25
Apr

Según la Encuesta de Población Activa (EPA), que ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadística de España, durante el primer trimestre de 2008, el desempleo aumentó en 246.600 personas respecto al cuarto trimestre del año pasado y el número de parados se sitúa en 2.174.200 personas. Esto supone un incrementó la tasa de paro en más de un punto respecto al cuarto trimestre del año pasado, situándose en el 9,63%.

Este deterioro del mercado de trabajo está reflejando la crisis económica española y está en consonancia con el menor crecimiento económico español del último trimestre del año pasado y el primer trimestre de este año. Por sectores, la construcción registra el mayor crecimiento de paro, un 35% más de parados que el trimestre anterior, en la industria el paro aumenta un 22% y en los servicios se han registrado menores incrementos de paro (un 12% más que el trimestre anterior).

Mejora la calidad de la ocupación

Se ha incrementado la calidad en la ocupación ya que hay un aumento del empleo en los contratos a tiempo parcial y en los contratos indefinidos frente a una disminución brutal de los contratos temporales y también disminuyen mucho los contratos de tiempo completo. El paro masculino aumentó más que el femenino, pero la tasa de paro femenina sigue siendo muy superior a la masculina.


¿Por qué aumenta el paro?

El aumento de tasa de paro desde un 8,6% del cuarto trimestre de 2007 hasta un 9,63 del primer trimestre de 2008 (mas de un punto porcentual en 3 meses), se debe al menor crecimiento de la economía española. Es justamente a partir del cuarto trimestre de 2007 cuando al economía se desacelera. La ley de Okun establece que hay una relación estable a largo plazo entre la reducción de la tasa de paro y el ritmo de crecimiento económico. Más concretamente, sólo es posible reducir la tasa de paro (proporción de parados respecto a la población activa) si la economía crece por encima de lo que puede considerarse como normal. Para España aproximadamente, la relación sería que un ritmo de crecimiento del PIB por encima del 2,5%, caería la tasa de paro y con un crecimiento por debajo del 2,5%, como ocurre ahora, aumenta la tasa de paro.

Mayor paro en la población inmigrante

El paro aumenta más en la población inmigrante que en la población espñola. Una consecuencia de este mayor paro es la caída de las remesas que envían los inmigrantes a sus países de origen, tal como constatábamos en es te blog de economía. Así en el cuarto trimestre del año pasado el paro inmigrante estaba situado en el 12,37%, en cambio en el primer trimestre de este año sube al 14,65%. Las oportunidades de empleo de la mayor parte de la población inmigrante estaban bastantes concentradas en el sector de los servicios de baja productividad y en la construcción de viviendas, y esos dos sectores se están enfriando a toda velocidad y destruyendo puestos de trabajo como consecuencia de la crisis económica, de ahí el aumeno del paro en la población inmigrante.

Por tanto la causa de ese mayor paro inmigrante es la desaceleración económica y la consecuencia debería ser que el gobierno dotase una mayor cantidad de recursos para tener un mayor control sobre la entrada de inmigrantes que provoque que el número de inmigrantes tanto legales como ilegales disminuya significativamente. Es muy difícil conocer el número de gente que intenta ingresar en España cada año, y tampoco hay manera de calcular cuántos lo logran y cuántos no, pero el descenso en las remesas de emigrantes junto con el aumento del paro en este colectivo deberían generar un debilitamiento del “efecto llamada” que junto con un mayor control en las fronteras hagan correr la voz de que en España es cada vez es más difícil encontrar empleo.

Comentarios

Silvia Mateos 25 abril 2008 - 12:32

Muy buen artículo. No podemos olvidar que las consecuencias del desempleo nos afectan a todos aunque algunos gocemos de un empleo “estable”, porque las consecuencias del aumento del paro afectan a numerosas areas. En mi opinion el aumento de robos y delincuencia “descarada” es consecuencia, al menos indirecta, del empeoramiento de condiciones de numerosos, no solo inmigrantes, sino aquella parte de la población que esta sufriendo las consecuencias de la desaceleración mas directamente.

Cuanto mayor desempleo logicamente menores recursos, cae el poder adquisitivo e inebitablemente el consumo, que es el motor del crecimiento.

Yo diria que se trata de un tema grave al que habría que poner medidas rápidas y efectivas a fin de apaliar los efectos de la “crisis” que se avecina.

Mi sincera enhorabuena por el articulo,

Fernando Peral 25 abril 2008 - 15:18

Lo ideal es que, en un contexto de inflación/recesión como el que atravesamos, el desempleo se aborde desde el punto de vista de una redistribución de los factores económicos para lograr una mayor eficacia de la producción y un mejor servicio al mercado.

Para que esto pueda ser así, son necesarias tres cosas: que a corto/medio plazo la demanda de mano de obra crezca en otros sectores a un ritmo similar al descenso de dicha demanda en el sector o sectores en crisis; que la legislación laboral permita que el reajuste no agrave la situación del sector afectado; y que el sistema educativo funcione para que los desempleados puedan adquirir calificaciones más acordes con la demanda del mercado laboral.

Partiendo de estas premisas, me veo obligado a aparecer, una vez más, como el pesimista (¿realista?) de turno.

Desde el punto de vista tanto social como ético, no es admisible discriminar a los trabajadores inmigrantes frente a los demás trabajadores, por lo que deben considerarse, a todos los efectos, en pie de igualdad con los que no lo son.

La política migratoria de los últimos años nos ha colocado en una posición muy difícil a la hora de hacer frente a esta crisis, pues los inmigrantes son, en su gran mayoría, personas con un nivel de estudios bajo o nulo, poco calificados,con escasos recursos y sin una red familiar que les ayude a superar el bache. Éste es uno de esos momentos en que el español va a tener que demostrar que es tan solidario como creemos.

A todo esto hay que sumar que el llamado “plan de choque” del Gobierno los ignora casi por completo, y no pone las bases para crear las condiciones que indicaba más arriba, es decir, que el gasto público va a tener un efecto triplemente perverso:
va a tratar de reflotar un sector que, hoy por hoy, carece de futuro como fuente de empleo (el de la cosntrucción). No invierte en sectores que tienen un potencial de crecimiento a muy corto plazo de la demanda de mano de obra (agua, energía, agricultura, etcétera). Y, por último, no pone los medios para que se puedan introducir en el mercado laboral las calificaciones que éste necesita.

En cuanto al “efecto llamada”, en cuanto la crisis se traslade a los países de origen de los inmigrantes, nada podrá pararlo, aunque es cierto que muchos de los inmigrantes estarán sólo de paso por España. Ayer, Nicolas Sarkozy ha dicho que no hay ninguna posibilidad de que se haga una regularización masiva de sin papeles en Francia. En España aún no hemos escuchado nada en ese sentido, y por aquí pasan muchos de los que acaban siendo “sin papeles” en Francia.

Por lo tanto, para que el efecto llamada desparezca es indispensable una concertación entre todos los países de destino europeos, por otra parte, hay que tener en cuenta la reciente sentencia del Tribunal Supremo que ha abierto las puertas a todos los inmigrantes procedentes de los países que acaban de acceder o accedan en el futuro a la Unión Europea.

Profesor, ¿sabe ud. cuáles son las estimaciones del número de inmigrantes ilegales que no aparecen en las cifras del INE?

Un saludo

Rafael Pampillón 26 abril 2008 - 09:52

Fernando, debe haber entre 500.000 y 1 millón. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera elevó hasta un millón el número de inmigrantes ilegales en España en 2004. Así, incrementó la cifra de 800.000 estimada por el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, en aquel momento.

Después de la regularización la cifra se redujo bastante pero desde entonces entran 400.000 todos los años que algunos serán legales y otros ilegales.

Fernando Peral 26 abril 2008 - 11:41

Gracias Profesor. De ser así, y siendo optimistas (es decir, suponiendo que la tasa de paro entre los ilegales sea la misma que entre los legales – el 14,67%) eso querría decir que el número de parados se situaría entre 2.250.000 2.300.000, aunque es probable que la proporción real sea el doble de la de los legales, es decir que la cifra debe acercarse a 2.400.000, es decir en torno al 11 por ciento si contamos a los 60.000 “en espera de formación” que sacó Caldera de las cifras del paro.

Angel Laborda 28 abril 2008 - 22:00

Quisiera hacer dos matizaciones o añadidos al excelente artículo del profesor Rafael Pampillón.

La primera se refiere a la tasa de crecimiento a partir de la cual empieza a aumentar el paro (ley de Okun), que el profesor Pampillón sitúa en el 2,5% para la economía española. En realidad, esa tasa ha sido en los últimos años bastante más alta, aunque es probable que descienda en los próximos, por lo que no podemos hablar de una tasa más o menos estable que nos sirva de regla en el futuro. La razón es que esa tasa depende no sólo de cuánto empleo se cree, sino sobre todo de cuánto crezca la oferta de trabajo (población activa en términos de la EPA), y esta depende en su mayor parte del comportamiento de la inmigración. En los últimos años la oferta de trabajo ha estado creciendo por encima del 3%, luego, para que no aumentara la tasa de paro, el empleo tenía que aumentar por encima de ese 3%. Eso requería, a su vez, que el PIB creciera como mínimo al 3,5%. En el segundo semestre del pasado año el crecimiento del PIB respecto al semestre precedente se desaceleró hasta el entorno del 3% y la tasa de paro empezó a subir. Algo similar ya vimos en 2002, año en el que el crecimiento del PIB se desaceleró algo por debajo del 3% y la tasa de paro aumentó un punto porcentual respecto a 2001.

Lo que sí se puede determinar con más precisión es la tasa de crecimiento del PIB a partir de la cual la economía española deja de crear empleo (umbral del empleo). Esta tasa no es otra que el crecimiento de la productividad, que en términos tendenciales podríamos situar ahora cerca del 1%, aunque podría aumentar algo en los próximos años. Es decir, mientras el PIB crezca más del 1% no se destruiría empleo. En el primer trimestre de este año el empleo ha aumentado un 0,1% (14.000 personas) en términos desestacionalizados respecto al trimestre precedente (siempre hay que eliminar de las series todos aquellos factores que impiden ver las tendencias o simplemente que nos impiden hacer comparaciones homogéneas de los datos, lo que hace el INE con el PIB pero curiosamente no hace con el resto de estadísticas que publica), y yo calculo que el PIB no habrá aumentado mucho más de un 0,3% trimestral (1,2% anualizado). Es decir, prácticamente hemos alcanzado ya el umbral del empleo. Por eso, casi todo el aumento de la oferta de trabajo ha ido a engrosar el paro.

En resumen, la famosa tasa de crecimiento del PIB de la ley de Okun ha sido notablemente más alta del 2,5% en los últimos diez o doce años. Para que descendiera hasta el 2,5%, el crecimiento de la oferta de trabajo tendría, a su vez, que desacelerarse al 1,5% (tasa igual a la del crecimiento del empleo con un aumento del PIB del 2,5%). Ahora la oferta de trabajo crece al 3%, lo que significa que tendría que reducirse a la mitad y eso requiere que el número de inmigrantes también se reduzca a menos de la mitad que ahora. ¿Sucederá esto? Parece lo más probable, pero no conozco ningún modelo de previsión que nos lo diga con una mínima probabilidad.

Otra cuestión que quería comentar es cómo está afectando el estancamiento del empleo a los inmigrantes. Seguramente, y es lo que creo deducir de los comentarios del profesor Pampillón, muchos pensarán que este colectivo está siendo, y lo seguirá siendo en el futuro, el peor parado, pero de momento los datos nos dicen lo contrario. En el primer trimestre se crearon, como dije antes, unos 14.000 empleos en términos desestacionalizados. Pues bien, desglosando entre nacionales y extranjeros, vemos que los primeros disminuyeron en 53.000 y los segundos aumentaron en 67.000. La tasa interanual de crecimiento del empleo extranjero se situó casi en el 11%, la misma que en el trimestre anterior; pero la tasa de los nacionales se redujo al 0,3%, frente al 1,1% en el trimestre anterior. Es decir, los que más están acusando el endurecimiento del mercado laboral, en términos netos, son los nacionales. Ello es coherente con la teoría económica: el segmento del mercado laboral de extranjeros es mucho más flexible que el de nacionales y por ello se crea más empleo entre ellos. Otra cosa diferente es que el paro de los extranjeros aumente más rápido. En efecto, este aumentaba en el primer trimestre a una tasa interanual de 31,8%, frente al 13,3% de los españoles. Pero eso es porque la oferta laboral (población activa) de los extranjeros aumentaba nada menos que al 13,5% anual, mientras que la de los nacionales lo hacía al 1,3%. Si la oferta laboral de los extranjeros estuviera creciendo igual que la de los nacionales se daría la situación de que la tasa de paro se reduciría notablemente entre ellos y aumentaría entre los nacionales. Moraleja: si consiguiéramos hacer en este país una verdadera reforma laboral que flexibilizara dicho mercado, se crearía más empleo (o, llegado el caso, no se destruiría tanto). Esto ya lo hemos observado en nuestra historia económica reciente, pero muchos siguen sin querer admitirlo. Piensan que defienden a la clase obrera con rígidas leyes sobre el despido y otras condiciones laborales, pero en realidad lo que están es impidiendo que la tasa de paro baje, en términos tendenciales o estructurales, del 10%, lo que a mí me parece una barbaridad.

Gonzalo Fanjul 29 abril 2008 - 17:02

Gracias, Rafael. Los datos son muy interesantes, y desde luego son inquietantes. Lo relevante, en mi opinión, es evaluar la eficacia de las políticas de inmigración en este contexto. Todo el mundo habla de cerrar fronteras, ahora que las cosas se ponen feas, pero me pregunto si la solución no es exactamente la contraria: un sistema migratorio más flexible que permita a los trabajadores entrar y salir de acuerdo con las oportunidades que les ofrezca la economía. O, dicho de otro modo, dejar que los mercados (también los de mano de obra) se regulen de manera más eficiente.

La realidad es que en este momento muchos inmigrantes se enfrentan al hecho de que abandonar Europa es aún más complicado de lo que fue llegar hasta aquí. Las insensatas condiciones legales que se impone a los inmigrantes hacen que la mayoría no tengan la oportunidad automática de retornar una vez que abandonen España. De nada sirven propuestas como la de pagar el seguro de desempleo de una sola vez, si no se deja abierta la puerta de retorno.

Estos argumentos ya han sido desarollados por instituciones económicos de muy distinto signo, pero ¿quién le pone el cascabel al gato? ¿qué partido está dispuesto a suicidarse proponiendo medidas de este tipo? Me temo que lo fácil ahora es sacar el garrote y sostener la ilusión de que los flujos migratorios son algo que uno toma o rechaza según la circunstancia.

leon 12 agosto 2008 - 18:10

quero saber algo sobre la ley como que renuncio a tener los papeles y derecheo de trabajar soy comunitario y e hoido algo sobre una ley que te dan todo lo que as cotizado. gracias y espero una respuesta

Juan Carlos 15 febrero 2009 - 03:49

Si las autoridades españolas quisieran o quisiesen no entraba en España un solo inmigrante de forma ilegal.

Juan Carlos 15 febrero 2009 - 03:51

Si las autoridades españolas quiseran no entraba en España un solo inmigrante de forma ilegal.

Revelaciones Divinas 26 marzo 2009 - 23:24

España, La Isla del Mundo, forma parte un plan internacional para crear un Nuevo Orden Mundial.
Su excelente situación geográfica mundial es un punto clave para este ambicioso plan.
La situación actual no es compatible con los planes ocultos, es necesario un cambio en la sociedad española.
Es necesario que se convierta en un país de indigentes, los cuales serán fácilmente manipulables dada su desesperada situación.
España se convertirá en un país de indigentes.

hitler 13 noviembre 2009 - 09:32

sieg heilllll¡¡¡

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar