15
Ene

Debilidad de la industria europea

Escrito el 15 enero 2008 por Rafael Pampillón en Unión Europea

Según datos publicados ayer por Eurostat, la producción industrial de los 13 países que comparten el euro descendió un 0,5% en noviembre respecto a octubre, debido a las caídas de la producción en las cuatro principales economías de la Eurozona. Así, la producción industrial descendió un 1,0% mensual en Alemania, un 1,5% en Francia, un 0,9% en Italia y un 1,3% en España.

Las causas coyunturales de este descenso pueden ser la fortaleza del euro y la desaceleración de la demanda mundial están afectando a la industria de la eurozona. A ello se unen causas estructurales como es la pérdida de productividad con respecto a las nuevas potencias industriales como China. Los resultados publicados hoy refuerzan otros síntomas de debilidad de la industria Europea: la productividad crece de forma menos pronunciada que en EEUU con una presencia cada vez menor de la industria europea en el comercio mundial. Ello se debe a que Europa tiene además una especialización mayor en los sectores industriales tradicionales en detrimento de las nuevas tecnologías a lo que se une una cada vez mayor debilidad del tejido industrial de las PYMES industriales europeas.


Además ese diferencial de crecimiento de la productividad entre EEUU y la UE se explica tambiénpor la importancia de las reestructuraciones que se han llevado a cabo en EEUU. Mientras que la productividad de la industria europea aumentaba a un ritmo de 2,6% anual entre 2000 y 2006, en los EEUU crecía a un ritmo que duplicaba el europeo: 4,9%. Este diferencial de crecimiento de la productividad se puede explicar, en gran medida, por el mayor dinamismo del mercado interior americano y por el gran esfuerzo de innovación, racionalización y reestructuración que ha experimentado la industria americana: la demanda interior creció un 14% en términos reales en EEUU frente al 9% en la UE y, sobre todo, la mejora de la productividad americana se debe a que el empleo industrial retrocedió un 15,8% frente a un retroceso del 5,4% en la UE para el periodo 2000 – 2006. Así, por ejemplo, la productividad industrial se ha estancado en países como España e Italia, donde el empleo industrial se ha mantenido constante entre 2000 y 2006.

Sin embargo, entre 2000 y 2006 las exportaciones industriales europeas han crecido un 11% de media anual. Dicho de otra forma, el crecimiento mundial y la globalización de los intercambios permiten que la industria europea tienda a vender más fuera de Europa que en Europa. (Aunque las exportaciones chinas han crecido a un ritmo del 25,4% anual). Además hay sectores industriales europeos que sufren más que otros la competencia internacional. Es el caso del sector textil, dónde el empleo y el valor añadido han retrocedido un 19% en la UE. Un sector en el que las importaciones europeas han crecido más rápido que las exportaciones y la competencia internacional lo que ha ejercido una presión a la baja sobre los precios, lo que perjudica a la industria pero beneficia al consumidor. Esta evolución no significa que la industria textil europea esté destinada a desaparecer: sigue siendo el segundo exportador mundial por detrás de China. Pero la apertura de los mercados ha provocado un retroceso doloroso para los productos de baja gama del sector textil. Sin embargo, este es un de los pocos casos en los que la industria europea ha visto mermada su generación de valor añadido, por lo que sería un error generalizar y extenderlo al conjunto de la industria.

Existan además ciertas desigualdades entre los Estados miembros de la Eurozona en cuanto a su potencial industrial. Mientras que Alemania, Bélgica y Holanda han incrementado su presencia en el comercio mundial, España, Francia e Italia han experimentado un crecimiento de sus exportaciones industriales inferior al de la media mundial. Es por ello que la preocupación por la competitividad de las empresas industriales europeas es una realidad. El dato publicado ayer, junto con el bajo crecimiento de la productividad, contribuye a aumentar el pesimismo sobre la industria europea y puede suponer un retroceso en el empleo industrial.

Comentarios

Pedro Arribas 14 enero 2008 - 13:28

Si como dice, entre 2000 y 2006, las exportaciones industriales europeas han crecido un 11% de media anual (casi nada) ¿Se puede decir que hay una pérdida de competitividad de la industria europea?

Rafael pampillón 14 enero 2008 - 18:36

Querido Pedro: Si lo vemos desde el punto de vista de la productuvidad, la industria europea parece que pierde competitividad. Pero si lo vemos desde la participación en las exportaciones mundiales, la industria europea se mantiene. Las exportaciones chinas están aumentando rapidamente su participación en las exportaciones mundiales de bienes pero lo hacen en detrimento de las industrias americanas y japonesas, cuyas exportaciones han crecido mucho más lentamente que las exportaciones europeas. Por lo tanto, de forma general, se puede decir que no hay una pérdida de competitividad de la industria europea. Sin embargo, hay sectores que sufren más que otros la competencia internacional. El textil es uno de los pocos casos en los que la industria europea ha visto mermada su generación de valor añadido. Pero sería un error generalizar y extenderlo al conjunto de la industria.

Jose Luis Borrallo 14 enero 2008 - 21:01

Es sorprendente que economías como las italiana y francesas estén perdiendo competitividad con el exterior de forma tan acuciada. Sarkozy ya habla de suprimir la jornada laboral de 35 horas para aumentar la productividad y hace lobby en los países africanos para vender sus productos.
¿donde están nuestras leyes o proyectos para dinamizar nuestra economía? ¿por qué no se apoya a la PYME como se merece por su peso en el PIB?

Jose Antonio Menéndez 15 enero 2008 - 12:58

¿Cuál es el principal factor del éxito de la industria alemana frente a la de otros países desarrollados como para ser el primer país exportador del Mundo?

Conozco desde dentro la fabricación en el sector de infrastructuras móviles de telecomunicaciones y en un estudio de costes que hicimos en mi Empresa resultó que era más barato instalar un equipo en paises de Sudamérica fabricado en Alemania que un equipo fabricado en Brasil (posiblemente también por las trabas a la exportación en éste país).

Sin embargo los costes laborales de nuestras fábricas en Alemania son muy altos y si no se externaliza más fabricación a países low cost es sin duda por las presiones de los sindicatos y otros agentes sociales.

María 16 enero 2008 - 12:48

Haciendo un ejercicio teórico.

FERRORIVAL, que cotiza a PER 22, si con la crisis bajara su beneficio tan sólo un 50%, estaria cotizando, si mantuviera su precio actual, a un PER de 44 en plena crisis, cuando en crisis, las constructoras no pasan de PER 6, así que según una simple regla de 3, y aunque FERROVIAL haya caido ya un 50% desde máximos, no estaria si no en el inicio de su caida, pues basandonos en anteriores crisis de la construcción, como la del 92-95, FERROVIAL podria caer perfectamente hasta los 15 euros, sin que llegara a poder decirse que está barata, con lo que aún podria perder el 75% de su capitalización sin entrar en infravaloración.

Aún así, mientras caiga, todos los analistas dirán que hay que aprovechar las caidas para comprar, pero cuando esté sobre los 15, entonces dirán que hay que actuar con prudencia, aconsejaran no comprar y entonces será cuando empiece a subir..SIEMPRE PASA LO MISMO, sólo cambian los argumentos.

Jose Antonio Menéndez 18 enero 2008 - 11:25

A este tipo de presiones de otros agentes sociales me refiero en mi post anterior.

http://www.elpais.com/articulo/economia/ministro/aleman/rebela/finlandesa/Nokia/elpepueco/20080118elpepueco_4/Tes

Como veis tampoco Alemania es ajena al problema de la deslocalización.

Jesus de la Torre 18 enero 2008 - 13:44

Respecto a los comentarios que haceis, yo siento ser tan pesimista, pero vivo el problema de la deslocalización en primera persona.
El asunto es muy sencillo. Los materiales cuestan lo mismo en todo el mundo, y las máquinas también. Lo único que diferencia la fabricación de un producto son el know how (ya cada vez menos porque el conocimiento viaja muy rápido) y los costes de mano de obra, que serán siempre más caros en Europa que en el resto del mundo.
A esto le podemos añadir todos los condimentos que queramos, como fortaleza de moneda, desacelaración de la demanda, etc. pero al final del día el problema es el mismo: Europa fabrica caro, y por tanto la industria tiende a desaparecer (con escasas excepciones tipo Irlanda, Gales, etc. que con políticas especiales llaman a las empresas a instalarse a bajo coste). Por desgracia para España, ni comemos, ni dejamos comer.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar