23
Feb

Fidel Castro, Hugo Chávez y la Iglesia Católica

Escrito el 23 febrero 2008 por Rafael Pampillón en Cuba, Miscelánea

La renuncia de Fidel Castro, tras casi medio siglo en el poder en Cuba, reanima la esperanza de conseguir la liberación de los presos políticos, alcanzar un sistema democrático y detener la violación de los derechos humanos. A esta renuncia se une la visita a Cuba del cardenal Tarcisio Bertone, el número dos del Vaticano, quien habló durante su estancia sobre la delicada situación que atraviesa la Isla.

En un artículo reciente, publicado en The Wall Street Journal, Robert A. Sirico (Liberty Theology) señala que la Iglesia Católica podría jugar en América Latina un papel similar al que jugó en la Europa del Este durante los años 80, cuando apostó por el cambio y la libertad frente al socialismo.


Sirico señala, en el artículo, como algunos países de América Latina están girando hacia sistemas políticos de extrema izquierda donde todos los poderes tienden a pasar a manos de una persona que los ejerce de una manera arbitraria y despótica. El dictador de turno en vez de intentar conseguir el bien común de la nación, lo que pretende es mantenerse en el poder con un proyecto político abocado al desastre como el que Fidel Castro impuso en Cuba.

Para Sirico, los obispos y sacerdotes latinoamericanos son cada vez más conscientes de la conexión existente entre el socialismo y la pérdida de libertad. Una prueba de esta toma de conciencia se encuentra en un comunicado reciente de los obispos católicos de Venezuela en el que se critica el programa político del presidente Hugo Chávez. Un programa en el que se ataca la libertad bajo el disfraz de ayudar a los pobres. El Cardenal Rosalio Castillo manifestó que Chávez aunque elegido democráticamente, se está transformando en un dictador.

Esta denuncia de los obispos venezolanos no es un hecho aislado en América Latina: en México, la Iglesia se ha enfrentado a la izquierda radical y en Cuba la Iglesia Católica lleva años manifestando su oposición a los gobiernos de Castro por no respetar los derechos humanos. Te puedes bajar aquí el artículo completo de Sirico por si te lo quieres leer. Buena lectura y buen fin de semana.

Comentarios

Enrique 23 febrero 2008 - 12:23

Totalmente de acuerdo, Rafael, en el papel fundamental que la Iglesia Catócica tendrá en la democratización de Cuba, como en la tuvo el la Europa del Este, como la tendrá ( y la tiene) en Centroamérica y en el Cono Sur, en los países que aún no la disfrutan. Y creo que la razón de la importancia de esta Institución es que, poor mucho que se la ataque desde todos los frentes, la realidad es que es la única Institución del mundo que trabaja a destajo, gratis y para los demás. Y si no, ahí están los resultados. Gracias por el artículo, Rafa.

Javier Tomás 24 febrero 2008 - 16:05

No es nada nuevo. Nuestra memoria es, a veces, algo flaca.

La Iglesia católica ya mantuvo una postura totalmente contraria al régimen de Augusto Pinochet. El Comandante en Jefe siempre tuvo grandes recelos y altibajos en su relación con la Iglesia. Altibajos porque sentía el rechazo de dicha institución, siendo el un católico practicante. Una actitud arriesgada y destacable en un país donde, de 1973 a 1990, “no se movía una hoja” sin que se enterase el dictador.

Es muy recomendable la película “Machuca” donde se retrata la postura de una comunidad cristiana, evangélica en este caso, frente al advenimiento de la Junta Militar (Pinochet, Leigh, Toribio Merino y Mendoza). Ese comportamiento se puede proyectar, en mayor extensión aún, al que mantuvo la Iglesia Católica chilena.

La experiencia sirve, entre otras cosas, para tratar de evitar los errores del pasado. En la Iglesia Católica parece que es así. La postura de los obispos venezolanos es radicalmente distinta a la corriente “comprensiva” hacia las corrientes de izquierdas (castrismo, sandinismo…) que hubo en la década de los 60 y 70. Del Concilio Vaticano II surgieron ciertas corrientes simpatizantes o, al menos tolerantes, con la expansión de la Revolución allende los mares de Cuba. No fueron raros los ejemplos de misioneros que acabaron tomando las armas.

Me interesa esta línea de la Iglesia Católica; la que no se casa con nadie. Incómoda para las ideologías al uso, de derechas e izquierdas. Esa que se opuso al dictador chileno, esa que se enfrenta a Hugo Chávez, esa que siempre se posicionó en contra de la invasión a Iraq.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar