18
Feb

¿Necesitamos un estímulo fiscal? ¿Cuál?

Escrito el 18 Febrero 2008 por Antonio Zamora en Economía española

La conveniencia de una acción de estímulo fiscal más o menos contundente ante el deterioro de las perspectivas de crecimiento económico empieza a ser una receta con creciente aceptación. EEUU ha marcado la pauta con el paquete fiscal aprobado la pasada semana y que empezará a aplicarse en mayo: más de un 1% del PIB en “regalos” fiscales a los consumidores (dos tercios del total, dirigido especialmente a los de menores ingresos) y en incentivos temporales a la inversión. También esta semana, la receta ha sumado un inesperado defensor: el FMI, para cuyo director la política fiscal puede en las actuales circunstancias ser más eficaz que la monetaria. En España, los dos principales partidos en campaña (¿más bien subasta?) electoral parecen súbitamente encandilados con las bondades de la política fiscal expansiva.


Es cierto que nuestra desaceleración económica guarda notables semejanzas con la de EEUU, pero también que la claridad de propósito de los políticos españoles deja en este punto mucho que desear. En EEUU, sobre la base de la experiencia de 2001 (los consumidores gastaron más del 60% de las “ayudas” en seis meses) se ha puesto el énfasis en acordar un plan de estímulo fiscal “a tiempo, temporal y selectivo” (las tres “tes” de timed, temporal y targeted), mientras que en España ni siquiera parece haber claridad sobre los objetivos de unas acciones fiscales que, a la luz del debate, parece que llegarán tarde, carecerán en buena medida de limitación temporal y tendrán un carácter bastante indiscriminado.

Necesitamos con urgencia un buen debate sobre lo que puede y debe hacer la política fiscal, pero para ello es imprescindible conocer las características principales del riesgo que se pretende limitar. El riesgo debería ser claro: el de una desaceleración tan profunda del crecimiento que acabe llevando a la economía a una situación de estancamiento o, en el peor de los casos, de recesión. Y la causa de ese riesgo también: el endurecimiento de las condiciones de crédito en una economía muy endeudada y con un serio ajuste en marcha de su sector inmobiliario, responsable de una porción anómalamente alta del crecimiento de los últimos años.

Asumido ese diagnóstico, y sobre la base de un superávit fiscal del 2% del PIB, las preguntas pertinentes son muchas: ¿debe aplicarse una política fiscal discrecional para afrontar la amenaza económica? ¿No bastaría con los estabilizadores automáticos? Si se aplicara, ¿cuál debería ser su importe mínimo? ¿Y máximo? ¿Cuáles son los riesgos a medio y largo plazo de una política discrecional expansiva en España? ¿Podrá aplicarse con la rapidez suficiente? ¿Es importante que las medidas sean temporales? ¿Qué medidas serán más eficaces, las de gasto público o las aumenten la capacidad adquisitiva o inversora de ciudadanos y empresas? En el primer caso, ¿qué gasto público sería deseable? En el segundo, ¿qué grupos habría que privilegiar?

Comentarios

Pablo M. 18 Febrero 2008 - 15:54

Hola a todos,

En mi opinión, y esta frase ya es un tópico, habría que ocuparse más que de lo urgente, de lo importante. Como bien ha comentado Antonio, este tipo de “subastas fiscales”, nada estructuradas, sín un objetivo claro, salvo captar la atención del que vota, no solucionan los verdaderos problemas que en materia fiscal sufre nuestra economía.

Una vez dicho esto, creo que más que hablar de estímulo fiscal, deberíamos hablar de adecuar nuestro sistema impositivo a la economia real.
En este sentido planteraría las siguientes reformas:

– Impuesto Sobre Sociedades (se ha hablado de esto pero de forma tibia), para mejorar la competitividad de nuestras empresas, fidelizar y evitar la deslocalización de empresas (nacionales y multinacionales).

– Supresión de impuestos como el de patrimonio, transmisiones, donaciones y sucesiones, con un claro componente recaudatorio y que de alguna manera dificualtan cierto tipo de operaciones económicas y que detraen capacidad de gasto y/o ahorro de los sujetos pasivos.

– Impuesto sobre la Renta, más sencillo en cuanto al número de tramos, pero más complejo en cuanto las circustancias personales que determinan la renta disponible.

– A nivel Europeo. A ver si es posible, que algún día se hable de una plena armonización fiscal, sobre todo en materia de impuestos indirectos.

Creo que más que hablar de cuatrociento euros, de dos mil quinientos o tres mil por hijo (que ya se que vienen muy bien), habría que plantearse reformas fiscales, con más contenido, más serias y estudiadas y sobre todo con un marcado carácter estructural y del largo plazo.

Saludos,

López_S 18 Febrero 2008 - 21:52

Estoy bastante de acuerdo con la propuesta fiscal expuesta anteriormente por Pablo M.

La reducción del IS y la simplicación del IRPF creo que tendrían unos efectos muy beneficiosos.

Necestamos unas reforma estructural de estos impuestos para hacer una economía más competitiva.

Saludos

Diego Isasi 2 Noviembre 2009 - 05:43

En Atika: Economia y Desarrollo hay una recopilacion de las opiniones de varios premio nobel de economia y otros economistas reconocidos sobre el uso de estimulos fiscales para reactivar la economia. El ultimo post es un resumen de un modelo de Kevin Murphy sobre el tema en:
Atika: Economia y Desarrollo
http://www.AtikaPeru.com

Kevin Murphy es profesor de economía en la Universidad de Chicago, recibió la medalla de John Bates Clark en 1997 y recibió el premio MacArthur informalmente conocido como premio a los genios.

Murphy plantea que a cada sol gastado por el gobierno se debe hacer ciertas deducciones para conseguir el efecto neto en la economia. Por resumir he llamado a esos factores: Factor ineficiencia, Factor reemplazo, Factor costo de oportunidad y Costo impositivo o de financiamiento.

Tambien incluyo las opiniones de Gary Becker, Eugene Fama, John Taylor y Robert Barro.

Saludos,

Diego
Atika: Economia y Desarrollo
http://www.AtikaPeru.com

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar