4
Mar

Los datos de paro y el apagón estadístico

Escrito el 4 marzo 2008 por Valentín Bote en Economía española

Hoy, en plena semana electoral, hemos conocido los datos de paro registrado de febrero. Y no estamos, desde luego, ante un buen dato. El número de desempleados registrados en las oficinas de empleo se elevó durante el pasado mes en 53.406 personas, el peor dato en un mes de febrero desde el año 2002. El balance del último año, en términos de desempleo, también es muy pesimista, ya que la cifra de desempleados creció en 240.056 personas en los últimos doce meses, o lo que es lo mismo, durante el último año el número de parados creció de manera continuada en todos y cada uno de los días del año un promedio de 657 personas al día.

Además, con este dato, el último que conoceremos antes de las elecciones, confirmamos un triste record del presente gobierno: la legislatura de Zapatero de cierra con más parados que al principio. Así, el número de parados en marzo de 2004 era de 2.181.546 personas, mientras que a día de hoy hay 2.315.331 personas registradas en las listas del paro. Casi 135.000 parados más de balance de legislatura.

Los datos de afiliación que hoy también hemos conocido no ofrecen motivos para la satisfacción. ¿Sabían los lectores de este blog que desde que la economía empezó a dar síntomas claros de desaceleración se ha iniciado un intenso proceso de destrucción de empleo en España? Así, en los pocos meses que han transcurrido desde junio de 2007 se han destruido más de 182.000 empleos en España. ¿De verdad es esto posible con un crecimiento del PIB en ese semestre superior al 3,5%? Yo, sinceramente, no lo veo compatible.

Los datos de paro de este mes, además, deberán ser estudiados con más detenimiento, ya que quiero recordar a los lectores que son los primeros datos publicados (casualmente a sólo cinco días de las elecciones) modificados por el “efecto Caldera”.


Les refresco la memoria: el Ministerio ha promovido una reforma de los datos, para sacar arbitrariamente de los registros de paro a aquellas personas que, según las autoridades de turno, puedan necesitar orientación o formación para encontrar un empleo, aunque dicha orientación o formación no se les proporcione de manera inmediata. Este hecho, gravísimo por las dosis de arbitrariedad que supone y por la ruptura de series históricas y de comparación entre comunidades autónomas, y sólo motivado por la intención de retocar los datos en la semana electoral, tiene un efecto muy negativo: a la persona que quede afectada por el cambio metodológico, al no considerársele parado, no puede recibir una oferta de trabajo que llegue a las oficinas públicas de empleo, por lo que se están limitando sus posibilidades de encontrar un empleo por razones totalmente espurias.

Pero estas no son las únicas estadísticas que se han “retocado” en los últimos años. No sé si recuerdan que este gobierno alardeó de que iba a ser el paladín de la transparencia en las estadísticas. Pues bien, quiero recordarles que han roto las series temporales, con cambios metodológicos más o menos justificados, del IPC, de la contabilidad nacional (PIB), de la Encuesta de Población Activa o del precio de la vivienda, entre otras. Casualmente todas estas rupturas impiden en la práctica realizar comparaciones coherentes con los gobiernos anteriores. Algunos de los cambios fueron esperpénticos como el del precio de la vivienda. Si recuerdan, alarmada ante su imposibilidad para frenar el crecimiento de los precios de la vivienda, la ministra Trujillo decidió, así por las buenas, dejar de publicar las estadísticas de precios, que durante más de un día dejaron de estar accesibles en la web del Ministerio. Ante el escándalo generalizado, accedió a publicarlas, pero esta vez con un “cambio metodológico”: eliminar del cómputo aquellas viviendas cuyo precio más se elevaba (para así frenar el crecimiento de los precios) con el argumento, naïve, de que “esas viviendas apenas contaban con demanda en el mercado”. Claro, por eso eran las que reflejaban crecimientos más rápidos de precios.

En conclusión, unos malísimos datos de paro y de empleo, una nueva serie “retocada” y una gran falacia, la transparencia estadística. Creo que después de cuatro años no podemos hablar más que de un “apagón estadístico”. De verdad.

Comentarios

Fernando Peral 4 marzo 2008 - 14:35

Los que se mantienen informados han llamado a este proceso el “pensamiento Alicia”, que consiste en ocultar los problemas para decir que todo va bien… Baste con leer el artículo publicado por The Times (“Market report: Spain” – http://property.timesonline.co.uk/tol/life_and_style/property/overseas/article1834768.ece) sobre el mercado inmobiliario en España, u otros sobre perspectivas económicas como el de The Economist(http://www.economist.com/countries/Spain/profile.cfm?folder=Profile-Forecast)o el de Le Point (http://www.lepoint.fr/actualites-monde/l-economie-s-invite-aux-legislatives-espagnoles/924/0/226580) para darse cuenta de que se está intentando deseperadamente ocultar la situación real a los votantes.

Lo que importa es pasar el cabo del 9 de marzo, y después … ya veremos!

Ricardo Medeiro 4 marzo 2008 - 20:31

Soy nuevo alumno del IE, bonito descubrimiento este blog.
Sólo saludar y comentar que que no creo que las cosas cambien el 9m ni después. Hace poco le escuché a Caldera decir que los trabajadores no iban a notar la subida del IPC porque este gobierno había firmado muchos acuerdos de revisiones salariales.
Lo que no dijo es que miles de trabajadores tendrán que preocuparse por los Exp. de regulación de empleo porque la inflación causa paro. Aquí e incluso en la China Popular.

Ramon Soto 5 marzo 2008 - 04:38

Interesabte el blog te felicito y de mucho provecho para estudiantes de Ie especialmente para los de otros paises.

Tito 5 marzo 2008 - 09:46

El problema del pensamiento o de la lógica socialista, es que tienen una vision a corto plazo y no ven más alla del mañana. No planifican el futuro, sólo les importa el hoy y como mucho el mañana. A veces pienso que lo hacen de buena fe, pero están equivocados. Otra veces pienso que solo quieren el poder y realizar medidas populares que se traduzcan en votos en la urnas. Evidentemente siempre hay de todo en todos los partidos, como matices tiene los colores.

En el tema del paro lo que importa realmente es el poder adquisitivo final, de nada nos sirve subirnos los sueldos en proporción mayor a lo que lo hace el IPC, porque este se acelerará en la misma medida y efecto puede ser peor en el medio/largo plazo (espiral inflacionista). Es decir, el poder adquisitivo se quedará igual, ya que no depende del simplismo de cobrar más, si no de parámetros mucho más profundos y estructurales, en los cuales se asienta nuestra economia.

No creo que la inflación se causa directa de paro, si no más bien sería lo contrario, el paro causa inflación. Las personas tienden a mantener su poder adquisitivo, incluido los empresarios. Hasta lo que digo puede ser erroneo, porque realmente depende de muchos factores. Esto es como: “que fue primero, el huevo o la gallina”. De todas maneras, las causas de inflación pueden ser demasiado complejas, ya que puede ser debida por un simple parámetro hasta por muchos parámetros, que a su vez están relacionados entre si.

Un saludo

Georges Pequito 10 abril 2011 - 21:48

Respecto Valentín. Hoy en día el tema continua actual.
Más cosas preocutantes de mi parte en:
http://gearboxbusiness.com/es/2011/04/spain-el-apagon-economico/#more-216
Saludos, Georges

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar