12
Feb

Llegó la recesión a EEUU

Escrito el 12 febrero 2008 por Rafael Pampillón en Economía de EEUU

Acabo de leer, con perplejidad, un artículo en diario El País “Las vacas europeas no son flacas” firmado por Joaquín Almunia en donde se dice que “todavía no se habla de recesión en los Estados Unidos”. Sin embargo, a medida que se proliferan las señales de debilidad de la economía de Estados Unidos, un número creciente de economistas cree que el país ya está en recesión. Al menos eso es lo que afirma Kelly Evans en un artículo publicado el 8 de febrero de 2008 en The Wall Street Journal tiutulado “More Economists Signal Recession”.

El artículo de Kelly Evans se basa en las proyecciones económicas de Global Insight, donde demuestra que la economía ha cruzado el umbral hacia una leve recesión en el primer semestre. Global Insight se une a otras empresas que creen que EEUU atraviesa una recesión, entre ellas Morgan Stanley, Merrill Lynch & Co., Goldman Sachs Group Inc. y UBS. ¿Cuáles son las señales de recesión? : el estancamiento del consumo, un crecimiento modesto del empleo, una mayor restricción al crédito y una contracción significativa el mes pasado de la actividad en el sector de servicios. Global Insight prevé que el PIB de EE.UU., que creció a una tasa anual de 0,6% en el cuarto trimestre, tendrá un crecimiento negativo de 0,4% en los tres primeros meses de este año y de – 0,5% en el segundo trimestre.


Generalmente, la recesión se define como dos trimestres consecutivos o más de crecimiento negativo del PIB. Pero la Oficina de Investigación Económica de EEUU, la organización que determina cuando empiezan los períodos de recesión, la define como un declive significativo de la actividad económica que se extiende a todos los sectores, dura más de dos meses y es visible en el PIB, los ingresos, el empleo, la producción industrial y las ventas minoristas y mayoristas.

Sin embargo, aunque todavía no hay unanimidad de opiniones entre los economistas, más del 50% cree que EEUU ya entró en recesión. Un tema del que venimos dando cuenta con asiduidad en este blog desde el mes de diciembre. Siento contradecir a Joaquín Almunia pero sí se habla de recesión en los Estados Unidos. Y no solo se habla si no que la mayoría de los economistas americanos piensan que ya están en ella.

Comentarios

Fernando Peral 11 febrero 2008 - 19:48

Y si a eso añadimos las incertidumbres que suscitan las elecciones presidenciales entre los partidarios de los dos grandes partidos (véase el vuelco espectacular que ha dado la campaña de Obama, que ahora recauda más fondos que Clinton, y las reticencias de los republicanos respecto de Mc Cain)), incertidumbres que no se resolverán hasta el mes de noviembre, y a eso sumamos el agravante de fondo que supone la situación en Irak, la recesión se hace cada vez más inevitable.

pedro fernandez 12 febrero 2008 - 08:00

Sorprenden el artículo de Almunia. Sobretodo porque cada día aparecen problemas nuevos en la economía de EEUU. Ahora se trata de una posible nueva crisis crediticia que va mucho más allá de los créditos hipotecarios de alto riesgo que ya le han costado a los bancos y los inversores más de 100.000 millones de dólares.

En los últimos días, por ejemplo, el valor de préstamos a las empresas de baja calificación se ha derrumbado. Los bancos tratarán de colocar algunos de estos créditos en el mercado esta semana a precios de liquidación. Mientras tanto, los instrumentos financieros respaldados por préstamos estudiantiles y bonos municipales se han topado con severos problemas en los últimos días, una situación que está causando estragos en algunos rincones del mercado de dinero de corto plazo.

Un indicador de los problemas es que Standard & Poor’s informó que su índice, que sigue los precios de los préstamos corporativos de alto riesgo, descendió a un mínimo de 86,28 centavos por dólar a fines de la semana pasada.

Otro frente de crisis que se le abre a la economnía de EEUU.

Javier Tomas 12 febrero 2008 - 09:44

Imagino que la proximidad de las elecciones y el afán del presidente por evitar que la sensación de inestabilidad económica se instale en la población han provocado que Joaquín Almunia eche mano del viejo corporativismo. No en vano fue el candidato socialista a la presidencia en el 2000, año en el que el PSOE encajara una derrota histórica. José María Aznar consiguió la mayoría absoluta para el PP.

Sus reflexiones sorprenden no solo porque son radicalmente opuestas a las expresadas por numerosos expertos económicos, instituciones de reconocido prestigio o los medios de comunicación sino porque, desde que accediera al cargo de Consejero de Economía de la UE en 2004 y se afeitara la baba, Joaquín Almunia tenía más aspecto de “ejecutivo agresivo” que de “viejo socialista”.

En cualquier caso, hay que comprender el contexto, y reconocer que las elecciones ya están aquí.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar