4
Ene

Hace unos días fui entrevistado por Universia Knowledge@Wharton con respecto a la creciente euforia por comprar renovables en bolsa. Como se puede comprobar, el texto de la entrevista es extenso y poco más podría añadir en este blog a lo sugerí entonces (aunque no estoy del todo satisfecho con la transcripción de mis palabras). Remito por lo tanto a nuestros lectores interesados en este tema a la lectura de ese artículo y les animo a compartir opiniones a continuación de este post.

Creo que el planteamiento de partida del artículo, aunque algo extremo, puede ser sugerente: ¿nos encontramos ante una burbuja bursátil en las renovables similar a la de las puntocom en el 2000?

Comentarios

antoni munar 6 enero 2008 - 20:57

Todo cambio tecnológico es una oportunidad, y todo oportunidad lleva pareja una apertura de expectativas, que a veces la especulación hace que sea excesiva. No recuerdo donde leí que en los tiempos cuando Edison inventó la bombilla se crearon más de 2000 compañías de electricidad en USA. En 1930 solo quedaban una decena. Así que en todo caso el fenómeno no será nuevo.

A mi lo que me parece preocupante de las renovables es que actualmente para hacer rentable su explotación se depende excesivamente de un ambiente regulatorio propicio. Cierto es que a cierto plazo no queda más remedio que las renovables por que los combustibles fósiles son limitados. El problema es la transición. El descubrimiento de nuevas reservas o un paron en el consumo por alguna crisis puede hacer que las “renovables” dependan todavía de una regulación propicia para ser rentables y que algún gobierno sienta la tentación de quitar las ayudas.

Jose Luis Borrallo 7 enero 2008 - 20:20

La diferencia principal con las puntocom es que se crearon unas expectativas de negocio basadas en necesidades futuras de los potenciales clientes. Esto no funcionó por numerosas razones entre otras porque las personas necesitamos un poco más de tiempo para el pasar de una tecnología palpable a otra casi intangible (seguimos siendo de los de tocar para creer).
En este caso si que existen unas bases tecnologógicas más sólidas, unas necesidades perentorias como son el buscar alternativas a los combustibles fósiles y si me apuran a la energía nuclear (aunque esto da para otro post).
El riesgo que veo ahora es que los inversores no saben donde colocar el dinero para que les sea rentable y un salvavidas como estas empreseas pueden pasar de presentar ratios interesantes para invertir a estar totalmente sobre valoradas. Es algo que los inversores deben medir porque al fin y al cabo buscan rentabilidad a sus inversiones y no exclusivamente financiar proyectos por ahora excesivamente subsidiados por los diferentes gobiernos (estructura de negocio no excesivamente sana).

Javier Sanz 9 enero 2008 - 08:29

Suoungo que el efecto .com generó una prevención a la hora de analizar cualquier tipo de nuevo mercado. En el caso de las renovables creo que estamos muy lejos, desde un punto de vista bursatil o financiero, de estar cerca de ese efecto. Primero porque no es un mercado realmente global, el peso de las renovables en el mix energético mundia no excede el 15% y si nos referimos a lo que todo el mundo está entendiendo hoy día por renovables (eólica, fotovoltaica, solar térmica o biocombustibles) apenas estamos hablando de un 3%. Además está localizado en mercados muy locales con esquemas retributivos en principio sólidos (o así debería ser por el tipo de paises que los han implantado). En concreto, en Europa, existen dos esquemas retributivos basados en tarifas primadas que son vigiladas y reducidas a medida que las tecnologías logran madurar los productos acercándoles a las condiciones de mercado. En EEUU el esquema está asociado a exenciones fiscales, y existen gráficas muy explicitas que muestran como el negocio evoluciona en relación directa a estos esquemas. Normalmente los que están detrás de las aventuras bursatiles son empresas tradicionalmente sólidas (el ejemplo más transparente puede ser IBERENOVA pero las otras empresas mencionadas tienen detras inversores del mismo pelo muy lejos de los especuladores puros).

El hecho de que el mercado esté regulado no debería ser un “pero”… las grandes eléctricas operan en el mercado eléctrico (posiblemente uno de los más regulados del mundo) y todos los consideramos como valores tradicionales sólidos y seguros.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar