27
Nov

Portugal: una economía desastrosa

Escrito el 27 noviembre 2007 por Rafael Pampillón en Unión Europea

El pasado mes de abril escribí un post en este blog de economía en el que ponía de relieve el declive de la economía portuguesa y las diferencias existentes entre la economía lusa y la española. Hoy me voy a ceñir exclusivamente a la situación económica del país vecino.

Portugal experimentó un crecimiento económico medio del 4% en la segunda mitad de la década de los 90. Sin embargo, a partir de entonces el PIB empezó a desacelerarse progresivamente alcanzando un crecimiento de tan solo el 0,2% en el 2006. El paro ha pasado del 4% en el año 2000 al 8,4% en 2007. Los desequilibrios macroeconómicos (inflación y déficit exterior) generados durante el periodo de expansión (1995-2000) crearon una situación difícilmente sostenible. Uno de los principales resultados fue y es el elevado déficit público. Primero, porque no supieron frenar el fuerte crecimiento del gasto y en segundo lugar a causa de la ralentización de los ingresos fiscales asociados a la fase descendente del ciclo económico. Los déficit públicos alcanzaron el 3,1% del PIB en 2003, el 5,3% en 2004, el 6,1 en 2005 y el 4 en 2006 a pesar de tener que recurrir a medidas extraordinarias para intentar mantener el déficit por debajo del límite del 3% exigido por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y poder cumplir así con los requisitos de convergencia impuestos por la UE. En el periodo 2000 – 2007, Portugal mostró una clara divergencia frente a la UE12 al registrar una tasa de variación media anual del 0,7% inferior a la media de crecimiento de los países de la Zona Euro (2%).


La desaceleración de la economía portuguesa en el año 2006 fue el resultado de una disminución acentuada de la contribución de la demanda interna al crecimiento del PIB y en especial de la caída de la inversión así como de la ralentización del consumo Público. Portugal también se está viendo perjudicado por la subida del petróleo. El Programa de Estabilidad y Crecimiento para el período 2005-2009, presenta la estrategia de desarrollo económico y de consolidación de las cuentas públicas que se pretende seguir, basada en tres objetivos centrales: 1. Intentar aumentar el crecimiento económico que permita retomar la convergencia con la media europea y alcanzar en 2009 un crecimiento del PIB del 3%; 2. reducir el déficit de las Administraciones Públicas en porcentaje del PIB, hasta un valor inferior al 3% a partir de 2008; 3. invertir, a partir de 2008, la tendencia creciente del peso de la deuda pública en el PIB.

De acuerdo con el Economic Survey of Portugal de la OCDE, y pese a la ligera mejora de la actividad económica prevista para el presente año (1,8%), la economía lusa seguirá creciendo a un ritmo inferior al resto de Europa por lo menos hasta el 2010. ¿Verá Portugal la luz al final del tunel?

Comentarios

Fabio Casasús 27 noviembre 2007 - 12:57

Teniendo en cuenta el cambio de ciclo que se está produciendo en las economías desarrolladas y que los principales retos que Portugal ha de afrontar son de carácter estructural dudo mucho que su economía pueda experimentar síntomas de convergencia hacía sus vecinos europeos en el corto e incluso en el medio plazo.

Juliana santin 27 noviembre 2007 - 13:57

En 2006 el PIB portugués creció 1,3%, la tasa más baja de toda Europa. Haciendo una comparación con algunos países del este, como vimos en nuestra ultima clase, República Checa, Malta y Eslovena ultrapasaron los índices portugueses del PIB per cápita que, si en el 1999 correspondían al 80% del PIB per cápita de la Zona del Euro hoy bajaron para el 70 %.
Portugal fue el primer país amenazado por la Comisión Europea por ultrapasar seguidamente los límites del déficit de las cuentas públicas fijados en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC). El déficit llegó a atingir el 6,8%, el índice más alto de la zona del Euro. The Economist, analiza si la economía portuguesa no será el nuevo enfermo europeo.
Sin embargo, parece que la situación está cambiando y que Portugal verá la luz al final del túnel pues segundo la Comisión Europea el PIB portugués tiene una previsión de crecimiento del 1,8% en el 2007, 2 % en el 2008 y 2,1 % en el 2009. En la Zona del Euro la previsión es de 2,6 % en el 2007, 2,2 % en el 2008 y 2,1 % en el 2009, lo que significa que Portugal tendrá índices crecientes al contrario de los demás países.

Roberto Palla 27 noviembre 2007 - 14:11

Pienso que uno de los hechos que limita el crecimiento de la economía portuguesa es el actual estado de la balanza comercial que se ha encontrado en números rojos de dos dígitos en todos los años desde el 2001 (excepto en el 2003 donde igual se mantuvo en -8,5%). Ya he mencionado esto en un post anterior en este mismo blog pero quizás una de las apuestas que tiene Portugal para darle un empujón a su economía y mantener competitividad internacional es aumentar el nivel de sus exportaciones a través del incremento del turismo. Es probable que con un euro tan apreciado como esta por los momentos sea difícil atraer turismo que no sea interno, quiero decir de la Unión Europea. Sin embargo hay que tener en cuenta el tan temido enfriamiento del mercado inmobiliario el cual afectara seriamente el poder adquisitivo en países como España y que al disminuir la capacidad de consumo de estas sociedades es posible que optaran por ir a destinos más cercanos como es el caso de Portugal.

Darío Jose Sánchez-Junco 27 noviembre 2007 - 16:22

La entrada en la Comunidad Económica Europea supuso un revulsivo para Portugal, pero también un reto en la búsqueda de una mayor convergencia y así poder entrar en el Sistema Monetario Europeo.
Dicha convergencia supone además una garantía para los ciudadanos de que sus gobiernos tienen que seguir unas políticas de convergencia determinadas. Un buen ejemplo lo tenemos con España, que a pesar de haber tenido varios gobiernos tanto de izquierdas como de derechas, todos se han visto “limitados” a seguir una pautas de política económicas convergentes a la Unión Europea. Muchas veces determinadas políticas “impopulares” no podrían haberse implantado de no ser porque “lo exigía la Unión Europea”.
Sin embargo, parece que Portugal en los últimos años adolece de cierta “relajación”. Los últimos datos tanto de PIB, Paro y déficit público lo avalan, es decir, un “desastre” parafraseando el enunciado de Rafael Pampillón.
De hecho, esta situación ya se produjo en Portugal (1998-2000), debido a una actitud laxa en los presupuestos del ejecutivo socialista de Antonio Guterres, complicando la convergencia de Portugal en la Unión Europea.
Seguramente Portugal debería volver a mirar hacia atrás y ver qué es lo que ha hecho bien. Qué políticas económicas llevadas a cabo en los años 90 han funcionado y tratar de seguir los mismos pasos.
Entre las políticas llevadas a cabo destacaría las siguientes:
1º- Medidas de ajuste (por ejemplo: Quantum), que buscaban la estabilidad en el tipo de cambio, disminuyendo el diferencial de inflación con el europeo. Así como otras reformas llevadas a cabo, como el plan de reformas y modernización del país, denominado “Programa de Corrección estructural del Déficit Exterior y de desempleo “. Básicamente se buscaban llevar a cabo políticas restrictivas que atajaran los principales problemas macro del país: déficit público, inflación, desempleo y déficit de balanza comercial.
2º- Política Monetaria: La inflación fue el principal objetivo del gobierno portugués, impulsado por los criterios de la unión Europea. Para ello se trato de reducir los tipos de interés, que por otro lado estaban atrayendo capital especulativo al país, con lo que aparecieron graves dificultades para estabilizar el tipo de cambio.
3º- Política fiscal: Política fiscal estuvo limitada por el Pacto de estabilidad de la UE (déficit público cero en épocas de estabilidad). Reducción del gasto público (2001: 51,5%), una de las medidas adoptadas fue la reducción en gastos de defensa.
4º- Política laboral: el control de la inflación tuvo que pasar por un control de los salarios nominales, cuya reducción fue posible gracias a la aquiescencia de los distintos sindicatos portugueses. En el 2002 el gobierno propone una subida del 2,5%, que considera imprescindible para la convergencia europea, sin embargo los sindicatos pedían un 6%. Como he comentado anteriormente, los criterios de convergencia “liberaban” en cierta medida a los gobiernos al tomar dichas medidas impopulares, pero que todo el mundo más o menos “aceptaba” ya que eran impuestas por Europa.

Conclusión: Las esperanzas están puestas en que el Programa de Estabilidad y crecimiento (2005-2009) permita retomar la convergencia con la media europea. Sin embargo, cabría preguntarse cuáles habrían sido los datos macro portugueses en el caso de que no hubiera existido las limitaciones impuestas por Europa. Seguramente mucho peores.. Está claro que la capacidad que tienen los gobiernos de hacer mal las cosas es ilimitada.

Rodrigo Aguilar 27 noviembre 2007 - 18:07

El 2006 cerró con un pequeño crecimiento del 1,3%, por debajo del promedio de la zona. El nivel de desempleo alcanzó un 7,7% (el más alto en lo que va del siglo), mientras que la inflación se disparó hasta alcanzar un 3% (debido a los altos precios del petróleo). La inversión ha bajado hasta situarse en un 20,9% como porcentaje del PIB y la deuda pública sigue al alza, con un nivel de 64,8% como porcentaje del PIB.

Para el 2007, las previsiones sitúan al crecimiento en niveles del 1,8% lo cuál representa una pequeña mejora, pero aún en niveles inferiores al resto de la zona. Pero la buena noticia viene del lado de las cuentas públicas, ya que se cree que el déficit podría cerrar en un 3%, nivel que cumple con el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea. Sin embargo el verdadero reto está en crear situaciones que generen un incremento de la demanda doméstica y mayor atracción de inversión extranjera para que el crecimiento económico sea mayor y sostenible en el tiempo.

Laura García 27 noviembre 2007 - 19:20

Creo que parte de las reformas necesarias en la economia lusa pasan por:
•Control de gasto público para frenar el déficit fiscal a través de una política fiscal restrictiva. Dicho déficit también se controlará a través de una ampliación de la base tributaria con la incorporación de la economía sumergida (reforma fiscal) que supone el 20% del PIB. Dicho freno del déficit público deberá de ir acompañado de una recomposición del gasto público hacia sectores como la educación, infraestructura y tecnología; en lugar de gastar en el sector laboral, sanidad y seguridad social.

•Inversión en formación y tecnología con la finalidad de incrementar la productividad y por tanto la competitividad en el mercado externo como medida contra el déficit exterior creciente, cuyo pronóstico para el año 2012 alcanza el 16.2%. Dichas inversiones deberá ir acompañadas de una flexibilización de la regulación laboral en el mercado luso.
•Confianza empresarial y reforma institucional para fomentar la inversión y hacer del aparato productivo luso más competitivo de manera que puede recuperar la posición en el mercado externo.

Karen Hobbs 27 noviembre 2007 - 19:27

Situación de Entrada:
– Entra el Euro
– Se “aprecian” los bienes y servicios portugueses debido al efecto inflacionario de la moneda común
– Aumentan las importaciones y disminuyendo las exportaciones
– Disminuye la productividad y estanca la economía
– Aumenta el paro
– Aumenta el gasto público por desempleo, seguridad social, sanidad
– El gobierno no tiene “fondos” para hacerle frente a este aumento del gasto
– Emite deuda pública
– Generando un efecto multiplicador sobre el gasto publico.

Entonces, dado este marco económico, ¿tiene Portugal esperanzas de levantar cabeza sin la herramienta de la devaluación?

Con echarle un vistazo a los resultados de los últimos intentos de estabilizar la economía habría que no…

Portugal ha intentado implementar una política de ajuste debido a la aplicación de una política fiscal expansiva y un exagerado gasto público durante los 90s.

Pero a pesar de sus intentos, continúa aumentando su déficit presupuestal, debido al creciente gasto público que busca financiar un insuficiente crecimiento económico.

Sumado a esto es la falta de competitividad de sus productos y servicios en el mercado interno y a nivel internacional, traduciéndose en un déficit en su balanza comercial.

Y por último, y quizás peor, es el hecho de que Portugal cuenta con una oferta de mano de obra encarecida y respaldada por un mercado laboral altamente rígido, que le resta competitividad en comparación con los países del este de Europa que ahora forman parte de la UE.

En conclusión, Portugal cuenta con varios picos y palas para salir del hoyo. Estas toman la forma de un fuerte control sobre el gasto público, fomentar la demanda interna y las inversiones, y por último, pero quizás mas importante, aumentar la productividad y competitividad de su economía a través de medidas estructurales de aumento de la oferta agregada, como flexibilizar el mercado laboral, disminuir su dependencia energética y subvencionar la investigación y el desarrollo.

Jose Luis Borrallo 27 noviembre 2007 - 19:49

Me comentaba en mi última visita a lisboa un distribuidor y sin embargo amigo, que el gran problema al que Portugal se enfrentaba era la creencia en sí misma. había vivido durante casi una década de la subvención de bruselas y ahora no había tejido o clase emprendedora alguna que apostase su capital para crear riqueza.
la frase era, si el estado me subvenciona yo abro una fábrica, si no, dejo el dinero en el banco. Esto ha dejado una sociedad anquilosada y sin fe en sí misma. Creo que necesitan un gobierno que sea capaz de capitalizar las ilusiones y realmente realizar reformas fiscales y económicas en donde el motor no sea el papá estado si no la inversión privada.

Beatriz Rodriguez Fernandez 27 noviembre 2007 - 20:19

Un desafío importante para Portugal lo constituye la necesidad de establecer las condiciones pertinentes para incentivar un crecimiento económico más fuerte, combatiendo al mismo tiempo el desempleo (máximo nivel desde 1987) y el déficit presupuestario (el mayor de la Eurozona) para recuperar el terreno perdido en la Unión Europea.
Portugal continúa luchando por seguir siendo competitivo dentro del marco europeo, padeciendo en su tejido industrial tradicional (textil) las importaciones más competitivas que presenta China.
Por ahora, el Gobierno ha procedido a aumentar los impuestos con el fin de frenar el fuerte déficit presupuestario existente. Portugal consiguió no obstante experimentar una mejora estructural significativa en 2006.
Por otro lado, apunta la Unión Europea el cambio que se esta experimentando en la estructura demográfica de la población, donde la población cada vez llega a mayores niveles de envejecimiento. Respecto a este factor comentar el impacto que ésta realidad va a tener en el presupuesto de Portugal, quien va a requerir y va a necesitar mantener una finanzas públicas debidamente saneadas con el fin de abordar los efectos económicos del envejecimiento de la población, con lo que implica respecto a gastos de pensión, asistencia sanitaria, etc. Con este motivo, cabe decir que es importante que Portugal consiga una situación presupuestaria sólida a largo plazo con el fin de reducir el endeudamiento y poder hacer frente a los incrementos previstos de gasto.

Carolina Franco 27 noviembre 2007 - 21:16

En los años 2001-2007 Portugal no ha tenido un crecimiento comparable al resto de países pertenecientes a la unión europea, su crecimiento al contrario ha sido muy bajo y no ha representado lo esperado por muchos, es importante que Portugal se centre en mejorar su sistema educativo y generar diferentes bases competitivas a la de costes laborales porque países del este y países asiáticos están tomando esos lugares haciendo que se pierda dicho terreno antes conquistado.

Ahora ya sin la ayuda de las transferencias comunitarias y contando con la situación actual de Portugal de un déficit de cuenta corriente de 2006 de -9.4% del PIB y con una proyección para el 2007 de -9.2%, se necesita que el país estabilice sus precios con políticas fiscales restrictivas para así racionalizar el gasto publico para no aumentar su gap diferencial entre los países pertenecientes a la comunidad europea.

Gabriela Carcamo 27 noviembre 2007 - 21:26

Tomando en consideración la entrada de los países del Este de Europa y la amenaza que estos presentan en cuanto a competitividad frente a Portugal junto con el fuerte peso de el elevado e incremento en el déficit público en los pasados años (3,1% del PIB en 2003, el 5,3% en 2004, el 6,1% en 2005 y el 4% en 2006) temo que la batalla de alcanzar a ver una luz de esperanza sea dura y los resultados se verán en un largo plazo.
El contexto actual le da mas peso que ventajas a la desventaja que presenta Portugal frente al resto de Europa. Por ejemplo, la Inversión directa extranjera (IDEXT) tiende a desviarse a los países del este por temas de costes más bajos y además se encuentra un empleado un poco mas capacitado. Por ende creo que las políticas económicas para afrentar esta situación son de tipo estructural con unos resultados por verse en un largo plazo. Además la inversión en educación, tecnología y desarrollo son clave para poder competir frente a los países del este.

No obstante cabe mencionar que la presión por parte de la UE y el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de mantener el déficit por debajo del límite del 3% impulsaran a Portugal a tomar medidas quizás más fuertes e inmediatas para enfrentar la situación.

Jose A. Menéndez 28 noviembre 2007 - 15:36

Portugal tiene dos problemas crónicos, unos es la alta presión fiscal y el otro es que se trata de un mercado endogámico.
Respecto a lo primero, quizás deberían leer este blog sus dirigentes y así conocer La teoría de la curva de Laffer.
Referente a lo segundo, creo que es un ejemplo de a lo que el nacionalismo mal entendido puede llevar cuando no se tiene una economía competitiva capaz de exportar en un mercado de libre competencia.
Es el caso de regiones españolas que se vanaglorian de su boyante economía para justificar su deseada independencia pero que sin embargo tienen una economía dependiendo un 70% del resto del país (eso sí, en este caso con un mercado interno de 45 millones de habitantes y no de 8). Así cualquiera.
Viéndolo desde el lado portugués, no me extraña que se alcen voces pidiendo el estado “Ibérico” como intento de salir de su espiral de demanda decreciente.

Stephanie Reina 28 noviembre 2007 - 18:08

Actualmente Portugal se enfrenta ante una combinación de problemas económicos que no ha sabido resolver durante sus tiempos de bonanza. Los problemas actuales son la inflación, el déficit público, un déficit por cuenta corriente y el desempleo.
Aunado a esto, la ralentización de la economía mundial hace que la economía lusa se vea seriamente afectada. Además el pertenecer a la UE trae implicaciones tales como la necesidad de convergencia con los países UE-15. Sin embargo, el período de convergencia “ya pasó” y ahora las ayudas estarán destinadas a los nuevos miembros del este. Otro factor a destacar, derivado del pertenecer a la UE, es la carencia de política monetaria, lo cual deja al país con menos margen de maniobra al planear sus políticas económicas.
En los últimos siete años, a pesar del ligero crecimiento en las exportaciones, la balanza por cuenta corriente sigue arrojando un saldo negativo. Pasó de -12,8 % en 2001 a -15,0% en 2007. Gran parte de este déficit se debe a que la balanza comercial también ha incrementado su saldo negativo de -15,5% en 2001 a -16,6 % en 2007. Asimismo, las transferencias han ido disminuyendo progresivamente de 3,7% en 2001 a 2,5 % en 2007. La situación de las exportaciones y las transferencias dificulta aún más la inversión en tecnología tan necesaria para aumentar la productividad y con ello la competitividad que llevarían a un crecimiento económico.

Adalberto Mendoza 28 noviembre 2007 - 23:19

En general estoy de acuerdo con todos los comentarios aportados más arriba. Pero pensando un poco más allá. ¿Habrá la posibilidad de que la situación económica de Portugal se deteriore tanto como para que sea expulsada de la UE? ¿Se permitirá Bruselas perder uno de sus miembros?

En mi opinión, la respuesta es un doble no. Considero que a pesar de que ya no reciba la ayuda económica que recibió hace una década por parte de Bruselas (Como España), y que esta ayuda esté siendo destinada a los nuevo miembros del este. Si la situación de Portugal sigue empeorando, volverá a estar a los niveles económicos relativos a sus vecinos que tenía cuando ingresó a la UE. Por lo que Bruselas volverá a asignarle otra vez subsidios y ayudas económicas; teniendo Portugal una segunda oportunidad de hacer las cosas bien. De seguro con fuertes restricciones económicas.

Jose Baptista 11 diciembre 2007 - 00:48

Es cierto que la economia portuguesa ha tenido dias mejores pero actualmiente se empeza haber una luz, y tenemos una cosa que España no tiene. PROFISIONAIS, y asi que la economia este recuperada trabajaremos para su mantienimiento. Otro tema es la habitacion…..
EXEMPLOS:
España: Zona ALICANTE
Aptm. 2 Habitaciones — 190.000 Euros/ +/- 1000eur.mes
Sueldo: Mensual de un trabajador normal 800eur. mensuales.
Conclusion: No puede comprar casa.
————————————————-
Portugal: Zona LISBOA
Aptm. 2 Habitaciones — entre 75.000eur y 100.000eur/ 280Eur y 350Euros mensuales.
Sueldo: Mensual de un trabajar normal 600 Eur. Mensuales.
Conclusion: Puedes COMPRAR casa.(En la pagina de http://www.remax.pt para la region de Lisboa existen 15 paginas con casas para venta).
Perdona no es un analisis Politico/Financeiro, me baseo en la realidad, de mi conoimiento porque soy Portugues, he trabajado en Portugal, España, Holanda, Inglaterra, y la verdad en España se vive bastante bien, pero en Portugal se vive mejor.
Deberian de hacer un Blog “España y su Futuro….”
Yo veo en el inicio del tunel quando la luz de apaga, y ya no puedes ni pagar tu casa.

linatiriz 1 julio 2010 - 19:57

quep aburrido pero esta chevere el blog

Isaac Núñez Aragoneses 11 abril 2011 - 17:51

Se acaba de demostrar que Portugal no ha podido aguantar la situación, y si ha eso se le suma que el parlamento no ha tenido el valor de aprobar el paquete de medidas de austeridad, el resultado es la situación actual, en la que el gobierno se ha visto obligado a solicitar el rescate de la UE, espero que las condiciones que se le impongan desde la UE (Merkel) superen en dureza al plan de austeridad que no quisieron aprobar. Este post demuestra que la situación de España es muy diferente, ya que de 2000 a 2005 cuando Portugal estaba experimentando una desaceleración España crecia por encima de 3%, y sobre todo porque antes de que comenzara la crisis mundial, Portugal partia con un deficit enorme mientras que el de España era casi 0. Parece que los PIGS se van a quedar en singular (PIG).

Isaac Núñez Aragoneses 11 abril 2011 - 17:51

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar