15
Dic

Aumenta el déficit exterior y las necesidades de financiación

Escrito el 15 diciembre 2007 por Rafael Pampillón en Economía española

Al hilo de lo que dice José Ramón Díez en el post anterior, voy a comentar los datos publicados ayer por el Banco de España sobre la balanza de pagos española. El déficit por cuenta corriente de España (déficit con el exterior), en los nueve primeros meses de este año, alcanzó 75.486 millones de euros, frente a 63.601 millones en el mismo período de 2006; es decir, un aumento del 19%. Este déficit equivale al 9,8% del PIB ya que el PIB en los tres primeros trimestres de este año fue de 771.084 millones de euros. Se trata del déficit exterior más alto del mundo en términos relativos al PIB (si consideramos solo a los países de tamaño grande y medio).

¿A qué se debe un déficit exterior tan elevado? El enorme déficit exterior de España se debe, en primer lugar al elevado déficit comercial (compramos más bienes en el extranjero de los que vendemos). Un aspecto que puede agravar todavía más esta situación es que estamos aumentando nuestro diferencial de inflación con la Eurozona, situado ahora en el 1% (3,1% la Eurozona y 4,1% España, la más alta de la Eurozona si excluimos a Eslovenia). En segundo lugar, al déficit de la balanza de rentas y, por último, al déficit de la balanza de transferencias corrientes.


La pregunta clave es si es sostenible o no el déficit exterior. Es sabido que para financiar el déficit exterior España está apelando a los mercados financieros internacionales, endeudándose. Hasta ahora existía un cierto acuerdo de que gracias a estar en el euro había una gran facilidad para obtener financiación en el exterior. Sin embargo, esta necesidad de financiación puede ser más problemática en momentos de restricción del crédito como el actual. Ahora las economías más vulnerables son aquellas que dependen más de la financiación internacional. Como consecuencia algunos economistas ven indicios de que el panorama está cambiando hacia una desaceleración mayor de la economía de la que predice el gobierno. Esto supondría uno o dos años de bajo crecimiento para España. Ello favorecería la necesaria disminución de las importaciones y mayor equilibrio con el exterior.

Los españoles hemos comprado bienes de consumo importados, bienes de equipo y casas utilizando dinero prestado por los extranjeros. Los financiadores de otros países han confiado en que las empresas, bancos y familias españolas devolverán esos créditos. Los economistas llevamos algún tiempo insinuando que algún día España tendrá que pagar las deudas y dejar de depender tanto del crédito de otros países ¿Conseguiremos reducir nuestro déficit exterior y, por tanto, las necesidades de financiación o por el contrario seguirán aumentando?

Comentarios

Antonio Correa 14 diciembre 2007 - 17:42

Por cierto, en la balanza de pagos española en septiembre. Por primera vez en mucho tiempo, en el acumulado de los nueve primeros meses del año, la necesidad de financiación (72.963 millones de euros) no se ve cubierta por el resultado de la cuenta financiera (72.756 millones de euros).

Pero analizando exclusivamente el resultado de septiembre, el primer mes después del inicio de las turbulencias, se ven otras cosas preocupantes. Así, las inversiones en cartera del exterior en España se redujeron en 683 millones de euros, frente a un aumento de 8.246 millones en septiembre de 2006. En ese mismo mes, la necesidad de financiación fue de 8.564 millones de euros (7.448 millones en septiembre de 2006), mientras la entrada de ahorro procedente del exterior ascendió a 1.080 millones (10.137 en septiembre de 2006).

Es decir, los activos del Banco de España frente al exterior disminuyeron en 8.996 millones de euros. La explicación a lo anterior es que los mercados de crédito están cerrados desde agosto y nadie es capaz de conseguir financiación. Alguien me puede decir si en este este contexto la economía espñaola es más vulnerables que otras economías.

Pedro Arriba 14 diciembre 2007 - 17:54

Es verdad que, como dice, el enorme déficit exterior de España se debe al elevado déficit comercial. Sin embargo, si comparamos los datos del déficit de de los 9 primeros meses de este año con los 9 primeros del año pasado observamos que la ampliación del déficit de la balanza por cuenta corriente se debió, en primer lugar, al aumento del déficit de la balanza de rentas, y, en menor medida, al incremento de los saldos negativos de la balanza comercial y de la balanza de transferencias corrientes. En estos nueve primeros meses la necesidad de financiación de la economía española, se ubicó en 72.963 millones de euros superior a la contabilizada en igual período de 2006, de 60.361 millones.

ana 15 diciembre 2007 - 13:55

Quizá nos de una pista el saber que en noviembre los bancos y cajas de ahorros españolas solicitaron en las subastas rutinarias de liquidez que celebra el Banco Central Europeo un volumen récord de 40.368 millones de euros, un 14,04% más que en el mes anterior.

La sequía de liquidez es cada vez mayor. La creciente tensión existente en el mercado interbancario, por las reticencias de los bancos a prestarse dinero entre sí, han disparado el euribor hasta máximos de más de siete años, y el mercado de cédulas y titulizaciones, una de las principales vías para financiar el crecimiento del crédito de los últimos años, permanece congelado desde hace cuatro meses.

Ante este panorama, el Banco Central Europeo se ha convertido en la fuente de liquidez de la banca eurozónica y también española.

No obstante, a pesar de estas cifras, desde el Banco de España apuntan que no se trata de una señal de alarma, sino que las entidades están tomando medidas de cautela para asegurarse liquidez hasta la entrada del año que viene. De hecho, desde la propia institución han recomendado en varias ocasiones que se retengan en balance emisiones de deuda, principalmente cédulas y titulizaciones, con el fin de utilizarlos como garantía de los préstamos que reciban del BCE.

La dificultad de conseguir financiación en el interbancario, donde las entidades se prestan a corto plazo, es un problema que afecta a todos los bancos de la eurozona; pero el parón en la actividad de titulizaciones y cédulas afecta especialmente a las entidades españolas, que se habían mostrado muy activas en este mercado, lo que les permitía obtener financiación rápida y adecuada a sus necesidades. Ahora deben acudir al BCE; lo comido por lo servido, lo que no se consigue en un sitio (mercado de titulizaciones y cédulas) se consigue en el BCE.

Jose Luis Borrallo 16 diciembre 2007 - 11:57

Uno de los problemas que más me preocupa a mí sin despreciar por supuesto las dificultades de financiación es que la economía española no está invirtiendo en futuro.
Estados Unidos tiene también una balanza exterior muy desequilibrada, con un déficit galopante y no por eso deja de ser una economía fiable. Es ahí donde me preocupa la cuestión. Un Banco te presta dinero si tiene la seguridad de que eres “solvente”. ¿Es la economía española solvente?
La pobre inversión del exterior en nuestro país en donde los órganos reguladores dan lecciones de “politización”, unos presupuestos generales expansivos no creibles con una situación económica claramente recesiva, unos cambios de modelo productivo no claros en donde prima el talonario (subvenciones)para tener contentos a unos pocos a costa de unos muchos y un modelo autonómico-nacionalista (federal asimétrico de psiquiatra- sic); están desincentivando la inversión extranjera.
Decía John F. Kennedy a los mandatarios latinoamericanos cuando le pedían dinero a EEUU que “si tú te ayudas, yo te ayudaré”. Algo así pediría yo a nuestros gobernantes. Más dinero al sistema productivo, más inversiones en I+D+i (de la de verdad) y en enseñanza, y menos subvenciones a estómagos agradecidos. Esto seguremente garantice menos necesidad de exportaciones y más creación de riqueza “sostenible y exportable”.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar