19
Nov

Los científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas, reunidos en Valencia la semana pasada, nos dicen que las temperaturas mundiales aumentan porque los humanos emitimos demasiado dióxido de carbono y otros gases invernadero. La ciencia económica nos dice que cuando se grava algo, mediante un impuesto, normalmente ese algo se produce en menor cantidad. Por lo tanto, si queremos reducir las emisiones mundiales de dióxido de carbono y otros gases invernadero, necesitamos un impuesto mundial que grave esas emisiones a la atmósfera.

En el documento elaborado en Valencia (Summary for Policymakers of the Synthesis Report of the IPCC Fourth Assessment Report) se aconseja, entre otros instrumentos de política medioambiental, los impuestos como un instrumento de lucha contra el cambio climático. Pues bien preparando la clase que tengo esta semana de microeconomía, dedicada a las Externalidades, encontré entre mis papeles un interesante artículo escrito por Gregory Mankiw titulado One Answer to Global Warming: A New Tax y publicado en The New York Times. En él se defiende que un impuesto mundial sobre la emisión de dióxido de carbono y otros gases invernadero sería más fácil de negociar que los derechos de emisión surgidos del Acuerdo de Kioto.


La idea de usar impuestos para solucionar problemas y no sólo para aumentar los ingresos del estado tiene una larga historia. El economista británico Arthur Pigou abogaba a comienzos del siglo XIX por unos impuestos correctivos para reducir la contaminación. En su honor, los libros de texto económicos los llaman ahora “impuestos pigouvianos”.

Usar un impuesto pigouviano para solucionar el calentamiento del planeta es un instrumento que permite aumentar el coste privado y convertirlo en coste social. La nueva situación (óptimo social) es mejor que la anterior (óptimo privado). Sin embargo, los políticos se muestran reacios a aceptar este proyecto. Los políticos no son partidarios de los impuestos, ya sean pigouvianos o de otro tipo. En EEUU los republicanos suelen usar la palabra impuestos solo si va directamente acompañada por “recorte de”. Los demócratas utilizan la palabra impuestos solo si va seguida por “a los ricos”.

Nos cuenta Mankiw, que por cierto también tiene un blog, que todos los gobiernos necesitan ingresos fiscales para realizar gasto público. Las naciones podrían mostrarse dispuestas a utilizar un impuesto sobre las emisiones de dióxido de carbono y otros gases invernadero como instrumento para aumentar parte de esos ingresos. El dinero no tiene que pasar de un lado a otro de la frontera. Cada gobierno podría conservar los ingresos derivados de su impuesto y emplearlos para financiar el gasto público o cualquier forma de reducción fiscal que considerase más adecuada.

Cualquier planteamiento a medio plazo que quiera resolver el grave problema del cambio climático deberá contar con China e India. Puede que el convencer a China de las virtudes de aplicar un impuesto sobre emisiones de dióxido de carbono sea la parte fácil. Lo más difícil es convencer al electorado y a los políticos estadounidenses de la necesidad del impuesto. Si no se convencen y no se pone remedio al problema la concentración de gases de efecto invernadero aumentará y causará un incremento de temperatura que resultará peligrosa para el planeta. Al menos esa es una de las conclusiones a las que han llegado los científicos, reunidos la semana pasada en Valencia.

Comentarios

Petra 19 noviembre 2007 - 09:24

Soy estudiante de economía de la Universidad Autónoma de Barcelona y fiel lectora de su blog.

Enhorabuena por la calidad de los artículos y las actualizaciones diarias.

Continúen así!

Antonio Losada 19 noviembre 2007 - 11:08

Perdone profesor ¿podría explicar un poco mejor lo del coste social y lo del coste privado? Por cierto, gracias por su contestación del sábado. Antonio

Emilio Portes 19 noviembre 2007 - 11:40

Hola,

El tema del cambio climático, ha de ser consensuado por todos los partidos y todos los gobiernos, debe ser amparado por la ONU y ha de ser un documento de peso, en el que se reflejen las medidas a tomar para tratar de mejorar a situación actual y sobre todo ser proactivos de cara al futuro y sentar las bases de comportamiento sostenible tanto economica como ambientalmente.
Un saludo.

Fabio Casasús 19 noviembre 2007 - 12:21

En mi opinión, un impuesto sobre la contaminación no va a resolver el problema. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) alerta de que el consumo de energía no deja de aumentar, incluso más deprisa de lo que indicaba en su informe del año anterior, y, según sus previsiones, en el año 2030 la demanda habrá aumentado en un 50% con respecto a la actual, impulsada sobre todo por las necesidades de China e India que doblarán sus consumos para entonces.
El problema es que la producción de petróleo no será suficiente para abastecer las necesidades energéticas mundiales por lo que se recurrirá al carbón. En China se inaugura una central eléctrica de carbón cada semana. Vamos que el futuro de nuestra atmósfera se presenta un poco negro. Yo no digo que no sirva de nada el establecimiento un impuesto piguviano a la contaminación pero lo que si opino es que será insuficiente. En las últimas décadas, el precio de la energía no ha cesado de aumentar. Sin embargo, ello no ha supuesto que se consuma menos sino todo lo contrario. Creo que podría ser una buena manera de financiar la investigación en el desarrollo de energías limpias capaces de abastecer nuestras necesidades.

Jennifer N. 19 noviembre 2007 - 14:39

Hola a todos.

He leido todos los comentarios y la mayoria me parecen interesantes. Opino que es verdad que los gobiernos y los partidos deberian concienciarnos sobre lo que está ocurriendo en el mundo, cosa que estoy segura de que muchos desconocen o están faltos de información. Eso es de lo único que se tienen que preocupar los partidos, después que se solucione el PROBLEMA o no es cosa nuestra. Creo que la solución seria que nos dieramos cuenta de que el PROBLEMA está aquí, es decir, que no es algo que pasará dentro de mucho tiempo.
Respecto al impuesto, es posible que ayude, pero no es la solución mas correcta. Yo no votaria esa OPCIÓN.
Un saludo.

Beltrán Caruana 19 noviembre 2007 - 17:45

Siempre he creido que el problema del cambio climático no es tan alarmante como algunos vaticinan. Es cierto que debemos fomentar consumos energéticos sostenibles y que para eso un impuesto puede ayudar, incentivando a aquellas empresas más responsables y penalizando el derroche. Sin embargo desde mi punto de vista la resolución a este problema viene por la vía de la investigación. Creo que para reducir las emisiones que provienen de vehículos es mas útil fabricar mejores coches que consuman y contaminen menos, que gravar los carburantes.

Paloma Infante 19 noviembre 2007 - 22:02

Después de leer lo escrito por el profesor y los demás comentarios, tengo que decir que no estoy muy de acuerdo con Fabio y Beltrán. Creo que si los gobiernos tomaran verdaderas cartas sobre el asunto e impusieran altas tasas impositivas sobre emisiones de dióxido de carbono y otros gases invernadero, podría reducirse significativamente el consumo de los agentes contaminantes. Incluso podrían dedicar parte de los ingresos fiscales obtenidos a investigación y desarrollo, para encontrar mejores formas de energía que sean menos dañinas para el medio ambiente.
Viendo el poco éxito que ha tenido el protocolo de Kyoto, creo que sería más tentador para los gobiernos este tipo de medida. Les generarían mayores ingresos, algo que, indiscutiblemente, a ningún gobierno le vienen mal.
El problema es (como dice el profesor) convencer principalmente a los Estados Unidos que es el mayor emisor del mundo con 24,3% de las emisiones totales de dióxido de carbono del planeta, seguido por la Unión Europea con 15,3% y China con 14,5% (la información corresponde a la División de Estadísticas de las Naciones Unidas del año 2002).

Ana Isabel Gonzalez 19 noviembre 2007 - 22:27

D. Rafael, soy una fan suya desde que me dio clases en el Ie, pero discrepo en cuanto a que sea dificil de convencer a los políticos, de crear nuevos impuestos con caracter social, ya que un argumento de peso podría ser de aplicación la máxima matemática “de si y solo si” revierte en pro de un mayor beneficio en el corto plazo, y que además este sea cuantificable (el ser reelegido, por ejemplo). Si tiene exito la RSC, es porque realmente se ha convertido en más que un impuesto un peaje de caracter pigouviano, en el que las empresas llenan a la sociedad de externalidades positivas, compensando las negativas, como si de una ecuación lineal se tratase, ¡y encima consiguen mayores beneficios!. Quizás pueda tratarse este impuesto como la RSC, ya que el gobierno es una gran empresa, o simplemente quizás esté algo influenciada, porque en el actual gobierno español los fines (elecciones) justifican los medios, y no se estudian medios para poner fines.

Antonio Losada 20 noviembre 2007 - 18:32

¿Nos podría proporcionar la versión en inglés del artículo de mankiw?

Mariano Benito 21 noviembre 2007 - 01:03

Coincido por completo con el profesor Pampillón en el fondo de la discusión; la aplicación de un impuesto sobre las emisiones de CO2 (una externalidad de libro) conseguirá la reducción en la cantidad de CO2 emitida.

Pero se me plantea la duda de cómo sufragarán las industrias contaminantes este impuesto y su probable pérdida de competitividad frente a las de un país vecino en el que no exista este impuesto.- No parece probable que un político arrastre electorado restando competitividad a su economía, así que no podemos contar con aplicaciones unilaterales del impuesto. Y la aplicación global en el planeta de tal impuesto recuerda demasiado a kyoto.

La esperanza que queda flotando es si hay algún nivel de impuesto que pueda ser aplicado unilateralmente. Uno que disuada de más emisisones y que también genere ingresos públicos para compensar la pérdida de competitividad.

MM 29 noviembre 2007 - 23:24

Ya siento llegar tarde a este apasionado debate. Me gustaría aportar algo nuevo que no haya sido dicho y volviendo al enfoque del Profesor Pampillón, puede que sea posible. Me pregunto si realmente los derechos “verdes” que establece Kioto no son una forma de impuestos. Al fin y al cabo se trata que unas empresas que antes en su actividad contaminaban y ahora deberán comprar unos derechos para compensar dicha contaminación, luego deberán sufrir un gasto al que harán frente por imperativo legal si quieren seguir su actividad. Yo realmente lo entiendo como un impuesto y así lo deben entender aquellas que se ven obligadas a pagarlo. Probablemente la diferencia es que la recaudación de este impuesto no queda en las arcas del Estado sino que irá a aquellas empresas que producen los “derechos verdes”, pero de nuevo si ampliamos nuestro punto de vista es saltarse un paso, porque si el Estado quisiera promover este tipo de nueva industria de alguna manera tendría que “subsidiarla”, lo que haría con el dinero recaudado de las contaminantes.
No creo que sea conveniente pensar que el cambio climático no va a llegar o tener la esperanza de que se retrase, sino que entiendo que hay que encontrar la mejor manera de contrarrestarlo. Confluyen diversos factores que nos obligan a poner hoy los medios, el deterioro del planeta es uno y la finalización de las reservas de petróleo es otra causa que nos obliga a ver otras formas energéticas.
En cualquier caso si que creo que no debemos quedarnos en una única medida, hay otras formas de incentivar nuevas tecnologías y nuevos consumos, lo que inevitablemente se convierte en una carga sobre las tecnologías o consumos existentes. Sin embargo lamentablemente y esto es algo que no piensan los políticos no se puede incentivar el uso del coche híbrido si antes no te has ocupado de hacer que los productores de coches inunden el mercado y estos no lo harán si no han vaciado sus stocks razonablemente. Yo llevo meses esperando para elegir un coche híbrido y sólo encuentro en el mercado dos modelos,… así que por mucho que me apunte a apagar la luz de mi casa dos minutos a las 20:00 horas el día que todo el planeta elija seguiremos poniendo nuestro granito de contaminación en el mundo.

MM 29 noviembre 2007 - 23:25

Ya siento llegar tarde a este apasionado debate. Me gustaría aportar algo nuevo que no haya sido dicho y volviendo al enfoque del Profesor Pampillón, puede que sea posible. Me pregunto si realmente los derechos “verdes” que establece Kioto no son una forma de impuestos. Al fin y al cabo se trata que unas empresas que antes en su actividad contaminaban y ahora deberán comprar unos derechos para compensar dicha contaminación, luego deberán sufrir un gasto al que harán frente por imperativo legal si quieren seguir su actividad. Yo realmente lo entiendo como un impuesto y así lo deben entender aquellas que se ven obligadas a pagarlo. Probablemente la diferencia es que la recaudación de este impuesto no queda en las arcas del Estado sino que irá a aquellas empresas que producen los “derechos verdes”, pero de nuevo si ampliamos nuestro punto de vista es saltarse un paso, porque si el Estado quisiera promover este tipo de nueva industria de alguna manera tendría que “subsidiarla”, lo que haría con el dinero recaudado de las contaminantes.
No creo que sea conveniente pensar que el cambio climático no va a llegar o tener la esperanza de que se retrase, sino que entiendo que hay que encontrar la mejor manera de contrarrestarlo. Confluyen diversos factores que nos obligan a poner hoy los medios, el deterioro del planeta es uno y la finalización de las reservas de petróleo es otra causa que nos obliga a ver otras formas energéticas.
En cualquier caso si que creo que no debemos quedarnos en una única medida, hay otras formas de incentivar nuevas tecnologías y nuevos consumos, lo que inevitablemente se convierte en una carga sobre las tecnologías o consumos existentes. Sin embargo lamentablemente y esto es algo que no piensan los políticos no se puede incentivar el uso del coche híbrido si antes no te has ocupado de hacer que los productores de coches inunden el mercado y estos no lo harán si no han vaciado sus stocks razonablemente. Yo llevo meses esperando para elegir un coche híbrido y sólo encuentro en el mercado dos modelos,… así que por mucho que me apunte a apagar la luz de mi casa dos minutos a las 20:00 horas el día que todo el planeta elija seguiremos poniendo nuestro granito de contaminación en el mundo.

Javier 11 mayo 2008 - 05:24

REFLEXIÓN SOBRE EL CALENTAMIENTO GLOBAL.

Sino frenamos la contaminación, y si no se hace nada pronto, va a ser demasiado tarde para tomar medidas para desacelerar el calentamiento global, porque va a llegar a tal grado el calentamiento que ya no va a ver punto de retorno y esto solo va a pasar en las proximas decadas. Se dice que en este siglo la temperatura global de la Tierra va a aumentar de 1 a 6 grados, quizas no parece nada a simple vista. Pero el aumento de grado por grado traera consecuencias muy drasticas. Cuando la tierra alcance el 3er grado de aumento ya no se va a poder hacer nada, porque el calentamiento se va a tornar incontrolable y provocara la desaparición del Amazonas a causa de enormes incendios que van a ser imposibles de frenar, eso es muy grave porque automaticamente provocara que la temperatura suba 1 o 2 grados más. Y bueno al 4to grado, el nivel del mar subira a causa del derretimiento de los polos de la Antartida, desapareciendo todos los paises con costas, o sea que las costas sudamericanas seran las 1eras seriamente afectadas. El volumen que contienen todas las masas de hielo existentes en el planeta podrian provocar que el nivel del mar subiera de 60 a 70 m!!!Va a ver supertormentas nunca antes vistas, enormes catastrofes y esto va a pasar mucho antes de lo que pensamos, quizas hasta lo vivamos nosotros, sino es asi seran nuestros hijos. Estas son algunas de las innumerables consecuencias que traera el cambio climatico y de hecho quizás hay muchas otras cosas que ni sabemos, y que ni imaginamos que puedan llegar a suceder. El cambio climatico ya lo estamos viviendo. Grandes desastres naturales que antes ocurrian cada decadas, ahora cada vez ocurren mas seguidos. Estos fenomenos cada vez acurren con mas frecuencia e intensidad. El desprendimiento de grandes bloques de hielo esta ocurriendo en los en los polos, masas de hielo gigantes de centenares de km cuadrados. Si bien el desprendimiento de esos bloques que colapsaran no tendran un efecto en la elevación del nivel del mar, significa una alerta que algo no anda bien, porque esos desprendimientos de esa naturaleza no son usuales, es a causa del calentamiento global segun señalan los cientificos. Y que es la zona más afectada por el calentamiento, y la Antartida es la zona que mas a sufrido el aumento de temperatura. Evidentemente el planeta nos esta diciendo que esta llegando a su limite, y nos esta advirtiendo. Estamos en la era en que tenemos que tener verdaderamente en cuenta el medio ambiente y aprender a sobrevivir a lo que nos vamos a enfrentar, que va a ser una batalla muy dura por la supervivencia, porque no nos vamos a engañar, poco se va a hacer por esta cuestion, o cuando realmente busquemos una solución ya va a ser demasiado tarde .Y los paises subdesarrollados van a sufrir mayor impacto. Esto provocara enormes crisis mundiales por las consecuencias economicas y perdidas humanas. Guerras por la escasez de los recursos naturales, y una de los principales causas sera por la escasez del agua. Es muy dificil, porque hay que cambiar la mentalidad de las personas, cambiar nuestras maneras de vivir, y eso no es de un dia para el otro. Y hay otros intereses de por medio que juegan ,el afan de lucro y de expansión de los pasíes de 1er mundo y los de en vias de desarrollo, que obstaculizan más aun buscar nuevas alternativas de desarrollo que sean ecologicas, una alternativa por ejemplo es la energia solar y la heolica pero tambien existe otras posibilidades. Por eso es muy dificil cambiar un sistema ya predominante a nivel global que rige nuestra sociedad. De otra manera se puede decir quizas que el gran culpable sea el sistema capitalista, pero hablando de la fase del desarrollo industrial. Las industrias son las que emanan el gran porcentaje de los gases de efecto invernadero que perjudican el medio ambiente. Pero tenemos que pensar que se va a hacer mucho mas por esta causa y que del hombre se convenza que no hay otra si es que queremos nuestra preservación. El hombre es un animal de costumbre por ese lado quizas surja algo de esperanza, pero no contamos con mucho tiempo. Hay que buscar soluciones para prevenir tales predicciones de catastrofes climaticas que no ocurran y no buscar soluciones para enfrentarlas en el dia de mañana. Mas vale prevenir que curar encaja muy bien en este tema. Y creo que una cosa es cierta el costo económico sería enormemente mayor si seguimos en la misma rienda, lo que significa reconstruir cuidades desvastadas por desastres naturales que de hecho ocurre pero se convertira en algo mas comun y con mas poder destructivo, las posibles enfermedades nuevas que pueden aparecer, la escazes de ciertas recursos haria que estos fueron de altisimo costos para conseguirlos, y esto es muy claro, no todos podran acceder a ellos, seran muy pocos, habra guerras por los mismos, y bueno acausa del aumento del nivel del mar, los pasises de menos recursos no se podran salvar. Y los paises mas ricos buscaran soluciones para construir, barreras bloques especies de muros gigantes para para evitar que queden bajo agua. Lo que es una injusticia por que quizas unos pocos se puedan salvar, los que tienen mas recursos y son mas poderosos, que a su vez son los que mas contaminan. ¿Sé imaginan lo que podria llegar a ser el costo econimico? serian cifras astronomicas, pero lo mas importante
sin duda es el costo humano que esto provocara. Sin duda que en esto la educación va a ser clave, desde los institutos y los hogares. Es la hora de saber realmente y actuar. Ya no se puede seguir ignorando, detalles mas detalles menos, el cambio climatico es una realidad y se debe en gran parte a la acción del hombre, de eso no tengo ninguna duda. Pero aparte pensemos esto, ¿qué es lo que les dejamos a los que vienen a las generaciones futuras y al resto de los seres vivos? Hay gente que piense que quizas esto pueda suceder, pero le restan importancia porque piensan que no les va a tocar en sus vidas o que va pasar en mucho tiempo, pero como dije antes ,con los que vendran que? Sufriran las consecuencias de lo que hicieron sus antecesores.
Acontinuación voy a decir mas en detalle lo que puede provocar el aumento de grado por grado segun Mark Lynas en un libro que escribio titulado “Six degrees”(seis grados).

Un grado más: se acabaría el hielo del Ártico.
Lynas plantea la desaparición del hielo del Ártico durante medio año si la temperatura sube solo un grado centígrado más. Además, las mareas podrían sumergir todas las viviendas de la costa de la Bahía de Bengala, entre Birmania e India, donde habitan más de un millón de personas. Habría huracanes en el Atlántico Sur, sequías severas en el oeste de Estados Unidos donde se ubican ciudades como San Diego, San Francisco, Las Vegas y Los Ángeles y se verían cambios inesperados en la agricultura de Inglaterra, donde hay más de 400 viñedos.

Más 2 grados: se acabarían las barreras de coral.
Se aceleraría el derretimiento de los glaciares de Groenlandia. Del glaciar Jakobshavn se desprenderían porciones de hielo que si se derritieran serían suficientes para abastecer con agua potable a todos los habitantes de Nueva York por un año. La extinción de los osos polares no tendría vuelta atrás y los insectos podrían comenzar a migrar a muchas regiones que se han vuelto más templadas, un hecho que ya es evidente en regiones de Brasil, Venezuela y Colombia. La isla-nación de Tuvalu, en el Pacífico sur, podría quedar sumergida por las mareas y las barreras de coral desaparecerían, porque no resistirían el aumento de la temperatura del agua.

Más 3 grados: la amenaza caería sobre la selva del Amazonas
La nieve de los Alpes se acabaría y las olas de calor serían lo normal en el Mediterráneo y en la mitad de Europa central. Los huracanes de categoría 6, peores que ‘Katrina’, serían más frecuentes y la selva del Amazonas podría desaparecer por la proliferación de incendios.

Más 4 grados: desaparecerían Venecia y parte de Egipto. El derretimiento de los glaciares del Himalaya, que alimentan el río Ganges, se produciría antes del 2035. La inundaciones serían frecuentes. Además, sin nieve que produzca agua, habría hambrunas. El norte de Canadá se convertiría en la zona agrícola más prolífica del planeta y los hielos del oeste de la Antártida podrían colapsar elevando el nivel del mar hasta la destrucción de zonas costeras de América Latina. También se inundaría por completo Venecia (Italia) y zonas de Egipto y Bangladesh.

Más 5 grados: no habría agua para Los Ángeles, El Cairo, Lima o Bombay.
Ante un escenario de este tipo, la guerra por el líquido sería inminente, una situación que muchos de los expertos del mundo han anunciado.

Más 6 grados: nos devolveríamos al periodo Cretácico.
Por falta de nutrientes, y ante la extinción de más del 70 por ciento de las especies, el océano se vería azul brillante. Los desiertos avanzarían sobre los continentes. Los desastres serían asunto de todos los días y muchas de las principales ciudades del mundo, como Nueva York, estarían bajo el agua. El mundo podría parecerse al período Cretácico, 144 millones de años atrás, en el que solamente un 18 por ciento de la superficie de la Tierra estaba sobre el nivel de las aguas, cifra que hoy se acerca al 30 por ciento.
Yo estoy convencido y creo firmemente en esto. Ademas creo que este siglo va ser clave porque va a marcar el rumbo de la humanidad. Creo que estamos en el momento justo de cambiar o condenarnos a la extinción.
Aclaro que acepto y respeto a las personas que no esten deacuerdo, solamente expreso mi pensaminto.
Esto simplemente va dirigido para informar y concientizar.
Yo se que esto no hace mucho, que realmante lo que provocara cambios es la accion, pero la información es muy inportante también, la concientización es el 1er paso.
Desde luego que quiero aportar con algo mas pero hasta el momento no se como.
Yo en este momento estoy terminando secundario. Despues quiero hacer meteorologia para luego hacer licenciatura en ciencias atmosfericas. Porque estoy interesado en estudiar el comportamiento y variabilidad del clima y por la tanto las consecuencias que trae y puede traer el cambio climatico.
Si alguien quiere comunicarse conmigo mi correo es: locomotiv313@hotmail.com

Desde ya doy muchas gracias a este blog por darme la posibilidad de dejar este mensaje y a tantos otros.
Aprovecho a comunicarme atraves de estos blogs que tratan sobre el tema del cambio climatico o calentamiento global porque la gente que los visitan es mas probable que se interesen por este tema.

Muchisimas gracias.

Un gran saludo

Juan Pablo Velez 1 febrero 2010 - 20:35

Considero que un impuesto a la contaminacion del planeta es necesario para frenar el calentamiento global. Las economias del mundo no disminuyen su actividad economica ya que hacerlo disminuye sus ingresos y de esta manera no les importa contaminar el planeta excesivamente. Es justo y necesario imponerles este tipo de impuesto para que se vean afectados directamente en terminos monetarios por su contaminacion al planeta. Este impuesto tiene un efecto directo sobre la emision de los gases ya que las empresas no son beneficiadas por esta contamicacion que ya supone un coste para ellos. Los gobiernos del mundo deberian establecer este impuesto a las emisiones de gases efecto hibernadero y asi lograr disminuir las emisiones de estos gases. Convertir este coste privado en un coste social es de gran beneficio a la economia. El dinero recaudado deberia ser invertido en energias alternativas y demas inversiones para reducir el impacto del calentamiento global en el planeta.

carolina espejo 2 febrero 2010 - 01:46

Estoy de acuerdo con que es necesario establecer un impuesto que fomente la reduccion de la contaminacion ambiental y por ende del calentamiento global. Sin embargo, considero que para que los Gobiernos reciban un mayor apoyo (votos) por parte de la poblacion al imponer este impuesto, es importante que promuevan la educacion de la poblacion con respecto a las consecuencias que nos trae a todos por igual los efectos del calentamiento global y a los beneficios que podemos obtener si reducimos nuestras actividades contaminantes. De esta forma la poblacion entenderia la necesidad imperante de contrarestar estos efectos contaminantes y aceptarian en mayor medida el establecimiento de medidas en pro del medio ambiente.
Asi mismo, pienso que otra manera de fomentar a la educacion y concientizacion de la poblacion es invirtiendo el dinero recaudado de este impuesto, en planes de educacion y actividades que fomenten la reduccion de la contaminacion y el calentamiento global.

Armando I Glz Mastache 2 febrero 2010 - 08:59

Justo como menciona el libro Principios de Economìa de Gregory Mankiw, los impuestos correctivos son una medida por la cual el Estado puede contribuir a corregir las externalidades negativas, como el caso de la contaminación.
Me resulta interesante el tema de este nuevo impuesto que propone el autor citado anteriormente, creo que se lograrían mayores acuerdos no sólo con el protocolo de Kyoto, sino también en Copenhague.
Por otro lado, tambièn deberìa de gravarse a los ganaderos, se ha comprobado que el desecho producido por las vacas es un gran productor de CO2.
La pregunta que haría es: este nuevo impuesto cómo afectará la economía?

Armando K 21 enero 2013 - 02:21

El conrar impuestos puede ser una manera de hacer “mas competitivo” el mercado de las empresas contaminantes, solo subsistirán las mas eficientes, pero no eliminará el problema y es cuestión de tiempo para que vuelva a crecer, no creo que la estrategia sea sostenible en el tiempo.

Por otro lado, puede buscarse la manera de incentivar a las industrias (que en algunos países ya está trabajándose en ello) “verdes”, en reducciones de impuestos, créditos financieros, etc.

No lme queda duda que lo que comenta Carolina Espejo sobre la educación, es trascendental.

Luis 4 marzo 2013 - 23:23

Considero que los países deberían establecer coeficientes medibles máximos sobre utilización de recursos naturales y crear leyes que castiguen a las empresas congelando automáticamente dinero en sus cuentas de resultados sobre el beneficio neto en caso de que superen la utilización.
Teniendo leyes tan locas como esta es la única manera de comenzar a controlar el cambio climático.

Santiago Borja 10 marzo 2013 - 15:24

En mi opinión los impuestos ambientales no tienen un gran impacto sobre los principales actores como son Estados Unidos y los países emergentes. El problema radica en que los países emergentes no pueden darse el lujo de frenar el crecimiento económico y EEUU debe seguir como la potencia número uno del mundo. Por otro lado pienso que una política medioambiental puede tener cierto matiz regresivo que perjudica más proporcionalmente a la clase con menor renta.

Luís Alberto García García 14 marzo 2013 - 23:42

Sin duda alguna es necesario que los principales países como China y EEUU tomen medidas. ¿España debe tomar medidas? pues no tiene mucho sentido que un país que no tiene gran peso a nivel mundial pierda productividad por el medio ambiente y menos en este momento mientras China y EEUU continuan emitiendo realmente lo que quieren y dominando todo. Quizas en otros años en los que el país iba bien (año 2000 por ejemplo) nos podiamos preocupar de gravar la contaminacion lo cual es una medida muy buena para frenar la misma y a la vez fomenta la innovacion para poder ahorrarse estos impuestos.

Yingda Pan 15 marzo 2013 - 08:20

Muy interesante ver los incidentes anteriors hace 5 años mientras que ahora todavía está muy ¨caliente¨ el tema de políticas sobre cambios climáticos.

En mi opiñón el clima también es un commodity, sino que debido a su naturareza, su abundancia, y la imensa capacidad de renovarse durante los muchos siglos de la historia de la humanidad. Pero actualmente el clima se ve amanezado por las actividades humanas y está yendose irrevisible, así que creo que es buena considerar que el clima también es un objeto de consumo, sino que el oferente no es directamente el ser humano.

Según mi concimiento, en china hace 5años ya empezó a hacer ¨Carbon Trade¨(negocios sobre cuotas de emisión de gases invernaderos), se vende cuotas extras genradas por proyectos de energías renovabels a los paísese desarrollados que no cumplen sus metas fijadas en el Protocolo de Kyoto.

Joselyne Freire 19 enero 2014 - 22:41

Buenas tardes
Me parece muy interesante su entrada, pero el asunto de convencer a países industrializados como Estados Unidos y China, es uno de los retos más difíciles. Es cierto que al pedir impuestos se muestran ambos beneficios: reducir las emisiones que deterioran la atmósfera y mejorar la economía básica. Pero, las ganancias recaudadas de las cuotas de carbono cobradas, deben de ser aportadas para proteger áreas verdes extensas, ya que estas ayudan a purificar el aire contaminado; así como también para reparar los daños causados al ecosistema por contaminación.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar