13
Oct

Nos preguntábamos, en este blog de economía (18 de junio) si era cierto que fue un español el primero que intuyó la existencia de la Curva de Laffer. Si recordáis la famosa Curva de Laffer se basa en la hipótesis de que, cuando la presión fiscal es muy alta, la rebaja de impuestos introduce incentivos en la economía, que se traducen en que la gente trabaja más o se pasa de la economía sumergida a la economía legal, con el consiguiente aumento de la inversión, el empleo y el consumo. Como consecuencia el Estado recaudará más, al mismo tiempo que aumenta la renta disponible de los ciudadanos.


Después de mucho investigar, buscar y preguntar me encontré con Laureano Figuerola (1816-1903), un catalán que fue ministro de Hacienda en el siglo XIX y que tiene una historia interesantísima y controvertida. Acabo de leer un libro (escrito en castellano y catalán), coordinado por mi amigo y maestro Josep Jané Solà titulado “LAUREÁ FIGUEROLA I LA PESSETA” (Societat Catalana d´Economia, 2003.). En el libro se pone de manifiesto que Figuerola fue famoso, entre otras cosas, por dos hechos históricos: inventó la peseta e introdujo el arancel de 1869. Aquí nos vamos a referir exclusivamente al arancel, otro día escribiré sobre la peseta. El arancel, introducido por Figuerola, suponía una reducción arancelaria y, por tanto, una apertura hacia el exterior de la economía española.

El arancel de Figuerola tenía una doble finalidad. 1ª) Por una parte, la reducción de la fiscalidad sobre las importaciones, debía servir para ayudar a modernizar la estructura productiva española; así se rebajaban los aranceles sobre los bienes de equipo y las materias primas (principales importaciones españolas) para que eso permitiera que los empresarios más eficientes modernizasen sus estructuras productivas y, por consiguiente, redujeran sus costes de producción. Además, en el medio plazo, el arancel liberalizador o moderadamente librecambista, debía ser un estímulo para la competencia, porque para Figuerola la competencia era un factor esencial para el crecimiento económico. La competencia obligaba a que los agentes estuvieran vigilantes y atentos y modernizasen continuadamente su estructura productiva. De modo que la reducción arancelaria permitía a través de la modernización de las empresas un estímulo a la competencia lo que significó un aumento en el crecimiento económico.

2ª) Por otra parte el menor arancel servía paradójicamente como elemento para obtener mayores recursos para la Hacienda Pública. Es decir, el mayor crecimiento económico acarreaba una mayor importación y como consecuencia mayores ingresos fiscales. Y es aquí donde aparece la curva de Laffer pero en una época muy anterior a Laffer. Una época en que los aranceles eran una importante fuente de ingresos fiscales. El arancel se puede definir como un impuesto indirecto que grava las importaciones. La recaudación arancelaria será igual al tipo impositivo arancelario multiplicado por las importaciones. Si los aranceles a la importación son muy altos el efecto producido será un encarecimiento de las importaciones y, por tanto, reducción de las importaciones que puede ser superior al efecto recaudatorio del aumento del arancel, con lo que podemos hablar de una situación en la que “la avaricia rompe el saco”. La extralimitación en el afán recaudatorio por parte del Gobierno lleva de hecho a que se paralicen las importaciones y con ello los ingresos fiscales. En cambio, aunque parezca paradójico y tal como previó Laureano Figuerola, los ingresos arancelarios suelen ser mayores cuando los aranceles son bajos y las importaciones altas.

Figuerola (al igual que otros librecambistas del siglo XIX) tenían una enorme confianza en que los aranceles bajos, al estimular el comercio en general (exportaciones e importaciones), obtenían más crecimiento económico y más ingresos fiscales para la Hacienda Pública que los aranceles elevados. Es mas, tal como hemos señalado más arriba, los aranceles prohibitivos no generaban recaudación, en cambio, los aranceles bajos, aumentaban la recaudación (curva de Laffer). De esta forma Figuerola pudo conseguir, por medio del arancel más bajo, los recursos que la Hacienda Pública necesitaba. Una idea bastante parecida a la de la curva de Laffer. ¿Inventó Figuerola la curva de Laffer?

Comentarios

Lazaro Carreter 13 octubre 2007 - 11:43

Por favor, ese título, que daña la vista *_*

A mi la curva de Laffer siempre me ha parecido un elemento de estudio interesante aunque como apuntabas en el artículo referenciado, con poca utilidad práctica a la hora de hacer previsiones.

Adalberto Mendoza 13 octubre 2007 - 17:06

Buscando un poco dentro de la historia Americana (USA) me he conseguido un caso del siglo XVIII que muestra indirectamente el fenómeno de la curva de Laffer en la recaudación de impuestos.

Entre los años 1789 y 1795 Alexander Hamilton fue Secretaria del Tesoro en el gobierno de Washington. Durante este periodo introdujo novedosos cambios económicos al país como mecanismos para la financiación de la deuda pública, la creación del Banco Nacional y la introducción de un sistema de impuestos y aranceles a la importación de Whiskey.

El resultado obtenido fue bastante negativo, en especial por la importación de Whiskey (Considerado en esa época como un bien de primera necesidad). Se creó una revuelta socio-política que disminuyó la recaudación considerablemente. Para palear este efecto (además de usar las armas) Hamilton tuvo que bajar los impuestos a la importación de Whiskey, logrando reactivar los niveles de recaudación.

Se puede hacer una analogía de este ejemplo con el caso Español de la última década. Con impuestos altos hubo mucho españoles que se mantuvieron en la economía sumergida para evitar pagar impuestos (lo que equivale a la revolución socio-política que pasó en Estado Unidos con el impuesto del Whiskey); al ir bajando los impuestos, muchos españoles que no pagaban impuesto, ahora si les compensaba, produciéndose un aumento de la recaudación (En Estados Unidos equivalió a abandonar la revuelta socio-política y pagar el impuesto a la importación de Whiskey, claro, ahora son otros tiempo, supuestamente somos más civilizados).

Tal como describo en el ejemplo, el concepto de Laffer tiene varios siglos sobre la mesa y seguro habrá muchos más de estos ejemplos en la historia.

Rafael Pampillón 13 octubre 2007 - 21:53

Gracias Lazaro (¿sin acento?). Corregí la falta de ortografía y de paso cambié título. Por cierto, muy bueno tu libro “El dardo en la palabra”

Fabio Casasús 15 octubre 2007 - 12:08

Hay quienes cuestionan la figura de Laffer, y sus teorías. Es el caso del catedrático Juan José Dolado: “Laffer no es ninguna de las figuras del Olimpo de los economistas, de los que han ganado un Premio Nobel. A Laffer no lo conocía nadie, y, aparte de la curva, nadie conoce sus aportaciones científicas”, dice. También asegura que,”los impuestos sirven para algo. Y lo que había que hablar es si con ellos se hacen políticas eficientes; por ejemplo, hay sociedades dispuestas a pagar más por recibir servicios públicos mejores y tener más cobertura social”.
Hay datos que también cuestionan los éxitos al cien por cien de la Curva de Laffer. Sus críticos sostienen que, también en EEUU, los gobiernos que siguieron a Reagan, presididos por George Bush padre y Bill Clinton, subieron los impuestos y aumentó la recaudación, lo que contrasta con el principio del economista norteamericano.
Más recientemente, un informe de la Oficina Presupuestaria del Congreso norteamericano, de 2005, ha venido a cuestionar que los recortes de los impuestos mejoren realmente la situación fiscal del Gobierno.

Rafael Pampillón Olmedo 15 octubre 2007 - 13:32

Perdón me equivoqué. El libro “LAUREÁ FIGUEROLA I LA PESSETA” es de Josep Jané Solà pero está editado por la Societat Catalana d´Economia y la primera edición es de 2003.

José Ramón Díez 16 octubre 2007 - 13:04

Hay economistas de prestigio como Krugman que afirman que la Curva de Laffer no tiene la mínima evidencia empírica. Y añaden maliciosamente que se ideó a los postres de una comida con periodistas de WSJ con el objeto de apoyar las bajadas de impuestos republicanas.

Bajadas que en el caso de Bush han transformado un amplio superávit en un fuerte déficit público.

Rafael Pampillón Olmedo 16 octubre 2007 - 16:11

Hola José Ramón, un gusto verte por estos lares y gracias por tu comentario. Ampliando, matizando y puntualizando un poco más tu atinado comentario. Efectivamente, Arthur Laffer dibujó su famosa curva en una servilletapero fue en una cena en el restaurante Two Continents, de Washington, en los años setenta. Laffer fue invitado a cenar por Dick Cheney, jefe de Gabinete del entonces presidente Gerald Ford (muy anterior a Reagan). Efectivamente, Laffer trataba de explicar al asesor de la Casa Blanca las ventajas de una rebaja fiscal y para ilustrar sus ideas, tiró de una servilleta, y dibujó su famosa gráfica. En 1989, The Wall Street Journal incluyó a Laffer entre las personas que más influyeron en el periódico. En 1999, la revista Time señaló que la curva de Laffer era uno de los grandes avances que impulsaron la economía del siglo XX. ¿Y qué fue de la servilleta? Está depositada en una vitrina en el Bookings Institution (Washington).

Carlos 7 marzo 2008 - 21:52

La verdad es que soy un analfabeto en materia fiscal, y en económica a pesar de ser Licenciado en Economía, pero me parece que realmente la bajada de impuestos puede ser beneficiosa para generar más riqueza e inversión, pero, ¿hasta qué tipo marginal? Esa es la gran cuestión que exponéis y sobre la que no hay consenso de qué manera probarlo. Desde luego en el caso español con la bajada de impuestos, principalmente Sociedades del 35% al 30% entre el 2007-2008, se están destruyendo empleos, por lo que parece anticiparse un deterioro de los niveles de recaudación. Por lo tanto, con los pocos datos de los que dispongo no parece que se cumpla en este caso tampoco. Y revisemos las bajadas de impuestos de Bush Junior, dejando el déficit fiscal en el más importante de la historia americana con destrucción de empleo, etc. Y no me vale que se ponga el ejemplo de Irlanda, ya que la bajada de impuestos más la formación de los irlandeses junto con tratarse de un país anglosajón, ha posibilitado la recolocación de los headquarters de las principales empresas multinacionales, por todo lo que ello supone.

Imagino que si no tiene el Nobel, será por algo, no??

Saludos.

Oscar Martinez 31 marzo 2008 - 18:53

Estoy descubriendo que la curva de Laffer explica la muy grave crisis recaudatoria que esta pasando Argentina hoy marzo de 2008 La ambicion del gobierno actual izquierdista de La esposa del ex presidente Kirschner paso de aplicar un 35% de impuesto a las exportaciones de cereeal a un 45% en solo tres meses La ambicion reacaudatoria gubernamental rompio el saco, porque los agricultores dijeron basta y comenzaron no solo a dejar de sembrar sino que comenzaron a cortar las rutas del pais impidiendo el paso de transportes nternacionales con alimentos provocando una inflacion desmedida
Es una pena que nuestra “racionalidad”solo sea del color del cristal con que se mira

Telma Cristina Chimino 1 noviembre 2008 - 19:45

Es evidente que si bien el momento y el espiritu que alentaron a Laffer en su propuesta, no es coincidente con la realidad Argentina, si es valido el analisis, pues una suba en el nivel de las retenciones impregna totalmente las expectativas
de caracter racional u iracional.El resultado es
cuantificable. Conseguimos meses de ajuste no positivo!!!!
Tasas en alza actuan como dispositivos desestabilizadores.Lo dijo Laffer.Su vigencia permanece, ratificada por la evidencia
empirica.

Anónimo 2 abril 2011 - 00:04

Paso mucho tiempo y me permito retomar mi comentario. En Argentina la habilidad de la presidenta Cristina K. y su equipo de
gobierno han sabido neutralizar las expectativas desestabilizadoras producto de la reforma sobre retenciones (suba).
El PBI crece y el superavit fiscal tambien, producto de una mayor recaudacion y una conducta mesurada en las importaciones.
La economia Argentina crece al margen de las conjeturas de expertos y teoricos. La curva de Laffer podemos afirmar reina en un cortisimo plazo, donde los agentes no logran tomar un sendero de comportamiento. Cuando recapacitan y eligen racionalmente,
la curva de Laffer es puro cuento.

Enrique Rus 2 octubre 2012 - 14:33

Es impresionante leer de un licenciado, yo soy un simple diplomado, que se deba catalogar de mejor o peor economista a alguien por tener o no el premio Nobel.

hayek lo obtuvo y era partidario de impuestos minimos.

por otro lado tenemos que si has estudiado economia deberias saber suficiente para juzgar tu mismo

buffet12 17 diciembre 2013 - 13:07

que no tiene evidencia empírica?. Esta es una de muchas:

http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0121-68052008000100011

Santiago Abugarade Horment 25 octubre 2015 - 12:22

Rafael, creo que lo planteado por el señor Figuerola debe analizarse dependiendo el país. Lo anterior porque las diferencias entre estado y estado son múltiples. Depende mucho de la cultura de los ciudadanos, la distribución socio-económica, nivel de corrupción del gobierno, etc. En el caso particular de Chile, el gobierno está poniendo incentivos para el regreso de capitales al país bajando el impuesto a niveles muy menores. Esto ha producido una mayor recaudación por el incentivo a declarar esos capitales. Si comparamos la situación con impuestos altos al regreso de capitales versus la situación con impuestos menores,es mucho mejor ahora y el gobierno se dio cuenta que poniendo incentivos (bajando impuestos) podría lograr recaudar impuestos que antes no consideraba en sus arcas. Pero insisto que esto depende mucho del país al cual se quiera implementar una de estas medidas impositivas.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar