2
Mar

Los obispos y las elecciones

Escrito el 2 marzo 2008 por Rafael Pampillón en Miscelánea

En noviembre del año pasado, cuando arrancaba la campaña electoral americana, los obispos católicos norteamericanos publicaron un documento (The Challenge of Forming Consciences for Faithful Citizenship) cuyo objetivo expreso era contribuir a que los católicos tuvieran una conciencia bien formada para afrontar las decisiones políticas.

La sociedad norteamericana se caracteriza, como es bien sabido, por la separación estricta entre la Iglesia y el Estado. Pero eso es compatible con que los obispos animen a los creyentes a que lleven sus convicciones a la vida pública. Los obispos de EEUU afirman en dicho texto que “no decimos a los católicos cómo votar”, pero también que “como católicos, deberíamos guiarnos más por nuestras convicciones morales que por nuestra inclinación por un partido político. Los obispos de EEUU mencionan varios temas muy conflictivos para valorar el programa y la ejecutoria de los candidatos políticos. Entre ellos están el respeto del derecho a la vida, que es directamente atacado por “el aborto, la eutanasia, la clonación humana y la destrucción de embriones humanos para investigación. A estos males per se hay que oponerse siempre”. Otro tema muy controvertido que aparece en el documento es “la familia, basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer”, que no debería ser “redefinida, socavada ni menospreciada”.


Otros criterios claves señalados por los obispos norteamericanos en el documento se refieren a la protección de los más débiles y a derechos sociales básicos como es el derecho a la vida (por lo que se oponen a “la tortura, la guerra injusta, el uso de la pena de muerte”) o a la dignidad en el trabajo por lo que solicitan “oportunidades para que los trabajadores inmigrantes tengan un estatuto legal”. Son asuntos que dividen a la sociedad norteamericana, pero nadie ha discutido el derecho de los obispos a expresarse sobre ellos.

Los candidatos demócratas podrían verse aludidos, por ejemplo, en el caso de la condena de los obispos americanos al aborto pero ni Clinton ni Obama han puesto el grito en el cielo por esta “injerencia”. Si el pronunciamiento de los obispos norteamericanos no ha despertado polémica en EEUU, es un signo de que se trata de una sociedad políticamente madura. Allí no extraña que un grupo religioso se pronuncie, como cualquier otro, sobre cuestiones que afectan a la vida pública en una democracia. Se les dará más o menos la razón, pero se les escucha con interés y, si es el caso, se discute lo que dicen, pero no se les descalifica.

Fuente: Aceprensa

Comentarios

Pere Medina 2 marzo 2008 - 19:53

Y mucho menos se les amenaza como hace el Presidente del Gobierno español en una entrevista que publca hoy domingo la Vanguardia, donde dice que les pondrá los puntos sobre las íes a los obispos si gana las elecciones.

Oscar 2 marzo 2008 - 20:26

A lo mejor se les respeta más porque allí hay una separación total entre Estado e Iglesia en el modo de financiación cosa que aquí no pasa según tengo entendido.

Pablo Limonares 2 marzo 2008 - 21:38

Querido Oscar: El sistema de financiación de la Iglesia católica, y otras iglesias, a través de la asignación tributaria es plenamente constitucional. Respeta escrupulosamente la libertad de las personas: sólo colabora con la Iglesia quien lo desea expresamente. No sucede lo mismo con la financiación de los partidos políticos o de los sindicatos, por ejemplo, a los que todos pagamos con nuestros impuestos de manera indiscriminada.

La Hacienda pública canaliza hacia las confesiones religiosas una pequeñísima parte del resultado del impuesto sobre la renta, que las personas desean destinar. Ello se debe a que las actividad de las confesiones religiosas tiene una relevancia social que justifica la colaboración del Estado.

No debes olvidar que la mayoría de los acuerdos celebrados entre la Santa Sede y los Estados contemplan formas de colaboración económica. En países como Alemania, Austria o Suiza, por ejemplo, está vigente el sistema de impuesto eclesiástico gestionado por el Estado. La asignación tributaria, en cambio, se ha establecido en países como Italia y Hungría, aunque en mejores condiciones que en España. Para empezar, en ambos países el tipo aplicable es superior al 0,7% fijado en España. En Italia es el 0,8% y en Hungría el 1,1%

atman 2 marzo 2008 - 21:58

Para nada creo que éste sea un problema de financiación. ¿o es que creemos que la iglesia debe doblarse a los intereses del gobierno de turno sólo porque éste gestione una parte de su presupuesto? ¿deberían hacerlo tambien las ONGs? ¿de que servirían en tal caso? La iglesia tiene todo el derecho a expresar sus opiniones (que yo no comparto en unas cuantas materias), y al hacerlo públicamente se expone a que todos expresemos las nuestras. Lo que no son de recibo son las amenazas nada veladas, indicando que o callan o se atienen a las consecuencias. ¿les parecería razonable que el gobierno hiciera lo mismo con Greenpeace o Médicos del Mundo porque son críticos con él? Yo creo que la diferencia es el “foco” de los medios y la distinta ascendencia que tiene para americanos y españoles la iglesia de roma. En españa, todos, incluído nuestro presidente, nos sentimos interpelados por la voz de iglesia católica, que en realidad solo nos recuerda su postura, que no es nueva. Si no te gusta, no la sigas (punto). En estados unidos levanta mucha más polvareda el predicador-evangelista Pat Robertson que la iglesia católica.

fernnando 2 marzo 2008 - 22:49

Establecer unos acuerdos especiales entre España y la Santa Sede no es una excepción ni un privilegio de España. Más de cuarenta países tienen acuerdos de rango internacional con la Santa Sede. La institución concordataria no es una reliquia del pasado sino que está muy viva. Por no remontarse mucho en el tiempo, baste recordar que durante los últimos diez o doce años han establecido o renovado sus acuerdos con la Iglesia católica países como Israel y Kazajstán (también Palestina, aunque no sea Estado independiente); o Camerún, Costa de Marfil y Gabón en África. En Europa hay concordatos recientes en Croacia, Eslovaquia, Eslovenia, Hungría, Albania, Estonia, Letonia y Lituania, Portugal… Numerosos Länder alemanes también han establecido o renovado durante estos últimos años acuerdos con la Santa Sede, con arreglo a su peculiar sistema de relación con las Iglesias. El Concordato de Polonia data de 1993 y el de Italia de 1984, fechas asimismo cercanas.

pedro arrobas 3 marzo 2008 - 08:57

Ahí van algunas cifras significativas sobre lo que la Iglesia ahorra al Estado Español:
1.- 5.141 Centros de enseñanza (Ahorran al Estado 3 millones de euros por centro al año): 990.774 alumnos.
2.- 107 hospitales (Ahorran al Estado 50 millones de euros por hospital al año)
3.- 1.004 centros; entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de
minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de SIDA (Ahorran al Estado 4 millones de euros por centro al año) 51.312
camas
4.- Gasto de Cáritas al año: 155 millones de euros (salidos del bolsillo de los cristianos españoles.)
5.- Gasto de Manos Unidas: 43 millones de euros (salidos del mismo bolsillo, una cantidad 10 veces mayor que el 0,2% -España no da el aún
el prometido 0,7%- programado en los presupuestos generales del Estado para promoción del tercer mundo este año.)
6.- Gasto de las Obras Misionales Pontificias (Domund): 21 millones de euros (5 veces mayor que el ya mencionado 0,2 %, ¿Imaginan de dónde
sale?)
7.- 365 Centros de reeducación social para personas marginadas tales como ex-prostitutas, ex-presidiarios y ex-toxicómanos ( 53.140 personas. Ahorran al Estado, medio millón de euros por centro)
8.- 937 orfanatos (10.835 niños abandonados, Ahorran al Estado 100.000 euros por centro)
9.- El 80 % del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio histórico-artístico eclesiástico.

El arzobispo de Zaragoza, monseñor Ureña, ha calculado el gasto total ahorrado al Estado en 36.060 millones de euros al año. El economista José Barea lo ha reducido a 31.189 millones de euros.

A todo esto tenemos que sumar que casi la totalidad de personas que trabajan o colaboran con Manos Unidas, Cáritas, etc. son voluntarios ‘sin sueldo’ (hay personas que trabajan por los demás sin pedir a cambio un
salario). ¿En cuánto podríamos cuantificar su trabajo?

Mucho de este gasto de la Iglesia Católica se dirigen a los más desfavorecidos, a los más humildes, muchos son inmigrantes o gentes del Tercer Mundo, que cada día tienen menos y de ellos sólo se acuerdan unos pocos.

Fernando Peral 3 marzo 2008 - 09:53

Coincido con algunos de los que se han expresado en que la Iglesia tiene, como cualquier otro colectivo social, derecho a expresarse sobre los contenidos de los programas de los partidos. Así lo han hecho algunos artistas, los cazadores y otros colectivos. También coincido en que, al expresar su opinión, merecen una respuesta de los “opinados”. Lo que no es de recibo es que un partido use la posición de uno u otro colectivo para echársela en cara al otro partido o para descalificar al colectivo que la expresa. Eso es una actitud demagógica despreciable y que descalifica a quien la adopta.

MJA 3 marzo 2008 - 12:12

Es evidente que en España aún nos falta mucho para alcanzar una madurez política, el primero que demuestra no tenerla es el señor Zapatero mezclando “churros con meninas”, intentando insultar al PP descalificando a todos los católicos, ¿es que aún no sabe que PP no es igual a Catolicismo? seguramente sí, “pero hay que crear tensión”.

María 3 marzo 2008 - 15:14

Aún hay mucha demagogia sobre la iglesia en España.

Yo, que soy atea, considero que la iglesia es libre de decir lo que quiera, pero igualmente deberia promoverse el que se autofinancie con sus fieles, los cuales así podrian influir sobre ella y hacer que evolucionara al ritmo de sus fieles.

Lo de ZP es caso aparte, pues como es naif, y se declara ateo pero se casa por la iglesia y bautiza a sus hijos, y se enfada con el Papa en función de que lo apoye o no, pues me suena tan falso como lo de Rajoy, que se acerca o aparta de la iglesia según le convenga.

La iglesia tiene tanto derecho a opinar sobre la politica del PSOE o del PP como Alejandro Sanz a opinar sobre Chavez o Bush, y que cada cual tenga sus opiniones en cuenta en el grado que estime oportuno.

Por suerte los tiempos en que si hacias algo distinto a lo que predicaba la iglesia se consideraba pecado, lo cual era similar a lo que era la ley civil han pasado, así que actuemos conforme a los nuevos tiempos y no demos unas transcendia superior a las cosas de las que la tienen.

Saludos.

Pedro Ros 3 marzo 2008 - 20:06

No tiene desperdicio este artículo, ¿ Nos está pasando a los españoles con nuestros españoles lo que a los australianos con los musulmanes.? ¿ Por qué no podemos opinar ?

SYDNEY, dic 28 (Sun Times) – El primer ministro australiano, John
> > Howard, dijo el miércoles a los musulmanes que quieran vivir bajo la
> > Sharia islámica que se marchen de Australia, en momentos en que el
> > gobierno se encuentra aislando a posibles grupos radicales que podrían
> > lanzar ataques terroristas contra el pueblo de esa isla-continente en
> > un futuro.
> >
> > Asimismo, Howard despertó la furia de algunos musulmanes australianos
> > cuando dijo que le ha dado todo su apoyo a las agencias de
> > contrainteligencia australianas para espiar a las mezquitas que hay en
> > la nación.
> >
> > ‘Los que tienen que adaptarse al llegar a un nuevo país son los
> > inmigrantes, no los australianos’, expresó con firmeza el mandatario.
> > ‘Y si no les gusta, que se vayan. Estoy harto de que esta nación
> > siempre se esté preocupando de no ofender a otras culturas o a otros
> > individuos. Desde el ataque terrorista en Bali, hemos experimentado un
> > incremento de patriotismo entre los australianos’.
> >
> > ‘Nuestra cultura se ha desarrollado sobre siglos de luchas, pruebas y
> > victorias de millones de hombres y mujeres que vinieron aquí en busca
> > de libertad’, agregó Howard.
> >
> > ‘Aquí hablamos inglés fundamentalmente’, dijo el primer ministro en un
> > momento de su enérgico discurso. ‘No hablamos árabe, chino, español,
> > ruso, japonés ni ninguna otra lengua. Por lo tanto, si los inmigrantes
> > quieren convertirse en parte de esta sociedad, ¡que aprendan nuestro
> > idioma!’
> >
> > El mandatario continuó diciendo que la mayoría de los australianos son
> > cristianos. ‘Esto no es un ala política ni un juego político. Se trata
> > de una verdad, de hombres y mujeres cristianos que fundaron esta
> > nación basados en principios cristianos, lo cual está bien documentado
> > en todos nuestros libros. Por lo tanto, es completamente adecuado
> > demostrar nuestra fe cristiana en las paredes de las escuelas. Si
> > Cristo les ofende, entonces le sugiero que busquen otra parte del
> > mundo para vivir, porque Dios y Jesucristo son parte de nuestra
> > cultura’.
> >
> > ‘Toleraremos vuestras creencias, pero tienen que aceptar las nuestras
> > para poder vivir en armonía y paz junto a nosotros’, advirtió Howard.
> > ‘Este es nuestro país, nuestra patria, y estas son nuestras costumbres
> > y estilo de vida. Permitiremos a todos que disfruten de lo nuestro,
> > pero cuando dejen de quejarse, de lloriquear y de protestar contra
> > nuestra bandera, nuestro compromiso nacionalista, nuestras creencias
> > cristianas o nuestro modo de vida. Les recomiendo encarecidamente que
> > aprovechen la gran oportunidad de libertad que tienen en Australia.
> > ¡Aquí tienen el derecho de irse a donde más les convenga!’
> >
> > ‘A quienes no les guste cómo vivimos los australianos’, prosiguió
> > Howard. ‘Tienen la libertad de marcharse. Nosotros no los obligamos a
> > venir. Ustedes pidieron emigrar aquí, así que ya es hora de que
> > acepten al país que los aceptó’.
> >

Tito 3 marzo 2008 - 21:13

Que suerte los australianos. Aqui en España ningun politico se atrevería a decir eso, por lo menos de una manera tan contundente. Rajoy propuso algo sutil, como el contrato de integración, un simple compromiso con la sociedad y lo tacharon de xenofobo y más.

Siempre he pensado que deberían haber cursos de integración, en el que se imparta el castellano, se enseñe geografia basica, historia y cultura española, leyes basicas y demás temas de interés. Quizas obligarlos hacer estos cursos, gratuitos, me parecería excesivo, pero los que los hicieran voluntariamente tuvieran algún tipo ventajas, aparte de la ventaja natural que conlleva, fiscales, acceso laboral, etc…

María 3 marzo 2008 - 21:32

No creo que Australia sea un ejemplo para comparar con España, pues nuestra historia es mucho más compleja.

España es cuna de una civilización, la hispana, mientras que Australia es la prolongación de otra, la anglosajona, como cuba lo es de la española. España es metropoli de un legado cultural, y como tal faro de su ambito de influencia, y no necesita, por tanto, conservar raiz ni tradición alguna, pues es la que genera la forma de ser hispana.

Es normal que los australianos, en tierra conquistada, busquen su justificación de ser y existir en valores, pero España no tiene porqué justificar nada ni buscar valores que la justifiquen. Así España pudo ser arriana, musulmana o católica, o pasar a ser atea sin perder ni un ápice de su identidad.

Jose Luis Borrallo 3 marzo 2008 - 21:45

Sí hay políticos que se atreven a decir esto, pero toda la jauría mediatica en manos del poder se lanzaría tachádoles de xenófobos, retrógrados, fascistas y otras lindezas. Como muestra un botón. ¿qué es el contrato de inmigración sino una declaración de principios para el que pretende ser acogido en nuestro país?
No tenemos altura de miras, pero desgraciadamente la historia demuestra que la humanidad se mueve con grandes convulsiones, y deberemos esperar a ellas pra darnos cuenta que hemos perdido mucho tiempo en defender unos valores a los que no deberíamos renunciar; como son o es el humanismo cristiano.

María 3 marzo 2008 - 22:38

Borrallo

Yo nací en Francia, y vine aquí a los 21 años. Ni asumí ningún principio nacional español, ni veo que hiciera falta. Simplemente cumplo las leyes y ya está.

Mi madre era española y fue a Francia, tampoco se le requirió nada, salvo cumplir las leyes.

Yo creo que con cumplir las leyes es más que suficiente. El problema es cuando hay grupos de la propia nación de acogida que maleducan a los que vienen con tradiciones muy distintas, diciendoles que deben preservar, etc, etc, pues de sobras saben ellos que si alguno fuera a su pais debe respetar sus leyes.

Javier Tomas 4 marzo 2008 - 09:50

El peso real de la Iglesia en España es menguante. Opino que es una lástima puesto que, en verdad, creo que hay valores en el catolicismo muy positivos para una sociedad.

En cualquier caso no es de recibo que el Gobierno se exaspere si los obispos se manifiestan. La Iglesia tiene su clientela, su voz, su eco y para mi resulta chusco sino antidemocrático que la quieran acallar. En una sociedad democrática deben tener voz todas las asociaciones, fundaciones e instituciones. En este sentido nunca entendí porque cualquiera puede expresarse sin inconvenientes pero, si son los obispos quienes los hacen, se monta un cirio, nunca mejor dicho.

Por supuesto discrepo con el comentario de María de que España pudo ser “arriana, musulmana o católica”. España, de hecho, ha sido las tres cosas. Pero en los últimos siglos, los que coinciden con la forja de la España Moderna, desde los tiempos de la Reconquista y los Reyes Católicos, el peso y el poso del cristianismo ha sido el mayoritario y el decisivo. Al menos eso fue lo que aprendí durante seis años en la Facultad de Historia y es lo que he constatado y veo en la sociedad actual.

En el sistema francés actual que pesa más: la Revolución de 1789 o el Imperio Carolingio de Carlomagno? Y que pesa más en su sociedad, la conquista de la Galia por los romanos allá por el siglo II a.C o la colonización y la descolonización de los siglos XIX y XX?

Se trata de costumbres, mentalidades, imaginería pero, sobre todo, se trata de una cuestión de tiempo. En España, la Iglesia ha jugado un papel demasiado importante, y aun en decadencia de feligreses y vocaciones posee un peso hoy día difícilmente comparable al de otras religiones.
Eso sí, como el tiempo pasa, y las sociedades cambian, el futuro proveerá.

María 4 marzo 2008 - 10:59

Para mí, Javier Tomás, los obispos representaron a la Roma eterna, al intento de reunificar el imperio romano, pero ya no tienen sentido, ni siquiera para dar sentido al mundo hispano.

Roma cayó bajo la espada de los barbaros y los turcos, pero los barbaros cayeron bajo el influjo de la cruz, y se les consiguió dirigir con la religión para que volvieran a reunificar el imperio. A los germanos Francos que ocuparon y cambiaron el nombre de la Galia por Francia, se les inculcó el catolicismo y que debian velar por recuperar el imperio y se les envió a recuperar Hispania. Victoriosos en Hispania, a los reyes se les nombró REYES CATÓLICOS, que implicaba la defensa del antiguo imperio, y así tuvieron que ir a luchar contra el Turco que avanzaba por el Este.

Desde la caida de Roma, hasta el surgimiento del nacionalismo, los obispos eran los guardianes del legado de Roma, una vez derrotados los ejercitos romanos. No es que la iglesia tuviera ningún valor propio en sí mismo, si no que cumplia su función de unificar el imperio, tal y como fue concebida. Hoy dia pesan más otros factores, y no hace falta manipular a la gente con premios en la otra vida para que defiendan el imperio, pues los tiempos han cambiado. Los tiempos de los dioses y los reyes han quedado atrás, y la unificación de Europa se gesta a través de otras instituciones.

Fernando Peral 4 marzo 2008 - 12:04

No hay que olvidar dos elementos importantes en la reflexión:

1. En España, la institución social más antigua y, hoy por hoy, más eficaz en función de los costes (aunque sea feo medirla por este baremo) es la Iglesia católica. Uno comulgará o no con las ideas del catolicismo, pero esa es una realidad innegable.

2. La Unión Europea es, en sí misma, un concepto democristiano, pues ellos fueron los que lanzaron la idea y pusieron las bases que la han llevado adelante hasta la fecha (el proyecto de Consrtitución Europea y el Tratado de Lisboa tratan precisamente de desligarse de ese legado histórico, aunque hasta ahora con poco éxito).

De ahí que negar a la Iglesia la libertad de expresión es, si cabe, aún más grave que a cualquier otro colectivo social pues, en su ámbito de competencia moral y social, sigue siendo el colectivo más importante (más afiliados que todos los partidos y todos los sindicatos juntos).

Javier Tomas 4 marzo 2008 - 18:52

Querida María; no creo que los obispos puedan representar Roma dado que solo se tolera el cristianismo desde el Edicto de Milán del 313 d.C y se acoge tras el de Tesalónica del 380 d.C. Roma cae, según los historiadores, en el 476 d.C cuando había sido fundada por Rómulo y Remo en el 753 a.C.

Reducir la historia de Roma a los últimos tres siglos, en los que el cristianismo fue religión solamente 96 anos, menos de un siglo, no deja de ser un ejercicio encomiable pero, cuando menos, susceptible de poseer grandes simplificaciones.
Respecto a los pueblos barbaros, los que recalaron es España fueron los alanos, los visigodos y los suevos. A los francos se les detuvo en la conocida Marca Hispánica del 795 d.C De ahí no pasaron, por lo que la conexión directa de los francos con los Reyes Católicos debió ser remotísima, sino inexistente.

Estoy de acuerdo en que las cosas se hacen de otra forma pero, por otro lado, siguen siendo realizadas por personas. Se llamen dioses, primeros ministros o reyes. Y desgraciadamente que se hayan despojado de la sotana no les hace menos falibles. Los Balcanes y Kosovo son una gran prueba de ello.

Y desde luego, hablando se entiende la gente. Porque se tienen que callar los obispos?

María 4 marzo 2008 - 20:46

Javier Tomás, yo te hablaba del catolicismo, la religión que creó Roma, y que impuso como religión cuando antes eran aceptadas todas, y fue un intento de crear una religión global, incluyendo aportes de todas las religiones, así como las fechas más emblematicas del imperio, con el sustrato del cristianismo.

Es incuestionable que los obispos consiguieron dirigir a los barbaros con el catolicismo, y los acabaron nombrando reyes catolicos en función de que siguieran las directrices de los mismos, que no era otra que la de recomponer el imperio. Esa es la historia, te convenza o no.

No creo que te creas que Pelayo, con 100 hombres reconquistó España.

Cuando los visigodos llegaron a España, fue como ejercito imperial, persiguiendo a los suevos, vandalos y alanos, que habian superado el limes y se dirigieron a España. En su estancia en España, persiguiendo a los otros barbaros no sujetos a Roma, Roma cayó, y los visigodos se quedaron aquí como gobernadores, pero no eran católicos aún, si no que fue labor de los obispos el convertirlos, así como convertir al resto de barbaros que campaban ya por todo el imperio, para volver a recomponerlo.

Lo anterior es historia, y como tal no justifica nada, ni en una dirección ni en otra, por lo que ni hay que denostar a la iglesia, que no hizo si no su labor vertebradora hasta el surgimiento de los nacionalismo y el consiguiente surgimiento de religiones cristianas distintas al catolicismo para desvincularse del centralismo de Roma, ni tiene nada de bueno, pues ya no dirigen la politica como antes, pues los REYES CATÓLICOS, eran católicos por obedecer a la iglesia de Roma, no por ser Españoles precisamente, si no por ser subditos de una entidad superior, el sacro imperio.

En cualquier caso, estoy de acuerdo en que tienen todo el derecho a opinar, pero deben asumir que ya no son poder politico, y no deben enfadarse si sus opiniones no son tenidas en cuenta, como los partidos no deben enfadarse porque piensen de otra manera, salvo que sus opiniones sean delictivas o ilegales, circunstancia en que a veces están rayanas sus opiniones.

Como anecdota te diré que la toma de Valencia fue una cruzada, donde las tropas hispana no sobrepasaron el 2% del contingente católico.

Saludos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar