está imparable.

Casimiro González 5 abril 2008 - 13:39

Para ser más precisos que José Luis, en los últimos meses la Fed ha bajado seis veces los tipos de interés del 5.25% hasta el 2.25%. Cuatro de esas rebajas se produjeron en los dos últimos meses. Además de las rebajas de tipos, como ya sabemos, se ha decretado un período de tax holidays. Todas estas medidas a corto plazo parecen las más oportunas. No obstante, al reducir los tipos y los impuestos intentando así reactivar la economía vía gasto y demanda agregada, aumentará como consecuencia la inflación, que es actualmente el mayor enemigo de la economía estadounidense. El BCE ha dejado claro que no piensa bajar tipos hasta que vea indicios de una moderación en la inflación.

Leonardo Caruana 7 abril 2008 - 08:25

La hiperinflación alemana fue un caso excepcional, provocado por multiples factores; por un lado, la inflación que ya soportaba el marco alemán al concluir la guerra que evidentemente se agravó, pero además el gobierno alemán soportaba una deuda elevada por el coste de la financiación de la guerra. El nuevo gobierno ante la situación tan lamentable que vivía el pueblo alemán decidió desarrollar una política expansiva y finalmente, si eso fuera poco, tuvieron que pagar las reparaciones de guerra que el propio Keynes dijo que no era posible que lo pagaran los alemanes. Toda esta evolución sirvió para que al concluir la Segunda Guerra Mundial se desarrollase precisamente políticas para favorecer la recuperación alemana por parte de las potencias vencedoras que tienen su mejor exponente en el famoso Plan Marshall y evidentemente un pueblo donde son extremedamente cauteloso en materia de inflación es el caso alemán desde 1945 hasta la actualidad. La historia nos enseña claramente caminos que núnca se debe seguir como es el caso de la hiperinflación.

Carlos Enrile 9 abril 2008 - 01:56

Alemania vovió a padecer hiperinflación en 1948 hasta que la cortó -sin autorización- Ludwig Erhard, responsable en aquel momento de la “bizona”.

Martin Villafuerte 2 noviembre 2008 - 01:35

Perú, mi país, atravesó una dura hiperinflación entre setiembre de 1988 y agosto de 1990. La hiperinflación ocurrida en la Alemania entre enero de 1922 y noviembre de 1923, fue causada no solamente por las sanciones impuestas por el tratado de Versalles, sino también por los malos manejos en la economía y el despilfarro de los recursos monetarios. Lo de Zimbabwe si es cierto, puesto que ya circula un billete de 50 billones de dólares reajustados (equivalentes a 10 billones de dólares viejos), que al precio de mercado valía al terminar octubre de 2008 42 cents de dólar estadounidense.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar