29
Ene

Divergencias entre la Reserva Federal y el BCE

Escrito el 29 enero 2008 por Rafael Pampillón en Política Monetaria

Desde la aparición de los fantasmas de una recesión económica la Reserva Federal de Estados Unidos (FED) y el Banco Central Europeo (BCE) han adoptado posturas contrapuestas frente a las turbulencias e incertidumbre que se han adueñado de la economía mundial. Una asimetría que denota dos estrategias monetarias diferentes: la continental (el bloque europeo) y la anglosajona (principalmente EEUU, Canadá e Inglaterra).

Las diferencias de estrategia son claras: la FED decidió el martes pasado bajar tres cuartos de punto el tipo de interés, dejándolo en el 3,5%, mientras que al día siguiente el BCE manifestaba, por boca de su presidente, su intención de no alterarlo, manteniéndolo en el 4%. Como es natural, esta disparidad posiblemente generará una apreciación del euro frente al dólar.


¿Por qué hay diferencias entre la FED y el BCE? 1) Probablemente, porque la situación a ambas orillas del Atlántico no es semejante. Efectivamente si analizamos la situación de ambas economías, la estadounidense está claro que padece una crisis bancaria notable. Aunque falta por conocer algunos datos, parece que hay más entidades americanas que europeas que poseen un elevado volumen de créditos impagados. En términos macroeconómicos, crece por días la probabilidad de que Estados Unidos entre en recesión, mientras que Europa presume que no va a sufrir más que una ralentización de sus tasas de crecimiento, sin crecimiento negativo, al menos en el 2008.

2) Además, es preciso considerar también que la misión atribuida a la FED es distinta a la del BCE. Tanto en EEUU como en Inglaterra los bancos centrales muestran su preocupación ante un crecimiento vacilante, el aumento del paro y la delicada situación de un sistema bancario perturbado por la crisis inmobiliaria. El BCE, sin embargo, sigue insistiendo en que su problema es la inflación. Todo se resume en una cuestión de prioridades. Del lado estadounidense, la FED tiene asignada la doble misión de velar por la estabilidad de precios y asegurar el crecimiento económico (mostrando más preocupación por éste último) a lo que se añade una relación clara con el Gobierno federal, en particular en las áreas responsables de política económica. En cambio, el BCE tiene como única misión, tutelar la estabilidad de precios con el objetivo de anclar sólidamente las expectativas de inflación para evitar una mayor volatilidad en mercados ya altamente volátiles.

No parece que, por ahora, el BCE siga los pasos de la FED.

Comentarios

María 29 enero 2008 - 17:08

Para que algo sea cierto, debe serlo en todas las circunstancias. Así tenemos que la FED estaba en el 2000 con los tipos al 6.25, pasó a bajarlos hasta el 1%, luego emprendió de nuevo la escalada, y ahora los vuelve a bajar con fuerza. En todo ese periplo, el BCE, ha ido al compas, pero nunca al mismo ritmo ni con la misma intensidad, y en cualquier caso, en ese mismo interín, el dolar siempre ha estado depreciandose, por lo que si hay una correlación entre tipos (que la hay), esta no lo suficientemente fuerte como para ser la que marque el tipo de cambio, o eso me parece a mí.

Fernando Peral 30 enero 2008 - 12:05

Otra gran diferencia entre la Reserva Federal y el Banco Central Europeo es que la primera dedica su labor a un mercado cohesionado por una política fiscal de aplicación en todo su territorio (el Internal Revenue Tax), a la que se adaptan las políticas fiscales de los Estados, con una política exterior clara y común, respaldada por el ejército más poderoso del mundo, y con un mercado que tiene una larga tradición de transparencia, libre circulación y movilidad laboral, y donde la libre competencia es algo asumido y aceptado.

Por su parte, el Banco central Europeo actúa en un mercado donde aún se están instaurando, con gran dificultad, los principios de la libre competencia, donde las políticas fiscales de lo miembros son dispares y, en algunos casos, puramente “oportunistas” (caso de algunos de los países que ingresan en la Unión, al menos durante los primeros años tras la adhesión), mno existe una política exterior ni una política de defensa comunes, y el mercado dista mucho de ser transparente.

Esto hace que, en una misma coyuntura económica, los efectos de la política monetaria del BCE tenga repercusiones muy distintas según el estado de la Unión de que se trate; así podemos ver las enormes disparidades en términos del poder de compra de los ciudadanos, de deuda exterior, de liquidez, etcétera y, por tanto, de crecimiento y de tasas de desempleo y subempleo.

En mi opinión, el Banco central Europeo es una pata de un banco cojo, la segunda pata es la unidad del mercado, y la que falta es la de la fiscalidad común.

Esta contradicción ya se está poniendo de manifiesto, especialmente en los países más endeudados de la Unión (y España es el más endeudado y con mayor déficit exterior), que puede poner en peligro la estabilidad económica de los estados y que va a requerir medidas estructurales a largo plazo y la aplicación de parches urgentes a corto plazo (intervención del BCE para reajustar el tipo de cambio entre el Euro y las principales divisas, medidas para paliar las situaciones de mayor desequilibrio dentro de la Unión, etcétera).

Una vez más, todo dependerá de los políticos que gestionen la crisis y se cumple de nuevo el viejo adagio: “Si tú no te ocupas de la política, tarde o temprano la política se ocupará de ti”.

María 30 enero 2008 - 14:05

A raiz de lo que dice Fernando Peral, introducidiria lo que acaba de decir Greenspan en Berlín: Poco pueden hacer en una economia global, como la actual, los bancos centrales o los gobiernos, con medidas monetarias o fiscales…y mira que el ha luchado contra ellos desde el organismo más poderoso del planeta, la FED.

Luis M.Alonso 30 enero 2008 - 14:24

Parece entonces que si vuelven a recortarse hoy los tipos (FED), los inversores que hoy tienen sus dineros invertidos en EEUU los recolocarán en la zona euro.
Esto incrementará la demanda de euros en la zona euro, se deprecia el $, se aprecia el €, y lo peor nos INFLUYE. Nos caen las exportaciones, importaremos mas y nos obligarán a tomar decisiones que pueden afectar a nuestra tasa de interés que si no van acompañadas de cierto equilibrio por el lado de la oferta nos genera tensión inflacionista en la zona.
436907

SamSS 30 enero 2008 - 16:54

Pues preparense que ya se comento que si USA entra finalmente en recesio puede que llegue al interes 0.

María 30 enero 2008 - 18:43

http://www.invertia.com/mercados/divisas/graficos.asp?idtel=DI000EUDOLAR&TipoPeriodo=7

En esta gráfica puede apreciarse la repercusión que ha tenido en la revalorización del euro el que los yankis hayan estado subiendo sus tipos de interes más agresivamente que los europeos estos dos últimos años. Es decir, que el dolar se ha depreciado a pesar de que los tipos de interes yankis han subido por encima de los europeos.

Igualmente puede apreciarse que desde octubre, fechas en las que ya se intuia que la FED actuaria bajando tipos, el tipo de cambio no ha hecho que el euro siga subiendo.

Luca Sottani 6 febrero 2008 - 21:15

¿Cual es el rol de la Bce? Evidente que no tiene la misma misión de la Fed. La Fed se ocupa de tener bajo control la inflación y también tiene un rol activo en las decisiones de políticas de crecida económica del los Estados Unidos. En Europa no existe una política económica común y por eso el unico objetivo de la Bce es lo de tener bajo control precios y inflación.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar