10
Ene

¿El aumento del paro le pasará factura al gobierno?

Escrito el 10 enero 2008 por Rafael Pampillón en Economía española

Según ha hecho público hoy el INE, en el mes de noviembre de 2007 en España, la tasa de producción industrial se situó en sus cotas más bajas desde febrero del año 2005. Se trata de un descenso del 0,6% en tasa interanual. Muy por debajo del incremento del 4,7% contabilizado en octubre. Desgraciadamente esta caída en la producción industrial se ha debido fundamentalmente a los sectores que generan más empleo. Es decir, se han producido descensos del 2% en la producción de bienes de consumo no duradero y del 5,2% en la producción de los bienes de consumo duradero. La consecuencia es que el paro en el sector industrial tiende a aumentar. Además del aumento del paro el dato publicado hoy puede estar indicando también un proceso de desindustrialización de la economía española generado por una pérdida de competitividad de nuestros productos que está contribuyendo además a aumentar de nuestro déficit exterior.


Desde hace años la industria española pierde peso en el conjunto de la economía española. La razón puede ser que la industria en España tiene una especialización productiva en sectores tradicionales (como el del automóvil, agroalimentario, metalúrgico o químico) en detrimento de sectores más recientes como son aquellos que gozan de una mayor dotación tecnológica. Lo que también puede estar explicando que la productividad (y el crecimiento de la misma) en España sea más baja que en la UE o EEUU.

Otra explicación es que España lleva años deslocalizando empresas, también industriales. Los empleos de los sectores españoles más expuestos a la competencia internacional, como son los industriales, están siendo transferidos a países con menores costes de mano de obra. Las empresas industriales españolas y las extranjeras que están o estaban en España están invirtiendo de forma masiva en economías emergentes como China y el este de Europa con el objetivo de poseer centros de producción cercanos a los mercados con un mayor potencial de crecimiento a la vez que se benefician de unos menores costes de mano de obra. Además, empresas industriales extranjeras que antes invertían en España deciden ahora invertir en otros países.

Pero junto a las deslocalizaciones, el posible aumento del paro en la industria española hay que encontrarlo también en las reestructuraciones de nuestras empresas industriales, fusiones, adquisiciones, quiebras y externalizaciones que también pueden provocar pérdidas netas de empleo. Esta posible destrucción de empleo o menor creación de empleo en la industria española debería ser compensada con una suficiente creación de nuevas empresas, nueva inversión y aumento de capacidades de producción en territorio español que genere nuevo empleo. Si esto no se produce el paro seguirá aumentando y puede pasarle factura al gobierno en las próximas elecciones.

Comentarios

Emilio Portes 10 enero 2008 - 12:24

Creo que la excesiva dependencia del sector industrial del tirón inmobiliario, puede empezar a pasar factura en otros ámbitos, muchas veces hemos leido en este blog acerca de la falta de inversión en I+D, la escasa productividad, etc.. y es ahora cuando la economía crece menos cuando los paises de escasacompetitividad sufren más.

El paro ha aumentado y creo que lo seguirá haciendo, vienen tiempos duros y si a esto se le añade una subida de tipos, puede pasar factura al gobierno.

María 10 enero 2008 - 13:08

Francia retrocedió un 1.5%, Alemania un 0.9%, y España un 0.6%, respecto a Octubre de este año, así que no creo que sea un factor achacable a España, quizás a la fortaleza del euro. Aunque china creció a ratios del 17.3, lo cual aunque son cifras envidiables para los europeos, suponen igualmente una desaceleración respecto a meses anteriores.

De paso, me gustaria comentar la situación respecto a China, pues estas navidades leia casos como el que las jugueteras están volviendo a traer parte de su producción deslocalizada de España a China, alegando tanto cuestiones de seguridad y calidad en la produccion, como ante todo el que se habian encontrado con problemas de abastecimiento, pues no pueden llevar productos a las tiendas en plazo desde China, así que para pedidos urgentes van a producir en España, para así poder servir sus productos en menos de 15 dias. Así mismo alegaban que al final no repercute tanto en el producto final el bajo coste de la mano de obra en China, así que no sé, si China sigue incrementando su salario sobre el 15% anual, si realmente afectará a largo plazo a la industria europea, o antes al contrario, es un mercado inmenso que cuando empiece a consumir incrementará nuestra producción.

Hará un par de años lei un articulo de principios del siglo XX, donde se hablaba de la amenaza de los productos chinos en los mismos terminos que ahora, y la realidad es que no afectó lo más mínimo, así que no sé que acabará ponderando más. En cualquier caso me gustaria saber vuestra opinión sobre la “amenaza china”.

Por otra parte, al margen de que la caida de la producción industrial sea o no por causas endogenas españolas, o más bien por causas europeas, pues realmente España ha bajado su produccion industrial menos que el resto, no creo que los españoles valoren dicho factor de cara a las elecciones generales, como no lo hicieron durante los mandatos del PSOE de Gonzalez, donde a pesar de llegar a tener España 3 millones de parados (un 25% de una población activa muy inferior a la actual), lo que le hizo perder las elecciones fue la corrupción. Yo creo que los españoles no asocian la marcha economica del pais con el gobierno, al menos no de una manera significativa. En fin, ya se verá.

Saludos.

Fabio Casasús 10 enero 2008 - 15:12

El impas de las autoridades con respecto al estado de nuestro modelo productivo industrial es un hecho que a puesto de acuerdo a sindicatos y patronal, algo no muy habitual:

Ignacio Fernández Toxo (secretario de Acción Sindical de CCCO): « El acuerdo del diálogo social firmado por Gobierno, patronal y sindicatos en 2004 recogía una preocupación compartida por todos: la necesidad de modificar el modelo productivo. Pensábamos que la creación de un Ministerio de Industria sería clave, pero no ha sido así. Ni tan siquiera se ha conseguido abrir una mesa de diálogo sobre este asunto. No ha habido voluntad política. Durante la primera parte de la Legislatura, en la época de Montilla, el ministerio se dedicó a recuperara antiguas competencias y, pasados unos meses, a preparar la candidatura de Montilla a la presidencia de la Generalitat. Clos llegó y tuvo que ponerse al día. Han sido cuatro años perdidos. Los resultados de Industria en materia de política energética y de política industrial son pírricos. Hay que tomar decisiones importantísimas en materia de política industrial, turística y no se ha hecho».

Ángel Fernández (Responsable de política industrial de UGT): « Han sido cuatro años perdidos, la apuesta del Ministerio de poner en marcha hasta ocho observatorios sectoriales no ha aportado soluciones reales. Y es una pena porque ese trabajo hubiera sido muy importante en un momento en el que la construcción está perdiendo empuje, en un momento en el que debería de ser la industria la que tome el relevo como motor de la economía. Hay un clima empresarial favorable respecto a las inversiones en el sector industrial. Un clima que no están aprovechando ni la administración central ni las autonómicas. En nuestro país las medidas adoptadas en materia industrial han puesto de manifiesto una política indiscriminada y obsesiva de privatizaciones y una política tardía de liberalizaciones; un modelo de competencia pasiva de bajos costes laborales y una apuesta por la investigación y la innovación tecnológica que ha sido deficitaria en cuanto a planificación de la inversión, recursos destinados a I+D+i civil, inversión empresarial e impulso del desarrollo tecnológico».

Por su parte la CEOE critica el Plan Estratégico para la Economía Española, recuerda que la industria da empleo a más de tres millones de trabajadores (el 16% del total del empleo) y reclama, por ejemplo, la simplificación de la normativa, diferente en cada comunidad, «que puede poner en riesgo la unidad de mercado», y que establece condiciones desiguales en función del territorio donde su ubique la empresa. «Ésta es, sin duda, una de las principales trabas para el ejercicio de la actividad industrial»

Jose Antonio Menéndez 11 enero 2008 - 11:56

Puede que le pase factura, pero también tiene argumentos para situar esta crisis a nivel europeo.
Ayer el BCE ha amenazado con subir los tipos de interés si la subida salarial en la Eurozona se descontrola, para evitar la espiral inflacionista (En Alemania se ha pactado una subida salarial del 8% a millón y medio de funcionarios, en principio basada en la subida de precios).

Creo que todo depende de cómo manejen los dos principales partidos los datos durante la campaña, aunque también es cierto que cuando la repercusión de la crisis alcanza al bolsillo la perspectiva global se puede nublar…

María 11 enero 2008 - 13:04

El que Cataluña tenga que pedir agua a Almeria, eso sí que influye en el electorado, pues el que a la panaderia vayan más o menos clientes y se gasten más o menos dinero, no se sabe si imputarlo al gobierno o no, aunque la gente pensará si el pan sube porque ZP quiere que usen biodiesel en vez de gasolina.

Creo que hay que asumir que los electores tienen baremos bastante distintos a los economistas para tomar sus decisiones electorales. Porque nadie en la calle comenta nada del PIB, y sí que lo hacen sobre el tema del agua, de la subida de los alimentos, de la delincuencia, de la corrupción de los ayuntamientos, y esas pequeñas cosas que piensan que son cosa del gobierno, porque lo de buscar trabajo y un buen sueldo tienen claro que es cosa suya, no del gobierno.

Porque nunca he oido a nadie decir, si mejora su sueldo, que eso ha sido gracias al gobierno, ni siquiera si lo pierde. Ni siquiera oí decirlo a la gente cuando perdian su trabajo, por decenas de miles, entre el 92 y el 95. Lo más que oia a la mayoria de la gente era hacer teorias sobre si las mujeres debian trabajar o no, sobre si habia que destruir las máquinas para que estas no eliminaran los puestos de trabajo, y otras teorias igualmente rocambolescas..Pero nadie hablaba sobre que España estaba basando su crecimiento en industrias tan cíclicas como la construcción, en vez de en alta tecnologia, pues esa misma gente no se veia capaz ni de montar dicho tipo de empresas, ni siquiera de trabajar en ellas.

Transformar España en una democracia. Hacer que los españoles dejen de ir tanto a misa. Hacer que acepten a los negros y a los maricones, son cosas que se consigue con un simple cambio de mentalidad a través de dos telenovelas, cuatro chistes malos y la variación del pensamiento politicamente correcto…Pero el que una persona pase de saber de memoria la lista de los reyes godos, a que sepa programación informatica, lleva mucho más tiempo, pues eso no se cambia con un simple cambio de mentalidad, si no con conocimientos. Serán sus nietos los que tengan tales conocimientos. Mientras, ellos, harán casas, carreteras, hospitales, aeropuertos, bares, discotecas, y lo que haga falta, para que sus nietos puedan estudiar sin el agobio vital que ellos tuvieron.

Así que a Gonzalez lo echaron porque el partido se le llenó de chorizos, y a Aznar por meterlos en una guerra, y a ZP lo echaran si piensan que está rompiendo España, siendo permisivo con los corruptos, o humillando a España al negociar con ETA, nunca por invertir poco en I+D.

Jose Luis Borrallo 11 enero 2008 - 14:37

Si los españoles no aprendemos de una vez por todas a exigir a nuestros políticos que nos den alternativas, que nos hablen de soluciones nunca tendremos políticos de verdad, sino vividores de “lo público”.
Cietamente somos un país de ideologías y uno es socialista o de derechas porque lo es, porque sociológicamente ha sido educado en eso, aunque difícilmente sepa lo que es “eso”. Yo abogo por un rotura de esos yugos, por juzgar a los partidos por sus propuestas, por sus logros y no por ideas más o menos trasnochadas o fantasmas de no se qué pasados que valen para engañar a los que se dejan.

Fernando Peral 11 enero 2008 - 18:14

Dudo mucho que las próximas elecciones se decidan en función de criterios económicos, aunque cabe pensar que, dado lo que se nos viene encima, estos pesarán en una parte importante de electores, especialmente los más afectados por la crisis; pero su número aún no es muy importante (unos 120000 hasta diciembre, y tal vez 100000 más de aquí a marzo, mientras que la diferencia de votos para que uno de los grandes partidos alcance una mayoría absoluta ronda el millón de votantes).

Sin embargo, lo que se plantea en estas elecciones no es quién administrará mejor la crisis, sino si España, tal y como era hasta ahora, es decir una monarquía parlamentaria basada en los principios de unidad territorial y de mercado y de solidaridad entre todos los españoles, es la España que los españoles queremos, o si los españoles en su mayoría no quieren seguir siéndolo. Las alternativas que se plantean son tan fundamentales que nada de la economía se podrá resolver hasta que se haya zanjado esta cuestión. Los fundamentos económicos de ambas opciones son tan fundamentalmente diferentes que no cabe reflexionar al respecto hasta después de las elecciones. Parece que bancos e inversores así lo creen, y que van a esperar hasta conocer el resultado electoral para determinar sus estrategias de inversión (y desinversión).

María 12 enero 2008 - 12:18

Como decia Jose Luis Borrallo, la docotomia izquierda derecha, al menos, a mí, también me resulta antinatural, y me imposibilita ser una cosa u otra, pues yo soy liberal, y estoy contra los conservadores, sean de derechas o izquierdas.

Me resulta más natural la dualidad yanki, con liberales y conservadores, que la nuestra, porque yo aquí no sé lo que es ser de derechas, más allá de no ser de izquierdas.

Cuando ganó Bush, me dió por mirar la composición de su electorados, y mi impresión fue que aquí Bush sería socialista por el origen de sus votos, pues son votos de los pueblos, como los que obtiene en España el PSOE, el cual se dirige al electorado más conservador ideologicamente, pero más desfavorecido economicamente, al tiempo que pone su acento en que el PSOE es un partido ideologicamente liberal, cuando sus electores no lo son.

Igualmente, el PP, pone su ahinco en la defensa de los valores tradicionales, cuando se electorado es urbano y más liberal, incluso libertino, pero economicamente más pudiente.

Para mí, ambas posturas son totalmente hipócritas y absurdas, y parece que más que dirigirse los politicos a la gente que piensa como ellos, intentan engañar y confundir a la gente. Este sistema politico actual tan delirante, para mí es imposible que permanezca si el nivel intelectual de los españoles sigue aumentando, pues me resulta insultante para el intelecto.

Saludos.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar