22
Abr

Como prevenir el hambre en el mundo

Escrito el 22 abril 2008 por Rafael Pampillón en Economía Global, Economía Mundial

Tal como hemos señalado repetidamente en este blog de economía, la subida de los precios de la comida está trastocando la economía mundial. El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional vienen criticando desde hace tiempo la política de los subsidios al etanol y, en general a los biocombustibles por el efecto perverso que generan sobre la escasez de alimentos. Ante esta situación de escasez de alimentos sobre todo en los países más pobres, la lucha contra el hambre se ha centrado en “regalar alimentos” y distribuirlos por todos los medios posibles. Pero esta no es la solución, excepto en emergencias excepcionales y muy localizadas. Los problemas del hambre pasan por desarrollar la agricultura, pues es más importante estimular la producción local que suplir su déficit con ayuda alimentaria exterior.

Es bien sabido que en África Subsahariana la situación alimentaria es muy grave y, aunque tiene abundantes recursos naturales, su explotación encuentra obstáculos hasta ahora insuperables: clima, fragilidad de los suelos, enfermedades, mal reparto de los recursos hídricos, etc. La solución está en aumentar la productividad agrícola: La agricultura africana utiliza hoy 10 kilos de abono por hectárea contra 200 kilos en los países industrializados. Es necesario que la tierra, en África, produzca más introduciendo los progresos tecnológicos logrados en materia de maquinaria, fertilizantes, formación agraria, híbridos y semillas seleccionadas.


La ayuda alimentaria que proviene del exterior ha permitido salvar muchas vidas, pero tiene también una influencia perniciosa sobre el desarrollo agrícola. La ayuda alimentaria mata las producciones y los mercados locales, pues a menudo equivale a un “dumping” de productos agrícolas externos que suplantan directa o indirectamente a las producciones locales. Por otra parte, cambia los hábitos de consumo, habituando a la gente, por ejemplo, a comer pan de trigo, en sitios donde no se puede producir trigo. De ahí que la ayuda que África necesita se debe materializar en abonos, pesticidas, herramientas, tractores y medios de transporte que le permita producir más y de forma más adecuada a sus características y necesidades.

El hambre requiere soluciones más sofisticadas que mandar sacos de trigo. Los países en desarrollo lo que necesitan no es ayuda alimentaria, sino ayuda tecnológica y sobre todo comercio. Así, para asegurar su desarrollo y financiar sus importaciones, los países pobres deben contar fundamentalmente con sus exportaciones de materias primas, sobre todo las que proporciona la agricultura: café, té, cacao, algodón, aceite de palma, etc. En este sentido, los países desarrollados deben reducir sus barreras a las importaciones de alimentos y materias primas procedentes de los PED. Por ejemplo, las políticas agrarias proteccionistas de la Unión Europea y de EEUU claramente insolidarias y una de las aberraciones mayores de la historia económica ha impedido a muchos países pobres puedan exportar alimentos a Europa y a EEUU y conseguir así las divisas que necesitan para financiar su desarrollo económico.

La solución no está, como podría parecer, en enviar alimentos que sobran a los países en los que faltan. En éstos, por ejemplo, no suele haber infraestructuras que permitan, de una manera eficaz, el recibir y mucho menos el distribuir y aprovechar estos “donativos”. La falta, por ejemplo, de red del frío impide la distribución a los consumidores de los alimentos perecederos. Además, y como ya hemos indicado, el envío de esos alimentos frenaría e incluso haría fracasar los intentos de producción y transformación de alimentos en los países deficitarios. La solución tiene que venir por otros caminos: 1) poner fin a la Política Agraria Europea y a la de los EEUU, 2) dejar de subvencionar los biocombustibles y 3) cambiar los programas de ayuda alimentaria por otros programas que permitan a los países que son deficitarios producir por sí mismos una cantidad de alimentos que al menos nutra a sus poblaciones.

Comentarios

Luis de Blas 21 abril 2008 - 17:06

Rafael,
Completamente de acuerdo con todo salvo en el tema de los biocombustibles. La demanda de alimentos destinado a biocombustible es escasamente un 2% en la actualidad, la culpa de la mala prensa tiene su origen en el lobby petrolero.
A pesar de ello, los incrementos de precios de los alimentos están haciendo que tanto biodiesel como bioetanol no sean rentables en la actualidad (los precios de venta de bioetanol y biodiesel no han subido tanto como el petróleo y los márgenes han sufrido drásticamente) a pesar de los subsidios por lo que está obligando a que se desarrolle urgentemente el bioetanol de segunda generación y biodiesel de productos tóxicos (jatropha).
Otro hecho que seguro conoces, el desarrollo de los biocombustibles tiene como único objeto disminuir la dependencia del petróleo de EE.UU. y Europa.

Fernando Peral 21 abril 2008 - 17:52

La actual subida del precio de las materias primas también se debe en gran medida al hecho de que, ante la debilidad del dólar y los malos presagios económicos en los países más desarrollados, los inversores desvían sus fondos del mercado de acciones al de materias primas, que presenta menos riesgo ya que sus precios tienden a ajustarse al tipo de cambio (baja el dólar, sube el precio).

Los problemas de la mayoría de los países donde el hambre es endémica tienen su origen en un proceso de descolonización apresurado, que fue seguido de una avalancha seudo-nacionalista destinada a expropiar a los pocos colonos que quedaban para mantener la economía en marcha o para poder integrarse en uno de los dos bloques de la guerra fría, lo cual se tradujo a su vez en regímenes más o menos arbitrarios, donde la política y las cuestiones tribales se mezclan con la economía y donde no existe seguridad física ni jurídica, ni mercado, ni infraestructuras. En fin, el clásico círculo vicioso.

En mi opinión, existe hoy una oportunidad histórica para que los países que la padecen acaben con el hambre en pocos años; para ello, los gobiernos tendrían que introducir rápidamente medidas destinadas a inspirar confianza a los inversores extranjeros en cuanto a la seguridad de sus inversiones en el sector agrícola (solicitando para ello no sólo un entorno legal propicio, sino también el apoyo/aval de organismos tales como el FMI,las Naciones Unidas o la Unión Europea).

En efecto, las preguntas a las que tendrían que responder los políticos de esos países son las siguientes: ¿quién querría hacer inversiones a largo plazo, pongo por caso, en el Zimbabue de Robert Mugabe? y ¿Qué haría que estos países se convirtieran en destinos interesantes para inversiones estratégicas del sector privado en la producción agrícola, para la que hoy hay mucha demanda en el mercado?

Los que se adapten primero se llevarán el gato al agua, al menos mientras dure la fase de cobertura de riesgo en el mercado de materias primas. Cuando ésta se acabe, el que no haya hecho los deberes se quedará fuera, una vez más.

Mauricio Perelló 21 abril 2008 - 18:04

Estimado Rafael:

Te felicito por el adecuado análisis de la situación. Me permito copiar lo más destacado del análisis:

“Por ejemplo, las políticas agrarias proteccionistas de la Unión Europea y de EEUU claramente insolidarias y una de las aberraciones mayores de la historia económica ha impedido a muchos países pobres puedan exportar alimentos a Europa y a EEUU y conseguir así las divisas que necesitan para financiar su desarrollo económico”

Pienso que este párrafo analiza la raíz esencial del problema. En la medida que las inmensas distorsiones que existen en los mercados mundiales, vía subsidios directos e indirectos a la producción, no sean eliminados, países pobres que pueden tener como vía de desarrollo la producción agrícola no podrán lograr un desarrollo estable.

Como ingeniero agrónomo y agricultor he vivido de manera personal estas distorsiones del mercado y sé como afectan a largo plazo un adecuado desarrollo agrícola. En potencias alimentarias tan destacadas durante toda la historia, como Argentina y Estados Unidos, existen subsidios a los fertilizantes, compra de maquinaria y a la exportación. Los precios mundiales de los commodities son “fijados” en gran medida por estos países, lo que afecta directamente los precios locales en países pobres (importaciones). Mientras el precio internacional siga siendo intervenido y distorsionado, el ejemplo que cita sobre el nivel de fertilización y en definitiva, PRODUCTIVIDAD de los países pobres, especialmente africanos, seguirá siendo bajo. Una adecuada fertilización, mejora del suelo vía compostaje, utilización de maquinaria moderna (tractores más grandes que permiten ahorros de petróleo), prevención de la erosión, uso de mejores semillas,sistemas de riego, etc,etc. son INVERSIONES caras que tienen retornos al largo plazo y que no pueden generarse mentras exista incertidumbre en los precios.

Además, ser agricultor no es llegar y montar una línea de producción. Existe un desarrollo social enorme que debe ser generado y apoyado, debido al nivel sociocultural de la mayoría de los pequeños y medianos agricultores, que debe buscar mejorar sus prácticas culturales y orientarlas a un desarrollo estable de carácter económico y ambientalmente sustentable.

Finalmente, y tal como dije en algún blog anterior, los precios de los alimentos NO HAN SUBIDO, simplemente están llegando a los valores que siempre debieron haber tenido. El carácter casi general de Commodities de alimentos como el trigo y maíz ayudaba a mantener los precios bajos a nivel global. Lo que ha ocurrido ahora es que los insumos necesarios para la producción agrícola han subido de manera brutal (200% los fertilizantes, 47% los pesticidas, 50% la mano de obra,50% el combustible,etc.etc)Estos porcentajes obedecen a las alzas en insumos en los últimos 2 años en el mercado Chileno.

Un abrazo Rafael

Mauricio Perelló 21 abril 2008 - 18:17

Estimado Fernando:

Estoy de acuerdo con tú análisis sobre la oportunidad de desarrollo de nuevos países productores que busquen satisfacer la demanda por alimentos. Pero el escenario ha cambiado y hoy debemos tener claro 3 cosas esenciales:

1)Los precios seguirán altos (alza en bienes productivos (fertilizantes, petróleo,etc.) Esto determina que los “nuevos” precios se hacen inalcanzables para ciudadanos de paises muy pobres (se privilegiaría la exportación).

2) Escacez de agua y cambio climático. (necesidad de obras de riego menor, embalses,etc.)

3) Las subvenciones Europeas y Americanas deben desaparecer ya que distorsionan el mercado global y no permiten realizar las inversiones agrícolas orientadas a mejorar la prodcutividad en el largo plazo, ya que estas subvenciones generan especulación en los mercados.

Si estos 3 puntos (entre otros que me faltan por nombrar) no se tienen claros, se hace sólo un análisis de caracter financiero global, sin tener claros la raíz del problema ni las características particulares de la agricultura

Un abrazo

Manuel Escudero 21 abril 2008 - 20:46

Estoy de acuerdo con Rafael.

Los biocombustibles tiene algo que ver (no todo) con la subida de los precios agricolas. Esto esta llevando, mucho antes de lo que se pensaba a situaciones criticas de hambre – y posibles revueltas desesperadas – en aproximadamente 30 paises en el planeta.

Una conclusion importante es la necesidad de un esfuerzo mancomunado importante a escala global para ir determinando cuales son las soluciones tecnologicas mas adecuadas para combatir los efectos del cambio climatico. Y en este sentido, las empresas y corporaciones tienen un capitulo (voluntario) muy importante que cubrir en el inmediato futuro.

Respecto a la solucion a los problemas de hambre (y de sed) en el mundo, tambien estoy de acuerdo, en todo el analisis. Anadiria un elemento importante: para que los Objetivos de desarrollo del Milenio ( y el hambre y la sed es el primero de ellos) realmente se consigan, el concurso activo y sinergico de empresas y gobiernos donantes tiene que funcionar…y todavia no funciona, realmente. Por ello, el problema, diria yo no es ya de falta de recursos financieros y de inversion social (en las areas integradas que menciona Rafael). Y tampoco el problema es el del proteccionismo estadounidense y europeo (que lo es, pero que no tiene solucion a corto plazo). El gran progreso en estos temas se puede y se deberia conseguir mediante mayor sinergia y coordinacion publico privada en Africa…como en el resto de las regiones en vias de desarrollo.

Un saludo,

Manuel

Antonio Carmona 21 abril 2008 - 22:06

Lo que tiene que hacer África, aparte de producir alimentos para abastecerse, es entrar en el sector industrial, por ejemplo, textil. Es la forma en que creará millones de puestos de trabajo.

Javier Tomás 22 abril 2008 - 10:03

El problema de África es la urgencia. Pongo un caso de esta misma semana. En el oeste de Kenia se ha detectado un hongo que afecta a los cultivos de arroz. Algo dramático, sin duda, porque junto con la inflación de los precios agrícolas, ha logrado que dos millones y medio de personas pasen directamente a una situación de crisis alimentaria.

Está claro que es mejor enseñar a los africanos a manejar la caña que darles pescado. De hecho, eso es lo que llevan reclamando muchos años. Sin embargo, en momentos donde no hay ni lo uno ni lo otro, la segunda opción aparece como la menos mala.

Lo mejor sería una combinación de ambas medidas, implementación de medidas para la mejora de la productividad de los países africanos, junto con la ayuda humanitaria en momentos de desastre. Todo ello debería, además, ir acompañado de una mayor transparencia de los gobiernos del continente.

Por último, quisiera recomendar a aquellas personas interesadas en la realidad africana la revista “Mundo Negro”.

Gonzalo Sanz-Magallón 22 abril 2008 - 10:27

En este análisis falta una mención explícita a la importante aportación, para incrementar rendimientos y mejorar propiedades nutritivas de los alimentos, procedente de la “mejora genética” de las semillas, y no sólo semillas seleccionadas. Así lo ha reconocido la FAO.

En este sentido, la UE ha mantenido cerradas sus puertas a ciertos productos transgénicos y ha impedido un mayor avance de éstos fuera de Europa, en gran medida como medida de protección frente al exterior; y de paso contentar a grupos ecologistas, antiglobalización y lobbies de agricultores, como el liderado por José Bové.

José Luis Miguel 22 abril 2008 - 11:03

Rafael,
Discrepo básicamente de tu análisis, responde a ciertos tópicos políticos de crítica hacia la política agraria europea y también a un tiempo que ya pasó. Lo que estamos viviendo en estos momentos es algo apasionante y dramático que va a cambiar muchas cosas en el mundo. La agricultura y la alimentación están ahora en el primer orden de la actualidad pública, pero todavía somos incapaces de comprender lo que está sucediendo en su totalidad.
Efectivamente, según datos USDA, el consumo mundial de cereales secundarios aumenta en 53 Mio. t. entre las campañas 06/07 y 07/08, de ellas, 37 Mio. t. de
incremento corresponden a los EE.UU., es decir, el incremento de la demanda
se explica básicamente por la producción de bioetanol, que se podría considerar el detonante de la crisis actual. No obstante, los fundamentos de demanda (escalada de precios) son más amplios: incremento de población mundial (food), incremento de renta en países emergentes, que va unida a mayor consumo de proteína (feed) y lo ya dicho, agrocarburantes (fuel). También repercute una oferta con dificultades de expansión y sometida a mayores riesgos climatológicos, así como el brutal incremento de costes de producción como ha apuntado algún compañero.
En cuanto a África, no creo que la solución sea potenciar los monocultivos de exportación, sino desarrollar el abastecimiento alimentario para la población local y así establecer las bases de un desarrollo sólido. Quiero llamar la atención sobre que ninguno de los productos de agroexportación que nombras (café, té, cacao, ..) son producidos en Europa, ni existe ninguna política proteccionista respecto a ellos ¡el consumo europeo se importa al 100%!. ¿De qué estamos hablando entonces, de realidades o de tópicos políticos? ¿Sabéis que los exportadores mundiales de productos agrícolas brutos (Bulk) son apenas 6 o 7 naciones que además no están entre las más pobres del Planeta? Varios agroexportadores están últimamente estableciendo contingentes y tasas a la exportación, lo que hace dudar de su fiabilidad cómo proveedores en situaciones críticas.
Creo que este es un buen momento para establecer las bases para una solución adecuada al hambre y el desarrollo en el mundo, no desmantelando políticas agrarias, sino estableciendo reglas globales para mercados y problemas globales (“gobernanza global”). Por ejemplo, la intención de la FAO de establecer socks globales de seguridad alimentaria va en la buena dirección. Y efectivamente habría que evitar decisiones unilaterales cómo la que han tomado USA y UE sobre los biocombustibles.

Saludos.

J. L. Miguel

Fernando Peral 22 abril 2008 - 12:01

Coincido en gran parte con el análisis que hace José Luis Miguel y con la solución que propone de “mundialización” de los mercados de producción y creación de infraestructuras para garantizar el autoabastecimiento de las poblaciones locales como medida urgente. En cuanto a la PAC, ya dijimos en otras discusiones en el foro que era insostenible tal y como estaba planteada. Ahora que han subido los precios de los alimentos sería el momento de replantearse esta política y de introducir en ella la subvención a la actividad (por su contribución a los objetivos de Kyoto, por ejemplo), y no a la producción, evitando así alterar el mercado falseando los precios.
El problema de los biocombustibles no es sólo la parte de la producción que detrae del mercado de alimentos, que todavía es relativamente pequeña, sino el hecho de que, si el mercado del bioetanol sigue creciendo, cabe prever que se dedicarán grandes superficies de suelo cultivable (que no es tanto) al cultivo de especies específicas que se desarrollarán a través de la biotecnología para la producción de combustibles vegetales.

Gonzalo Sanz-Magallon 25 abril 2008 - 12:17

Por su gran claridad y brevedad, recomiendo la lectura de este artículo titulado “Europa necesita más biotecnología agraria” http://www.levante-emv.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008042300_5_436500__Opinion-Europa-necesita-biotecnologia-agraria

Javier Tomás 29 abril 2008 - 16:35

Es un debate interesantísimo pero, al mismo tiempo, algo dramático. El tema planteado en este post cobra desgraciadamente un protagonismo cada vez mayor. Hoy mismo la ONU ha pedido suspender la producción de biocombustibles debido a la crisis alimentaria que está golpeando a numerosos países de África, Asia e Hispanoamérica.

La ONU, aunque señala que la crisis alimentaria se produce por la conjunción de múltiples factores, acusa de facto y señala como culpable de esta crisis al empleo de los alimentos para producir biocarburantes.
Soy partidario del “alimento para todos” aunque me da la impresión que se impondrá el “energía más barata”.

Estoy de acuerdo en que “los países en desarrollo lo que necesitan no es ayuda alimentaria, sino ayuda tecnológica y sobre todo comercio” para poder revertir esta situación pero, en momentos difíciles, nunca hay que menospreciar este tipo de ayuda.

Aún menos si la producción de biocarburantes, tal y como pide la ONU, no se detiene

Luis Fernando Massa 2 octubre 2009 - 03:24

Estimados Señores

Es my grato dirigirme a Ustedes para hacerles llegar una noticia que espero sea de vuestro agrado
En los meses de Marzo a Julio de 2009, cruz Azul Internacional, puso en marcha un proyecto cuyo objetivo era el desarrollo global de la Aldea de IBI y DIJIBOBOO, en la provincia de Mopti, República de Mali.

La implementación exitosa de dicho proyecto ha terminado en estas aldeas con el problema el hambre, la desnutricion y la mortalidad infantil gracias a la implementación real y exitosa de nuestro trabajo.
Mediante la provision ininterrumpida de agua, vital elemento para la vida, hemos podido desarrollar en dichas aldeas los mecanismos para que puedan autoporveerse de una amplia variedad de alimentos en forma sustentable, gratuita y permanente.

Este desarrollo e implementación tecnológica ha sido llevada a cabo con un presupuesto cercano a los 20 euros por habitante, instrumentantando de esta forma una solución permanente a la problemática de la región.
En estos meses, organismos internacionales, frente a la sequia de Mali, están realizando un proyecto para distribuir alimentos y solucionar este problema coyuntural con un coste de 25 euros por habitante.

Gracias a nuestra implementación tecnológica en el que he estado trabajando y supervisando duranre los 4 meses que duró la misma, puedo afirmar que hemos tenido un exito que supera ampliamente los objetivos previstos, ya que mantenemos un contacto mensual con los jefes de las aldeas y nos han hecho saber que con el desarrollo de sus huertas, le manejo del ganado y de las plantaciones, se encuentran con la posibilidad de ayudar a algunas aldeas vecinas, que están bajo el azote de la sequia, esperando la llegada de alimentos.

Quiero entonces en nombre de Cruz azul Internacional y en el mio, poder compartir con Ustedes el resultado de este exito, que permite poder reducir ampliamente los costes mecionados en el artículo al cual hago referencia en este correo.

Lamentablemnte no tenemos una llegada a los medios de comunicación como tampoco a otras ONG´s que trabajan en este enorme problema mundial, pero aprovechamos este medio para hacerles llegar esta noticia que nos llena de satisfacción.

Asimismo, aprovecho la oportunidad para felicitarlos por su labor en pro de la construcción de un mundo mejor que todos deseamos.

Atte Luis Fernando Massa
Cruz Azul Internacional
Presidente
presidencia@cruzazulinternacional.org
http://www.cruzazulinternacional.org

el que dice la verdad 3 marzo 2010 - 03:28

ustedes solo publican y publican pero debrian actuar, aunque esta bien que muestren esto pero es mejor que actuen y brinden ayuda

Jacobo Romero 3 marzo 2010 - 07:35

Pero si la lógica evidencia que uno no puede hacer nada por ayudar, lo más inteligente es acoplarse al sistema de la manera en que uno esté mejor equipado y competir por un futuro que es lo que todo organismo viviente sobre el planeta está haciendo ahora mismo.

toopel 23 agosto 2017 - 08:32

He oído hablar mucho de esta tarjeta de cajero automático en blanco, pero dudó de si era real debido a numerosos comentarios en Internet, lo que hace que sea difícil conocer el verdadero hacker. Decidí ir en Internet cuando leí tantos testimonios de hackers en línea certificados en cómo han ayudado a tanta gente con esta tarjeta de cajero automático en blanco y aunque yo era curioso, pero me di cuenta de que dar un intento no duele. Me puse en contacto con este hacker en línea que me instruyó sobre qué hacer y cuánto tengo que pagar por la tarjeta para llegar a mí, sin dudarlo hice y esperó a que la tarjeta se entregó, estaba nervioso de perder mi dinero, pero a mi La mayor sorpresa que recibí un correo electrónico que era mi número de seguimiento a mi tarjeta enviada. Durante los últimos dos días he retirado $ 10.000,00 sin ningún problema. $ 5000 cada día límite diario de retirada. Si necesita un cajero automático de ATM, envíe un correo electrónico a: donardmorrisworld27@gmail.com

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar