8
Oct

Birmania –renombrado Myanmar por su gobierno militar– lleva casi medio siglo bajo una dictadura militar represiva, a quien se le ha documentado violencia contra grupos étnicos no-birmanos (que suponen la mitad de la población) y grupos de la oposición política, esclavitud y trabajo forzado de su propia gente, represión total de libertad de expresión y de asamblea, arresto domiciliario de la mujer que fue elegida presidente del país en 1990, y otros crímenes. En 1988, en la última protesta contra el régimen, murieron más de mil personas.


¿Qué se hace en una situación así? Imponer sanciones, dirían algunos. Esto es lo que ha hecho Estados Unidos desde 2003, bloqueando importaciones de productos birmanos y prohibiendo nuevos préstamos de fondos a entidades del país. Las ayudas al desarrollo ya se habían cortado antes, en protesta a la violencia y represión del régimen. Ahora Francia, el Reino Unido y Estados Unidos quieren una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para imponer un embargo general al régimen, con la esperanza de poner fin al baño de sangre que puede estar ocurriendo ahora mismo, para terminar con la “protesta Azafrán” liderada por miles de monjes budistas.

¿Servirán de algo estas sanciones? Es probable que no, ya que Birmania tiene lazos estrechos con China, la fuente de sus armamentos (junto con la India) y uno de sus compradores principales para los abundantes recursos naturales del país, que incluyen gas natural. El tamaño de China hace que los intentos de poderes occidentales de presionar a través de los lazos comerciales muchas veces fracasen.

¿Cuál es el camino a seguir? ¿Un embargo serviría de algo? ¿Hay que desviar la mirada mientras se sume el país en un nuevo baño de sangre? Las respuestas de los economistas no están claras.

Comentarios

Javier Tomás 9 octubre 2007 - 10:57

En un interesante artículo publicado en El Mundo, y titulado “Birmania; silencio, se mata” Bernard Henry Levy plantea varios aspectos relacionados con las sanciones:

1) El papel que puede jugar Francia a nivel internacional en esta nueva “era Sarkozy”.

2) La idoneidad de aplicar sanciones en el caso birmano, basándose en que el 75% de su población vive de la agricultura y que la economía es prácticamente autárquica.

Pone de ejemplo el caso de Suráfrica, cuando el bloqueo internacional unánime contribuyó a la caída del “Apartheid”.

3) Insinúa, además, que sería conveniente dar algún “toque de atención” a China, país que se muestra especialmente comprensivo con la Junta Militar. Para Bernard Henri Levy, los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008, son la excusa perfecta para que algunos países dejen claro que “no veríamos bien que los Juegos Olímpicos se celebrasen en la capital de un país que apoya a un régimen cuyo deporte nacional parece ser atrapar a lazo, golpear, deportar, torturar y, al final, asesinar a hombres cuya única arma es una escudilla de laca negra”.
una buena excusa para apretar a la segunda potencia económica mundial.

http://www.e-pesimo.blogspot.com/2007/10/internacional-birmania-rangn-ucrania.html

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar