23
dic

La profecía de Jeremy Rifkin: el fin del trabajo

Escrito el 23 diciembre 2007 por Rafael Pampillón en Economía Mundial

Me pregunta Pedro Arriba, en un comentario a la entrada “El gobierno de España contrata a un ludita” si puedo hacer un resumen del libro de Jeremy Rifkin “El fin del trabajo (End of Work, 1995)”. Voy a dar unas pinceladas y a hacer unos comentarios. Este libro, publicado en EEUU, explica con todo lujo de detalles como las nuevas tecnologías de los ordenadores y de las comunicaciones destruyen más puestos de trabajo que los que crean.

Rifkin despliega en el libro un detallado cuadro de situación sobre los dramáticos efectos que el explosivo avance de las tecnologías de las comunicaciones y los ordenadores provocará en el ámbito laboral a nivel mundial. ¿Cuales son esos efectos? Según Rifkin una desocupación tecnológica creciente y la definitiva extinción de millones de puestos de trabajo ¿Cuál es y ha sido la realidad? Que aunque la tecnología, especialmente la informática, haya destruído millones de puestos de trabajo, sin embargo, el número de puestos trabajos ha crecido casi continuamente, a la vez que aumentaban los salarios reales. Como dijo John Kennedy en los años 60: “Si los hombres tenemos suficiente talento como para inventar nuevas máquinas que destruyen puestos de trabajo, también tenemos la capacidad de hacer que las personas que han perdido su empleo vuelvan a trabajar”.


En los últimos 200 años millones de trabajadores manuales han sido reemplazados por máquinas. Pero a la vez y precisamente gracias al progreso económico se han creado muchos más puestos de trabajo que los que se han destruido. La idea de que la tecnología es capaz de crear mas puestos de trabajos de los que destruye es algo bien conocido por los economistas. En el pasado y en el presente cuando las nuevas tecnologías reemplazaron a los trabajadores, siempre han aparecido nuevos sectores capaces de absorber a aquellos trabajadores que han perdido sus puestos de trabajos.Es cierto, tal como señala Jeremy Rifkin en el libro que comentamos, que en el siglo XXI las máquinas, especialmente los ordenadores y los robots, están siendo introducidos mucho más rápidamente de lo que lo fueron en las dos primeras revoluciones industriales. Por tanto, y siempre según Rifkin, esto significa que los países tienen menos tiempo para reemplazar con nuevos empleos a las personas que han perdido su trabajo. Es decir, hay menos tiempo para formar a la gente que tiene que realizar las nuevos tareas.

¿Cuál ha sido la realidad? La realidad ha mostrado que el paro no solo no ha aumentado sino que ha disminuido. Que los ordenadores son muy baratos y que permiten hacer el trabajo más eficiente y agradable. Que en algunos servicios, el trato directo con los consumidores es cada vez menos necesario. Que el teletrabjo permite a las empresas generar trabajo en otros países. Así, trabajadores con un sueldo relativamente bajo y ubicados en la India acaban haciendo programas de software para las multinacionales. En este sentido, las nuevas tecnologías no sólo no reducen la demanda de trabajo sino que la aumentan. Insisto las nuevas tecnologías crean más puestos de trabajo que los que se destruyen. No se si contesto a Pedro Arriba pero me pregunto ¿Dónde está el paro que, según Rifkin, ha generado el cambio tecnológico?

Comentarios

JsMalo 23 diciembre 2007 - 18:11

Querido Rafael Pampillon, en mi opinión, el escenario descrito por Rifkin(sólo se de Rifkin lo que usted ha resumido en el blog) no considera el desplazamiento que se produce en la Oferta Agregada, conjunto de bienes y servicios a precio de mercado de un país. Los incrementos en tecnología(bienes de equipo y conocimientos), pueden dar como resultado mayor paro a corto plazo.

A medida que las personas que ocupaban los puestos de trabajo extinguidos debido al incremento en tecnología se jubilan o se colocan en otros puestos, la tasa de paro generada por avances en tecnología se reduce, es decir a largo plazo no se produce paro por avances tecnológicos.
La tecnología va a compañada de aumentos en eficiencia y también que la masa laboral se desplace hacia otros sectores. Así, se puede decir que a largo plazo la tecnología no produce mayor paro y genera una mayor productividad.

JsMalo 23 diciembre 2007 - 18:13

un saludo a todos y Felices Fiestas!!!

Jose Luis Borrallo 24 diciembre 2007 - 08:42

La tecnología es rechazada por aquellos que la temen igual que siempre a ocurrido con todos los avances de la humanidad. Se teme a lo desconocido y por lo tanto se prefiere el inmovilismo.
El avance de la tecnología indudablemente ha generado pérdidas de puestos de trabajo, pero de igual manera a creado otros hasta entonces impensable y de mayor calidad, mejorando el nivel de vida de los países y sus habitantes. No olvidemos que los avances tecnológicos en la agricultura han podido suponer que se pueda responder al crecimiento demográfico con mayores y mejores cosechas, o los de la medicina con conseguir elevar la esperanza de vida, etc.
Es por esto por lo que aunque se viesen efectos “colaterales” en los avances tecnológicos siempre serían menos deseables que el crecimiento-avance cero.
Quizá a lo que Rifkin quiera referirise es que estos avances se producen cada vez más rápidos y es ahí donde el reto se encuentra: ¿somos capaces de adaptarnos a medios cambiantes tan rápidamente?

Antoni Munar 26 diciembre 2007 - 20:40

Un aspecto de la tecnología es que no solo son conocimientos que nos permiten crear nuevos medios de producción, sino que además nos proporcionan los medios para transformar directa o indirectamente el medio en que nos desenvolvemos. Ese cambio está siendo tan grande, que como diría Marx, un cambio cuantitativo se está volviendo cualitativo. Dos aspectos me llaman la atención: por una parte que la tecnología nos está librando de la ley de los rendimientos decrecientes -que ha hecho que se dijera que la economía era una ciencia lúgubre desde los tiempos de Malthus- y se ven cada vez más industrias con rendimientos crecientes, lo que crea nuevas oportunidades. Y en connexión con el comentario de José Luis, el medio en que nos desenvolvemos ya no es “la naturaleza”. El hombre no lucha ya contra los elementos o contra otros hombres en una continua rapiña, sino que lo hace en un ambiente social, donde de cooperación forzada, y eso está dando lugar a toda una nueva serie de problemas y situaciones.

David 8 junio 2010 - 11:05

Visto con retrospectiva, la profecia de Rifkin no era tan descabellada.

Profeta 21 julio 2010 - 18:24

ZAS, en toda la boca.
El paro ya está aqui.

Rafael Pampillón 21 julio 2010 - 18:44

El paro ya está aquí. Si. Pero ¿Es un paro tecnológico como dice Rifkin o es un paro por insuficiencia de demanda? Parece que los economistas están de acuerdo en afirmar que el paro que padece el mundo con bajos crecimientos económicos y con casi deflación es un paro por insuficinecia de demanda agregada.

Ángel Pardo 7 junio 2011 - 00:49

De hecho, Rifkin plantea el hecho de que la insuficiencia en la demanda es un reflejo de la producción masiva y barata (que está claro es gracias a la tecnología). Si tenemos tecnología que produce a mayor escala y a muchísimo menor precio, no se contratan personas. Hay paro.
Si hay paro, hay personas que no pueden consumir, por lo tanto hay insuficiencia en la demanda.
Además; Rifkin es lo más lejano a ser un “anti-tecnología”. Muy por el contrario, plantea esta problemática, y “la solución” que plantea no es “Fin a la tecnología!”, sino que dada esta realidad, se debe volver al “el tercer sector”, este es, no el sector productivo (del mercado) ni el sector público (del gobierno); es el sector de las ONGs, los grupos seculares, las organizaciones de servicio, las organizaciones fraternas, las organizaciones para el arte, el deporte, la cultura.
Este es el planteamiento que hace Rifkin, para que estén más informados.

Jordi 4 enero 2013 - 02:55

Y ahora, en plena crisis, a 4 de enero de 2013… siguen opinando lo mismo?

Alberto 30 abril 2013 - 17:56

Un escenario futuro de alta tecnología y de enorme productividad por persona, unido a un pleno empleo es una absurdo, acabaríamos con el planeta y los recursos energéticos a la carrera.

Supondría crear un sistema que desperdiciaría nuestros recursos finitos para generar productos que ni siquiera podríamos consumir.
No esta pasando ya?

La solución tonta de este sistema económico ridículo e ineficaz la oigo a diario en los medios.
Consumamos mas! Esto estimulara la economía y se crearan puestos de trabajo, obsolescencia programada, SI no duran los productos, haremos más y eso conseguirá mas puestos de trabajo.
Que fluya el crédito, para que la gente consuma y por lo tanto podamos producir, producir que?
Basura?
El sistema funciona para crecer, pero…no tiene freno, el capitalismo sigue una curso lógico de competitividad, alta tecnología, mayor productividad ahorro en empleados que lógicamente lleva al paro, a la contaminación y que solo se mantiene si el crecimiento es infinito, es decir, el problema es el sistema económico.
Cambiemoslo y empezemos a tener debates serios de una vez ya.

Alberto 30 abril 2013 - 18:05

Y otro de los grandes problemas del sistema es…
… ayudar al prójimo, crear música, cuidar de los niños o de los dependientes, o de nuestras personas amadas, ser limpio, no derrochar, no contaminar, alimentar a la familia adecuadamente, escribir poesía, pintar, reflexionar, escribir peliculas dirijirlas actuar o tocar música.
Todas estas actividades tan necesarias para la humanidad son hoy en día cada vez más despreciadas al no estar pagadas, el arte, la cultura comienza a perder posibilidades de negocio debido a internet done los archivos se clonan sin gasto, son actividades limpias y útiles pero no están monetizadas y no están por tanto valoradas, y sin embargo estoy con Rifkin que la solución pasa por valorar económicamente estas actividades.
Pongamos un ejemplo, el trabajo de nuestras abuelas no estuvo nunca monetizado ni valorado incluido en este sistema económico.

Javier 20 junio 2013 - 19:25

Es un artículo interesante, aunque ha envejecido fatal con los años. Todos hemos visto el desempleo extremo que sufrimos en la UE, incluso en los US es bastante alto.

En cuaquier caso, en este texto no analizas el posible impacto de avances como el coche sin conductor de Google, las impresoras 3D o software de lenguaje natural como Siri de Apple en el mercado laboral, que eran las cosas a las que Rifkin se refería.

La idea de que empresas tecnológicas como Facebook (1000 empleados) o Google (30.000 empleados) generan más empleo del que destruyen creo que está cayendo por su propio peso. Nada puedes hacer que una máquina no haga mejor ni más rápido. Incluso el propio Instituto de Empresa dejará de tener sentido cuando los profesores sean sustituidos por software docente con tecnologías similares a Siri y conectado a todas las bases de datos de la red (ya poco a poco va avanzando, de hecho, la formación online, que eventualmente hará innecesarios a los profesionales docentes y os dejará en el paro, qué curioso, esa misma tecnología que tan fervientemente defendéis).

Jaume Mora 10 octubre 2013 - 09:49

Un articulo malo, que demuestra la escasa capacidad de análisis de algunos economistas, Riftkin es una de las mentes mas brillantes de los últimos 20 años. Sus previsiones se están cumpliendo con implacable precisión. Riftkin dice que la era del “trabajo”, esta llegando a su fin. Claro que habrá trabajo que hacer, pero el modelo “trabajo”, contrato, horario, salario, eso fue algo del siglo XX que se esta acabando como se esta acabando la era que los sostenía. Cuando lean ensayos háganlo con sentido critico, pero sobre todo … sin miedo.

Dejar un Comentario

*