11
Mar

¿Qué es el ciclo político?

El ciclo político consiste, básicamente, en la actitud de los gobiernos frente a un proceso electoral. Cuando se acercan las elecciones, se suelen poner en marcha medidas de política económica que permitan conseguir el mayor número de votos para el partido gobernante, y alcanzar así su objetivo más importante e inconfesable: permanecer en el poder el mayor tiempo posible. En este sentido, la política económica está determinada por la proximidad o lejanía de unas elecciones. En años electorales, es decir, previos a una consulta electoral, los gobiernos suelen aplicar políticas expansivas de carácter populista consistentes, por ejemplo, en incrementar el gasto público dando así lugar a un sentimiento “narcotizante” de bienestar.

Sin embargo, los aumentos del gasto público por motivos electorales no suelen ser beneficiosos para la economía, ya que generan inflación y un déficit público que es necesario financiar. Cerca de las elecciones, por tanto, se deben esperar políticas de carácter expansivo (mayor crecimiento económico e inflación y menor tasa de paro), que ofrezcan una imagen de prosperidad. Si hay que bajar los impuestos, se hace invariablemente antes de las elecciones, no después .


El ciclo político también muestra la necesidad de fuertes ajustes después de las elecciones. La razón es que ningún político desea hacer esos ajustes de la economía antes de las elecciones, por el desgaste que supone para el partido que gobierna. En cambio periodos postelectorales, como los que atraviesa España en estos momentos, es necesario purgar los desequilibrios (inflación y déficit exterior) generados durante la fase expansiva. Para ello hay que contraer la demanda, lo que suele generar, a corto plazo, un menor crecimiento y aumento del desempleo, pero a la vez y, esto es muy importante, se debe ir aumentando la oferta productiva que genere, a medio plazo, crecimiento económico y empleo. Este aumento de la oferta agregada permite controlar el crecimiento de los precios a la vez que se expande la renta y el empleo.

¿Qué debe hacer el gobierno de España?

Por tanto, en periodo postelectoral, como el que acaba de comenzar en España, el ministro de economía debe apostar por políticas de oferta que mejoren la economía en a largo plazo. El objetivo es estabilizar los precios, para mejorar la competitividad de nuestras empresas, que sólo se puede conseguir con políticas fiscales restrictivas, movilidad de los factores, mayor flexibilidad del mercado de trabajo, abaratar la energía, estímulo a la competencia (mejor funcionamiento de los mercados), mejorar la financiación de las empresas (por ejemplo, bajando el impuesto sobre el beneficio), facilitar la innovación y reformas estructurales. Una asignatura pendiente, que de aprobarse mejoraría la competitvidad de la economía española, es garantizar una mayor independencia de los órganos reguladores, como son la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones, Comisión Nacional del Mercado de Valores, Comisión Nacional de la Energía, etc.

En definitiva el Gobierno debe hacer políticas de oferta, es decir, debe conseguir un marco económico más estable que permita la creación de empresas, favorezca la inversión, frene la “deslocalización”, mejore nuestro nivel tecnológico, refuerce la competitividad de las empresas españolas y aumente las exportaciones. A medio plazo estas medidas aumentarán el crecimiento económico y la creación de empleo. Creo que esto es lo que España necesita después de las elecciones que tuvimos el domingo.

Comentarios

Fernando Peral 11 marzo 2008 - 09:55

Dentro del objetivo de estabilización de los precios tendrán un papel fundamental la política energética y la política del agua, que siguen sin resolverse y que no aguantarían ningún enfoque que no fuera económicamente coherente, una coherencia que se ha echado en falta a lo largo de las dos últimas legislaturas (una del PP y otra del PSOE). El rasero por el que nos medirán los inversores propios y extranjeros serán la flexibilización del mercado de trabajo, la reestructuración del sector de la construcción (que tendrá un alto coste para algunas entidades financieras), la garantía del suministro de energía a precios competitivos, el restablecimiento de la unidad de mercado y la confianza en las instituciones de gobernanza de la economía, áreas que la última legislatura no ha sido capaz de tan siquiera abordar.

Las previsiones más pesimistas (que forman parte del proceso de toma de decisiones de cualquier inversor) en relación con nuestra economía para los próximos doce meses son una estimación de la inflación por encima del 6 por ciento y una tasa de paro del 15 por ciento, con los consiguientes disturbios sociales.

Sin acometer reformas estructurales de hondo calado, será muy difícil cambiar esta percepción, y sólo nos quedaría rezar para que nos se hiciera realidad.

Rafael 11 marzo 2008 - 12:26

Bien. De acuerdo con casi todo lo expuesto, pero (ante todo perdón por mi ignorancia), ¿en que se concretan esas medidas?. Todos tememos claro que una bajada en el impuesto de sociedades será una de la próximas medidas . Pero aparte de esta que afectara a la empresas en los impuesto del año que viene , ¿cuales son las medidas concretas?.

Jose Luis 11 marzo 2008 - 13:45

Al hilo del comentario anterior al último, sobre el que no me atrevería a aventurar medidas concretas, y una vez más reflexionado sobre la cuestión energética, una serie de pensamientos me llevaron a que “con el pan no se juega”.

Esta perogrullada la escuché este fin de semana de un ilustre personaje, responsable de, digámoslo así, una de las mayores, si no la mayor, sala de espectáculos del mundo. Hablando de los costes en los que incurrían, señaló el de seguridad, en el cual, como “puedes imaginar, no podemos ni debemos escatimar ni un solo euro”.

Al principio me limité a asentir sobre la afirmación como lo que era, una perogrullada. Pero ayer, tras darle unas cuantas vueltas al asunto Iberdrola, tras sofreirlo con mi experiencia en los países escandinavos e intentar dar una explicación “razonable” a todo el asunto llegué a la conclusión de que “con la energía no se juega” o como este señor comentó con la energía “como puedes imaginar, no podemos ni debemos escatimar ni un solo euro”.

Y así es. Todo producto que supone una necesidad primaria de todos los ciudadanos (pan, techo, seguridad, energía…), al entrar en el llamado mercado de libre competencia, han de llegar a un techo, necesariamente, que es el de la demanda. Demanda que, en estos casos, acaba cuando la necesidad queda cubierta.

En el llamado modelo del bienestar escandinavo el estado vela por satisfacer al ciudadano con los productos y servicios cuya demanda siempre tiene un techo. De esta forma se favorece la iniciativa privada en aquellos otros que, sin ser de “interés general”, mejoran el bienestar del ciudadano.

Éstos, en principio, no tienen un techo marcado por la demanda, como aquellos productos de índole tecnológica. Es por esto por lo que los escandinavos se encuentran a la cabeza de los impulsores de la era de revolución tecnológica que vivimos y nuestros nietos estudiarán.

¿Medidas? El Gobierno ha de tender, en mi opinión, a situar la situación de la economía española al nivel en que los servicios y prodctos de interés general queden fuera del ambito competitivo, y por lo tanto del especulativo (ie energía, educación…), a través de una política fiscal, impulsora de una economía del bienestar, y no de subsistencia.

la época en la quue nos encontramos

María 11 marzo 2008 - 18:34

La armada invencible, la leyenda negra, la perdida de Cuba.

Siempre es lo mismo. En este instante, el mundo anglosajón está tocado. Desde el mundo anglosajón se dice que España va mal, que su banca lo puede pasar mal, blablabla…pero lo cierto es que son ELLOS LOS QUE ESTÁN TOCADOS, y es el RU el que tiene la mayor deuda hipotecaria con sus bancos tocados, y son ellos los que más comercio tienen con los yankis, mientras que el mundo hispano está en mejor situación.

Os están liando, y estais cayendo en la trampa.
Con la armada, los britanicos estaban con el agua al cuello, incluso tuvieron que dejar morir su flota sin arribar a inglaterra porque no podian pagarla, pero el mundo hispano se vino abajo y ellos ganaron la guerra psicologica.

Con la leyenda negra pasó igual, ellos mataron más, fueron menos integradores, pero vencieron de nuevo en la guerra psicologica, y en la guerra de Cuba mas de lo mismo, pues entre la tonteria de la disensión hispana, y el creer que no podrian aguantar la isla, se dejo perder de forma ridícula, pues hubiera sido muy facil defenderla en tierra.

Esta vuelve a ser una ocasión crucial para que España crea en sí misma, pues está bien posicionada, tiene un gran activo, que es su gente, pero capitanes enfrentados entre ellos en vez de mirar de cara al adversario real. Están más pendientes de quien ocupa el trono que de que el adversario no se lleve el botín, botín que está al alcance de la mano.

Dejaros de problemas internos, pues todos los tienen, y ahora ellos en mayor medida, y mirar esto como lo que es, UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA. No dejeis que os desmoralicen y os hagan quedaros mirando vuestra situación interna, en vez de ver su debilidad.

Fernando Arrobas 11 marzo 2008 - 22:07

Gracias María por tu optimismo. La bolsa ha caído un 15% en lo que va de año y ya pasadas las elecciones, Pedro Solbes augura unas perspectivas más complicadas para la economía española. El ministro ve difícil crecer el 3,1% previsto oficialmente, com ya insinuaba la semana pasada Pampillón en el post “El nuevo gobierno deberá restablecer la confianza”. Solbes ve razonables ahora tasas próximas al 2,5%. Solbes dixit: “En estos momentos, los analistas están hablando más bien de 2,5%, 2,6%, 2,7%, alguno del 2,4%”. Dentro de poco la bajará al 2% y para 2009 al 1%, ya verás. Y la tasa de paro ahora Solbes ya la prevé del 8,6% actual al 9,5% para final de Año.

Lorenzo Echenique 11 marzo 2008 - 22:11

El Commerzbank prevé que el PIB español no crecerá más del 1,5 por ciento este año y lo hará aproximadamente un 1 por ciento en 2009.
http://www.periodistadigital.com/economia/object.php?o=861299

María 12 marzo 2008 - 00:18

Hola, Fernando.

Solbes “ve posible” crecer por debajo, y de hecho la mayoria de los analistas así lo dicen, pero puede ser así o de cualquier otra manera, pues de sobras sabemos la tremenda desviación que puede haber entre las previsiones y el resultado final.

Para mí la cuestión es ¿han acabado las causas que han propiciado el desarrollo de España por encima de la media Europea?, para mí no, aunque es cierto que las deslocalizaciones ya no castigarán tanto a Alemania, Francia e Italia, y su crecimiento puede volver a ser más fuerte que hasta ahora, pero nada indica que, a mi entender, que eso sea malo para España, si no antes al contrario.

Beltran Caruana 12 marzo 2008 - 10:24

Estoy tangencialmente de acuerdo con María. Es cierto que desde el extranjero se nos ve con cierto prisma que pretende extender cierto pesimismo. Pero eso no nos debe importar. Si algo me da miedo de la economía española es el su futuro a largo plazo. Ciertamente un Ministro habil y una coyuntura favorable pueden sacar a España o a cualquier país de una crisis, no demasiado aguda como esta. Sin embargo el problema es que muchas veces es a costa de esquilmar nuestra despensa.
Por ejemplo, ya se nos ha olvidado la educación. Decía Rajoy que era un punto capital y tenía razón. Quizás no la hubiera tocado y era simplemente una promesa electoral como tantas. El nivel educativo en España es una verguenza en España. Absoluta verguenza. Y la energía?? Desde que Suarez se bajó los pantalones en Lemoniz se perdió el norte. Es necesario un suelo de energía nuclear para no depender de otros, ni pagar 100 veces más por kv. (por cierto eso lo pagamos entre todos) Y el agua, tan necesaria para el sector primario, y para el terciario en un país que ha encontrado en el golf una industria importante. No la vamos a aprovechar ¿estamos todos locos? ¿esque es mi scatergories o es mi rio?
Por no hablar de un poder judicial politizado y unas Comisiones (CNMV, telecomunicaciones…) en las que ya no cree nadie.
Si el próximo gobierno sigue gobernando para la proxima encuesta y no para sentar las bases de una economía competitiva mal vamos.

María 12 marzo 2008 - 13:57

Beltrán

Escuchaba este fin de semana un informe sobre la educación en Noruega, que pasa por ser la mejor, en dicho informe, se concluia que:

1- El principal factor en la enseñanza es el director del centro.

2-El segundo factor en importancia era la gran formación de su profesorado, al cual se le exigia tanto un amplio conocimiento como dominio del arte de enseñar y motivar. Los profesores, debido a esto, tenian un gran prestigio en Noruega.

3-El factor economico era practicamente irrelevante, pues lo trascendente era el enseñar a aprender, más que los medios con los que se educaba.

En España todos conocemos profesores que descargan la responsabilidad en el alumnado, y que dicen que ellos sólo enseñan a los que quieran aprender, y si vamos a los barrios conflictivos nos encontramos con parte del profesorado que no tiene la menor aptitud para afrontar la educación de alumnos agresivos.

Beltran Caruana 12 marzo 2008 - 14:05

No se si la educación tiene que ver con el nivel económico, lo que si que se es que el nivel económico está directamente relacionado con la educación

María 12 marzo 2008 - 14:51

Cierto, Beltrán, pero el nivel economico se adquiere por la educación.

NI ROJO, NI AZUL 14 marzo 2008 - 00:23

Evidentemente Rafael propone políticas austeras para enderezar la situación económica que se nos avecina. Teorías económicas capitalistas para combatir épocas de recesión. Poco aportan dichas teorias teniendo en cuenta que el esfuerzo proviene del agente económico más importante, la mano de obra. No soy ni capitalista ni comunista, pero a estas alturas la mayoría de las personas saben que para que unos ganen otros tienen que perder. En épocas de bonanza económica el único derecho que tienen los trabajadores es precisamente poder trabajar y subsistir. Y en épocas de crisis, apretarse el cinturón y aceptar cualquier trabajo.
Poco aportan todos aquellos que promueven teorías económicas destinadas a mimar el capital en pro de los que ponen el sudor.
Me pregunto, ¿porqué deben ser siempre los mismos los que pierden? La teoría de los ciclos económicos no afecta a todos por iguel.
El día que algún economista (y lo soy de formación) aporte una teoría diferente (a la que se puede leer en cualquier manual) en la que todos ganen, la economía tendrá el lugar que se merece. De momento lo único que aportan es más de lo mismo…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar