19
Dic

Por favor, ayuda: no sé a quien votar.

Escrito el 19 Diciembre 2007 por José María O'Kean Alonso en Economía española

Sí, sí, comprendo que a estas alturas este desconcierto no es propio de un español como soy yo. Pero llevo tantos años explicando esto de la economía, que todo me da vueltas en la cabeza y últimamente me acecha permanentemente el concepto de los costes de oportunidad. Son esos costes, o falta de ganancia, en los que uno incurre si hace otras cosas. Y es que ando perplejo. No estoy en edad de tener más hijos y por ello estoy perdiendo 2.400 €/ año de ayuda social por no intentarlo -y con la posibilidad in vitro de los mellizos sería el doble-. No tengo hijos en edad escolar y pierdo 6.000 € por no agobiar a mi hijo para que apruebe el curso, aunque yo le tenga que hacer los deberes. Gano más de 3.200 € al mes y no tengo derecho a que el Estado me garantice una vivienda. Creo que tengo más de 30 años y ya no me dan 240 €/mes por irme de mi casa, algo que seguro está deseando mi mujer. Dicen que van a bajar los impuesto pero tampoco voy a tocar bola ni en IRPF, ni casi en Patrimonio…. Y tampoco tengo pensión que me incrementen ahora, por eso de la inflación no prevista por no comer conejo. ¿Es que no le intereso a nadie? ¿Nadie va a darme algo para que le vote? ¿Tan extraño soy?

En fin…., fuera de bromas, estos programas sociales, además del coste presupuestario que suponen por las subvenciones en sí, del coste de gestión para las distintas administraciones públicas que son responsables de administrarlos y de la distorsión que implican en el mercado de la compra y alquileres de viviendas, profesores particulares, carnes y alimentos en general e, incluso, de los anticonceptivos, tienen algo muy positivo: los candidatos han optado por los incentivos para cambiar los comportamientos. No nos han obligado por ley a tener un hijo más, ni a irnos de casa al tener una edad o a aprobar por mandato las asignaturas de un curso de enseñanza básica. Nos premian por adoptar determinados comportamientos. La ley y los incentivos, al fin parece que algo ha cambiado. Es como si el Gobierno y la oposición hubieran hecho caso a aquella gente tan de derechas y tan olvidados que se encuadraban en la Economía de la Oferta. Claro que puede que en período electoral nos muestren los incentivos y después caiga sobre nosotros todo el peso de la ley o simplemente nos olviden, como están haciendo conmigo. Claro que seguro que me lo tengo merecido.

Comentarios

Miguel 20 Diciembre 2007 - 01:53

Pues bromas aparte, que como broma queda muy bien, la mitad de los españolitos se darían con un canto en los dientes ganando la mitad de lo que usted gana, y ya no te cuento si tienes menos de 30 años, darías botes de alegría. Te encontrarías en la parte más privilegiada de la población, la parte en que incluso puedes pensar en no solo alquilar, sino incluso en hipotecarte. Porque pongamonos serios señor, ustedes tendrían una situación económica peor, pero como licenciados, tenían más oportunidades, no tenían hipotecas de 30 (o 35!) años y a los 25 era una edad razonable para comenzar a pensar en tener familia. Ahora a los 30 todavía estas entre tu ultima beca y tu primer empleo.

Yo no se cual es la fórmula mágica, y tal vez mucha subvención lo único que hace intentar poner parches a algo a lo que nadie quiere meter mano, pero una cosa está clara: la vivienda, algo más que básico para poder vivir en el mundo en el que vivimos, no es asequible para la inmensa de los españoles y ya veremos a ver que pasa con todas las personas que se han hipotecado hasta las cejas y el euribor no para de subir y subir, ahora que estamos en crisis, a ver quien le pone al cascabel al gato. Si no estuvieramos en la UE, era para temerse un corralito argentino.

Y ya no hablemos de la inflación real, no la que ponen en los telediarios, la real. Subidas de un 18% el pan, el café, los huevos, lo que comemos todos los días.

Honestamente, viendo a la mayoría de mis compañeros de facultad, luchando por poder encontrar un trabajo minimamente digno, en el que no trabajes medias de más de 50 horas semanales y que llegues a fin de mes para que puedas vivir solo o con tu pareja en un apartamento.

De veras, yo me acercaría a la gente de a pie, la generación de los 25-35 si que no sabemos a quien votar, todos nos han engañado.

jmokean 20 Diciembre 2007 - 11:21

Como ya ando más allá de los 50 años y no lo pasé muy bien de joven y echaba más horas que ahora, y me costó casi veinte años sacar la cátedra y sigo dando clases en la Universidad pública, y ganaba mucho menos que el equivalente a los famosos mil euros, y tengo un hijo entre 25 y 30 años, por lo que sé qué ocurre, planteo si debemos esperar que el Estado solucione todos nuestros problemas, si al final serán los propietarios de los pisos los que van a subir el alquiler y se van a favorecer de la medida y, si seguimos, planteo si hemos cambiado la cultura del esfuerzo propio por la exigencia de la subvención, que en lugar de destinar fondos a una formación adecuada a los nuevos retos, que es lo que el país necesita, los dedica a buscar vías suaves de salida. Pero, en fin, el punto de vista particular es el que impera en el análisis.

Pablo 21 Diciembre 2007 - 09:38

Amigo Miguel, no desesperes que estás empezando. Creo que hablo con conocimiento de causa pues he vivido la travesía del desierto que mencionas y que nuestros padres vivieron (pregunta a esa generación qué son tipos de interés e inflación altos) y con muchas horas trabajadas de esfuerzo y dedicación llegaréis lejos. Es imposible comparar y valorar preferencias y utilidades individuales, pero es cierto que actualmente estamos en una situación que ni ellos soñaban, siendo España un país de primera línea mundial. ¿Que nos es imposible acceder a una vivienda sin hipotecarte de por vida? cierto, es un problema. Pero dejemos al mercado actuar y exijamos a los partidos gobernantes (locales y nacionales) y que gobierne medidas eficientes para fomentarlo.

Miguel 21 Diciembre 2007 - 18:33

Se agradecen las palabras de animo. De todas maneras, me parece que el artículo destila una idea de que los españoles somos unos vagos y queremos que papa Estado nos lo de hecho. Desde luego el estado del bienestar no es precisamente lo que diferencia a España del resto de paises europeos, teniendo unos niveles de protección más bien bajos (nunca fueron altos, todos sea dicho).

Decir que mi generación no se ha esforzado, me parece una palabra vacía. Nos hemos formado, nos hemos ido al extranjero, hemos aprendido idiomas, y aun así es díficil encontrar trabajo en nuestro país. Yo no digo que encuentres un maravilloso trabajo (el que siempre soñaste) antes los 30. Un trabajo digno. Solo se pide eso. Menos de mil euros (la famosa generación mileurista), becas en vez de puestos de trabajo (abuso de la figura del becario), te encuentras de bruces que con eso el banco no te da crédito, por tanto desterrado al alquiler, el cual probablemente sea el unico que puedas permitirte.

Jornadas de 50 (o incluso 60 horas) y mejor callarse porque sino hay 50 esperando a la puerta a que te levantes de la silla.

Señores, asi esta el mercado laboral en España, la precariedad es el pan nuestro de cada día. Luego se preguntan porque la gente quiere ser funcionaria, pues porque no quieres que te echen a la menor!

El tema de la vivienda es un desproposito de los dos grandes partidos políticos. Mientras los consistorios locales tengan como fuente de financiación la venta (o mejor dicho especulación) del suelo. Casos como el Pocero demuestran que se puede ganar dinero y a la vez tener precios de venta equiparables a la vivienda protegida. Y este señor hablaba de alrededor de un 8-10% de beneficios – es decir, después de gastos y salarios (solo un edificio de 20 pisos estamos hablando de unos cuantos millones).

Algo no funciona en España y es esta cultura del pelotazo, del deporte nacional de defraudar al fisco y si no lo haces es porque eres “tonto”.

Siento mucho estos comentarios, pero esto es lo que siente la mayoria de la juventud, y al igual que usted señor O’Kean, no sabemos a quien votar.

Beltrán Caruana 21 Diciembre 2007 - 23:14

José María,

en primer lugar felicitarte por el premio que has recibido al Mejor Profesor, una lástima que no tuve la suerte tenerte de profesor.

Creo que a pesar de todo tienes bastante claro a quien votar, como yo también lo tengo. La pregunta es…¿ se le puede explicar a la gente de a pie? Creo que es dificil.

jmokean 23 Diciembre 2007 - 14:58

Una parte de mi comentario inicial aludía que a la hora de votar miramos nuestros intereses más inmediatos, pero deberíamos también de considerar el interés general, el proyecto en común. Y ésto es algo que los políticos deberían plantear. Pero en estas elecciones, se están llevando las cosas a extremos muy personales y por eso consideraba con un tono de broma, que me he quedado en terreno de nadie. Es lógico, según las estadísticas, alerdedor de los 50 años, es la etapa de tu vida en la cual tus ingresos son más altos y el Estado no debe preocuparse de mí, ya lo hará cuando me jubile. Como sabemos, el espacio de los votantes medios, lo que se denomina el centro, es el que decide quien gana y por eso ahí están volcados. También es sabido que en las últimas elecciones hubo una alta participación de los jóvenes que apoyaron al PSOE y que suelen abstenerse, y también por eso quieren mantener estos votos e inciden ahí. Mi comentario, también quería poner encima de la mesa esta relativa “manipulación”.
En cuanto a Miguel, en los últimos cuatro años he sido Vicerrector en mi Universidad, la Pablo de Olavide de Sevilla, y he llevado las Fundaciones. Una de ellas se preocupa de las prácticas y la búsqueda de empleo. Por lo general, en Sevilla que no es Madrid, no tenemos alumnos en paro. La economía española, como decimos los profes, está en Pleno Empleo. Pero lo ha conseguido bajando los salarios y las condiciones laborales. ¿Qué es mejor una alta tasa de paro y salarios altos y empleos de calidad? o ¿prácticamente pleno empleo, salarios bajos y condiciones de empleos ciertamente precarias? Siempre es difícil responder, pero creo que si entras en el mercado de trabajo, como becario, a tiempo parcial, con contratos temporales, como autónomo o como sea, después es más fácil seguir progresando. Siempre con esfuerzo y con la idea clara de que hay que seguir adquiriendo concocimiento y transformándolo en talento. Y aquí sí que vamos al fondo de la cuestión. El tejido productivo español, con cada vez más excepciones, se ha especializado en trabajos de baja productividad y por eso paga salarios bajos, presionado además por la competencia internacional. Y ésto es lo que hay que cambiar y en lo que hace falta una política clara, que, en mi opinión, ni la tuvo el Gobierno anterior ni la está teniendo éste.
El otro día en una reunión muy interesante, analizando los Presupuestos del Estado, planteé que detrás de ellos no había ninguna política. Y uno de los participantes me dijo que si me refería a una política económica, podría ser verdad que no la hubiera. Pero que lo que había era Política Política, es decir la política para ganar las elecciones. Agudo comentario. Touché.
Ten en cuenta, Miguel, además, que viviendo en el Sevilla, el espíritu de la subvención es más fuerte y se nota más. No se apoya la excelencia, ni el talento, que es lo que necesitamos. Ayudan a los que lo hacen mal. (La ayuda a los débiles o a los que no tienen oportunidades es más que justa, pero como estas personas no suelen votar, pasan de ellos). Mi temor, es que esta política de la subvención, que no ha sido muy fructífera para Andalucía, aunque si lo ha sido para el partido en el Gobierno andaluz, se instaure en España…. Y creo que vamos por ahí. Vamos a copiar el modelo.
Sinceramente y con una visión de largo plazo por la edad que ya tengo, creo que estamos mucho mejor que antes y con unas oportunidades inimaginables entonces. Ánimo esfuérzate y creo que en pocos años me comprenderás mejor…. Pero puede también que yo esté en un error.
Y en cuanto a la felicitación por el premio al mejor profesor, muchas gracias. Es una gran satisfacción. He salido nominado muchas veces y he ganado cinco veces este premio. Me ayuda a seguir esforzándome y es un gran regalo de mis alumnos. Como dice una canción africana: “El único sentido de la vida, está en la lucha. La victoria o la derrota depende de los dioses. Por tanto celebremos la lucha”. Y tengo que seguir luchando. Feliz Navidad.

Juan 16 Mayo 2011 - 16:00

La verda es que no soy muy político. Pero a la vista de lo que esta sucediendo y lo que estamos viendo todos los días en los medios informativos, la cuestión es preocupante. Según unos. el partido contrario son unos mangantes, que no se preocupan de nada y que no saben gobernar y viendo las actuaciones de estos, que no ayudan a nada absolutamente y solo critican con ánimo de hacerse con el poder, sin proponer ningun plan que pueda solucionar los graves problemas que tenemos los españoles, Me crean la sensación de que ninguno de los fuertes merece ser botado y por ello mis dudas. Si voto en blanco a quien beneficio, porque, por otr parte, tambien quiero cumplir con mi obligación de ciudadano.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar