6
Nov

El papel de los fondos soberanos

Escrito el 6 noviembre 2007 por José Ramón Diez Guijarro en Diccionario de Economía, Economía española

El aumento de los ingresos en divisas de los países emergentes, tanto por el incremento del precio de las materias primas, como por el aumento de exportaciones de bienes y servicios a los países desarrollados está provocando la aparición de fondos soberanos dedicados a gestionar y, por tanto, rentabilizar esa riqueza en manos de las autoridades públicas. Se estima que el volumen total de activos que manejan estos vehículos de inversión ascendería a 2,2 billones de dólares (1,3% del stock global de activos financieros), aunque se piensa que en una década podrían crecer hasta 13 billones de dólares. Por países, los mayores fondos soberanos son los de Abu Dhabi (625 m.m. de dólares), Noruega (322 m.m. de dólares), Singapur (315 m.m. de dólares), Kuwait (213 m.m. de dólares), China (200 m.m. de dólares) o Rusia (128 m.m. de dólares), todo ello sin contar a países como Venezuela que están invirtiendo en el exterior de forma algo más “heterodoxa”. El más antiguo de todos ellos y el que está más profesionalmente gestionado es el de Noruega, cuyas decisiones se deciden por criterios de IRS (Inversión Socialmente Responsable).


Lo anterior no es más que el reflejo de esa paradoja macroeconómica que supone el que sean países desarrollados como EEUU o España los que tengan unas elevadísimas necesidades de financiación, mientras el exceso de ahorro sobre inversión y, por tanto, la capacidad de financiación se concentre en los países emergentes, con alguna excepción dentro de la OCDE (Alemania y Japón). Mientras esa capacidad de financiación se ha dedicado a inversiones en cartera, básicamente bonos, no ha habido ningún problema.

Pero cuando estos fondos empiezan a intentar tomar participaciones en empresas, es cuando los países implicados empiezan a mostrar reticencias a este tipo de adquisiciones. Y no sin razón, pues no parece lo más aconsejable la toma de control de empresas estratégicas por fondos que en muchos casos no se caracterizan por ser transparentes, ni tener estrategias claras de inversión. Aunque lo mismo se debería decir de los países receptores de esos fondos: deben diseñar procedimientos claros para decidir sobre las adquisiciones de este tipo de inversores, así como definir los sectores protegidos o la máxima participación en los mismos. Aunque al final todos tenemos claro que no se pueden poner puertas al campo, sobre todo, en países con una elevada dependencia de la financiación externa. La globalización en los intercambios de bienes y servicios está llevando a una globalización financiera que esperemos no se detenga en los próximos años por las tentaciones proteccionistas que suelen aparecer en momentos de problemas en el ciclo de actividad.

Comentarios

Laura Gutiérrez 6 noviembre 2007 - 20:26

En mi opinión, en el término medio está la virtud, ni cerrar la entrada a todo fondo soberano ni quedarse parado sin tomar medidas.

La economía abierta tiene sus beneficios pero debe tener unos límites, no dejando que inversores extranjeros lleguen a controlar sectores estratégicos de tu país. Es esencial analizar qué buscan estos fondos soberanos: rentabilidad o una forma de entrar en sectores estratégicos de Europa o Estados Unidos.

Lo importante es establecer unos criterios claros de transparencia para los fondos que vayan a invertir en un país. También debemos considerar que si cerramos la economía de un país a la entrada de capitales extranjeros, este proteccionismo se puede contagiar al resto de países e impidan la entrada de empresas de nuestro país.

De todas formas, parece que ya se han empezado a tomar medidas al respecto. En la UE el pasado septiembre se propuso una cláusula de reciprocidad para el sector energético. Desde el Consejo de Gobierno del BCE se está pidiendo la creación un código de conducta para estos fondos. El Ministro de Hacienda Británico ha propuesto al Gobierno que proteja a las industrias estratégicas de ser adquiridas por fondos de inversión extranjeros controlados por el Estado. Angela Merkel tendrá el derecho de vetar determinadas operaciones.

Todavía más drástica es la situación en EE UU, donde desde julio, cualquier inversión de fondos públicos extranjeros debe ser autorizada personalmente por el secretario de Estado del Tesoro o por su número dos.

Estela Santos 9 noviembre 2007 - 15:33

Yo creo que ya hay algo más que tentaciones proteccionistas. La llegada agresiva o al menos no deseada de inversiones de algunos países a través de los “states sovereigns funds” a la Unión Europea ha llevado a la Comisión a reaccionar de forma común (algo no muy usual en los Veintisiete): quieren reaccionar al unísono para contrarrestar esa política de inversiones sin correspondencia, ya que los europeos se quejan de que no hay contrapartidas.

En Estados Unidos, mientras, más de lo mismo. Tras la crisis financiera, Bush teme los esos estados usen sus inversiones para deslizarse en sectores sensibles -sobre todos los vinculados con la seguridad nacional- y generen turbulencias financieras, económicas y políticas. Además, temen una oleada de compras masivas de compañías, bancos e inmuebles. Su reacción tampoco se hizo esperar: el Tesoro ha pedido al FMI y al Banco Mundial que investiguen el modo en que operan estos instrumentos de inversión y que propongan un código de conducta.

Siempre ha sido una preocupación de los dos bloques que el capital extranjero devore algunos activos. Es cierto, tienen muchas pegas, pero también uno de los mandamientos del sistema económico es la libertad de mercado. Lo que no excluye una regulación, claro.

Inés Pérez 14 noviembre 2007 - 18:57

Yo opino que se deben poner puertas lo antes posible, antes de que empiece a descontrolarse, ya sea por los bancos centrales o por cualquier otro organismo, porque la diversificación de negocios en determinados países (especialmente en países que únicamente se dedicaron a la explotación del petróleo) podría llegar a un conflicto de intereses financieros y económicos, dañando y desestabilizando todavía más la economía a nivel global.
Tampoco vamos a cerrar los ojos a que la globalización está ahí y que va a más, pero para no llevarla a sus últimas consecuencias se deberían poner unas reglas claras, sin dobles interpretaciones, para preservar por un lado la globalización, sin que eso deje en clara desventaja a ninguna de las partes, como por ejemplo, acotando el porcentaje de participación del país extranjero en determinadas empresas clave, transparencia en cuanto a planes y decisiones estratégicas del país que quiera adquirir participaciones en países extrangero, intensificación de las inspecciones por parte de los organismos designados para ello, y cooperación total en caso de cualquier tipo de inspección, etc.

Daniel Aguilar 9 abril 2008 - 07:50

Yo opino como todos que se deben poner reglas claras, pero no es lo mismo que pediamos los países desarrollados por entrar a la Globalización, que ustedes no le hacian caso al papel del estado o que ponian gobiernos a su antojo. Pero no me quiero meter al discurso de la decada de los 70.

Ricardo Molina D 12 junio 2008 - 23:08

También resulta importante evaluar el impacto en el riesgo país de los países receptores, como consecuencia de la gran afluencia de recursos financieros que se realizan en este nuevo ciclo económico.

Por otra parte, si bien las economías emergentes han incrementado notablemente sus ingresos por exportaciones de productos, también debería considerarse que estos ingresos en gran parte provienen de la explotación de productos que no son inagotables y muy volatiles a situaciones de cambio en los mercados internacionales.

carlos rodrigo 1 agosto 2011 - 20:51

l contbiidad de la nacion es parte de la macro economia pues se mueben valores enormes no asi en la canasta familiar o micro economia a la que esta acostumbrado uno gracias los gastos de un empleado de alguna fabrica son mayores pero si analisamos los gastos de lagos en las obras emblematicas son puros valores macro luego el gobierno debe recortar gastos para asi prebber el futuro insierto de la economia nacional como lo hiso jose en la binblia en epoca de las vacas gordas en el egipto antiguo

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar