30
Ene

Nueva bajada de tipos de interés en EEUU

Escrito el 30 Enero 2008 por Rafael Pampillón en Política Monetaria

La Reserva Federal de EEUU (FED) ha bajado la tasa de interés de referencia en 0,5 puntos porcentuales. Desde septiembre y contando la bajada de hoy, la Reserva Federal (FED) ha reducido los tipos de interés cinco veces bajando los tipos desde el 5,25% al 3%, mientras que el Banco Central Europeo (BCE) ha venido manifestando, por boca de su presidente, su intención de no alterar los tipos, manteniéndolos en el 4%.

¿Porqué la FED ha vuelto a bajar otra vez los tipos de forma agresiva? 1) Porque la economía estadounidense frenó su ritmo de crecimiento al 0,6% en el cuarto trimestre del pasado año y se queda muy lejos del 1,2% de crecimiento que habían barajado los analistas. Este dato aumenta mucho la probabilidad de que Estados Unidos entre en recesión en el primer trimestre de este año.


2) Además, los inversores americanos esperan que cuando, como ahora, caen las bolsas la FED recorte los tipos. Como los índices bursátiles han caído mucho desde septiembre, la FED ha ido reduciendo los tipos drásticamente (en total 2,25% desde septiembre). En cambio, en la Eurozona la pérdida de valor de los activos, acciones que cotizan en bolsa e inmuebles, no parece que sea determinante para el BCE y por eso no baja tipos.

¿Seguirá el BCE los pasos de la FED?

La subida de los precios de la energía y de los alimentos ha iniciado una preocupante trayectoria ascendente en el mundo y también en la Eurozona lo que ha contribuido, a impulsar los índices generales de inflación. Sin embargo, muchos economistas vienen insistiendo que como la inflación subyacente es baja en la Eurozona el BCE debería bajar los tipos de interés para relanzar el crecimiento económico. Sin embargo, no se debe olvidar que, el objetivo del BCE es la inflación medida a través del IPCA y no la inflación subyacente. Además, como la evolución de los precios durante este año, 2008, es muy difícil de anticipar, debido precisamente al imprevisible comportamiento del precio del petróleo y de los alimentos, el BCE no se puede arriesgar a bajar tipos.

En definitiva, no parece que por ahora el BCE siga los pasos de la FED. Primero, porque la inflación actual es superior al 3% y el objetivo del BCE es una inflación cercana pero inferior al 2% y segundo porque el crecimiento económico está menos amenazado en Europa que en EEUU. Como es natural esta diferencia de tipos entre EEUU y la Eurozona está apreciando el euro frente al dólar y las exportaciones europeas pierden competitividad ¿Que debe ahcer el BCE?

Comentarios

Marcelo Prestino 31 Enero 2008 - 15:24

Me ha gustado el artículo que ha escrito hoy en Expansión. Un poco académico pero bien. Dejo el link por si algún lector del blog lo quiere leer.
http://www.agendadeprensa.com/enero31/expansion_77.htm

Fernando Peral 31 Enero 2008 - 17:32

La economía de Estados Unidos tiene una enorme ventaja sobre la europea, que ya describí en un artículo anterior del Profesor Pampillón (Divergencias entre la Reserva Federal y el BCE):

Estados Unidos tiene un mercado mucho más sólido, unificado, transparente y competitivo que Europa;

Su capacidad de consumo es tal que sus exportaciones e importaciones representan relativamente poca cosa respecto del comercio interno y, además, con los tipos de cambio actuales, sus exportaciones, incluso agrícolas, están alcanzando récords inigualados.

Lo cierto es que al poder de compra de un dólar en Estados Unidos prácticamente no depende del tipo de cambio, se ve alterado principalmente por la inflación interna. Por tanto, la Fed puede concentrar su labor en la inflación tratando de mantener, acelerar o ralentizar la actividad económica, según sea la situación, y dejando en relativo segundo plano el tipo de cambio (en 2007, sus ingresos por exportaciones casi igualaron los gastos en importaciones). Tarde o temprano, el tipo de cambio del dólar subirá y, con la subida, Estados Unidos exportará toda su inflación al resto del mundo, que será una vez más el “pagano” (y cuanto más pobre el país, más “pagano”).

Por su parte, el Banco Central Europeo centra sus intervenciones en una medición teórica de la inflación en la zona euro, donde Alemania, Francia e Italia tienen mucho más peso que el resto de los países. Además, los efectos de la política monetaria sobre la inflación varía mucho de un país a otro (especialmente en el caso de los países más endeudados), de modo que las soluciones nacionales a los problemas causados por el tipo de cambio sólo pueden basarse en las políticas de inversión pública y en la política fiscal, otro capítulo en el que los tres países citados anteriormente juegan “con ventaja” sobre los demás (mayor capacidad de autofinanciarse y de invertir).

Así pues, reitero la interpretación que daba para el artículo anterior:

En mi opinión, el Banco central Europeo es una pata de un banco cojo, la segunda pata es la unidad del mercado, y la que falta es la de la fiscalidad común. Esta contradicción ya se está poniendo de manifiesto, especialmente en el caso de los países más endeudados de la Unión (y España es el más endeudado y con mayor déficit exterior). La actual situación está poniendo en grave peligro la estabilidad económica y social de muchos de los estados de la zona euro, y va a requerir tanto medidas estructurales a largo plazo como medidas coyunturales urgentes (intervención del BCE para reajustar el tipo de cambio entre el Euro y las principales divisas, medidas para paliar las situaciones de las economías de la Unión donde la inflación está disparando el desempleo, mecanismos para financiar el servicio de la deuda exterior, etcétera). De no ser así, algunos países van a afrontar esta crisis en la temida situación del “catch 22” (sea cual sea la intervención, siempre saldrán perjudicados, y su perjuicio será siempre mayor que el de los demás)

avelino garcía 31 Enero 2008 - 19:01

Es sorprendente que la FED hayan señalado ayer que continuarán observando atentamente la inflación, aunque, al igual que hace una semana, no hicieron mención a los riesgos de inflación. Lo único que les preocupa, como dice Rafael, es promover el crecimiento económico y que si se produce una caída en el crecimiento harán recortes adicionales. La FED se ha pasado tres pueblos ya podría haber argumentado a favor de una reducción de 25 puntos en vez de 50, especialmente dado que ha transcurrido tan poco tiempo desde el recorte de la semana pasada, que según algunos observadores fue una reacción excesiva a la debilidad en los mercados mundiales de acciones.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar