29
Feb

De acuerdo con un estudio de la consultora New Energy Finance (NEF) publicado el pasado mes de enero, la inversión mundial en energías renovables alcanzó una cifra de 117.200 millones de dólares (79.603 millones de euros) en 2007, lo que supuso un crecimiento del 41% con respecto al año anterior. Esta tendencia promete consolidarse en un contexto de crecientes precios del petróleo y crecientes esfuerzos para el fomento de las renovables por parte de las naciones industrializadas comprometidas con la reducción de sus emisiones de CO2.

Este crecimiento del volumen de negocio se está viendo acompañado por una no menos dinámica transformación de la estructura del sector, que está asistiendo a una progresiva concentración de la propiedad de compañías antes independientes en manos de grandes multinacionales. El mayor tamaño de los participantes en la industria de las energías renovables impulsa a su vez la búsqueda de nuevas oportunidades en mercados emergentes.


El informe de NEF destaca para el ejercicio 2008 las oportunidades en el mercado asiático y el latinoamericano en la generación eólica y los biocombustibles. La inversión en energía eólica en Asia y Oceanía ascendió a unos 5.700 millones en 2007, superando los 4.400 millones en el continente americano. Las dinámicas economías asiáticas necesitan desesperadamente nuevas fuentes de energía; en un post de hace unos meses en este blog aludíamos a un informe del Worldwatch Institute que mostraba un pujante y prometedor sector de energías renovables en China. Según este informe, es probable que la nación alcance, e incluso supere, su objetivo de obtener un 15% de su energía a partir de fuentes renovables en el año 2020. Más allá, si perdura el compromiso oficial de diversificar su aprovisionamiento energético y convertirse en un líder global en renovables, más del 30% de su generación podría ser de este origen hacia el 2050.

América Latina por su parte envía señales algo más confusas a los inversores internacionales. El modelo energético latinoamericano está siendo en los últimos tiempos objeto de evaluaciones internas y críticas a diferentes niveles. En particular, se critica la falta de aprovechamiento del enorme potencial de la región para desarrollar energías renovables, la insuficiencia de sus marcos regulatorios y apoyos públicos, e incluso el desconocimiento por parte de los propios países de los recursos con los que cuentan. La principal limitación de la región se encuentra en el escaso volumen de los proyectos, que con frecuencia presentan elevados costes de inversión y escasos incentivos. Encontramos notables excepciones en Brasil, uno de los líderes mundiales en biomasa, o Chile, cuya generación de energía hidráulica cubre el 7% del consumo energético nacional. México por su parte ha establecido un Foro de Evaluación de las Energías Renovables dentro de su Comisión Nacional de Ahorro de Energía.

En cualquier caso, como en alguna ocasión anterior he destacado en este blog, América Latina debería aprovechar el nuevo escenario mundial abierto tras Kioto como una oportunidad para desarrollar estas fuentes renovables, transformar su modelo energético y con ello el futuro económico de la región.

Comentarios

María 29 febrero 2008 - 11:03

La energia es un negocio inmenso, el mayor sin duda. Y con tanto interes, la confusión en datos, energias de futuro, costes de las mismas, etc, es pavoroso. Yo me declaro incapaz de superar ese margemagnum de medias verdades, intereses, y falta de rigor, y no soy capaz de sacar conclusión alguna, salvo de la que EXIJO que me den datos objetivos, sin intencionalidad partidista alguna, creados por algún ente independiente y exento de demagogia.

Estoy harta de los progres que se oponen a la nuclear porque sí, porque es chupi ponerse la etiqueta de NUCLEAR NO!!

Estoy harta de pagar petroleo a regímenes dictatoriales, que utilizan el petroleo para chantajear tanto a sus clientes como a su subvencionado pueblo, amen del perjuicio ambiental que provocan y de la inseguridad de su suministro y futuro.

Estoy harta de que los carcas se opongan a las renovables porque son novedosas y son apoyadas por los progres.

Que alguien sea capaz de hacer un análisis serio y objetivo, donde se incluyan todos los costes economicos de cada una, así como los costes ambientales, tanto de las convencionales, como de las renovables, que también producen impactos ambientales, y con esa información se deje a la gente discernir sobre que quieren, porque sin información no hay posible toma de decisión, y no me gusta que decidan por mí.

Oscar 29 febrero 2008 - 12:58

Yo creo que España, por su posición, orografía y clima debería tomar posiciones y ponerse al frente de la energía solar y eólica. Horas de sol y viento no nos faltan precisamente y especializarnos en este tipo de fuentes energéticas no nos vendría nada mal. Ni de progres ni de reaccionarios, apoyar las energías renovables es mirar hacia adelante y creo que debería hacerse un esfuerzo desde las instituciones públicas gobierne quién gobierne. Creo que pronto habrá legislación específica para este sector si no me equivoco.

MDD 29 febrero 2008 - 18:31

Hay que recordar que las energias renovables todavia no son competitivas al compararlas con el petroleo (inclusive a 100). La que mas se acerca es la energia eolica, pero ella necesita de mucha infraestructura (de red, entre otras cosas) para la cual ni niquiera Europa esta preparada. Es por eso que los estados subvencionan el desarrollo de estas tecnologias (entiendase, de nuestro bolsillo). El esperar que los paises latinoamericanos subvencionen (de un bolsillo bastante vacio en la mayoria de los casos) energias renovables, es desconocer lo que es la realidad latinoamericana.

Filípides 29 febrero 2008 - 19:38

Creo que es imprescindible hacer una mayor inversión para el estudio de energías renovables que puedan substituir al petróleo, pero ojo, de modo RENTABLE Y SOSTENIBLE.

Me explico,hoy por hoy las renovables no son una alternativa realista ni económicamente viable a gran escala.

Mención aparte merecen los biocombustibles: el bioetanol a base de caña sí es positivo para economías sudamericanas como Brasil. Sin embargo, el biodiésel a base de cereales es un inmenso error que ya está causando hambrunas.
No tiene ningún sentido quemar maíz para producir carburantes, la energía empleada en el proceso es prácticamente la misma que rinde el producto final.
Además la superficie cultivable no es elástica. El incremento poblacional (9000 millones en el 2050)aumentará la demanda de cereales y el aumento del nivel de vida incrementará el consumo de proteína animal que a su vez incrementará la demanda de cereal.

Sencillamente, no hay superficie para tanto cereal, a no ser que queramos deforestar todo el planeta los biocombustibles no son viables.

Aquí ha aumentado el precio del pan y de los alimentos en general enormemente, bien, ese mismo aumento se produce en África porque los precios son globales y esto está generando aún más hambre.

Los biocombustibles son cualquier cosa menos ecológicos, es un drama que la clase política USA y Europea apueste por ellos. Si no hay un cambio de políticas, preparémonos para lo peor.

Eduardo 2 noviembre 2011 - 11:01

Estoy totalmente de acuerdo con Oscar, España debería estar a la cabeza en lo que se refiere a inversión en este tipo de energías, por clima y orográfía.
Yo conozco una pequeña empresa en Cantabria de energía eólica, Sonkyo Energy (www.windspot.es) que ultimamente está saliendo en la prensa local debido a que ha firmado un acuerdo con el Gobierno de Cantabria.
El acuerdo se basa en que el Gobierno va a poder recolocar trabajadores de empresas en quiebra en la empresa de energía eólica. La primera recolocación que se va a llevar a cabo proviene de una papelera que acaba de cerrar. Por tanto el Gobierno cierra una empresa contaminante y recoloca los trabajadores en Sonkyo Energy, ayudando al desarrollo e incremento de la producción de la empresa. En contraprestación, el Gobierno de Cantabria financiará en los próximos años a Sonkyo Energy.
Si desde el ámbito regional empezamos a actuar de esta manera el futuro sólo puede mejorar, tanto economicamente como ecologicamente. Sin embargo esta medida que se ha adoptado en Cantabria es como un oasis en el desierto…

Eduardo 2 noviembre 2011 - 11:04

Estoy totalmente de acuerdo con Oscar, España debería estar a la cabeza en lo que se refiere a inversión en este tipo de energías, por clima y orográfía.
Yo conozco una pequeña empresa en Cantabria de energía eólica (Sonkyo Energy energía minieólica) que ultimamente está saliendo en la prensa local debido a que ha firmado un acuerdo con el Gobierno de Cantabria.
El acuerdo se basa en que el Gobierno va a poder recolocar trabajadores de empresas en quiebra en la empresa de energía eólica. La primera recolocación que se va a llevar a cabo proviene de una papelera que acaba de cerrar. Por tanto el Gobierno cierra una empresa contaminante y recoloca los trabajadores en Sonkyo Energy, ayudando al desarrollo e incremento de la producción de la empresa. En contraprestación, el Gobierno de Cantabria financiará en los próximos años a Sonkyo Energy.
Si desde el ámbito regional empezamos a actuar de esta manera el futuro sólo puede mejorar, tanto economicamente como ecologicamente. Sin embargo esta medida que se ha adoptado en Cantabria es como un oasis en el desierto…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar