9
Feb

El 1 de enero de 2008 se eliminaron por completo las barreras arancelarias para las importaciones de maíz, frijol, leche y azúcar entre México, Estados Unidos y Canadá lo que ha despertado las protestas de algunos sectores agrícolas mexicanos. Esta apertura es el último paso de lo pactado en el Tratado de Libre Comercio (TLC) vigente desde 1994, culminando así un periodo de transición de catorce años.

Muchos dicen que la supresión de los aranceles sobre productos agrícolas básicos empobrece a los pequeños productores y a miles de campesinos, quienes se han manifestado estos días para hacer constar su oposición a la apertura de fronteras según lo acordado en el TLC. El problema se agrava en un momento en que la las expectativas económicas de México se enfrían. Un artículo publicado por The Economist el 24 de enero titulado Tariffs and Tortillas, afirmaba que se ha hecho poco para preparar a los pequeños campesinos para este nuevo paso. Y que el capital destinado por Procampo (programa gubernamental para el sector) para financiar a dichos campesinos, fue irregularmente gestionado, yendo a parar a manos de los grandes terratenientes en el norte del país. Las ayudas apenas llegaron a las cuatro quintas partes de los campesinos que tienen menos de cinco hectáreas, la mayoría de los cuales subsisten con lo que su parcela les renta que es muy poco y que solo les permite sobrevivir.


Los partidarios del libre comercio piensan que la mayor oportunidad que tiene México, en el mundo global, es el TLC que hace más atractivo para los empresarios nacionales y extranjeros invertir en México. Si no se cumple con el TLC esa ventaja comparativa desaparecería. Los que quieren suprimir el TLC o amenazan con hacerlo es solo para recibir mayores subsidios. Subsidios que muchas veces se quedan en las organizaciones campesinas y nunca llegan ni a sus afiliados, ni son utilizados en proyectos productivos.

Es preciso considerara que después de 14 años de vigencia del TLC entre México, Estados Unidos y Canadá el PIB agrario mexicano creció en promedio anual el doble que en los 10 años previos al TLC y el valor de las exportaciones de las hortalizas, plantas y tubérculos del campo mexicano hacia EEUU y Canadá es superior a la suma de las importaciones de leche, trigo, maíz y azúcar que hace México de esos países.

El lunes tengo clase, con un grupo del mba del Instituto de Empresa, donde vamos a discutir sobre los argumentos a favor y en contra del proteccionismo comercial. Es un grupo donde hay bastantes alumnos latinoamericanos, especialmente mexicanos. En mi experiencia docente he vislumbrado que el alumno latinoamericano tiende a ser más proteccionista que el europeo y éste más que el estadounidense y eso que en EEUU soplan aires proteccionistas. Los partidarios del libre comercio argumentarán que el proteccionismo no es la solución y que si se quiere movilizar la economía mexicana hay que seguir haciendo reformas sustanciales también en el comercio exterior, entre las que se incluyen más acuerdos comerciales con más países. Y más rebajas arancelarias ya que aunque los aranceles, con respecto a otros países, se han reducido, aún siguen siendo superiores a los niveles de los países desarrollados. Las reducciones adicionales en los aranceles traerían consigo ganancias de consideración, ya que crearían nuevas oportunidades para que las empresas tuvieran acceso a inputs y tecnologías extranjeras absolutamente necesarias para crecer y competir.

¿Favorecerían estas reformas liberales la necesaria inversión nacional y extranjera en México? ¿Hay margen para relajar las restricciones a la inversión extranjera directa? ¿Proteccionismo o libre comercio? ¿Cuáles son los principales retos de México? ¿Cómo se puede combatir mejor la pobreza?

Comentarios

Adalberto Mendoza 9 Febrero 2008 - 10:22

Hola Rafa!

México es el hijo de la familia Norteamericana a la que se suman Estados Unidos (Padre) y Canadá (Madre). Por lo que existe una gran oportunidad de aprender de ellos, hacer pactos y convenios que beneficien a toda el continente norteamericano.

En el mundo global que hoy vivimos existen muchos experimentos exitosos de TLC, en donde siempre existe un integrante que se puede considerar como el más débil. Pero que con el tiempo se ha demostrado que se ha fortalecido la situación económica exterior del país y sobre todo su situación interna. La atracción de inversión extrangera en el país, es un punto fundamental que se vé fortalecido por la firma de TLC, debido a que se facilita mucho el comercio.

España desde los 80 hasta nuestros días ha pasado de ser una economía pobre a ser una de las principales potencias del mundo, solo porque decidió crecer en conjunto con las otras naciones conformantes de la UE.

Las políticas económicas exteriores individualistas ya pasaron a la historia. La clave yace en las alianzas y pactos entre países.

MDD 9 Febrero 2008 - 12:21

No creo que los productores se esten quejando mucho actualmente con el Bushel de maiz a mas de 5 dolares (estaba a menos de 3 el año pasado).

De todas formas, aprovecho para comentar que el sector agricola estado unidense esta bastante alejado de las fuerzas de la “libre competencia” que tanto promulgan. Ellos no permiten importaciones de practicamente ningun producto agricola a menos que la ventaja con la que ellos cuenten sea abrumadora (preguntenle a cualquier pais Africano o Suramericano).
El lobby del maiz es de los mas poderosos del pais, logrando que se subvencionen las producciones de ethanol a base de maiz, pero poniendo barreras a las importaciones del mismo producto de Brazil, en donde se produce de forma mucho mas eficiente a base de caña de azucar. Asi que a los norteamaricanos (un gran pais sin duda, y al que me parece que Europa se deberia parecer mucho mas en muchas cosas), les digo que “you don’t have to just talk the talk, you also gotta walk the walk”.

Oscar 9 Febrero 2008 - 16:10

Un arancel en un país pequeño siempre es perjudicial para éste. Permite que hayan ineficiencias (empresas/productores no tan competitivos están produciendo gracias al arancel) y da lugar a pérdidas de bienestar debido a las distorsiones que se producen en el consumo y en la producción.

El bienestar a nivel agregado en Mexico tiene más que ganar con el libre comercio que poniendo aranceles a las importaciones de productos básicos. Aunque bien es cierto que habría que ver realmente el número de familias que directa e indirectamente dependen del sector a competir con las importaciones y que podrían verse perjudicadas. Todo sea dicho.

Saludos

JACA 9 Febrero 2008 - 16:51

Libre Comercio!!! La experiencia nos muestra que existe una correlación directa entre el Índice de Libertad Económica de un país y la riqueza de ese país.

México vivió varios años bajo la sombra de un Mercantilismo proteccionista que no le dejó nada, logró solamente que las empresas se volvieran menos competitivas, que las personas pagaran más por los productos “Hecho en México” y que cuando entró la competencia las empresas que tuvieron el subsidio de todos los mexicanos (viviendo de sus impuestos), vendieran sus operaciones a las grandes multinacionales por millones de pesos y se hicieran millonarios. En mi opinión el proteccionismo beneficia a un pequeño grupo de personas a costillas del desarrollo y el esfuerzo de la mayoría.

Debemos tener en cuenta que si los Estados Unidos y Canadá desean inundar a los Mexicanos con productos, necesitan comprar de ellos también para dotarles de los dólares americanos y canadienses necesarios para que paguen esas importaciones. El mejor ejemplo de esto es el éxito chileno con la apertura de sus fronteras al comercio internacional.

Saludos;

ana pastor 9 Febrero 2008 - 21:04

Por si le sirve para su clase del lunes, la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha vuelto a dictaminar contra la UE por las restricciones a la importación de plátano. La OMC ha amparado una reclamación de EEUU, que denunció la discriminación del sistema arancelario europeo por imponer un arancel de 176 euros por tonelada a las importaciones de banana latinoamericana ¿Quienes son los proteccionistas los europeos o los latinoamericanos?

paloma infante 9 Febrero 2008 - 21:08

Como dice el profesor si México quiere movilizar su economía hacia un camino de crecimiento todavía mayor y sostenible, se requiere un nuevo esfuerzo en el terreno de las reformas. Reformas que aumenten la competitividad de la economía como pueden ser mejores regulaciones para liberalizar la economía e impulsar la productividad y el crecimiento económico. No se debe olvidar que los monopolios públicos y privados controlan los principales sectores productivos del país: petróleo (PEMEX), telecomunicaciones (Telmex), servicios postales, gas natural, electricidad (CFE), Banamex y Bancomer –acaparan conjuntamente más del 40% de depósitos y créditos– y en el sector minorista, la cuota de Wal–Mart supera el 50%. También hay mucho que mejorar en el sector del transporte: fletes navieros, carreteras, aeropuertos y ferrocarriles. También se precisa poner en marcha medidas dirigidas a incrementar la eficiencia del gasto público.

María 9 Febrero 2008 - 23:17

Con el ejemplo.

Manuel Esteban Corchado 10 Febrero 2008 - 11:08

No se como los mexicanos siguen teniendo dudas con el TLC. Este tratado les da la posibilidad de producir miles de cosas que consuman en EEUU más barato y vendérselas, con la ventaja insuperable de ser los que están más cerca.

Bajo mi punto de vista veo dos cosas respecto:

– México solo tiene un 3,9%* de su PIB en la agricultura (parecido a España que tiene un 3,3*). No creo que este sector sea la clave de su progreso.

– Apoyar a agricultores supone un impacto pequeño sobre el PIB, pero supone el sustento de un porcentaje alto de territorio en Europa, que de otra forma se abandonaría. Hasta que las zonas rurales no encuentren formas de vida alternativas, no se deben quitar las ayudas a la agricultura.

Manuel Esteban Corchado

*World Bank Country profiles

Jaime Guisasola 10 Febrero 2008 - 14:26

Si nos basamos en el analisis convencional del libre mercado internacional. Es facil llegar a la conclusión de que hay personas que ganan y personas que pierden con la nueva situación. Ante este hecho irrevocable, nos encontramos con que las personas que ganan lo hacen en mayor proporción que las que pierden. Sin embargo, en algunos casos como es el de los minifundistas de Mexico, cuando estos pierden, están perdiendo mucho. Pierden un modo de subsistencia, en muchos casos también pierden una tradición que ha ido pasando de generación en generación creando costumbres y formas de vida asentadas que de la noche a la mañana se ven transformadas por la competencia y que inevitablemente les lleva a la bancarrota si persisten en sus modos de vida. Por ello, creo que los minifundistas mexicanos deberían de poder tener acceso a un subsidio temporal que les permitiese aprender otros oficios con los que ganarse el pan de cada día.
El comercio internacional genera una mayor variedad de bienes e ideas que enriquece a los pueblos y a las culturas. Si los gobiernos saben adoptar las medidas necesarias para que los menos beneficiados por LA INTERNACIONALIZACIÓN del comercio tengan otras salidas u opciones razonables a medio plazo estaremos construyendo una sociedad más justa que sabe adaptarse a los cambios.

Pedro de Torre Sarabia 10 Febrero 2008 - 15:24

Desde mi punto de vista se alcanza mayor prosperidad económica con un sistema de libre comercio que con una economía proteccionista. Existe una estrecha relación entre el bienestar de las personas y una economía con libre comercio, por lo general a mayor libertad económica mayor bienestar, a menor libertad económica (proteccionismo) menor bienestar. Un ejemplo actual y extremo es Corea del Norte, uno de los últimos bastiones comunistas en el que el comercio con el exterior es sumamente limitado, con lo que hace que su economía sea ineficiente con consecuencias negativas directamente sobre su población. La ventaja del libre comercio es que proporciona un mayor excedente total, ya sea desde el punto de vista de las exportaciones (beneficiando a los productores del bien) o desde el punto de vista de las importaciones (beneficiando a los consumidores del bien). Si bien en valido argumentar que en el primer caso (exportaciones) los consumidores locales se ven perjudicados, al final de cuentas la perdida que sufren es compensada y excedida por las ganancias de los productores, en el segundo caso (importaciones) los productores del bien se ven perjudicados, pero esto es compensado y excedido por los beneficios que tienen los consumidores del bien importado. Esto se puede comprender visualmente bastante bien mediante las graficas de oferta y demanda aplicando un precio después del comercio internacional. (Ref. 1)

Para abordar el tema particular de “Los agricultores mexicanos se enfrentan al Tratado de Libre Comercio” hay que tener en cuenta como marco de referencia lo acontecido en el sector agrícola mexicano. Se debe de considerar el sistema agrario implementado en 1936 por el Presidente Lazaro Cardenas al crear el Ejido (propiedad rural de uso colectivo). Este polémico modelo consistió en repartir la tierra de los terratenientes mediante la expropiación y de entregarla a los campesinos para que ellos la trabajaran directamente. Este sistema estuvo en operación por casi 60 años, hasta que en 1992 un cambio en la Constitución impulsado por el Presidente Carlos Salinas de Gortari, mismo encargado de negociar el TLC (Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá, en inglés NAFTA) permitió adquirir terrenos de ejidales por parte de particulares, regresando el modelo de propiedad privada de algunas de estas tierras. (cabe señalar que durante todos esos años, en coexistencia con el modelo del Ejido siguió operando en México la propiedad privada sobre terreno agrícola ya que no todas las tierras fueron expropiadas, tal como ocurre hasta nuestros días, aunque cada vez disminuye más la proporción de terreno ejidal contra terreno privado, ya que ha estado cambiando de manos desde 1992 a la fecha y se seguirá haciendo).
El Ejido al ser colectivo eliminaba la propiedad privada directa, lo cual tuvo como consecuencia una desatención sobre las tierras. La falta de recursos para inversión por parte de los campesinos provocó que no adoptaran los avances tecnológicos que se iban produciendo, lo cual estancó su productividad y eficiencia, mientras que en los Estados Unidos y Canadá al si adoptar nuevas tecnologías tuvieron un incremento de su productividad. Al mismo tiempo la falta de recursos provocó una infrautilización de las tierras de cultivo mexicanas dejando extensiones de suelo cultivable muy amplias sin aprovechar. Desde mi punto de vista este amplio gap entre la productividad, eficiencia y utilización del suelo cultivable en México contra las mismas variables por parte de Estados Unidos y Canadá, es lo que esta produciendo que algunos productores mexicanos no puedan competir con sus pares norteamericanas y canadienses, pero también existen algunos productores mexicanos basados en el sistema de propiedad privada (no en el ejidal) que si tienen una infraestructura, tecnología y recursos de calidad lo cual les permite competir de forma eficiente con sus contrapartes del norte. Precisamente como se reconocía la presencia de un diferencial importante entre los dos sistemas agrícolas, se establecieron cláusulas dentro del TLC (NAFTA), en el que daba márgenes en este caso de 14 años para la eliminación de aranceles sobre algunos productos agrícolas (maíz, fríjol, leche, azúcar), esperando que ese tiempo fuera suficiente para reducir el gap existente, el cual al parecer (en los productores que no se modernizaron) sigue siendo muy amplio y ha desatado sus los reclamos y protestas.

Conclusiones.
1. El sistema Ejidal es fundamental para entender por que México entró en desventaja al TLC en cuestión agrícola, con una baja productividad y eficiencia respecto a sus socios.
2. En los 14 años de gracia desde la entrada en vigor del TLC (1994), hasta la eliminación de aranceles sobre maíz, frijol, leche, azúcar, etc. (2008), una parte del campo mexicano no se ha puesto a la par en productividad y eficiencia con respecto a sus socios comerciales (Estados Unidos y Canadá).
3. Con la liberalización total del comercio agrícola este gap que existe todavía, afecta a algunos productores mexicanos (quienes son los que protestan), pero beneficia a los consumidores mexicanos, ya que podrán adquirir más alimentos a un menor precio importándolos de sus vecinos del norte.
4. Hay un sector del campo mexicano que si esta en condiciones de competir y de exportar a Estados Unidos y Canadá, que lo ha estado haciendo desde hace años y lo seguirán haciendo (claro esta que ellos no son los que están protestando actualmente)
5. Los productores mexicanos se deben de especializar en aquellos productos agrícolas (o incluso cambio se sector industrial, Ejemplo: al turismo), en los cuales tengan una ventaja competitiva sobre sus contrapartes de Estados Unidos y Canadá.
6. A final de cuentas el libre comercio beneficia a más personas de las que perjudica.

Ref.

1. Principios de Economía. N. Gregory Mankiw
Thomson, 4ta edición, pag. 129 y 130

Juan Carlos Santamaría 10 Febrero 2008 - 18:49

Creo que el abrirse al comercio va a aportar muchas ventajas y va a dinamizar su mercado, mejorando su productividad y aumentando su bienestar.

Pienso que toda apertura debe considerar un plazo de adaptación, principalmente para aquellos sectores más tradicionales como puede ser en este caso la agricultura. En México sí que se ha contado con este período y, aunque haya grupos que queden por adaptarse, el proceso de apertura debe seguir.

Javier A. Pascua Serda 10 Febrero 2008 - 22:22

“Pensamientos de un violinista”.

A pesar de que los aranceles disminuyen el bienestar total y Mankiw los presenta como si fueran el mismísmo diablo de la economía, NO creo que sea conveniente eliminarlo de productos básicos por varios motivos.

EL PRIMERO es por cuestiones estratégicas: la eliminación de aranceles responde a cuestiones de
“confianza” entre países y el dejar de ser “autosficientes” me parece un signo de debilidad frente a tensiones, posicionándote inicialmente en DESVENTAJA NEGOCIADORA, ya que necesitas seguir comprándo los alimentos al precio marcado porque son básicos.

EL SEGUNDO motivo por el que no creo conveniente esta supresión, es el giro que va a dar el mercado energético hacia los biocombustibles. Por ello reducir la producción de alimentos “POTENCIALMENTE ENERGÉTICOS” me parece renunciar a un caballo ganador.

EL ÚLTIMO es la dudosa, bajo mi punto de vista, capacidad de respuesta del estado mexicano para acelerar LA RECONVERSIÓN del sector minorista agrícola hacia sectores donde México sea más competente, como dice Mankiw que debería ser. ¿Hasta que los agricultores pequeños se dediquen a sectores donde México sea más eficaz de dónde van a comer?. A pesar de que sea mayor el número de personas que sale beneficiada (todos los consumidores de productos básicos) que los perjudicados (sólo los produtores minoristas de productos básicos), Makiw no soluciona a corto plazo el problema que se les presenta a los pequeños agricultores.
Quizá fuera una solución un subsidio, como apunta Manuel, pero entonces tampoco dejaríamos que las fuerzas del mercado actuasen como única nivelarora del mercado (que es lo que se pretende). ¿Qué debería hacer el estado mexicano para darles una solución sin enguantar a la Mano Negra?

J. Pascua

Dr. Federico Novelo Urdanivia 12 Febrero 2008 - 18:18

Estimado Rafael Papillón:
Parece que, como siempre, los hechos rebasan a las opciones y el debate entre proteccionismo y libre comercio tiende a someterse a la subordinación que, sobre el regionalismo abierto, impone el regionalismo estratégico, o, en los términos de J. Viner, el desarrollo preferente de la “desviación” sobre la “creación” de comercio. El TLCAN se incribe, con base en las reglas de origen y en los aranceles estadounidenses y canadienses para los productos básicos, en una figura notablemente alejada del regionalismo abierto y, como opina Stiglitz, es un instrumento que potencia las asimetrías entre las economías grandes y la pequeña, de forma mucho más visible que la que opera en el espacioso marco del multilateralismo. Siendo la primera experiencia de integración entre un país pobre y dos de los más ricos del mundo, la pregunta es: ¿Porqué en presencia de un instrumento de libertad plena de comercio e inversión y con una función de la producción (derivada de la notable presencia del comercio intraindustrial) más o menos homogénea, la hipótesis de convergencia no se cumple ni en bienestar ni en productividad? Ese es el tema y no la añeja discusión sobre proteccionismo o libre comercio. La invito a recordar que, para Keynes, resultaba sospechoso aquel economista que no mostrara una brizna de simpatía por el proteccionismo. Saludos.
FNU.

criticontropus 3 Abril 2008 - 17:41

Oscar por favor…correlaciones fuertes se pueden hacer entre el número de autos rojos y la cantidad de lluvia.

El libre comercio en un entorno de transnacionales no tiene sentido económico.
Es una negociación entre departamentos dentro de una misma empresa.

criticontropus 3 Abril 2008 - 17:52

A “nivel agregado” mi querido MDD, como el hombre que tiene un pie metido en una olla llena de agua hirviendo, y otra en una llena de hielo, estamos en promedio, bien.
O que es lo mismo que ahogarse en un río que tiene metro y medio de profundida promedio.

criticontropus 3 Abril 2008 - 18:00

Apreciado Manuel Esteban el PIB, una “reliquia bárbara” que habla en la “lengua muerta económica de la tribu de los keynesianos” (y que ya están todos muertos, como predijo su sumo sacerdote) no puede dar cuenta de las conexiones inversas en la economía por parte de una actividad, por pequeña que sea.
Si tomaras, por ejemplo, la importación de pimienta, dirías, “no es gran cosa”…pero cuando ves la relevancia en la confección alimenticia, cambias de opinión.
El PIB es una herramienta contable, no una económica.

jose 5 Diciembre 2009 - 00:18

estoy tratando de empezar un nogocio de agricultura y vivo en indio california y he estado hablando con un agricultor de indio california y estamos pensando en empezar a sembrar en las parcelas de mi papa y mis primos en Mexicali b.c.n y el estado de sonora y queremos utilizar el promama de invernaderos y agunas otras cosas incluso he aprendidido algunas cosas en EE.UU que voy a implementar en estos proyectos tengo mi hermano y mi primo que son ingenieros agronomos que son excellentes y muy buenas tierra de produccion ,yo y mi nuevo sosio tenemos to lo que son entregas para siete tipos de legumres y hortalizas y estamos seguros de que es un exito bueno para haci tener un poco mas de bienestar para nuestras famlias del campo gracias como me podrias asessorar con esto o a donde devo dirigirme denuevo gracias atte. jose

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar